Estelares del Guaso

20/08/18
7:40 am
 
 
 
Giorvis Duvergel (izq) es uno de los iconos del béisbol en Guantánamo en las últimas décadas. Foto: Lorenzo Crespo / Venceremos.
 

Estelares del Guaso

 

Aunque hoy no viva su mejor momento, Guantánamo ha legado muchas luminarias al béisbol cubano. Desde que llegó al Guaso a fines del siglo XIX, la pelota encontró tierra fértil para su desarrollo y no fueron pocos los guantanameros que destacaron en equipos de la antigua provincia de Oriente.

Luego, en las primeras Series Nacional, tampoco era difícil encontrar buenos jugadores de esa región, e incluso con el tiempo algunos llegaron a ser campeones con los uniformes de Orientales, Serranos y hasta del equipo Cuba.

A fines de los noventa los guantanameros clasificaron por primera vez a los play off y desde entonces se han consolidado en el imaginario besibolero como “los Indios del Guaso”, aunque con un paso irregular. Fuera de Cuba, algunos de sus hombres han logrado llegar al más alto escalón rentado.

De los antes y los de ahora, conformamos entonces un All Stars histórico de Guantánamo. Con esta selección continuamos la serie que OnCuba dedica a los mejores peloteros de Cuba de todos los tiempos.

Receptor: Sin ser espectacular el más indicado me parece Roberto Borrero, pues los del Guaso no han sido prolíferos en buenos receptores. Borrero fue de los más estables, con 18 Series en las cuales casi llega a los 1,000 hits, lució promedio ofensivo de .265 y 429 impulsadas. En su contra hay que mencionar los ponches recibidos, pero su defensa de .981 es óptima, más si comparamos la cantidad de bases que le robaron contra los hombres puestos out, 490 por 407.

Agustín Lescaille. Foto: Desde mi palco de fanático.

Primera base: Puede mencionarse el récord de lances sin error de Yoennis Southeran, pero antes tuvo un ídolo a seguir, Agustín Lescaille, quien, además, es el mayor jonronero (212) de todos los tiempos en el extremo oriental (si bien Reinaldo Fernández también mostró su fuerza jugando por Camagüey).

La elasticidad de Lescaille era proverbial, al extremo de que ganó el sobrenombre de “El hombre de goma”; también lo fue su resistencia durante 22 temporadas, válidas para ocupar el cuarto puesto en partidos jugados. Conectó más de 2,000 jits y empujó más de 1,000 carreras, pegó más de 300 dobletes y fue buen robador con más del 60 por ciento de efectividad.

Muchas veces fue refuerzo imprescindible del equipo Serrano en las Series Selectivas y tras analizar su currículo queda la impresión de que fue desestimado injustamente de la selección nacional: terminó primero en participación en doble plays, outs y lances, cuarto en veces al bate y sexto en comparecencias al plato.

Segunda base: Entre los aspirantes podrían estar Aldo Salvent (años 50) y Yoilán Cerce (siglo XXI), pero Andrés Telemaco (década del 60 y principios del 70) fue uno de los más espectaculares infielders a principios de las Series Nacionales. Su rápido pivoteo, en coordinación con el granmense Agustín Arias, hacía las delicias de los fanáticos, lo mismo con Oriente, Orientales o Mineros. También integró la histórica selección al Mundial de República Dominicana 1969.

En 13 campeonatos conectó 465 hits para .260 de promedio. Su defensa de 953 fue discreta, pero hay que atender su rating de época, el mismo que lo ayuda como el clásico chocador al ostentar un buen OBP. Además, fue el primer bateador en Series Nacionales en conectar seis indiscutibles en un juego y exhibió buena efectividad en el robo de bases (72 robadas por 39 outs).

Campo corto: Mi voto es para Dainier Moreira. De trotamundos entre Holguín y Guantánamo, llegó a la selección nacional gracias a una nebulosa permuta hacia el fallido dream team matancero que formó el manager Víctor Mesa. También reforzó a Ciego de Ávila y Pinar del Río en Series del Caribe.

Con buen bateo de por vida (.314) y aceptable defensa (.962) Moreira supera a otros campocortos del Guaso, como a Jesús Ruiz (años 90), e incluso concretó más doble plays que Telemaco, aunque muchos no fueron con Guantánamo. En nueve Series casi llegó a los 100 dobletes, aunque su slugging es bajo, y solo empujó a 278 corredores.

Tras abandonó una concentración del equipo Cuba, no logró consolidarse como profesional con los Marineros de Seattle y recaló en los Cangrejeros de Santurce, Puerto Rico, con los que bateó para .289, y en doble AA con Lincoln y Cleburne.

Tercera base: En esta posición, Alexis Laborde luce por su productividad a la ofensiva, pero no fue igual con el guante y de acuerdo con el rating de época no puede compararse con un amateur de los años 30 y 40: Luis Suárez, que es entonces mi elegido.

Suárez nació en Alto Songo, en la frontera de las actuales provincias de Santiago de Cuba y Guantánamo, pero su mote de “La Montaña guantanamera” fue la primera bengala de esta actual provincia. Se le considera el pionero de este terruño en llegar a una selección cubana, y también lo hizo, aunque muy fugazmente, en las Grandes Ligas con los Senadores de Washington.

Antes había sido uno de los más potentes bateadores del circuito amateur cubano, con el club Fortuna, desde donde fue seleccionado para el equipo Cuba en las Series Mundiales de 1942 y 1943. En la primera bateó .579 y en la segunda .371, siendo líder en jits, triples e impulsadas.

Luego firmó con los profesionales y se fue a los Estados Unidos en un extenso periplo por las Menores entre 1944 y 1952 –nueve equipos desde clase A hasta D–, paso en el que se incluye la Liga Internacional de la Florida con los Havana Cubans y Tampa.

Right field: Roberquis Videaux (finales de los 90 y principio de los 2000) ha sido uno de los bateadores zurdos de más poder en las Series Nacionales, incluso fue champion bate en 1998 (.393).

A puro batazo se ganó un puesto en el equipo Cuba y no defraudó en el Mundial de de Italia 98 en el que líder en anotadas y jits, con .484 de average, y tampoco en los Centroamericanos de Maracaibo, en los que proemdió .480. Sin embargo, su rendimiento en la selección fue en declive poco a poco al tener malos torneos en los Panamericanos de Winnipeg 99, la Copa Intercontinental Cuba 2002 y el Mundial Taipei 2003.

Con Guantánamo se mantuvo con un puntal al bate e incluso fue líder jonronero del campeonato de 2001 (23). En 15 temporadas conectó .322, con 130 jonrones, 503 de slugging, y un buen 980 defensivo.

Roberquis Videaux. Foto: Granma.

Center field: El puesto debe ser, sin dudas, para Giorvis Duvergel (principios del siglo XXI) por su versatilidad como primer bate, su rapidez, desplazamiento y factor de rango a la defensa.

Este zurdo era buen tocador y veloz en el robo de bases –es el mayor robador histórico entre los guantanameros–, aunque debió explotar mucho más cuando llegó al equipo Cuba. También asombran sus 138 jonrones como hombre proa.

Su .327 ofensivo por 16 Series es harto elocuente. Por demás, superó los 1,400 hits, con más bases por bolas que ponches, ideal discriminación para el primero en la tanda.

Debutó en la selección cubana en el Mundial de 2001, luego participó en los Centroamericanos de Cartagena 2006, y la Intercontinental de Taipei ese año, aunque no hizo el grado al Primer Clásico. Un año después fue campeón en los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro, plata en el Mundial de Tapei y otra vez plateado en los Olímpicos de Beijing 2008.

Left field: Todos los jardineros de esta selección son bateadores por encima de 300, pero Ariel Benavides (década del 90) parece el indicado para el ala izquierda al ser el segundo jonronero histórico de Guantánamo. De su swing rapidísimo salieron 176 pelotas por encima de las cercas, también 1,210 hits y 208 tubeyes, válidos para average de .313 y slugging de 517 –el mejor histórico en su equipo– en 15 temporadas.

Su promedio defensivo de .956 no es alto para un jardinero, pero quien batea con fortaleza tiene que ser regular, sin que los ponches del típico slugger sean menoscabo. Se gana por carreras y Benavides fletó 652 para el plato.

Tres veces fue internacional por Cuba –dos Mundiales, 98 y 2003, y un Centroamericano, 98–. Además, fue líder en cuadrangulares (25) en 1996, refuerzo de Serranos y Orientales en Selectivas y también participó en Copas Revolución.

Batedor designado: En la búsqueda de un bateador nato para este puesto hay varios sluggers con el inseparable poco tacto que los identifica. Dentro de este grupo está Leonel Bueno, con 117 vuelacercas en 16 años y 460 carreras impulsadas, pero el descartado como antesalista Alexis Laborde (finales de los 90 y principio de los 2000) lo supera en casi todos los aspectos, en casi igual época, en igual cantidad de torneos y al menos hizo un equipo nacional para la copa de Barcelona 97.

Laborde botó 10 pelotas menos que Bueno, pero tuvo más tacto (más de 1,300 hits) y mejor frecuencia de impulsadas -aunque también de ponches, su punto flaco como ya se dijo–, y ponía más bolas en juego. Por eso le doy mi voto.

Utility: No puedo dejar fuera de este All Stars a Aldo Salvent (años 50), a pesar de la presencia en la intermedia de Telemaco. Este profesional en su condición de suplente podía hacerlo en casi todo el infield.

Cuando casi no había jugadores del Guaso en los equipos profesionales y amateurs de Cuba él coqueteó con la selección nacional de los Centroamericanos del 46 y luego como rentado bateó para un discreto. 230 con el Marianao y el Habana. Fue el primer guantanamero en una Serie del Caribe, cuando los Tigres de la “ciudad que progresa” –lema de los de Marianao– se impusieron en el área.

De la lista de aspirantes a integrar este equipo es oportuno mencionar a Oscar Rodríguez y aclarar que Fermín Laffita se hizo santiaguero por desempeño y holguinero por residencia, mientras que Alcides Massó y Reinaldo Fernández siempre actuaron por Camagüey, al igual que Leonardo Goire con Matanzas y otros más que emigraron a otras provincias.

Lanzadores: Incluyo tres nombres de la etapa profesional anterior a 1959: Eddy Abad, Antonio “Chicuelo” García y Wilfredo Salas; a otro que es la conexión de las dos épocas, Alfredo Street; también a un trío de las Series Nacionales compuesto por Osvaldo Duvergel, Alfonso Illivanes y Giorgi Díaz; y a otro trío que aunque pasó por las Series llegó a MLB: Onelkis García, Roenis Elías y Dalier Hinojosa.

Reconozco que otros pudieran rozar esta idílica selección, como Leonides Turcás, Reembert Abella o Emiliano Diament, pero en ella hay tres ligamayoristas y apenas 10 cupos en el bull pen ideal.

Eddy Abad (fines de los 50) nació en Baracoa, pero se fue a jugar con el Artemisa de la Unión Atlética Amateur. En Estados Unidos pasó por sucursales de los Senadores de Washington, y jugó en Florida, Nueva York y en Pensilvania, todas franquicias de Ligas Menores. Fue reserva del Marianao y en 1959 estuvo en la Liga Mexicana con el Veracruz.

Antonio García “Chicuelo” (primer quinquenio de los 50) nació en el central Ermita. Fue prometedor derecho del Fortuna en la Unión Atlética Amateur de Cuba, luego pasó a la pelota rentada en la Liga Internacional de la Florida con los Pilotos de Lakeland en 1950, con los que ganó 10 y perdió 14. Con Marianao fue principalmente relevista, con pocas decisiones (4 y 3), pero con buen PCL de 2,97. En Venezuela su paso fue fugaz y sin buena suerte con los Leones de Caracas entre 1954 y 1955.

Wilfredo Salas (años 40) jugó en ligas profesionales de Cuba, Estados Unidos, República Dominicana, Venezuela y México. En la Isla fue casi siempre relevista, aunque luego en México se destacó como ponchador con las Águilas de Veracruz. Además de su tránsito por las Ligas Negras con los New York Cubans, en su hoja de servicios hay diez años en Ligas Menores y una Serie del Caribe con el Magallanes venezolano.

Alfredo Street (década del 60) es para muchos símbolo del capitalino team de los Industriales, pero cuando el pichón de Boquerón llegó a La Habana ya su hoja de servicio por Oriente era muy amplia y hoy tal vez no muchos la recuerden. De varias selecciones de Guantánamo pasó a los Mulos de Nicaro, luego a la Liga de Pedro Betancourt, en Matanzas, y al central Cunagua dentro de la Liga Intercentrales Azucareros de Cuba, hasta emigrar a La Habana, donde integró los Telefónicos, antiguo equipo exclusivo para blancos.

Su paso por Industriales le valió su entrada al equipo Cuba en los Panamericanos Chicago 1959, la Serie Mundial Amateur de San José 1961, los Centroamericanos de Kingston 1962 y San Juan 1966 y nuevamente los Panamericanos de Winnipeg 1967.

En ocho Series Nacionales ganó 33 y perdió 26, pero su promedio de limpias terminó en un exquisito 2,01; además le batearon muy poco  (.199). Aunque lo anterior fue con los Azules hay que tener en cuenta su origen real para ubicarlo con Guantánamo, donde sí actuó antes de 1959, a diferencia de casos similares como Oscar Gil –con tres inocuas series en Guantánamo, pero con mayor valoración en Holguín, con el cual obtuvo los mejores lauros– o Vicyohandry Odelín (siempre con Camagüey).

Alfonso Ilivanes (mediados de los 70 hasta mediados de los 80) en 1982 ganó 10 para su equipo en la Serie Nacional, lo que le valió incluirse en una preselección que enfrentó a profesionales mexicanos, y luego con Orientales, en la Selectiva, concluyó con 9 y 7, y un promedio de limpias de 2,63. Con esta credencial estuvo en el equipo Cuba que terminó en plata en los Centroamericanos de La Habana.

Sin una novena de gran respaldo –formó parte tanto de Cafetaleros como de Guantánamo–, casi completa las 100 aperturas por espacio de 11 temporadas, en las que ganó 87 y perdió 101. También logró 15 blanqueadas y un promedio de limpias de 3,68. En Selectivas integró las nóminas de Orientales y Serranos.

Osvaldo Duvergel (década del 80 y principio de los 90) fue el más consistente de los pitchers guantanameros en las Series Nacionales, uno de los de más temporadas y que integró los equipos Serranos –al cual ayudó a ser campeón de manera determinante– y Orientales en las Series Selectivas. En todos esos torneos acaparó cuatro veces lideratos en victorias (entre 9 y 13 éxitos), juegos completos y lechadas, en ocasiones en su zona clasificatoria y en otras a escala total del evento local, lo cual le abrió paso a dos Copas Intercontinentales (1989 y 1991) y a unos Juegos Panamericanos (1991) vistiendo el uniforme de Cuba.

En 15 Series Nacionales terminó con balance de 129 y 134, 125 relevos, actuación en 394 juegos, 24 lechadas, 4,29 como promedio de limpias y 899 ponches.

Giorge Díaz (finales de los 80 y principios de los 90) fue el derecho que le ganó la final a Taipei de China en el debut del béisbol olímpico en Barcelona 92. Un año después también fue a la Copa Intercontinental de Italia. Para llegar allí el hombre del municipio Manuel Tames tuvo espectacular temporada, haciendo estragos con su singular ángulo por el lado del brazo a base de sinker y slider.

A pesar de liderar en poches en 1991 y ser el de más victorias en 1990, 1991 y 1993, la calidad de su equipo no le acompañó y tras 10 temporadas en le box concluyó con 70 éxitos y 83 derrotas, aunque con buen promedio de limpias de 3.81 y casi el doble de ponches contra bases por bolas. En 1998 fue el mejor en lechadas y condujo a Guantánamo a su primera post temporada. Como refuerzo de Orientales y Serranos en las Selectivas sus actuaciones tuvieron más respaldo, de hecho fue campeón con estos últimos en el épico torneo de 1992.

Onelkis García (2007 hasta la actualidad) con 12 ganados y 12 derrotas en tres Series Nacionales, y 4,73 de limpias, casi nada avizoraba su futuro derrotero. Luego de emigrar pasó por las Ligas Menores en Rancho Cucamonga, Chatanooga y Alburquerque antes de debutar en las Grandes Ligas con los Dodgers de Los Ángeles, con los que apenas dio un boleto, pero se convirtió en el primer guantanamero nato en actuar en un box de MLB.

Luego volvió a las inferiores con Omaha, Arkansas, Birmingham y en la Liga Mexicana con los Diablos Rojos (concluyó con 10 y 10 en las Menores, con 4,18 de efectividad) antes de retornar al circuito mayorista con los Reales de Kansas City, como relevista con lamentable tendencia wild.

Los Tigres de Licey, en República Dominicana, fueron otra opción (3 y 2, PCL 2,77) , pero definitivamente Onelkis se abre paso en la Liga Japonesa con los Dragones de Chunichi, de la Liga Central, donde promedia por debajo de 3,00 carreras en efectividad, con WHIP de 1,28 y aperturas de calidad.

Roenis Elías (siglo XXI) es el segundo lanzador guantanamero en llegar a las Grandes Ligas, también siniestro. Lo hizo con Seattle y asombró a muchos, al no exhibir con anterioridad números atractivos en Series Nacionales.

En apenas dos años había relevado más de lo que había abierto y su balance de 7 y 10 con pésimo promedio de 7,37 no auguraba éxito como rentado. No obstante, se impuso en Estados Unidos con 17 y 20 con los Marineros, hizo escala con los Medias Rojas de Boston –con muy discreta actuación– y retornó a Seattle, con los que en 2018 exhibe menos de 3,00 carreras limpias por juego.

Dalier Hinojosa también llegó a MLB luego de integrar equipos nacionales. Tiene el record de un no hit no run a Sri Lanka, entre los universitarios, insuficiente medidor, pero que no deja de ser exótico.

Como curiosidad, el derecho nació en Isla de la Juventud, pero estuvo siempre vinculado al extremo oriental de Cuba. Con su equipo Guantánamo en 8 Series Nacionales ganó 42 y perdió 40, con 4,30 de PCL

Después su carrera en las Grandes Ligas fue exitosa, pero fugaz por una lesión en el hombro, con Boston y Filadelfia –en especial en este último equipo–, tras lo cual dejó una excelente huella de 31 ponches en 35 innings, 5 victorias y 2 derrotas, y 1.51 de limpias.

Director: “El Mago” Servio Borges (fines de los 60 hasta el 2000). Aunque se le recuerde más por su debut con Azucareros y por su récord de ganados con el equipo nacional este técnico nació en la porción más oriental de Cuba.

De graduado de Cultura Física pasó a ser el manager campeón con los “dulcísimos” de Las Villas y ese mismo año 1969 no se conformó con ser el director más joven de la selección nacional, sino que alcanzó uno de los triunfos internacionales más espectaculares al derrotar a Estados Unidos en el mundial de República Dominicana. Así inauguró la llamada revolución técnica y arrasó con el equipo Cuba en la mayoría de los eventos internacionales, casi siempre con decisiones arriesgadas, polémicas, pero exitosas de manera providencial. Por algo le apodaron “Mago”.

Borges llegó a ser director de la Comisión Técnica y Presidente de la Federación Cubana de Béisbol. También ganó la oncena serie con Azucareros, al dejar al campo a Mineros, y vino desde el extranjero a reanimar a La Habana con la corona en la Selectiva de 1990.

También es recordado por medallas de plata muy sufridas, como las de la Copa Intercontinental Edmonton 81, los Centroamericanos La Habana 82 y la olimpiada Sidney 2000, pero fue indiscutiblemente uno de los mejores técnicos por casi tres décadas, con ocho Mundiales (1971, 72, 73, 76, 78, 80, 90), tres Panamericanos (1971, 75 y 79, cuatro Centroamericanos (1970, 74, 78 y 90) y una Copa Intercontinental (1979) en su haber.

 
 
 
 

28 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Andrés R en 20 agosto, 2018 a las 9:33 am
    • Responder

    Por encima de Moreira en el campo corto yo situaría al ¨Morito¨ Bragin Assef que jugó muchas temporadas con Guantánamo y era un torpedero más integral, creo que hoy reside en Perú y trabaja con el beisbol de ese país.

      • O. Pimentel en 27 agosto, 2018 a las 2:32 pm
      • Responder

      Saludos Andrés. En efecto pens’e también en Assef, pero su bateo es muy pobre como para un equipo ideal. Si bien es cierto fue defensivo tuvo series incluso por debajo de 190 puntos a la ofensiva, por tanto a la postre Moreira le saca mas de 100 puntos de ofensiva total de por vida. Eso es demasiado. Aun con sabermetría Bragin queda por debajo, pues ponía menos bolas en juegos y si comparamos su aporte contra el promdio de su liga en su época tampoco supera a Moreira. Además Dainier se probó en el equipo nacional y en el profesionalismo Cómo hubiera sido Assef en la pelota rentada? No lo sabremos nunca, por eso prefiero guiarme por los números.

  1. Muy buena la Selección,con argumentos sobre algunos que aunque no están, fueron mencionados, por lo que al menos, se tuvieron en cuenta, creo que entre ellos se pudiera haber mencionado tambien a Wilfredo Hernandez, que incluso tambien llegó a hacer el Equipo Cuba, así como a los hermanos Dranguet y a Gerardo Simón.Sin embargo para mi criterio y respetando la elección de Borrero claramente por su ofensiva, para mi Gumersindo Salazar está por encima de él posición, porque esa posición es netamente DEFENSIVA y ahí ese Receptor era un chinchete, y digo mas, si en estos momentos Guantanamo tuviera un Receptor como Gumersindo, sus resultados fueran muy superiores.Saludos

      • Amaya en 20 agosto, 2018 a las 2:36 pm
      • Responder

      De acuerdo con LUIFI, creo que Oscar Rodríguez debió estar en esa selección, hizo muchos equipos Cuba B, porque en aquellos tiempos de Casanova, Gourriel, Capiró, Wilfredo y Fernando Sánchez, Fernando Hernández y Lázaro Junco, realmente nunca pudo hacer el grande, pero bateaba a su antojo, también deberia estar Gerardo Simón, llego a ser lider de los bateadores en la selectiva del 83, y Wilfredo Hernández que también hizo por las mismas razones que Oscarito el equipo Cuba B, pero Wilfredo era antes de Pacheco el 2da base regular de Orientales en la selectiva y para mi Gumersindo Salazar es el mejor receptor, tuvieron otro como Jesús Pons, que después se fue exitosamente para el softboll, en el que integró los equios Cuba, en el SS me quedo con el “Moro” Assef

      • O. Pimentel en 27 agosto, 2018 a las 2:37 pm
      • Responder

      En efecto LUIFI, opté por mayor ofensiva con Borrero. Pensé en Oscar, incluso tenía su foto para la infografía, pero como norma para todas las provincias solo coloco regulares y diez pitchers, entonces comparativamente se me quedaba por debajo de otros.
      A Wilfredo sí lo olvidé, pero es que ya con Aldo Salvent no había alternativas, a no ser mencionarlo, porque era o ese o Telemaco en la intermedia.
      En cuanto a Assef lamentablemente no lo ayudaba su porciento de embasado ni de bolas en juegos, además de tener bateo bajo.

    • Lisandro Rene Duvergel Smith en 20 agosto, 2018 a las 12:08 pm
    • Responder

    de todo en una sola posicion discrepare y es en la tercera base donde yo pondria a Vismay santos que dejo mejore numeros ofensivos y defensivos en mayor espacion de tiempo , la diferencia es muy tenue , por lo demás de acuerdo en todo

      • O.Pimentel en 27 agosto, 2018 a las 2:40 pm
      • Responder

      Lisandro: Es evidente que solemos, me incluyo, juzgar por lo que vimos. yo también vi el desempeño de Vismay, pero si utilizamos el rating época no tenía el aporte sobre los números de su propia liga que Luis Suárez. Es muy difícil sopesar a Santos por encima de uno de los mejores bateadores de los 40 y que además llegó a las Grandes Ligas, he aquí puntos demasiado fuertes.

    • Abel Zaldivar en 20 agosto, 2018 a las 7:07 pm
    • Responder

    A proposito de la presencia de Ariel Benavides en este listado me gustaría decir algo que ví ayer en la transmisión del juego. Es que él mismo fue excluido como entrenador de los Indios del Guaso este año porque le dijeron que no era Licenciado. Resulta inconcebible que a una figura histórica para Guantánamo, integrante de varios equipos Cuba cuando ello era dificilismo y más para alguien viniendo de esa provincia (por el problema de la fatalidad geográfica) lo traten así, tal vez no sea Licenciado pero si tiene muchísima experiencia dentro y fuera del país como para no ser marginado de este modo. Además, su hijo tuvo que irse a jugar con Ciego de Ávila porque le dijeron que en su provincia no hacía falta y sin embargo Ciego, una provincia con mucha mejor nómina lo tiene de titular. ¿Quién se habrá equivocado aquí.

      • O. Pimentel en 27 agosto, 2018 a las 2:43 pm
      • Responder

      Abel: Coincido con Ud. Este de Benavides no es el primer caso. Al principio de la Revolución por prejuicios fueron apartados muchos peloteros profesionales de los entrenamientos en las Series Nacionales. Alguien decía eran mala influencia por ser del béisbol esclavo (como si esos jugadores no hubieran sido los esclavos) y luego vino la revolucion de la EPEF, gente muy graduada pero sin el know how de peloteros curtidos. Cosas de nuestra pelota.

  2. Tengo mis dudas en las posiciones, no recuerdo a Ariel Benavides jugando en Lef Field, considero que si hubiesen puesto tres jardineros sin ordenarlos por posición quedaba mejor; sino busquen las estadísticas, jugó mucho más el derecho que Videaux e incluso hubo campañas que lo pusieron en el center, por el poderoso brazo que tenía, pero en el izquierdo,???, busquen las estadísticas y verán que jugó muy pocas entradas allí, lo otro para mía Gumersindo Salazar fue mejor receptor que Borrero; recuerden que incluso cuando se hacía el equipo Orientales a las selectivas el estaba ahí.
    Saludos

    • Arnold en 21 agosto, 2018 a las 9:11 am
    • Responder

    Realmente la fatalidad geográfica es muy determinante si de Guantanamo se trata, con hombres como Servio, Venavides, G.Duvergel, Videaux, Lescaye, Afredo Street y tantos entre los que muchos han tenido que jugar fuera de Guantánamo, esta provincia podría darle horas a Rodolfo para hacer comentarios de excelentes peloteros. Algunos nos confunden hablandonos de peloteros como grandes figuras en otras provincias que nunca fueron regulares en el equipo Cuba y que si hubieran jugado con Guantánamo nunca se mencionarían.

    • Ramón García en 21 agosto, 2018 a las 10:12 am
    • Responder

    Coño, la gente de mis tierra !
    Yo también pongo a Sindito por arriba de Borrego, y a Wilfredo detrás de El Tele. También se debió mencionar a Ramón Otamendi, que era guantanamero.
    Me siento obligado a hablar de mi tío Antonio “Chicuelo” García, que en la familia lo llamábamos “Toño”.
    En la década de los 50 asistió a los entrenamientos de primavera con los Senadores, también jugó en Colombia y Mexico, donde un año terminó con 11 y 2 y el día 30 de Diciembre de 1952 propinó no hit no rum a Los Diablos Rojos pitcheando por Veracruz.
    Además, en 1950 en la Liga Internacional de la Florida le ganó a los Cuban Sugar Kings contra el pitcher Kike Hernández 3 carreras a 1.
    Guardo celosamente todos los documentos de la época que avalan su trayectoria, incluyendo los periódicos y fotos.
    Falleció en Nueva Yersey en 2014.
    Disculpen, pero es el orgullo deportivo de mi familia.
    Saludos

      • Amaya en 21 agosto, 2018 a las 11:11 am
      • Responder

      Ramon, pero Ottamendi siempre jugó por Santiago, que además era el tercera base regular de Orientales en las selectivas, muy bueno al bate, recuerdo hizo el equipo grande a los Panamericanos de Caracas 83, que ahora por cierto van a cumplir 35 años de aquel triunfo, lo dirigio Pineda y Rogelio García fue el pitcher que gano el juego final con Estados Unidos que a la postre fue bronce porque Nicaragua fue segundo, esa fue la competencia de los 6 bolazos del pitcher de Dominicana y al que Muñoz 6ta victima le fue para arriba con el bate

      1. 1983, Caracas, Venezuela

        Cuba con balance de 9-0 no solo triunfó por cuarto torneo seguido en el béisbol Panamericano, sino que extendió a 33 las victorias consecutivas en estos eventos. Los nacionales contaron con dos colosos del pitcheo en Braudilio Vinent (2-0-0.00) y Rogelio García (3-0-0.00), mientras la ofensiva la lideraba el receptor Pedro Medina, líder en bateo (.667), anotadas (9) y jonrones (4), en este último departamento empatado con el norteamericano y futura estrella de Las Mayores, Mark McGwire. Cuba derrotó en el último choque 8-1 a Team USA, con victoria de Rogelio García quien ponchó a 13 con solo 5 hits y una limpia, y derrota de John Hoover. En el choque Rogelio le propinó tres ponches a cada uno de los futuros Grandes Ligas, Mark McGwire y B. J. Surhoff. Otros destacados con el aluminio fueron Lourdes Gourriel (.526), un joven Antonio Pacheco con .500 y el receptor Juan Castro (.700), aunque este último con menos veces al bate, pero resultando estas bien oportunas para Cuba. Un sorprendente Nicaragüa, con balance de 6-4, se hizo de la plata fundamentalmente por su triunfo sobre Estados Unidos, y liderados por su estrella del pitcheo, Julio Moya, quien tuvo balance de 2-0 y lideró los ponches (12). Team USA resultó tercero, con balance de 8-2 y además de McGwire tuvo a otro futuro Grandes Ligas en B. J. Surhoff, quien lideró las empujadas (11). En el pitcheo contaron con también hombres que alcanzaron Las Mayores como Tim Belcher, Jeff Ballard y John Hoover, este último quien lideró los lanzadores en PCL (0.00).

          • Amaya en 21 agosto, 2018 a las 3:48 pm
          • Responder

          Barbaro Garrincha, pues esos exactos datos que acabas de exponer son un reflejo claro para que no hagan mas comparaciones que con todo y los amateur que nos enfrentabamos estos de ahora no son ni la chancletas de aquellas estrellas que teniamos antes, en ese torneo Medina, casi siempre fue el designado y Juan Castro fue en todas las veces al bate el titular de la receptoria, solo queda que hagas el recuento del juego Dominicana Cuba, donde Muñoz le fue arriba bate en mano al lanzador quisqueyano, yo tenia solo 16 años, pero todo lo recuerdo con mucha nítidez, Fernando Hernández fue parte de los jardineros, pues Casanova sufrió en la Copa Intercontinental de Amberes un mes antes una lesión que estuvo a punto de sacarlo definitivamente del beisbol,Victor, Gourriel y Fernando Sánchez fueron los otros jardineros, Urquiola jugó la segunda y Pacheco el campo corto, pues Urquiola no asistio a la Copa antes referida por lesiones

    1. Eso se traduce en orgullo de la Martín Dihigo Caballo.

      • O.Pimentel en 27 agosto, 2018 a las 2:47 pm
      • Responder

      Ramón: Quisiera contactar con Ud de manera formal, pues soy el autor del texto y me interesa todo sus testimonio sobre Chicuelo García.

    • Ramón García en 21 agosto, 2018 a las 1:05 pm
    • Responder

    No, mencionè a Otamenfi, pero sé que jugó por Santiago, tampoco Borges dirigió en Guantánamo.
    También prefiero al moro por encima de Moreira.
    No han mencionado a un peloterazo como Fernando García “Fernan” .
    Me gustaría tener más tiempo para escribir.
    Saludos

      • Amaya en 21 agosto, 2018 a las 2:22 pm
      • Responder

      Coño Fernando García, yo pense que era de Santiago, lo recuerdo cuando yo era pequeño era 1er bate de Serranos en las SN y en las selectivas el 1er bate de Oriente, por lo menos en las 3 primeras selectivas fue así, pero bueno siempre lo vemos por el lugar donde juegan, ejemplo Lázaro Cabrera, de los buenos 1ra base que tuvo Pinar, era de la Habana, pero siempre jugó con nosotros, Pinar y Vegueros en las SN y con Pinar del Río en las selectivas

      • Papuchi en 22 agosto, 2018 a las 9:03 pm
      • Responder

      Ramón,necesito ponerme en contacto contigo para intercambiar sobre Fernando García, tu eres uno de los pocos q lo menciona y fue un peloterazo.
      DECIRLE A TODOS Q ME ECUENTRO ELABORANDO ALGO MUY INTERESANTE SOBRE FERNAN Y PODRÁN LEER LO QUE OPINAN MUCHOS ESTELARES DEL, BEISBOL SOBRE ÉL.

      1. Bueno amigo, si quieres compartir con la MD esas opiniones de los peloteros sobre García, pues no dudes en hacérmelo llegar para publicarlo aquí en nuestra web con mucho placer. Saludos.

        • Ramon Garcia en 23 agosto, 2018 a las 12:21 pm
        • Responder

        Papuchi, ,mi email ramcuba1958@gmail.cu.
        Saludos

    • Marcial Segura Beltran en 22 agosto, 2018 a las 10:25 pm
    • Responder

    Mi inicio en el besibol estuvo marcado por el equipo Serranos de los 70, donde Fernando Garcia era el hombre proa de aquel equipo, en el que además militaban los tambien guantanameros: Lescaille 1B, Wilfredo Hernandez 2B, y JUan Dranguet 3B, y completaban el line up William Mendoza CF, Jorge Francis RF y Jorge Stable o Julio Quiala C…y el SS era mi ídolo de entonces, el ya fallecido Agustín Arias …y desde el box tenían un staf respetable; Vinent , Castillo, Reinaldo Wilsón, José Brizuela…
    DE otros peloteros guantanameros que guardo gratos recuerdos son ; Socrates Hernandez y Julian Muñoz, quienes por allá por 1998 se vistieron de héroes y les tocó suplir a los estelares Pacheco y Godinez (ambos lesionados un tiempo considerable), y la actuación de ellos contribuyó con creces al triunfo del Serranos de la Selectiva de aquel año… En esa época hubo otro del guaso que aportó mucho, sobretodo en Selectivas: Leonel Bueno…

    1. Me recuerdo muchísimo de Leonel Bueno, que jugó más en los 80 y 90, que clase equipo era Serrano, tremenda unión en las dos provincias hermanas como Santiago y los del Guaso. Un abrazo hermano.

        • O.Pimentel en 27 agosto, 2018 a las 2:48 pm
        • Responder

        Lo había puesto como designado, pero luego de revisar bien los datos Laborde lo superaba.

        1. Si por # globales Laborde acumulo más…Brother, me faltan algunas provincias por publicar su mejor equipo histórico, los he tenido que ir cogiendo de Oncuba, pero no sé si ya los publicaste todos, igual lo que quiero es tener la in formación completa de todas las provincias en donde tomarlo, este siempre es un tema bien polémico para debatir. Saludos.

    • Ramon Garcia en 23 agosto, 2018 a las 12:18 pm
    • Responder

    “SERRANOS”, el equipo que mas he querido y disfrutado.
    Un saludo

    • Papuchi en 24 agosto, 2018 a las 1:06 pm
    • Responder

    Ramón, te escribí al email que me dijiste, no se si recibiste el msj, de todas formas, mi email es rgb@inder.cu

    Un abrazo

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.