NUEVA YORK – Es posible que haya surgido un camino tortuoso con algunas movidas inesperadas y poco convencionales, pero el lugar donde se establecieron el martes los Yankees de Nueva York para el final de la fecha límite de cambios parece ser mejor que el que comenzaron.

Los Yankees no solo abordaron la próxima postemporada en los últimos días, sino que también apuntalaron cuestiones en el corto plazo, al mismo tiempo que se prepararon para un posible éxito a largo plazo. ¿Presente? Comprobado. ¿Futuro a corto plazo? Comprobado. ¿Un futuro a largo plazo? Comprobado.

Parece que no fue un periodo de negociación que la mayoría de los fans de los Yankees esperaban, pero aún así fue bueno. Cuando el polvo se asentó el jueves por la tarde, los Yankees había finalizado cambios que incluían al abridor J.A. Happ, el relevista Zach Britton y un potencial sexto abridor en Lance Lynn, el primera base Luke Voit y cerca de $3.75 millones en bonos internaiconales por acumular.

“Estábamos realmente muy ocupados”, dijo el gerente general Brian Cashman. “Hicimos muchos cosas diferentes y por muchas razones diferentes”.

La desventaja del trabajo de los Yankees en la fecha límite fue que cada cambio tuvo un costo. En este caso, jugadores como Adam Warren, Chasen Shreve, Brandon Drury, Tyler Austin y el prometedor jardinero de las ligas menores, Billy McKinney, fueron los favoritos en el cambio.

Desde principios de junio, los fieles de los Bombarderos del Bronx buscaban su club para hacer un gran cambio en la fecha límite. Después de todo, Cashman es conocido por perseguir a las estrellas de renombre. Sin mencionar, Nueva York parecía haber buscado durante la primera mitad la posibilidad de un lanzador abridor para tener un equipo completo.

Pero a medida de que Cashman y la oficina se enfrentaban las perspectivas de un mercado de cambio de pitcheo bastante débil, sabían que tenían que acercarse a este plazo de manera diferente a los que algunos esperaban.

“No tiene que ser llamativo”, dijo Cashman. “Simplemente tiene que funcionar”.

Cuando se hizo evidente al principio que Jacob deGrom, Noah Syndergaard y Madison Bumgarner no iban a ser llevados al Bronx, los Yankees continuaron su búsqueda en otro lado.

Es por eso que la búsqueda los llevó primero a Britton, quien vino de Baltimore la semana pasada para reforzar un bullpen ya fuerte para el seguro al final del juego. Luego, cuando finalmente lograron un acuerdo que podría funcionar con Toronto, buscaron a un “infravalorado” Happ (como lo llama el manager de los Yankees, Aaron Boone) para proporcionar la profundidad del pitcheo inicial que habían estado buscando.

Si se va más allá, el fichaje de Lynn el lunes de Minnesota le dio a los Yankees otro plan de respaldo, un abridor extra que le da descanso a los demás de la rotación o para completar con un aviso más inmediato. Después de que Happ contrajo fiebre aftosa, Lynn podría entrar en la rotación este fin de semana.

De hecho, el presente del equipo y el futuro cercano se manejaron. Confirmado.

“Sentimos que Lance Lynn nos da protección y esa profundidad en muchas áreas diferentes”, dijo Boone.

Por el momento, el plan de los Yankees es comenzar con Lynn en el bullpen. Pero se siente bien acerca de moverlo a la rotación según sea necesario. El martes, cuando los Yankees comenzaron una serie de 20 partidos en 20 días, el probable que Lynn ocupe un puesto de rotación pronto, incluso antes de la enfermedad de Happ.

Lo que no obtuvieron los Yankees durante este periodo de cambio fue un jardinero cuyo bat podría ayudar a aliviar la presión que siente la alineación sin la presencia de Aaron Judge, quien podría estar fuera casi dos semanas más debido una lesión en la muñeca que sufrió la semana pasada.

Dadas las razones de Cashman por no poder conseguir ese codiciado bat adicional hasta que Judge regrese y el prospecto de jardinero Clint Frazier supere las migrañas después de una conmoción cerebral, parece tener sentido que los Yankees queden quietos en ese sentido.

“Está (comenzando) de una, dos o tres veces en las próximas semanas mientras esperábamos el regreso de Jugde o el regreso de Frazier?”, dijo Cashman cuando se le preguntó qué pedirán los Yankees sobre las posibilidades de adquisiciones de jardinero. “¿Qué es lo que se paga por eso? No pudimos hacer coincidir de manera cómoda lo que estábamos importando, si era su salario tratando de encajar en nuestros asuntos de impuestos de julio, o el valor de perspectiva que íbamos a tener que rendirse”.

Ingrese otra solución para el presente abordado durante la fecha limite de cambios: Voit. Su nombre es irreconocible para la mayoría de los fans, pero tanto Boone como Cashman mencionaron a Voit como un bateador que podría ayudar a absorber algo de la pérdida de la producción con la lesión de Judge. En 125 turnos al bat en las dos tempranas pasadas, Voit tuvo cinco jonrones y 21 impulsadas en San Luis, antes de que fuera cambiado a Nueva York (junto con fondos internacionales de bonificación) por Shreve durant el fin de semana.

Tal vez la parte más importante de la actividad comercial de los Yankees fue de su capacidad para asegurar tanto dinero internacional como bono para firmar. Con él, pueden atraer prospectos de elite de otros países que un día podrían ser pilares de la franquicia. El futuro a largo plazo también estaba asegurado. Comprobado.

“Tu trabajo es tratar de poner las cosas patas arriba, adentro y jugar en el presente y evaluar el valor futuro que podría estar disponible para usted al mismo tiempo”, dijo Cashman. “Nos has visto importar micho dinero internacional en los últimos. Esperemos que nos beneficie en un futuro”.

Las estrellas actuales de los Yankees, Luis Severino y Miguel Andujar, fueron los fichajes internacionales del equipo. Gleyber Torres, quien fue expulsado de Venezuela por los Cachorros de Chicago, más tarde llegó a Nueva York a través de un cambio en la fecha limite.

“Tenemos una gran oportunidad frente a nosotros aquí en el corto plazo, obviamente con la posibilidad de tener una temporada especial este año”, dijo Boone. “Pero igual de importante, también, estamos preparados para ser increíblemente competitivos en los próximos años”.