MADRID — Directiva, cuerpo técnico, plantilla y empleados del primer equipo del Atlético de Madrid festejaron este jueves la Supercopa de Europa ganada al Real Madrid en una cena en un restaurante céntrico de la capital de España.

Con Miguel Ángel Gil Marín, consejero delegado del club rojiblanco, y Enrique Cerezo, presidente, al frente de la comitiva, todos los partícipes del primer título del curso y el séptimo de la era Simeone compartieron cena esta noche, después de aterrizar de madrugada en Madrid desde Tallin, donde se jugó el encuentro.

Enrique Cerezo aseguró que su equipo “siempre” ha “aspirado a todo” en cada temporada, recordó que la pasada campaña fue “muy buena y ésta tiene que ser muchísimo mejor” y admitió la “gran ilusión” que le haría jugar la final de Champions en su estadio.

“Siempre hemos aspirado a todo y siempre hemos dicho que es mejorar las temporadas anteriores. La temporada pasada fue muy buena y ésta tiene que ser muchísimo mejor”, valoró el dirigente rojiblanco, antes de la cena con la que el equipo rojiblanco y la directiva celebraron la Supercopa de Europa lograda en Tallin.

A Cerezo le habría gustado enfrentarse “a un equipo extranjero” en ese choque, en lugar del Real Madrid, al tiempo que destacó la ilusión que “siempre tiene el Atlético” en cada curso. “Es una gran ventaja y una virtud. Siempre hemos estados ilusionados cada año”, añadió el presidente a la entrada del restaurante.

¿Volverá el Atlético a celebrar un título ahí esta temporada?

“Se me ha olvidado la bola. Si la hubiese traído te habría dicho día y hora. Estaremos encantados de volver aquí a celebrar lo que sea”, contestó entre bromas Cerezo, que admitió la “gran ilusión” que le hace jugar la final de la Champions en el Wanda Metropolitano.

También afirmó que los nuevos fichajes “se han integrado muy bien”. “Hay mucha unión y eso es muy importante para un club”, resaltó el presidente del Atlético, quien eludió pronunciarse sobre la ampliación de contrato con la que negocia el club con Diego Godín: “Hoy estamos en celebraciones, mañana renovaciones”.

Los canteranos Álex dos Santos y Roberto Olabe, el francés Thomas Lemar, el montenegrino Stefan Savic y el croata Nikola Kalinic fueron los primeros en llegar, a los que se fueron sumando después el resto de compañeros, ante la expectación de los medios de comunicación y de decenas de curiosos en busca de alguna foto.