MLB; Combo de noticias: José Ureña suspendido seis juegos por el bolazo propinado a Ronald Acuña Jr. Los Cardenales se ven como una amenaza en la Liga Nacional. Y MUCHO +

17/08/18
00:26 am

 

 

Associated Press
 

NUEVA YORK — José Ureña, pitcher de los Marlins de Miami, fue suspendido seis juegos y multado por una cifra no revelada, tras propinar un pelotazo a Ronald Acuña Jr, de los Bravos de Atlanta.

La oficina de las Grandes Ligas anunció las sanciones el jueves, un día después de que Ureña hizo un lanzamiento que impactó el codo izquierdo de Acuña. El golpe se presentó en el primer pitcheo del dominicano en el partido que los Marlins terminaron perdiendo por 5-2 en Atlanta.

Acuña había conectado jonrón en cinco juegos seguidos, antes de recibir el pelotazo. Durante los tres enfrentamientos anteriores ante los Marlins, había sacudido cuatro bambinazos, incluidos tres en los primeros turnos de la doble cartelera del lunes y del juego del martes.

El pelotazo de Ureña, considerado intencional por las mayores, privó a Acuña por el momento de conseguir cuatro vuelacercas en los primeros turnos de cuatro juegos seguidos. Estadísticamente, Acuña seguía en posibilidades de lograr la proeza, puesto que el golpe recibido derivó en que su turno del miércoles no se considerara oficial.

Ureña, de 25 años, tiene una foja de 3-12, con una efectividad de 4.74, en 24 aperturas. A menos de que apele, comenzará a purgar la suspensión el viernes en Washington.

También Eric Young, coach de la inicial de los Bravos, fue suspendido un encuentro y multado, por su participación en el altercado que siguió al pelotazo.

Acuña volvió a la alineación de los Bravos para el duelo del jueves por la noche ante Colorado. El cuerpo médico de Atlanta dio el visto bueno luego de que una tomografía no reveló lesiones graves.

Las radiografías habían descartado ya una fractura.


 

De repente, los Cardenales se ven como una amenaza en la Liga Nacional

MLB.com
 

Para el presidente de operaciones de béisbol de los Cardenales, John Mozeliak, el momento más difícil de la temporada se produjo hace poco más de un mes, cuando tomó la decisión de despedir al capataz Mike Matheny. La última vez que alguien no llamado Matheny o Tony La Russa había dirigido a la novena de San Luis fue en 1995, cuando Mike Jorgensen reemplazó a Joe Torre.

“Es mucho tiempo”, dijo Mozeliak. “Pero a medida que seguíamos yendo por mal camino, Bill [DeWitt, el dueño de los Cardenales] y yo sabíamos que era cuestión de tiempo. Pensábamos esperar, hacer las cosas al modo de los Cardenales, esperar hasta el invierno, cuando fuese más sencillo. Pero sabíamos que si esperábamos y lo hacíamos de esa manera, no tendríamos posibilidades esta temporada.

“Aún creía yo que teníamos una oportunidad. No estaba dispuesto a rendirme en ese momento, aunque [teníamos marca de 47-46 y estábamos a 7.5 juegos del primer lugar en la Central de la Liga Nacional]. Sentía que podíamos ganar, pero que necesitábamos un nuevo liderazgo para darnos esa oportunidad. Entonces, actuamos”.

Video: WSH@STL: Gomber fans 6 in 6 scoreless frames

Así fue que Matheny salió y Mike Schildt fue nombrado manager interino. Quizás Shildt logre mantenerse en el puesto si los Cardenales siguen jugando como lo han hecho desde que tomó las riendas. San Luis llegó al jueves con marca de 19-9 bajo Shildt. Los Cardenales han ganado 10 de sus últimos 12 partidos y ocho al hilo. Se encuentran a 4.0 juegos del primer lugar de su división, detrás de sus punteros Cachorros, y a 1.0 juego del segundo Comodín de la Nacional.

Lo que daba la impresión de ser una campaña perdida en San Luis, una de las capitales del deporte estadounidense, ha dado un giro sorprendente.

Eso no significa que los Cardenales vayan a alcanzar a Chicago o a superar a Milwaukee. Tampoco significa que se vayan a apoderar de uno de los Comodines de la Liga Nacional. Pero están nuevamente en la pelea y eso es lo que importa en San Luis. Es una muestra pequeña. Pero en cuestión de un mes, pueden suceder muchas cosas. Si no lo creen, pregúntenle a los Yankees.

“Disputas un juego difícil en abril o mayo y lo pierdes y te dices, ‘Espero que ése no me pase la factura en septiembre'”, dijo Mozeliak. “Uno siempre piensa así. Pero a medida que avanza la temporada, las derrotas difíciles empeoran y empiezan a surgir temas, positivos y negativos. Al final, agarras lo positivo y tratas de cambiar lo negativo si se puede.

Video: WSH@STL: Bader dives to the plate after a wild pitch

“El problema con los Cardenales era que durante dos años, no pudimos cambiar las cosas negativas. No fuimos capaces de cambiar la percepción de que no estábamos jugando un béisbol bueno, que no corríamos las bases con inteligencia, que no éramos un equipo sólido en cuanto a la defensa se refiere. Hubo muchas ocasiones en las que regalamos cuatro outs en un inning o cinco. Es muy difícil recuperarse de eso. Sentía que habíamos pasado mucho tiempo tratando de subir una roca por un montaña sin alcanzar nunca la cima”.

Después de una pausa, Mozeliak agregó, “Durante el último mes, hemos podido cambiar el guion”.

Mozeliak luego habló sobre la excelente temporada que ha tenido Matt Carpenter, después de comenzar flojo. Elogió la manera en que su receptor, el puertorriqueño Yadier Molina, ha trabajado con los pitchers jóvenes en una temporada en la que el dominicano Carlos Martínez se lesionó (lanzará desde el bullpen el resto de la temporada).

Mozeliak destacó cómo Mike Mikolas (12-3, EFE de 2.85) se ha convertido en una estrella y habló también sobre el muchacho de 22 años de edad, Jack Flaherty. Habló sobre el dominicano Marcell Ozuna, el bate pesado que agregó durante el invierno, quien está comenzando a despertar. Señaló que Paul DeJong, quien se encuentra en su segunda temporada como campocorto del club, está en salud y bateando jonrones luego de perder más de un mes, y que Jedd Gyorko se siente más firme como antesalista titular.

Video: Must C Catch: Bader flies to rob Harper on great grab

“Siempre hay que ver el producto que se está colocando sobre el terreno”, dijo Mozeliak. “Y últimamente, nuestro producto no solamente ha entretenido a los fans, sino que parece haberles dado energía”.

El resto del camino no será fácil para los Cardenales. Mozeliak sabe por qué se hundieron. Ahora, junto con los fans, el ejecutivo está viendo al equipo luchar para salir del hoyo y dar la pelea en lo que resta de la temporada.

“Cuando le das un vistazo a nuestra liga, la situación luce bien compleja, en el mejor de los casos”, dijo Mozeliak.

Hace un mes, todo estaba claro para el equipo de Mozeliak. Y no era nada bueno. Ahora los Cardenales le han dado un mes para el recuerdo a su fanaticada. Si mantienen ese ritmo, podrían complicar mucho más las cosas en el Viejo Circuito.

A veces despedir a un manager no cambia nada. Pero a veces, lo cambia todo.


 

¿Será Yusei Kikuchi el próximo estelar japonés en MLB?

MLB.com
 

La contienda por los servicios de Shohei Ohtani captó la atención del mundo del béisbol en invierno pasado, hasta que el japonés firmó con los Angelinos el 8 de diciembre.

Ejecutivos de equipos de MLB no creen que salga de Japón una estrella de la talla de Ohtani este próximo invierno, pero muchos piensan que podría estar disponible vía el sistema de posta el zurdo de los Leones de Seibu, Yusei Kikuchi.

Múltiples escuchas de Grandes Ligas han expresado que Kikuchi podría llegar a ser un segundo abridor en una rotación de las Mayores, gracias a una recta de entre 92 y 94 millas por hora. Una fuente indicó que Kikuchi podría permanecer el Japón para la temporada del 2019, si es que los Leones llegan a ganar la Serie de Japón este año.

De 27 años de edad, Kikuchi se ha pasado algo del 2018 en la lista de incapacitados debido a rigidez en el hombro de lanzar. Sin embargo, el viernes tiró 7.0 buenas entradas y se adjudicó su primera victoria desde el 22 de junio, según el Kyodo News.

Los números secundarios de Kikuchi han empeorado del 2017 al 2018, ya que su WHIP (bases por bolas más hits por inning lanzado) ha subido de 0.911 a 1.021 y su proporción de ponches por cada 9.0 entradas ha bajado de 10.4 a 8.1.

El ex lanzador de los Indios y Filis, Frank Hermann, juega ahora con Golden Eagles del béisbol japonés y ha visto de cerca a Kikuchi. Según Hermann, los bateadores no tuvieron “posibilidad alguna” ante el zurdo en el 2017. Sin embargo, este año ha sido diferente tal vez debido a los dolores en el hombro.

“La (velocidad) y la agudeza del slider no parecen ser las mismas que el año pasado. Lo positivo es que lo veo convertirse en un lanzador de más de dos pitcheos, lo que era el año pasado. Ahora, utiliza una curva y un cambio”.

Kikuchi nunca ha lanzado a nivel internacional con la selección japonesa. No está claro si lo hará en la Serie de Japón 2018 contra las estrellas de MLB.

Para esta próxima temporada muerta, MLB y el béisbol de Japón (NPB) utilizarán nuevas reglas en el sistema de posta. Todas las propuestas deben realizarse entre el 1ro de noviembre y el 5 de diciembre, con un período de negociaciones de 30 días después de eso. El cobro pagado al club de NPB por un equipo de MLB se basará en el valor garantizado del jugador en Grandes Ligas, empezando con el 20% de los primeros US$25 millones y continuando con el 17.5% de los siguientes US$25 millones. Después, se pagaría el 15% de cualquier monto más allá de US$50 millones.


 

 

 

¿Qué le pasa a Luis Severino últimamente? Podría ser su slider

MLB.com

Después de una gran primera mitad de temporada, en la que dejó una efectividad de 2.31, el dominicano Luis Severino no las ha tenido todas consigo en sus últimas siete aperturas. En ese trecho, el derecho de los Yankees ha permitido 30 anotaciones en 36 innings, para un promedio de carreras limpias de 7.50.

La situación hace preguntarse qué está pasando con el as de los Yankees. ¿Es esto simplemente un bajón en el peor momento o una señal de algo más serio? Veamos.

Tanto el equipo como Severino han insistido en que no se trata de un problema de salud. “No estoy cansado; no es nada fuera de lo normal”, dijo Severino tras permitir cuatro carreras en cinco innings el lunes ante los Mets. “Físicamente, creo que está bien”, añadió el manager Aaron Boone.

Lo primero que uno mira cuando trata de ver si hay un problema de salud es la velocidad de la recta, y pareciese que en este caso no hay mucho para preocuparse.

Primeras 18 aperturas: 97.7 mph
Últimas siete aperturas: 97.3 mph

Incluso, el lunes tiró cuatro rectas de 99 mph. No parece que la velocidad sea el problema. Dicho eso, en el lapso que estamos estudiando, se le ha bateado con facilidad la recta.

Video: NYM@NYY: Severino fans Conforto to strand bags loaded

Primeras 18 aperturas: .214 de promedio / .318 de slugging / 23% de tasa de swings fallidos
Últimas siete aperturas: 434 de promedio / .803 de slugging / 13% de tasa de swings fallidos

La diferencia en slugging es gigantesca, pero no hay mucho que ver con respecto a la recta. La velocidad es la misma. La rotación que le imprime a la bola no ha cambiado. La está utilizando con la misma frecuencia, el 50%. La está lanzando de strike la misma cantidad de veces, cerca del 60%. Estas son las primeras cosas en las uno se fija para explicar un cambio así, pero aquí no hay nada. Entonces, ¿qué está pasando?

A esta altura, permítannos lanzar una teoría: El slider de Severino ha sido mucho menos efectivo y debido a eso su recta ha sido también menos dominante.

A pesar de lo rápida que es- el año pasado fue la más veloz en promedio de todos los abridores — la recta de Severino siempre ha viajado relativamente derecha.

Obviamente, es un pitcheo muy eficaz, pero los bateadores de Grandes Ligas pueden arreglárselas ante rectas de casi 100 millas por hora si no éstas no se mueven mucho. A menos que queden fuera de paso esperando un pitcheo rompiente. En el caso de Severino, ese envío es el slider.

Video: NYY@CWS: Anderson smacks a solo homer to right in 5th

Durante buena parte del 2018, y al igual que en el 2017, el slider de Severino fue rápido y mortal. Pero al igual que la bola rápida, últimamente se la ha bateado con contundencia, si bien la tasa de swings fallidos sigue siendo la misma.

Primeras 18 aperturas: .152 de promedio / .217 de slugging / 38% de tasa de swings fallidos
Últimas siete aperturas: .271 de promedio / .508 de slugging / 38 % de tasa de swings fallidos

Es la misma historia: ese slugging de .217 estuvo entre los cinco mejores entre los abridores, y el .508 está casi en el foso.

La diferencia es que al contrario que con la recta de Severino, ha habido cambios claros -y probablemente no para bien- con su slider a medida que ha avanzado la campaña. El movimiento es diferente. La rotación de la bola sobre su propio eje es diferente. Es, simplemente, un pitcheo diferente.

En sus primeras 18 aperturas, Severino tuvo la tasa de rotación (o giros) más alta en el béisbol con su slider entre los abridores. Ese porcentaje ha empeorado casi siete puntos en agosto, y en sus últimas dos salidas los números han sido más bajos todavía.

Aunque la rotación de la bola cuando se tira un slider no siempre es indicativo de qué tan efectivo es el pitcheo, en el caso de Severino se suma otro problema: su slider se está moviendo menos horizontalmente, de 11 pulgadas de movimiento horizontal en abril a nueve en agosto. Y sí, dos pulgadas son mucho en términos de béisbol.

Lo mismo puede decirse en cuanto a la distancia que está cayendo. El slider de Severino bajó casi 40 pulgadas en abril. En agosto, está por debajo por 37 pulgadas. Los números no importan tanto como la conclusión: El slider de Severino se está moviendo menos.

Recuerden, así es como se supone que se vea ese pitcheo, cayendo y alejándose. Ahora imagínense qué pasa si se ve más plana. No es lo mismo.

Tweet from @PitchingNinja: Luis Severino, Disgusting 88mph Slider. 🤮 pic.twitter.com/FDws4mICS4

Por eso es que ya los bateadores no hacen swing en blanco ante tantos pitcheos de Severino fuera de la zona de strike (73% en abril y mayo, 63% desde entonces). También podría explicar por qué al quisqueyano le están dando menos rodados (66% en abril y ha bajado cada mes hasta llegar al 41% en agosto). Y es posible que ésa sea la razón por la que está tirando menos sliders de strike (58% en junio, 37% desde entonces). Quizás le preocupe dejarla colgando y que se la bateen lejos.

Ya se pueden imaginar cómo eso afecta la eficacia de la recta. Si ya no tienes que preocuparte porque Severino te engañe con el slider, te puedes sentar a esperar la recta. Es mucho más fácil pegarle a una bola rápida a 97 mph si no estás pensando en otra cosa. Cuando se trata de pitcheo, todo está conectado.

Video: NYY@CWS: Severino K’s 8 over 7 frames for 15th win

Ahora bien, el motivo por el que está pasando todo esto es algo mucho menos claro. Podría ser algo mecánico. Como dijo Severino después del juego de los Mets: “Sigo cometiendo los mismos errores, una y otra vez”. Eso ayuda a reforzar la idea de que no está “telegrafiando” sus envíos, porque que alguien anuncie sus pitcheos no hace que se muevan distinto.

Quizás lo que pasa con Severino es algo que se corrija con un pequeño ajuste aquí y ya, cosas muchas veces imperceptibles que los pitchers suelen hacer durante la temporada. El quisqueyano es simple y llanamente demasiado talentoso para no lanzar mejor de lo que lo ha venido haciendo en las últimas semanas. Esto podría ser simplemente un bache.

Pero tampoco es algo para obviar. El daño que le han hecho es real y Severino y los Yankees necesitan encontrar una solución. Después de todo, no hay garantías de que vayan a disputar el Juego del Comodín en casa. De hecho, no hay garantías de que los Yankees lleguen hasta allá. Los Yankees no lo van a lograr sin su as.


 

 José Altuve fildeó roletazos e hizo prácticas en el terreno del Minute Maid Park

MLB.com
 

El segunda base de los Astros, José Altuve, dio pasos significativos hacia su regreso de la lista de lesionados tras fildear algunos roletazos y realizar una práctica en el terreno del Minute Maid Park previo al encuentro del miércoles en contra de los Rockies.

Altuve, quien ha estado fuera de acción desde el 25 de julio con una dolencia en la rodilla derecha, declinó hablar con reporteros, pero el manager AJ Hinch expresó que “tuvimos un día bien bueno con José”. Hinch dijo que Altuve también corrió en el terreno más temprano ese día.

Aunque los Astros se toman el día libre el jueves [y viajan a San Francisco previo a su serie en Oakland], Altuve estuvo programado para entrenar en el Minute Maid Park, según indicó Hinch. Se espera que el venezolano viaje con el equipo durante su gira.


 

Aaron Judge espera comenzar a hacer swings “en seco”; podría regresar la próxima semana

MLB.com
 

NUEVA YORK – Tras recibir una inyección de cortisona en su muñeca derecha el martes, que según el jugador “definitivamente” le está ayudando, Aaron Judge tiene el objetivo de “acelerar las cosas” antes de que los Yankees viajen a Miami para disputar una serie de dos encuentros a partir del próximo martes.
 
En este momento, Judge no está seguro de lo que “acelerar las cosas” significaría, puesto que queda muy poco tiempo entre el jueves y el martes. Sin embargo, el cañonero dijo que podría incluir hacer algunos swings en seco o soltar el brazo.

Judge afirmó que esperaba que el tiempo original estimado que estaría fuera de acción sea preciso. No obstante, el jueves se cumplieron tres semanas desde que el toletero recibió un bolazo en la muñeca derecha por parte del derecho Jakob Junis. Judge está tomando más tiempo para sanar de lo que él y el equipo esperaban.

“No estoy frustrado con el tiempo que ha tomado mi recuperación; estoy frustrado por no poder jugar”, lamentó Judge.

El jonronero de los Yankees dijo que ya puede sostener y apretar un bate, pero cuando se le preguntó si se siente lo suficientemente bien para comenzar a hacerles swings a lanzamientos, el jardinero respondió, “Si me sintiese bien ya lo hubiese hecho”.


 

 
 

 Freddy Galvis ha asumido un rol de líder en el cuadro de los Padres

MLB.com
 

SAN DIEGO – Los Padres vienen experimentando con su roster, y lo seguirán haciendo por el resto de la campaña. San Diego se encontraba a 19 juegos del primer lugar en el Oeste de la Liga Nacional tras su derrota del miércoles por la noche frente a los Angelinos, pero cuenta con una de las mejores fincas de Grandes Ligas y varios prospectos ansiosos por recibir el llamado.

Wil Myers jugó como tercera base la noche del lunes, tras su regreso de la lista de lesionados, y tuvo ocho asistencias, quedando a sólo una del récord del club. El capataz Andy Green confirmó que el mexicano Christian Villanueva verá acción como segunda base.

Pero hay un jugador a quien los Frailes no moverán de su posición.

El venezolano Freddy Galvis – en medio de una campaña con calibre de Guante de Oro en su primer año como campocorto titular de los Padres – ha asumido el rol de mentor y guía en el clubhouse.

Mientras que Myers y Villanueva se ajustan a sus potenciales nuevas posiciones y los Padres continúan tratando de resolver el acertijo para encontrar la manera más productiva de utilizar a sus 25 jugadores, Galvis es inamovible.

“Nos facilita más las cosas, el hecho de tener un ancla consistente en el cuadro”, comentó Green acerca de Galvis. “Eso nos hace las cosas más fáciles para mover a los demás muchachos de posición, sabiendo que uno de ellos va a permanecer ahí para estabilizar a todo el grupo”.

El porcentaje de fildeo de Galvis es el tercer mejor entre todos los torpederos en las Mayores, y está a solo tres elevados (166) por detrás de Andrelton Simmons de los Angelinos por la mayor cantidad. Además, es el líder activo con más juegos disputados de forma consecutiva en Grandes Ligas con 284, desde el último día de la campaña del 2016, cuando todavía estaba con los Filis. El oriundo de Punto Fijo, Venezuela, ha sido titular en todos los juegos de los Padres en esta campaña.

Tiene sentido, tomando en cuenta que San Diego es el único conjunto sin un torpedero sustituto en el roster de 25. Y ahora Galvis tiene una nueva responsabilidad en un cuadro distinto.

“Sólo estoy tratando de ayudar a estos muchachos, mantenerlos a todos en la misma página e intentar saber qué piensan”, dijo Galvis. “Yo estuve en esa situación cuando estaba rotando posiciones. En ocasiones era complicado.

“La comunicación es lo más importante”, añadió. “Es algo que hemos estado haciendo. Ayer hablé con Wil (Myers) sobre lo que pensaba,y todo lo demás. Trato de ayudarlo para que pueda anticipar jugadas y a los corredores”.

Galvis ha visto un cambio en su producción ofensiva, algo con lo que el venezolano de 28 años de edad no ha sido reconocido a lo largo de su carrera. En la parte baja de la cuarta entrada del juego del martes, que terminaron perdiendo los Padres por 7-3, Galvis disparó un jonrón en solitario frente al abridor de los Angelinos, el panameño Jaime Barría, hacia la terraza T-Mobile. Fue su tercer juego al hilo detonando un cuadrangular, un tope en su carrera.

“Freddy ha estado haciendo buenos swings desde la pausa del Juego de Estrellas”, dijo Green. “Creo que ha tenido muy buenos turnos, los cuales han ido mejorando a lo largo del último mes”.

El tablazo fue su décimo de la temporada. Galvis también encabeza su equipo con 50 remolcadas.

Galvis será agente libre al finalizar esta temporada, y con el esperado prospecto dominicano Fernando Tatis (el mejor de toda la organización, según MLB Pipeline) y el mexicano Luis Urías (cuarto) cerca de la Gran Carpa, no hay garantías de que los Padres puedan darle la oportunidad de volver a firmar. Green ha indicado que le gustaría ver a Galvis de regreso y el venezolano dice lo mismo.

“Veo bien a los jugadores, el cuerpo de instructores, la ciudad, el equipo; me encanta todo eso”, dijo Galvis. “Quiero estar aquí unos cuantos años más, así que veremos qué pasa”.


Fuertes reacciones tras bolazo que le propinó José Ureña a Ronald Acuña Jr.

MLB.com
 

ATLANTA – Casi tres horas después de los hechos, el manager de los Bravos, Brian Snitker, aún estaba bien enojado y el dirigente de los Marlins, Don Mattingly, se encontraba en la incómoda posición de opinar sobre la situación en la que su abridor, el dominicano José Ureña, le dio un bolazo al venezolano Ronald Acuña Jr. en una victoria de Atlanta sobre Miami el miércoles.

“Lo único que estaba haciendo era jugar”, dijo Snitker acerca de Acuña. “No estaba haciendo nada para hacer quedar mal a nadie. Es un muchacho joven y talentoso. Es una lástima que haya pasado eso. ¿Qué pasaría si le dieran el pelotazo y se le fracturara el codo para terminar con su temporada? Con lo que estamos tratando de hacer aquí, no hay razón de eso. Este es un juego”.

Todo luce indicar que Acuña evitó una lesión de mayores proporciones. Las radiografías demostraron que el codo izquierdo no sufrió fractura alguna, pese al impacto de una recta de 97.5 millas por hora de parte de Ureña-la mayor velocidad del dominicano con un primer pitcheo de todas las salidas de su carrera.

“Hablamos con José justo después del partido y, básicamente, él dijo que sabe que este muchacho venía bateando bien”, expresó Mattingly. “Trataba de hacerle un pitcheo pegado. Ese era el propósito. Eso es exactamente lo que nos dijo.

Yo había hablado con él antes del juego y le dije, ‘Este muchacho está dando buenos swings. Tenemos que hallar la manera de hacerle out, ¿verdad?'”

En un principio, Ureña no fue expulsado del juego. Pero después de una reunión entre los árbitros, el derecho sí fue enviado a las duchas.

“Trato de salir y llegar lejos en el juego”, dijo Ureña. “Con el primer pitcheo uno da un bolazo. (Los umpires) sabían que era un error y me dejaron terminar de calentar. Pero esa gente se volvió loca y empezó a atacarme. No sé qué buscaban. Simplemente me eché para atrás y traté de seguir con mi plan”.

Aun antes del incidente, había motivo para pensar que podía pasar algo. Acuña había dado ocho jonrones en sus ocho partidos anteriores y trataba de convertirse en el primer jugador de los Bravos en conectar cuadrangular en seis encuentros al hilo-una racha que sigue vigente, ya que el venezolano no agotó turno oficial alguno antes de abandonar el choque del miércoles. Sin embargo, su intento de dar vuelacercas como primer bate en su primer turno sí fue frustrado por Ureña, quien fue líder de Grandes Ligas en el 2017 con 14 pelotazos propinados y este año encabeza la Liga Nacional con 11.


 

 El codo de Ronald Acuña Jr. no tiene daños; el venezolano está “día a día”

Associated Press
 

ATLANTA — El novato Ronald Acuña Jr. no sufrió una lesión en su codo izquierdo, aunque el novato venezolano de los Bravos de Atlanta deberá ser evaluado día a día tras el pelotazo que le propinó José Ureña de los Marlins.

Los Bravos informaron el jueves que la tomografía realizada a Acuña fue normal. Las radiografías también dieron negativo.

El dominicano Ureña fue expulsado en el juego del miércoles tras golpear a Acuña con el primer lanzamiento del partido, algo que Atlanta consideró como un acto intencional. El lanzador de Miami negó haber actuado de mala fe y dijo que solo quiso lanzar ceñido al cuerpo. Acuña tuvo que salir del partido en la parte alta del segundo episodio.

Acuña, de 20 años, se presentó al partido con jonrones en cinco partidos seguidos, incluyendo cuatro cuadrangulares en tres juegos ante Miami — tres al tocarle abrir la alineación.

El manager de los Bravos Brian Snitker también fue expulsado por liderar a su equipo hacia el terreno para confrontar a Ureña. No se lanzaron golpes y los Bravos acabaron imponiéndose 5-2 para mantener su ventaja de dos juegos sobre Filadelfia en la División Este de la Liga Nacional.

Atlanta recibe a Colorado la noche del jueves.

 

Tomado de: LasMayores.com

 

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.