MLB; Combo de noticias: Guerrero, Jones, Thome, Hoffman, Morris y Trammell toman sus puestos en el Salón de la Fama. Y MUCHO +

 
30/07/18
02:08 am

 

 

 
Associated Press
 

COOPERSTOWN — Chipper Jones no se doblegó ante la presión del momento. Y eso que ésta era significativa.

El exjugador emblemático de los Bravos de Atlanta fue exaltado el domingo al Salón de la Fama y pronunció un discurso conmovedor, bajo la mirada de su esposa Taylor, quien en cuestión de horas dará a luz a un hijo que recibirá el nombre de Cooper, en honor al recinto de Cooperstown, tras este día especial.

Ante el desafío retórico, Jones respondió de maravilla, tal como lo hizo en el terreno durante su carrera de 19 años con los Bravos.

“Ella cambió mi vida para siempre”, dijo el pelotero retirado, mientras su esposa se enjugaba las lágrimas. “Hicieron falta 40 años y algunas imperfecciones graves en mí en el camino para encontrar mi verdadera profesión. Ahora, hemos integrado a nuestras dos familias. Esto me ha dado lo que he buscado durante mi vida entera, la felicidad auténtica”.

Unos 50.000 espectadores se congregaron en un día soleado para rendir honores a los seis nuevos miembros del Salón de la Fama. Los otros cinco fueron el dominicano Vladimir Guerrero, Jim Thome, Trevor Hoffman, así como los excompañeros de Detroit, Jack Morris y Alan Trammell.

Jones controló sus emociones durante un discurso en que rememoró toda su carrera, comenzando con su campaña de novato, cuando ayudó a que Atlanta ganara la Serie Mundial de 1995. Fue uno de los mejores bateadores ambidextros de la historia, a la imagen de Mickey Mantle, el pelotero a quien idolatraba su padre.

Finalizó con un promedio de bateo de .303, 468 cuadrangulares y 1.623 carreras producidas, credenciales que le valieron la elección al recinto de los inmortales en el primer intento.

Jones tuvo también palabras elogiosas para sus padres.

“Ustedes son la razón por la que yo estoy en este escenario”, recalcó.

Concluyó su alocución agradeciendo a los leales fanáticos de Atlanta.

“Ustedes me apoyaron siempre”, enfatizó. “son el motivo por el que nunca quise irme a otro lugar. Los amo chicos. Gracias”.

Thome, quien se mostró muy emocionado en febrero, durante una visita al museo del Salón de la Fama a fin de prepararse para este día, mantuvo ahora la compostura. Eso sí, se limpió las lágrimas después de que su hija Lila cantó el Himno Nacional.

“Estoy muy honrado de ser parte de algo tan especial”, manifestó Thome. “El béisbol es hermoso y yo estoy por siempre a su servicio”.

El zurdo bateó 612 vuelacercas, para ubicarse en el octavo sitio de la historia. Impuso un récord de las mayores con 13 jonrones con los que puso fin a un juego, la mayor parte con los Indios de Cleveland. Sumó también 1.699 remolcadas, 1.583 anotadas y 1.747 bases por bolas.

Entre las muchas personas a quienes Thome agradeció figuró el exmanager de Cleveland, Charlie Manuel, quien fungió como coach de bateo de los Indios en las décadas de 1980 y 90.

Manuel estaba entre el público.

“Él me dijo que yo podía conectar todos los jonrones que quisiera”, rememoró. “Yo sabía que él era una persona con la que yo podía tener una conexión especial”.

Ovacionado por cientos de personas que agitaron banderas de República Dominicana, Guerrero habló en español durante unos cinco minutos. Agradeció a su padre y a su madre, quien cocinaba la cena para él y ahora lo hace para su hijo.

Se mostró también agradecido con los fanáticos y con la gente en Don Gregorio, su localidad natal.

Su hijo Vladimir Jr, prospecto de las menores con los Azulejos, estaba presente.

Nueve veces elegido para el Juego de Estrellas, el jardinero bateó para .318 con 449 cuadrangulares y 1.496 impulsadas. Fue el primer pelotero entronizado en Cooperstown con la gorra de los Angelinos, el equipo con el que tuvo sus mayores éxitos.

Tal como lo hizo como relevista implacable, Hoffman no mostró un solo atisbo de nervios al pronunciar su discurso, que cerró con un agradecimiento a su esposa.

“Compartiste conmigo este viaje asombroso de altibajos desde el comienzo, sin permitirme nunca que el éxito se me subiera o que el fracaso me hundiera”, dijo Hoffman. “Te amo”.

Elegido en su tercer año en la papeleta, Hoffman jugó buena parte de su carrera con los Padres de San Diego, y la finalizó con los Cerveceros de Milwaukee. Durante tres años, no logró impresionar a los ejecutivos como campocorto, por lo que se mudó al bullpen y se convirtió en una estrella.

Morris, quien tiene ahora 63 años, lanzó 18 temporadas para los Tigres, Mellizos, Azulejos e Indios, y ganó cuatro veces la Serie Mundial. En los 80, lideró a todos los lanzadores con 2.444,2 innings de labor y 162 victorias. Encabezó también la Liga Americana en ponches, con 1.629.

Entre las personas a quienes mencionó estuvieron sus padres y el fallecido Sparky Anderson, quien guio a los Tigres al cetro en el Clásico de Otoño de 1984.

“Gracias, mamá y papá, por todo lo que me enseñaron y lo que hicieron por mí”, comentó con la voz entecortada, mientras miraba a su progenitor. “Sé que Sparky Anderson está hoy con nosotros… me enseñó muchas cosas, a pelear contra la adversidad”.

El momento cumbre en la carrera de Morris fue su victoria por 1-0 con juego completo en el séptimo enfrentamiento de la Serie Mundial de 1991, lanzando por los Mellizos de su ciudad natal contra los Bravos. El manager de Minnesota, Tom Kelly, quería retirarlo después de nueve innings, pero Morris, de 36 años, lo convenció de no hacerlo.

Morris y Trammell fueron elegidos juntos en diciembre por un comité de veteranos, lo que hizo la jornada más especial para ellos.

Trammell jugó durante 20 temporadas como campocorto, siempre con los Tigres. Se le eligió seis veces para el Juego de Estrellas, ganó cuatro Guantes de Oro y tres Bates de Plata. Su porcentaje de fildeo de .977 es sexto entre los torpederos que han jugado al menos 2.000 encuentros.


Entre sonrisas, Vladimir Guerrero fue entronizado en el Salón de la Fama

Associated Press
 

NUEVA YORK — Nada más se necesita un palo de escoba como el bate de béisbol y la tapa grande de una botella de agua como pelota.

Se llama “vitilla”, el popular deporte callejero en la República Dominicana, uno que esencialmente todo pelotero en el país ha practicado.

Y, desde el domingo, uno de sus mayores discípulos quedó entronizado en el Salón de la Fama del Béisbol.

Vladimir Guerrero, el primer jugador de posición dominicano con una placa en Cooperstown, nunca se cansará de dar crédito al juego de la vitilla por su prodigiosa capacidad de bateo — 449 jonrones y 2.590 hits en 16 años de carrera.

“Es como el cricket y lo jugué mucho desde niño”, dijo Guerrero a The Associated Press en una entrevista. “Mi swing se debe a toda esa práctica en la calle. Es muy fácil de jugar”.

Con sus largos brazos y rápidas muñecas, Guerrero se ganó una reputación de habilidoso bateador de lanzamientos malos. No perdonaba nada, ni siquiera una bola que picaba frente al plato.

El ejemplo más célebre fue el 14 de agosto de 2019. En un partido de sus Angelinos de Los Ángeles en Baltimore, la punta del bate de Guerrero conectó un lanzamiento muy bajo del pitcher de los Orioles Chris Tillman. Como un globito, Guerrero depositó la bola en lo corto del jardín derecho para un impensable hit y luego llegó a segunda por un error.

“A veces pensaba que los pitchers me hubieran sacado out más fácil tirándome por el medio”, bromeó Guerrero.

Temprano en su carrera, los coaches de Guerrero aprendieron a dejarlo quieto con su inusual técnica. Mejor era permitirle que fuera lo más natural posible. Alguien que bateaba sin ponerse guantes.

Fue la mejor decisión, y esa pureza de su juego le permitió ser tan admirado por todo el mundo, uniéndose a los lanzadores Juan Marichal y Pedro Martínez para incrementar la presencia dominicana en el Salón de la Fama.

Impulsivo en la caja de bateo, 126 de sus 449 jonrones fueron ante el primer lanzamiento y se llevó 985 ponches en 8.155 turnos.

Por su timidez, Guerrero fue apodado como “El Mudo”. También por su reticencia a dar entrevistas, ya que nunca dominó el inglés. Aludió a ello su discurso en español en la ceremonia de exaltación

“No hablaba mucho y decía que el bate hablaba por m??”, dijo Guerrero. “Pero ya no juego y debo hablar. Estoy feliz de hablar con ustedes”.

Aunque no pudo alcanzar los hitos de los 300 jonrones y los 3.000 imparables, Guerrero compiló un excelso periodo tope de 10 años entre 1998-2007, en el que promedió 35 cuadrangulares y 114 carreras. No falló en batear para .300 entre 1997 y 2008, remolcó 100 o más carreras en 10 campañas y alcanzó al menos 30 jonrones en ocho ocasiones.

También ganó el premio al Jugador Más Valioso en 2004, su primera temporada con los Angelinos tras irse de los Expos de Montreal como agente libre.

Durante el fin de semana en Cooperstown, el pueblo en el norte del estado de Nueva York donde se encuentra el recinto de los inmortales, Guerrero estuvo acompañado su hijo, Vladimir Jr., considerado el mejor prospecto en las ligas menores con los Azulejos de Toronto. Apenas tiene 19 años y está tocando las puertas de las mayores.

El hijo es otro prodigio de bateador, uno con un promedio de .401 en 247 turnos este año. Sin embargo, pero el padre dice que el hijo se moldeó con otras características.

“No somos iguales. Él coge más bases por bolas que yo. Busca más pitcheos”, dijo a AP. “Me gusta que sea así”.


En su discurso, Vladimir Guerrero le hizo honor a su fama de hablar poco

LasMayores.com
 

COOPERSTOWN, Nueva York — Vladimir Guerrero siempre ha sido conocido como una persona de pocas palabras. El domingo, cuando dio su discurso de exaltación al Salón de la Fama, el dominicano reconoció esa fama con una sonrisa y, como para hacerle honor a su reputación, habló poco.

“Antes, no hablaba mucho”, dijo Guerrero en el podio de la ceremonia de exaltación en el Clark Sports Center del pueblo de Cooperstown. “Decía que era el bate que hablaba por mí. Pero ahora tengo que hablar, porque ya no estoy jugando”.

Es cierto que Guerrero se ha visto disponible para los medios mucho más en los últimos meses que en prácticamente toda su carrera entera como jugador activo, desde la República Dominicana hasta Nueva York, Washington en el Juego de Estrellas y este fin de semana en Cooperstown. Pero su discurso fue bastante corto.

Ante una concurrida ceremonia al aire libre, con una fuerte presencia dominicana, Guerrero dio las gracias a Dios, su familia y su equipo de relaciones públicas. Además, reconoció la ciudad de Montreal, donde empezó su carrera de Grandes Ligas con los Expos, además del país de Canadá. Guerrero expresó su agradecimiento con sus dos managers de más tiempo en las Mayores, su compatriota Felipe Rojas Alou (Expos) y Mike Scioscia (Angelinos).

Autor de 449 jonrones, promedio de .318 y OPS de .931 en una carrera de 16 temporadas en las Mayores, Guerrero fue exaltado junto a Chipper Jones, Alan Trammell, Jim Thome, Jack Morris y Trevor Hoffman.

“Yo sé que no hablo mucho, pero me siento contento que me metieron en el Salón de la Fama con este grupo, que jugué con algunos y los vi jugar”, expresó Guerrero. “Doy gracias, porque salí de un pueblo pequeño, Don Gregorio, Nizao, de Baní”.

Padre de ocho hijos, más uno de crianza, Guerrero no pudo dejar de mencionar el hecho de que el domingo fue el Día de los Padres en su país.

“Estoy contento dos veces, ya que hoy es el Día de los Padres en nuestra República Dominicana”, dijo Guerrero, quien ahora se ha unido a Juan Marichal y Pedro Martínez como los únicos dominicanos en el Salón de la Fama. “Siempre hay que tener nuestra bandera en alto”.


Vladimir Guerrero es el primer bateador de R.D. en el Salón, pero vienen más en camino

 
LasMayores.com
 

COOPERSTOWN, Nueva York — En julio del 2015, Vladimir Guerrero estaba a un año y medio de tener su nombre en la boleta del Salón de la Fama por primera vez.

El último fin de semana de dicho mes, el dominicano se encontraba en la calle principal de Cooperstown firmando autógrafos. Al mismo tiempo, su amigo de tantos años, Pedro Martínez-quien le había dado valiosas orientaciones en su primera temporada completa en las Grandes Ligas con los Expos-estaba siendo exaltado al Salón de la Fama como el segundo quisqueyano con placa en el museo de los inmortales.

El domingo, Guerrero se convirtió en el primer jugador de posición dominicano exaltado al Salón y el tercero de su país en sentido general, después de Juan Marichal y Martínez.

“Me siento contento, ya que en el 2015 mi compadre Pedro Martínez dijo que yo podía ser el primer bateador”, dijo Guerrero el domingo después de su exaltación formal en el Clark Sports Center de Cooperstown. “Gracias a Dios, soy el primero. Juan Marichal nos abrió las puertas primero, y después mi compadre”.

En diciembre del 2021, David Ortiz estará en la boleta del Salón por vez primera y podría convertirse en el segundo bateador dominicano en Cooperstown. Aunque gran parte de su carrera fue como bateador designado, los números son abrumadores: 541 jonrones, 1,768 empujadas, OPS de .931 y OPS+ de 141.

Luego de Ortiz, Adrián Beltré sería el siguiente. Los únicos antesalistas con más jonrones que Beltré (467) son todos miembros del Salón de la Fama: Mike Schmidt, Eddie Mathews y desde el domingo, Chipper Jones. Y ningún tercera base ha empujado más vueltas que Beltré (1,675). En términos más modernos, sólo Schmidt, Matthews y Wade Boggs (también Salón de la Fama) tienen un WAR de JAWS (sistema de Jay Jaffe en Baseball-Reference.com para medir el valor en torno a Cooperstown) mayor que el de Beltré (72.0).

Y por supuesto, Albert Pujols acaba de apoderarse del sexto puesto de todos los tiempos en jonrones con 631, más sus 1,971 empujadas (también sexto lugar) y OPS+ de 150, entre muchas otras hazañas notables con el madero.

“Creo que pueden venir muchos más”, expresó Guerrero. “Está David Ortiz y todavía están jugando Adrián Beltré y (Albert) Pujols, que tienen buenos números. Yo creo que me siento contento de que puedan venir más bateadores”.


Los fanáticos dominicanos en Cooperstown resaltan la humildad de Vladimir Guerrero

LasMayores.com
 

COOPERSTOWN, Nueva York – Con la exaltación de Vladimir Guerrero al Salón de la Fama, no podía faltar la presencia de los fanáticos dominicanos en Cooperstown para celebrar al primer bateador de su país en el museo de los inmortales del béisbol.

“Es dominicano y hay que darle el apoyo”, dijo Johnny Contreras, quien vino desde el sector de Villa Mella en Santo Domingo y llevaba una gorra con el escudo de la República Dominicana. “Es un hombre que lo hizo todo en las Grandes Ligas para estar donde está”.

Otro residente de Villa Mella, Michel de Jesús, mató dos pájaros de un tiro con la exaltación de su compatriota.

“Yo era fanático de él”, dijo. “Siempre quise visitar Cooperstown. Aproveché la ocasión y valió la pena el viaje. Vladimir como pelotero es algo único, lo que llegó a ser dentro del terreno de juego. Y como persona, tremendo ser humano”.

Precisamente, la calidad humana de Guerrero se resaltó con mucha frecuencia en la conversación entre fanáticos dominicanos en Cooperstown.

“Creo que es un digno representante de nosotros y ha puesto por todo lo alto nuestra bandera, no solamente en el terreno, sino fuera”, expresó Abel Paulino, dominicano residente en el estado de New Jersey que llevaba una camiseta especial de Guerrero y una gorra de los Angelinos de Los Angeles-Anaheim puestas. “Nunca se ha visto involucrado en ningún tipo de problema. (Es) humilde, sencillo. Tiene los números. Sencillamente espectacular”.

También de New Jersey vino Elías Vázquez para celebrar a la exaltación de Guerrero.

“Me gustó cómo se portó en las Grandes Ligas. El máximo”, dijo.


El gobierno de la República Dominicana celebró la exaltación de Vladimir en Cooperstown

LasMayores.com
 

COOPERSTOWN, Nueva York – En ocasión de la exaltación de Vladimir Guerrero al Salón de la Fama, vino una delegación del gobierno dominicano para celebrar la presencia del primer bateador de su país con una placa en Cooperstown.

Dijeron presentes el Ministro de Deportes, Danilo Díaz; el Comisionado de Béisbol, Ricky Noboa; el Presidente del Comité Olímpico, Luisín Mejía Ovideo; y el Presidente de la Liga Dominicana de Béisbol, Vitelio Mejía, entre otros.

“Estamos aquí para respaldar este momento histórico que sólo lo han logrado tres dominicanos: Don Juan Marichal, Don Pedro Martínez y La Tormenta de Don Gregorio, nuestro Vladimir Guerrero”, dijo Díaz, quien se impresionó al observar a los fans de los Angelinos con camisetas de Guerrero. “Ver la República Dominicana presente a través de personas que no son dominicanos y que llevan en su espalda el nombre de Vladimir, que llevan nuestra bandera, sin lugar a dudas nos hace sentir orgullosos.

“No solamente fue un gran jugador, sino un ejemplar ciudadano. Es un buen ejemplo”.

Guerrero, quien tuvo 449 jonrones y OPS de .931 en 16 temporadas de Grandes Ligas, se convirtió el domingo en el primer jugador de posición dominicano exaltado al Salón.

“Para nosotros es verdaderamente un orgullo, es una gran satisfacción como representante del testamento del béisbol del estado dominicano, del gobierno dominicano, estar aquí”, expresó Noboa. “(Es una) muestra de nuestra solidaridad con uno de los jóvenes más sobresalientes que hemos tenido en el béisbol, dentro y fuera del terreno. Sabes la lucha que hay que librar para pertenecer y mantenerse en el béisbol organizado de los Estados Unidos y llegar aquí al Salón de la Fama de Cooperstown, que es la máxima meta a que todos los peloteros aspiran.

“En el caso de Vladimir Guerrero, se cumple tanto como jugador y su talento como persona. Un hombre humilde, de un sector muy pobre de nuestra población. (Es) de esos muchachos que lograron romper las barreras”.

En algún momento se pensó que para esta época, habría más dominicanos en el Salón, específicamente Sammy Sosa y Manny Ramírez. Sin embargo, sospechas de dopaje con Sosa y pruebas positivas por sustancias prohibidas de Ramírez hasta ahora han dañado la candidatura de ambos. En cierto sentido, la elección de Guerrero ha ayudado a aliviar un poco ese dolor.

“Pienso que viene en un momento muy oportuno, porque viene dentro de las circunstancias en las que algunos jugadores dominicanos han visto sus carreras empañarse o descender en el ánimo público por temas de conducta”, afirmó Mejía. “Pienso que este momento, en que (Guerrero) es exaltado por sus condiciones como profesional, es bien oportuno, pero también por sus condiciones como ser humano”.

Guerrero es el primer bateador dominicano en Cooperstown. Pero con figuras como David Ortiz, Adrián Beltré y Albert Pujols, se espera que el Salón sea poblado por más toleteros quisqueyanos en un futuro no muy lejano.

“Estuvimos un poco lentos, pero ahora vamos a acelerar el paso”, dijo al respecto Noboa.


Vladimir agradecido por el apoyo de Felipe Alou y Pedro Martínez al principio de su carrera

 
LasMayores.com
 

COOPERSTOWN, Nueva York — Cuando el dominicano Vladimir Guerrero llegó a establecerse como ligamayorista en los Expos de Montreal en 1997, contaba con la presencia y el apoyo de varios compatriotas en dicho equipo, incluyendo al manager Felipe Rojas Alou y al as del montículo Pedro Martínez.

En aquel entonces, Guerrero tenía 22 años, mientras que Alou estaba en su sexta temporada como manager de Montreal y tenía toda una vida en el béisbol profesional como jugador, instructor y manager en casi todos los niveles. De su parte, Martínez estaba rumbo al primero de los tres Premios Cy Young de una carrera que lo llevaría al Salón de la Fama en el 2015.

Veintiún años después, Guerrero se encuentra con Martínez en el Salón de la Fama, ya que el primero es el tercer dominicano en Cooperstown y el primer jugador de posición de la Media Isla Hispaniola exaltado.

“Me siento contento”, dijo Guerrero acerca de Alou, quien, entre muchas otras cosas, le inculcó en el joven la disciplina de siempre estar a tiempo. “Fue mi primer manager. Me dio un consejo y por eso llego temprano”.

Alou, de 83 años, se encuentra operado de una rodilla y no pudo venir a celebrar con Guerrero.

“Sí me mandó felicitaciones”, aseguró el oriundo de Don Gregorio.

Martínez causó un impacto mayor en los principios de la carrera de Guerrero en Grandes Ligas, viviendo con él en aquella primera temporada de 1997 y dándole orientaciones diarias.

“Estoy tan orgulloso de haber tenido algo de influencia en su vida y su carrera también”, dijo Martínez cuando se anunció la elección de Guerrero al Salón en enero. “Soy como un hermano mayor que se siente bien orgulloso de haberle dado algún consejo a un hermano menor y que ese consejo haya dado frutos, y de qué manera.

“Vladi es como mi hermano menor que ayudé a guiar en su carrera de Grandes Ligas y ahora (llega) al Salón de la Fama”.

Incluso, Martínez es el padrino de Vladimir Guerrero Jr., nombrado recientemente como el prospecto número 1 del béisbol por MLB Pipeline.

“Duré un año completo, mi primer año en Grandes Ligas, viviendo juntos y me siento contento de estar aquí junto con él ahora mismo y de compartir nuestra bandera”, dijo Guerrero sobre Martínez.


Todo en familia con Vladimir Guerrero y su celebración en Cooperstown

 
LasMayores.com
 

COOPERSTOWN, Nueva York — Vladimir Guerrero ha invitado a una enorme cantidad de familiares y allegados a su exaltación al Salón de la Fama el domingo. El estimado del propio dominicano es de unas 150 personas, número que según él mismo podría subir a 200.

En el caso de Guerrero, el aspecto familiar siempre ha estado presente. Tres de sus hermanos fueron firmados por equipos de Grandes Ligas, incluyendo a Wilton, quien llegó a ser compañero de Vladimir en los Expos. La mamá de ellos, Altagracia, siempre fue famosa entre los peloteros por su generosidad a la hora de cocinar para compañeros y oponentes de Guerrero en el terreno, fueran latinoamericanos o norteamericanos.

“Siempre me llevaba bien con ellos”, dijo Guerrero acerca de sus hermanos previo a su exaltación formal al Salón de la Fama. “Los tres más viejos andábamos siempre juntos desde chiquitos y siempre compartíamos la ropa, los zapatos. Están aquí ahora mismo, toda mi familia”.

El legado sigue hoy en día con Vladimir Guerrero Jr., nombrado en estos días el prospecto número 1 del béisbol por MLB Pipeline y listo para ser ascendido de Doble-A a Triple-A en el sistema de los Azulejos de Toronto. No es solamente Guerrero Jr. quien ha intervenido en el béisbol profesional, sino sobrinos y primos de Vladimir Sr. como José, Gregory, Cristian, Gabriel y Josué. Y Guerrero asegura que a Vladimir Jr. podrían seguirle los pasos otros hijos adolescentes que vienen en camino.

Pero por ahora, en enfoque de todos se encuentra en Guerrero hijo, quien bateó .401/.448/.668 con 22 dobles, 14 jonrones y 62 empujadas en apenas 61 juegos con Doble-A New Hampshire antes de su inminente ascenso.

“Me siento contento; (es) mi primer hijo”, dijo Guerrero, quien llevaba a Vladimir Jr. al Estadio Olímpico de Montreal mientras brillaba como jardinero de los Expos. “Creo que un padre se va a sentir contento. Que Dios le dé salud y que siga haciendo un buen trabajo”.

EL CONSUELO DE LA FAMILIA, CLAVE EN SU CARRERA
Cuenta Guerrero que después de un trecho en que no dio hit en 16 turnos, tuvo una buena conversación con su mamá y, al poco tiempo, salió del bache.

“Siempre mi mamá me ha tenido en oración”, manifestó Guerrero. “Gracias a Dios, hice un buen trabajo en ese entonces”.

De hecho, afirma Guerrero que se aferró a la familia en muchas ocasiones cuando las cosas no le estaban saliendo bien en el terreno de juego.

“Me quedé con la familia, jugando dominó”, manifestó. “Compartiendo con ellos, a uno se le va de la mente (lo pesado del juego)”.

Ahora, con sus hijos hermanos, primos, sobrinos y allegados, todos celebran la exaltación de Guerrero en el Salón. Aparte del mismo Guerrero, Altagracia encabeza el grupo.

“Sé que ella se siente más contenta que yo, viendo al tercero de sus cinco hijos (varones) aquí en el Salón de la Fama”, dijo Guerrero.


Vladimir Guerrero ya quiere ver a más compatriotas en el Salón de la Fama

 
LasMayores.com
 

COOPERSTOWN, Nueva York — Vladimir Guerrero es el primer jugador de posición dominicano elegido al Salón de la Fama y, este fin de semana, ha gozado del festejo que conlleva ser un inmortal de Cooperstown.

Ahora formando parte de un trío de quisqueyanos en el Salón junto a los ex lanzadores Juan Marichal y Pedro Martínez, Guerrero ha tenido la oportunidad de pasar un buen rato con ambos en los predios de Cooperstown.

“Me sentí contento”, dijo Guerrero, autor de 449 jonrones en Grandes Ligas y nueve veces convocado al Juego de Estrellas, entre muchos otros logros en el mejor béisbol del mundo. “Uno se siente contento comiendo y compartiendo (con ellos) aquí en Cooperstown”.

Hubo que esperar un poco más de lo previsto para que hubiera un jugador de posición dominicano exaltado al Salón, pero con figuras como David Ortiz (retirado), Adrián Beltré y Albert Pujols dejando huella con el madero, podrían verse más bateadores quisqueyanos en Cooperstown en los próximos años.

Ortiz se retiró tras el 2016 con 541 cuadrangulares, 1.768 empujadas y OPS de .931 (el mismo que Guerrero, curiosamente). Pujols lleva más de 600 vuelacercas y 3,000 hits, mientras que Beltré llegó al sábado con 467 jonrones y más de 3,000 imparables.

En otras palabras, tendrán lo suficiente en su historial para ser elegidos.

“Están poniendo muchos números y me siento contento de que puedan entrar”, dijo Guerrero.


Brad Wilkerson, el “último Expo”, está contento de apoyar a Vlad, junto a los fans de Montreal

LasMayores.com
 

COOPERSTOWN, Nueva York — Los fanáticos de los Expos de Montreal, equipo que se convirtió en los Nacionales de Washington a partir del 2005, se han visto en cantidades tanto para la exaltación al Salón de la Fama del dominicano Pedro Martínez en el 2015 como la de su compatriota Vladimir Guerrero este fin de semana.

A unas cuatro horas y media del pueblo de Cooperstown, Montreal aún cuenta con una fuerte parte de su población que anhela ver el béisbol de Grandes Ligas de vuelta en la ciudad canadiense y así lo han expresado aquí.

En ocasión de la exaltación de Guerrero, la Fundación de los Expos dijo presente en la calle principal de Cooperstown, acompañada por el ex jugador del equipo y ex compañero del “Vladi”, Brad Wilkerson.

“Estamos aquí también para apoyar a Vladi”, dijo Wilkerson, quien jugó los primeros cuatro años de su carrera de ocho temporadas en las Mayores con los Expos (más uno con los Nacionales). “Ha sido bien bueno ver a tantos fans de los Expos aquí, estando tan cerca de Montreal”.

“EL MEJOR PELOTERO CON EL QUE JUGUÉ”
Wilkerson, un jardinero y primera base que dio 122 jonrones en las Mayores con los Expos/Nacionales, Rangers, Marineros y Azulejos, califica a Guerrero como “el mejor pelotero con el que jugué”.

Cuenta Wilkerson que entre las tantas cosas para el recuerdo que vio hacer Guerrero, jamás olvidará un partido en el 2003 entre los Padres y los Expos en el Estadio Olímpico de Montreal. En esa ocasión, con Wilkerson en segunda, Guerrero vio seis rectas seguidas de unas 96, 97 millas por hora de parte del derecho Jaret Wright. El séptimo pitcheo fue un lanzamiento rompiente que Vladimir envió por encima de las gradas del jardín izquierdo.

“¿Acabas de ver seis rectas en fila y le das al primer pitcheo rompiente que ves por encima de las gradas? Eso es increíble. Eso demostró claramente la clase de pelotero que era”, dijo Wilkerson con una sonrisa.

Fue ésa y otras hazañas de Guerrero que vio Wilkerson con tanta frecuencia del 2001 al 2003, antes de que el dominicano firmara como agente libre con los Angelinos.

“Fue un jugador increíble y siempre me llamó la atención la forma en que hacía las cosas todos los días”, dijo el oriundo del estado de Kentucky. “Llegaba al estadio y jugaba duro todos los días. Obviamente, el talento era bien bueno y por eso está aquí. Fue algo grande verlo día tras día y las cosas increíbles que hacía. Algunas de esas cosas son increíbles de recrear. Cuando los lanzadores trataban de lanzarle bolas fuera de la zona, él les daba a ésas también”.

CREE EN MONTREAL COMO SEDE DE GRANDES LIGAS
Después de que los Expos jugaron su última temporada en Montreal en el 2004, Wilkerson representó al equipo en la Serie de Japón en noviembre de dicho año. Por eso es conocido como el “último Expo”, bien querido entre la fanaticada de Montreal.

“Es una gran ciudad y el último día fue bien emotivo. Cuando una gran ciudad como Montreal pierde un equipo, es bien emotivo”, dijo Wilkerson. “Me pasé los primeros cuatro años de mi carrera allí y fueron los Expos que me dieron mi primera oportunidad. Me encantaría ver el béisbol de regreso en Montreal”.

¿Quedó Wilkerson decepcionado de ver a Guerrero decidir entrar al Salón con la gorra de los Angelinos, en vez de la de los Expos?

“Al principio sí, pero de cualquier manera todo el mundo sabe que él pertenece a la familia de Montreal y sus fanáticos”, expresó. “Todo el mundo en Montreal lo sigue queriendo”.


 

Para muchos, el talento de Vladimir Guerrero trascendió el fanatismo por un equipo

LasMayores.com
 

COOPERSTOWN, Nueva York — Aunque Vladimir Guerrero terminó su carrera de Grandes Ligas con una temporada en los Rangers en el 2010 y otra en los Orioles en el 2011, donde dejó huella de verdad fue en los Expos de Montreal y los Angelinos de Los Angeles-Anaheim.

Eso se vio claramente en los días previos a su exaltación al Salón de la Fama en Cooperstown, donde se vieron fans de ambos equipos en cantidades. Pero varios de los aficionados en la calle principal de dicho pueblo no fueron propiamente fanáticos de esas franquicias en particular, sino de Vladimir Guerrero. Dijeron presente para apoyar al dominicano, quien será exaltado al Salón de manera oficial el domingo.

“Vlad siempre fue mi pelotero favorito”, expresó el aficionado Andrew Burbank , oriundo del estado de New Jersey. “Lo seguí desde que estaba en Montreal y me encantaba la forma en que jugaba. Lo seguí también cuando se fue a Anaheim y durante toda su carrera. Su manera de jugar era divertida de ver, bien entretenida. Es mi jugador favorito de todos los tiempos”.

La señora Olga Rodríguez vino a ver la exaltación de Guerrero desde Whittier, California. En medio de una familia dividida entre los Dodgers y los Angelinos en el sur de California, Olga fijó su mirada más bien en la carrera de Guerrero cuando el quisqueyano brilló en Montreal.

“Siempre me ha gustado como jugador”, dijo Rodríguez, quien vestía una camiseta de Guerrero con el logo de los Expos en ocasión de este evento. “Me encantaba cuando estaba en Montreal y luego cuando el equipo se fue, lo seguí con (los Angelinos). Cuando Vladi fue a los Angels, me encantaba. Trabajaba tanto para jugar y le encantaba el juego. Era como un natural. Me encantaba todo de él. Tenía mucha energía y gozaba el juego”.

De manera inversa, el joven Brian Sheppard, del estado de Nueva York cerca de la frontera con la provincia canadiense de Quebec, andaba por Cooperstown con el mismo diseño especial en su camiseta con Guerrero, pero con la versión de los Angelinos.

“Me crie como fan de los Expos. Gary Carter era mi favorito y Vlad era el más destacado de la siguiente generación”, dijo Sheppard. “Me encantaba la emoción y la energía que traía al juego. Es bueno ver a los jugadores dar jonrones, pero no es todo el mundo que tiene un brazo como el de Vlad. Era algo grande ver esos tiros desde los jardines. Y era imposible ‘pitcharle incómodo'”.

Al igual que Burbank y Rodríguez, para Sheppard el talento de Guerrero trascendía la lealtad por un equipo en particular.

“Siempre fui un fan de los Expos hasta que se fueron a Washington, pero siempre seguí a Vlad y quería que le fuera bien, especialmente cuando llegó a jugar en los playoffs (con los Angelinos)”, dijo el joven del pueblo de Watertown, Nueva York.

LO ACEPTAN CON LA GORRA DE LOS ANGELINOS
Aunque los números de Guerrero con los Expos fueron ligeramente superiores a los que puso en los Angelinos, el quisqueyano es el primer Salón de la Fama en la historia con una placa que exhibe la gorra del equipo de Anaheim. Aunque los Expos ya cuentan con tres exaltados (Carter, Andre Dawson y Tim Raines), los fans de Montreal han tenido que aceptar lo que en un principio no quisieron en el caso de Guerrero.

“Es una decepción, pero lo entiendo”, dijo Sheppard. “Técnicamente, ya no existen los Expos. De esta manera, él tiene una organización con la que tiene lazos. Puede ir a ‘casa’. En el caso de Montreal, tal vez en el futuro, pero no hay garantías”.

De su parte, Burbank entiende que lo hecho por Guerrero como pelotero lo hace merecedor de ser esa clase de pionero-aunque eso signifique ingresar con el “otro” equipo.

“Estoy contento de que vaya a ser el primer jugador en ser exaltado como integrante de los Angelinos, porque creo que él es lo suficientemente especial como para hacer eso”.

 

Tomado de: LasMayores.com

 

 

 

3 comentarios

    • Chikungunya en 30 julio, 2018 a las 9:33 am
    • Responder

    Cuando podremos ver la misma imagen acá en nuestra querida isla.

  1. magnifica noticia sobre la exaltación del Vlady Guerrero, mas q merecida. llegó el 1er toletero dominicano y en el futuro si no hay nada negativo deben arribar Big Papi, Beltré y Pujols por ese orden. se lo perdieron A-Rod, Manny y Sammy por el tema de los esteroides y Canó q iba con buen ritmo para los intermedistas, tambien empañó su carrera por el uso de suatancias prohibidas. a lo mejor en el futuro los permiten, pero de momento los q estan limpios tienen el camino transitado hacia Cooperstown. felicidades al quisqueyano, asi como a sus familiares, coterraneos y todo el mundo latino q tanto los sigue y admira. ahora a prepararse para la exaltación del 2019 donde viene bien cargada de latinos, empezando por el mejor cerrador de la historia Mariano Rivera, ojala tambien ingrese Edgar Martinez en su ultimo chance y q Vizquel siga ganando puntos a su favor. tambien espero q algun dia tanto Miñoso como Tiant sean incluidos por la gran carrera de ambos, meritorias de una placa en el templo de los inmortales.

    saludos

  2. pienso lo mismo beltre , pujols y big papi ya casi estan incluidos triste lo de manny y sammy numeros de sobra para estar pero los esteroides los malograron , lo mismo palmeiro y canseco , mas palmeiro que canseco , para mi edgar ramirez y vizquel se lo merecen como tambien se lo merece magglio orodoñez, de tiant , oliva o tony o ni hablar injusticia total, a rod es nacido en el bronx por lo tanto es de padres dominicanos pero el es yuma , por cierto nacio a pocas cuadras del yankee stadium

Responder a remberto Cancelar la respuesta

Tu email nunca se publicará.