MADRID — Solo falta Modric. A poco más de una semana de disputar su primer partido oficial de la campaña, el derbi frente al Atlético de Madrid de la Supercopa de Europa, Real Madrid ha recuperado a la mayoría de mundialistas.

El único que falta por reportarse en Valdebebas es el hombre que desde hace varios días tiene en vilo a la capital española. Luka Modric.

Mientras Raphael Varane, Marcelo, Casemiro, y Mateo Kovacic, se han presentado desde el pasado domingo a trabajar en Valdebebas para ejercitarse junto al filial Real Madrid Castilla, el mediocampista croata goza de un permiso especial para incorporarse al trabajo varios días más tarde. Un permiso especial que de acuerdo con varios empleados del club no tiene relación alguna con los rumores sobre su futuro.

Será el próximo miércoles 8 de agosto en que Luka Modric se reporte a las órdenes de Julen Lopetegui, una vez que el primer equipo vuelva de Nueva York, donde este martes disputará el último partido de la International Champions Cup frente a la Roma. Y será entonces cuando se esclarezca su situación.

Y es que el interés del Inter de Milán en el ganador del Balón de Oro de la pasada Copa del Mundo no ha cesado a pesar de que el club merengue se ha negado rotundamente a negociar el traspaso del jugador luego de que el presidente de la institución, Florentino Pérez, declarara públicamente que no aceptará “un euro menos” de los 750 millones de euros a los que asciende la cláusula del jugador.

Pero desde que diversos medios italianos afirmaran que es el propio jugador el que ha echado a andar la maquinaria para negociar con el Inter de Milán, en el club ha crecido la molestia – que no el temor a que el jugador abandone las filas merengues, pues aún le quedan dos años de contrato, hasta el verano de 2020.

En la capital española la manera de actuar de Modric se percibe, precisamente, como un intento de mejora de contrato luego de formar parte del equipo que conquistó tres títulos de Champions League y que, además, fue galardonado como Balón de Oro de la Copa del Mundo y se encuentra entre los favoritos para conquistar el premio The Best al mejor jugador del año luego de guiar a Croacia hasta la final del Mundial de Rusia 2018.

Esto, además, a sabiendas que el club no se puede dar el lujo de dejar ir a otra pieza esencial del equipo Campeón de Europa tras la salida del atacante portugués.

Segú una versión publicada por el País en días pasados, el Real Madrid estaría dispuesto a sentarse a negociar una mejora de contrato para el jugador pese a que cumplirá 33 años dentro de un mes, y tras la marcha de Cristiano Ronaldo, comenzará la temporada como el jugador más veterano del plantel.

El club no ha querido confirmar o desmentir dicha versión y se remiten a las palabras emitidas por el presidente durante la estancia del equipo merengue en Miami: Modric no saldrá a menos que alguien pague la cláusula.

También el entrenador Julen Lopetegui se ha mantenido en la misma línea. Según reveló el pasado sábado, tras vencer por 3-1 a la Juventus, el técnico ha hablado directamente con el jugador.

“El presidente ya ha hablado y no tengo mucho que agregar. Modric es un jugador extraordinario. Hablé con él después del Mundial y nos veremos el 8 (de agosto)”, dijo Lopetegui.

“No tengo duda que seguirá siendo jugador del Real Madrid”, agregó.

Por lo pronto, Modric ha aterrizado en la capital española este lunes, según reveló la línea aérea privada Azimuth Jet a través de su cuenta de Instagram.