Barranquilla 2018: El atletismo cubano sobre lo esperado (I)

7/208/18
00:50 am

 

Por  el amigo de la peña.
Eddy Luis Nápoles Cardoso

 

 

Han concluidos los Juegos Centroamericanos y del Caribe, dejando atrás
una estela de gratas actuaciones, que incluyen varios récords para el
evento, con presencia, además, de diversos medallistas olímpicos y
mundiales, que van desde la vedette nacional Caterine Ibargüen,
pasando por los cubanos Leonel Suárez, Denia Caballero y Yarisley
Silva, el bahamés Donald Thomas, hasta el trinitario Keshorn Walcott.
Colectivamente, Colombia se llevó el gato al agua, con 11 títulos,
cinco preseas de plata y nueve de bronce; mientras que Cuba (10-8-9),
la reina hace cuatro años, ahora fue segunda, en tanto México (8-4-5)
y Jamaica (8-3-6), dirimían su lucha por el tercer escaño.

A diferencia de Veracruz (noviembre de 2014), cuando el atletismo
criollo regresó con un botín de 23 títulos, el escenario, aparte de
ser en otro país, era muy diferente, ahora estaba en pleno apogeo la
temporada atlética, con receso incluido en el circuito europeo. Esto
propició la asistencia de varios atletas con un alto nivel competitivo
y de otros, de menor, pero con el suficiente bregar para imponerse en
este evento, algo de lo que careció la cita veracruzana.

 

 

Antes de entrar en las valoraciones específicas, quiero ilustrar lo
anterior con dos ejemplos, presentes ambos, en Veracruz y
Barranquilla; la triplista colombiana Caterine Ibargüen, quien fuera
de temporada ganó hace cuatro años, con 14.57 y ahora creció 35
centímetros (14.92); mientras que al cubano Yoandys Lescay, segundo en
aquella oportunidad, con 45.52, no le alcanzaron sus mejoras de 18
centésimas (45.38) para variar la medalla de plata.

En el caso que nos compete, la actuación cubana, quiero explicar
antes, que en varios trabajos previos a la cita barranquillera, valoré
las potencialidades con que contaba la comitiva criolla, estando
estas, entre las siete y diez medallas de oro, cifra, esta última,
lograda finalmente.

Ahora, cuáles eran las pruebas en las que el atletismo cubano podía
aspirar objetivamente al título, estas eran, en el salto de longitud,
salto triple (M), 800 metros, salto con pértiga, lanzamiento del disco
y heptathlon (F), de las cuales, solo en longitud, no se pudo
conquistar el oro, debido a una contractura previa sufrida por Juan
Miguel Echevarría:

Existían otras seis especialidades, donde los atletas cubanos no eran
líderes, pero también había posibilidades de oro, como fue en,
decathlon, salto con pértiga, lanzamiento del martillo, relevo 4×400
(M), impulsión de la bala y lanzamiento de la jabalina (F), de estas,
solo se hicieron realidad tres (decathlon, pértiga y 4×400). Hasta
aquí, según mis cálculos previos, se habían conquistado ocho títulos,
de 12 opciones, pero como los pronósticos pueden o no materializarse y
la competencia es la expresión real del resultado, en estas suelen
producirse sorpresas, en este caso, agradables, como en los 1500
metros y en la posta 4×400 (F), para cerrar los diez títulos criollos.
Entrando en materia de análisis e iniciando por los ganadores de la
medalla de oro, entre los hombres, el triplista Cristian Nápoles,
dominó mejorando su cuota personal en 0.6 cm; el pertiguista Lázaro
Borges (5.30), venció repitiendo su mejor desempeño del año, mientras
que Leonel Suárez, sin estar en su mejor forma y ausente el anunciado
granadino Lindon Victor (8303), ganó el decathlon, aunque en esta
ocasión no se pudo apoyar en la jabalina, teniendo que recurrir a la
décima prueba (1500 metros), pero es una muestra de los recursos de
este fenomenal atleta, por último, el relevo 4×400, que no pasa por
sus mejores momentos, pero en igualdad de condiciones con Dominicana y
Colombia, sus integrantes supieron dar el extra para la victoria.

Entre las mujeres, la pertiguista Yarisley Silva, acostumbrada a las
grandes demostraciones, llegó a Barranquilla en su mejor momento en la
temporada, acababa de saltar 4.80 en Mónaco y sin exigencia por parte
de la venezolana Rosbeilys Peinado (4.50), ganó cómodamente el título
con 4.70. Las atletas que siguen eran amplias favoritas a la medalla
de oro, en el caso de las discóbolas Yaimé Pérez (66.00) y Denia
Caballero (65.10), era definir quien ganaba, por la amplia
superioridad de ambas en el área, con el triunfo ahora para Yaimé;
mientras que Yorgelis Rodríguez (6436), compitiendo medianamente sería
la mandamás en el heptathlon, aun con la presencia de la colombiana
Evelis Aguilar (6285), como finalmente aconteció.

Dejo para el final a Rose Mary Almanza, única con tres títulos en el
atletismo, la camagüeyana estuvo a gran altura, era la favorita en los
800 metros, prueba que ganó con lo justo, pero luego, sin estar entre
las pretendientes, asumió las riendas en los 1500 metros, venciendo
también, cerrando con el relevo 4×400, donde fue uno de los tres
puntos altos (Zurian y Roxana) para lograr el título.

En el apartado de las probabilidades no materializadas, hay varios
atletas, como la balista Yaniuvis López (18.03), quien había mostrado
cierta estabilidad en los resultados en las competencias grandes de la
última temporada y ausente la jamaicana Danniel Thomas, era la
favorita principal, por encima de la trinitaria Cleopatra Borel-Brown,
pero ahora no pudo llegar hasta los 18.28 previos (2 de junio) y
sucumbió una vez más ante Borel-Brown.

La jabalinista Yulenmis Aguilar (60.29, el 9 de junio), con reales
posibilidades de triunfo, se mostró totalmente desconcertada a tal
punto, de solo lograr 55.60, decreciendo en 4.69 metros, abriéndole
el camino al título a la colombiana María Murillo (59.54). Tampoco
estuvieron eficientes Roberto Janet (74.02, el 17 de febrero) y
Reinier Mejías (74.75, el 2 de junio), en el lanzamiento del martillo,
con decrecimientos respectivos de, 0.91 y 1.47 metros, aunque repetir
esos resultados, no les hubiera mejorado el color de las medallas,
pues el mexicano Diego del Real (75.64), mermó solo 69 centímetros y
se coronó campeón.

Del resto de las opciones cubanas presentes en Barranquilla, sus
rendimientos previos, no le auguraban la obtención de la medalla de
oro, como es el caso del discóbolo Jorge Fernández (60.84), quien
creció en 4.43 metros, pero el colombiano Mauricio Ortega (62.32),
también progresó (3.98), para lograr el título; el corredor de 400
metros, Yoandys Lescay, que venía desde muy atrás en la temporada, con
46.19, mejoró 0.81 centésimas (45.38), pero su rival, el dominicano
Luguelín Santos (44.66), partía mejor y con 44.59 conquistó el oro.
Entre los grandes progresos criollos está la vallista Zurian
Hechavarría (55.93), descendiendo hasta los 55.13 en gran carrera,
pero la jamaicana Rhonda Whyte (54.90) mejor posicionada y la conocida
mexicana Zudikey Rodríguez (56.30), le negaron un escaño superior en
el podio; mientras que la maratonista Dailín Belmonte (2:59:09),
mantenía su estatus de subcampeona.

Otros buenos desempeños en tierras barranquilleras lo escenificaron,
los triplistas Jordan Díaz (17.29) y Liadagmis Povea (14.44), la
pertiguista Lisa Salomón (4.10).el decathlonista Briander Rivero
(7858), la martillista Elianis Despaigne (64.40), así como Reynier
Mena (20.28) y Adriana Rodríguez (23.63), en 200 metros.

Continuará…..

 

 

10 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Eddy mi herma, que bueno contar con tus conomcientos principalmente en tu plato fuerte, ATLETISMO. De verdad que contigo se aprende mucho, muy bueno tus resúmenes como acostumbras y ahora analizando sobre lo esperado de verdad que tus pronósticos previo a la competencia fueron bastante acertados. Gracias hermano, no me cansare de decirlo, en Cuba nadie sabe más de atletismo que tu. Un abrazo.

      • El Loko on 7 agosto, 2018 at 9:01 pm
      • Responder

      Gracias hermano, es que hay que ser objetivo a la hora de realizar un pronóstico y yo desde varios meses, lo hice, creo que ahy un trabajo por ahí del año 2017, que se títula “Atletismo cubano con listón alto en Barranquilla”, allí lo expuse, con bastante tiempo de antelación, porque objetivamente eran dificiles estos juegos y ahora viendo los resultados, solo fallé en el 1500 (F) y el 4×400 (F), pero si Jamaica lo hubiesa armado con lo que tenía en Barranquilla, ganaba….
      Un abrazo

    • Amaya on 7 agosto, 2018 at 8:22 am
    • Responder

    En el área de campo, o sea en los saltos y lanzamientos, es donde siempre hemos aventajado holgadamente en estas competencias multiples, pero sin dudas como expone Eddy nos quedamos muy por debajo en algunos eventos, en el salto altura la crisis es total en ambos sexos no hay nadie que ni siquiera se acerque a marcas que puedan discutir con los mejores del área, en el salto longitud y el triple femenino, no veo no siquiera bisoñas que nos auguren futuro, hay que ir por los barrios, campos, ciudades, descubrir los talentos, porque de seguro están, lo que pasa es que hasta en ello hemos perdido la creatividasd y el accionar que en años anteriores tenian nuestros entrenadores, eso también es parte de la inmovilidad, sentados en al mesa de una cátedra de EIDE y ESPA, no vamos a descubrir a nadie

      • El Loko on 7 agosto, 2018 at 9:06 pm
      • Responder

      Hermano esa es la realidad, no solo del atletismo, sino del todo el deporte cubano, en Cuba las pruebas de medio fondo y fondo, no tienen alto rendimiento, entrenan como masividad, desde que los inteligentes eliminaron las Bases de Santiago de Cuba y Santa Clara, y así pasa con muchas especialidades, no hay busqueda de talentos, se han perdido las herencias, en la jabalina (F-M), disco (M) y asi muchas más

      • Alfredo on 7 agosto, 2018 at 9:21 pm
      • Responder

      Amaya es un gusto poder escribirte y estoy totalmente de acuerdo contigo sobre lo deficiente que es nuestro salto de altura, si mal no recuerdo desde la época de Sotomayor no hemos tenido otro saltador de altura que se acerque ni siquiera a las posivilidades. SALUDOS.

        • Amaya on 8 agosto, 2018 at 3:20 pm
        • Responder

        Pues si Alfredo, recuerdo que incluso en Juegos Panamericanos donde la calidad ya sube la varilla en todos los deportes y eventos nosotros en Atletismo en unos cuantos eventos de campo ganabamos el 1, 2 o sea Oro y Plata, pero recuerdo cuando era alumno de secundaria entre 1980 y 1982, y hasta cuando fui camilito entre 82 y 85 como los mejores entrenadores de muchos deportes iban a nuestras escuelas buscando talento por todas partes, en los barrios se metían en aquellos juegos callejeros, fue así que Pando entrenador de pitcheo y el Moro Fernández de Boxeo descubrieron la mayoria de las estrellas de nuestra provincia que despues brillaron y que muchos no pararon hasta ser campeones y medallistas olímpicos y mundiales, para eso no hay que invertir en nada solo hay que SALIR POR LOS BARRRIOS Y ESCUELAS A BUSCAR LOS TALENTOS

    • Alfredo on 7 agosto, 2018 at 9:13 pm
    • Responder

    Es cierto que nos falta mucho por mejorar en esta area del deporte pero no es la única en la que tenemos crisis, podemos resaltar de estas el beisboll en el que hemos perdidi un alto porcentaje y agregar que debemos cambier un poco la mentalidad con los peloteros que tenemos jugando en otras ligas que bien bien nos podrian beneficiar en torneos de importancia, otro deporte en el que creo que tambien somos defisientes actualmente es en el yudo qe antes nos aportaba mucho más y debemos mejorarlo.

    • SIEMPRE NARANJA on 8 agosto, 2018 at 12:44 pm
    • Responder

    Gracias amigo Eddy. Sus acertados pronósticos dan fe de sus amplios conocimientos del deporte Rey. Muy detallado todo el análisis, que conste difícil de encontrar en un medio nacional un análisis como el suyo.

    Orgulloso de tenerlo siempre en nuestra casa, la MD.

    Saludos……

      • El Loko on 8 agosto, 2018 at 8:34 pm
      • Responder

      De nada amigo, aquí esteramos siempre, con la verdad

  2. Un día como hoy de 1977 fue exaltado al salón de la fama nuestro Martín Dihigo, por eso nuestra péña y página están hoy muy alegres y homenajean con más de 8,5 millones de visitas la fecha en que fue exaltado el maestro.
    Que viva Martín Dihigo y su legado beisbolero.

Deja un comentario

Your email address will not be published.