Barranquilla 2018: El atletismo cubano sobre lo esperado (Final)

10/08/18
00:37 am

 

Por el amigo de la peña:
Eddy Luis Nápoles Cardoso

 

 

Continuando con las valoraciones de lo realizado por los atletas
cubanos en tierras colombianas, hoy lo haré sobre aquellos que sus
rendimientos allí fueron inferiores a lo logrado previamente.
Introductoriamente es necesario explicar que a la hora de realizar
estas evaluaciones, hay que partir de realidades objetivas: No se
puede valorar el desempeño de todos los atletas por igual, partiendo
de que la preparación previa, no ha sido, ni puede ser igual, como
tampoco fue similar, la posibilidad de participar en competencias
previas. En este sentido, como es lógico, el desempeño de los atletas
que sistemáticamente acuden al circuito europeo, fue muy superior, al
de los que salieron directamente de La Habana.

Entrando en materia, el corredor de 1500 metros, Andy González
(3:52.8) fue otro de los puntos bajos del atletismo criollo, no
pudiendo, en una carrera lenta que le favorecía, estar en el remate
final, tampoco pudo derribar sus marcas previas el joven Jorge Félix
Liranzo (1:46.6 y 3:52.91), aunque que con mejor desenlace que Andy.
Las saltadoras de longitud, Irisdaymi Herrera (6.51, el 8 15 de marzo)
y Paula Álvarez (6.58, el 8 de junio), fueron otras que estuvieron
lejos de sus mejores desempeños del año, con mermas de 0.31 y 0.58
metros, respectivamente.

 

Atletas como los vallistas largos, José Luis Gaspar (50.17, el 8 de
junio) y Leandro Zamora (49.10, el 28 de abril), a diferencia de su
compañera de grupo, Zurian Hechavarría, no pudieron acercarse a esos
resultados, aquí llama la atención los pobres rendimientos de Gaspar
(Veracruz, Toronto, Río de Janeiro, Londres y Barranquilla).
Otros atletas criollos que no mejoraron sus resultados previos fueron,
el vallista corto Roger V. Iribarne (13.48, el 5 de julio), los
velocistas Harlyn Pérez (10.25, el 14 de marzo) y Geylis Montes
(11.67), los corredores de 400 metros, Adrián Chacón (46.68) y Gilda
Casanova (53.47), Arletis Thaureaux (4:24.8), en 1500 metros, el
saltador de altura Luis E. Zayas (2.23, el 4 de febrero) y el
pertiguista Eduardo Nápoles (5.35, el 8 de junio).

Entre los más jovencitos, están las vallistas cortas Keilys Pérez
(13.48-13.57) y Greisis Roble (13.52-13.93), la saltadora de altura
Isis Guerra (1.87-1.79), la triplista Davisleydi Velazco
(13.92-13.52), la martillista Yaritza de la Caridad Martínez
(64.78-61.44), la jabalinista Mailen Brooks (55.39-46.77) y el
saltador de longitud Maikel Vidal (8.12-7.70). Es necesario expresar,
que para varios de estos atletas, la competencia principal, no debió
ser Barranquilla.

No puede dejarse de mencionar el joven triplista Jordan Díaz, quien
estuvo bien, con sus 17.29. En esta prueba, se sabía que Cuba haría el
1-2, con Cristian Nápoles, Lázaro Martínez u otros. En el caso de
Jordan, un atleta de solo 17 años, hay que irle “dosificando” sus
saltos por temporadas y debe reflexionarse en esto, porque su
competencia fundamental, era el mundial junior en Tampere (14 de
julio), donde saltó 17.15, habiendo logrado su mejor marca del año en
La Habana, el 8 de junio, con 17.41 metros.

En sentido general, teniendo en cuenta, que para varios atletas
cubanos, el objetivo de esta competencia, era ganar, se aprecia un
alza en los por cientos de consecución de la mejor marca del año en el
evento fundamental, respecto a Río de Janeiro (18.75) y Londres
(18.18), con 15 marcas en 55 oportunidades, para el 27.27 %.
En cuanto a la participación en esta cita, es importante tener
presente, que es el evento que abre el ciclo olímpico, por lo tanto,
el de menor exigencia y el que brinda la posibilidad de ir fogueando a
los atletas menos experimentados, siempre que las cifras de
participantes, lo permitan. Por lo tanto, bienvenido sea la inclusión
de los más jóvenes, claro, las responsabilidades de lograr los títulos
y el resto de las medallas, era para los consagrados.

 

 

2 comentarios

    • Amaya on 10 agosto, 2018 at 3:49 pm
    • Responder

    Eddy considero que aunque a veces en el atletismo se mejoran sustancialmente las marcas de un año para otro y se dan saltos importantes en los rendimientos, no veo una situación nada halagueña de cara a los Panamericanos de Lima, salvo en eventos que si tenemos los grandes favoritos como serán el triple y la longitud masculinos, porque inclusive la Almanza para ganar los 800 en Lima tendrá que bajar de los 2 minutos, o sea entre 1.58.50 y 1.59.30 para poder aspirar a la victoria contra las norteamericanas y brasileñas, Yarisley Silva tendra a brasileñas y norteñas iguamente y a la venezolana, o sea hay que ver como se avanza de aqui a Lima, y lo otro es inadmisible que los que tienen que llegar en forma no lo hagan y se queden por debajo de lo que tienen que hacer

    • El Loko on 10 agosto, 2018 at 10:47 pm
    • Responder

    Es así amigo, en el atletismo cubano solo hay futuro en longitud, triple (M), así como en disco y hepthatlon (F), en lo demas, no hay nada que nos pueda alumbrar en el futuro, sobre Lima 2019, la ventaja de Cuba, es que serán al sur del continente y las grandes estrellas, generalmente no asisten a esos parajes y menos con invierno y teniendo el mundial en los siguientes meses, no mse van a rriesgar, con todo y eso les va a costar ganar más de 8 títulos…y sobre eso que dices de no hacer las mejores marcas del año en la CF, yo tampoco lo entiendo, porque la lógica nos dice, que si el entrenamiento va en espiral, no es posible que usted en marzo o abril logre un resultado, que luego cuando ahaya avanzado más el ciclo de entrenamiento y se haga más específico, no lo pueda superar, incluso, ni acercarse a el, eso no lo entiendo, es problema de la planificación, dosificación y control del proceso de entrenamiento por parte del entrenador, no hay profesionalidad, hermano

Deja un comentario

Your email address will not be published.