Control: palabra mágica

27/8/2018

5:00 PM

Control: palabra mágica

Por  José Manuel Cortina

Una vez más el profesor de pitcheo pinareño José Manuel Cortina colabora con un tema de extraordinaria importancia para mejorar uno de los indicadores más deteriorado en nuestro béisbol

Foto: José Raúl Rodríguez Robleda

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La palabra control es muy fácil decirla, pero lograrla lleva muchísimas horas de trabajo específico. Poner la bola donde se quiere se necesita mucha coordinación neuromuscular y tenemos que lograr llevar nuestros ojos a la mano de tirar. Enumeraremos algunos elementos importantes para obtener el deseado control.

Primero, el box debe ser excelente (lamentablemente hay muchas dificultades en casi todos los estadios de nuestro país). Segundo, alcanzar una mecánica correcta, es decir, que sea estable en cada lanzamiento. El desarrollo del equilibrio es fundamental y se debe trabajar diariamente para obtener una buena maestría.

Usted puede ser muy inteligente pero si no tiene control de nada le sirve. Llegar a estabilizar estos dos elementos le proporcionará buenos resultados. Cuando el pítcher va hacia el home con su envío la mano siempre estará en el mismo lugar para desprenderse de la pelota.

La colocación de la pelota debe estar en la parte baja, para tenerla lejos del visor del bateador y esto se consigue evitando irnos hacia delante cuando realizamos nuestro windup. El bateador verá solamente la parte de arriba de la esférica y en la mayoría de las veces la golpeará por encima del centro de esta, lo que arrojará una conexión por el suelo.

Debemos recordar que el lugar donde se golpea la pelota con el bate es extremadamente estrecho, por eso se hace difícil batear. Usar la fórmula descrita nos da la posibilidad de no tirar también demasiadas bolas, elemento muy dañino para las aspiraciones de victoria de un lanzador.

Otro elemento importante es evitar que el receptor se mueva hacia ambos lados de los bordes del home. Pongamos un ejemplo: el home play tiene 17 pulgadas, si el cátcher se va hacia un lado reduce la zona de strike del serpentinero en un 80 %, haciéndole más difícil su mira y por tanto, las probabilidades de fallar son inmensamente superiores.

Pero hay algo más en este tema y pocas veces analizado. Nuestros pítcheres no saben batear y como consecuencia, no lanzan ni se colocan muchas veces en el puesto del bateador, de ahí que desconocen, por ejemplo, que son más efectivos los cambios de velocidad para romper la coordinación del rival que una recta dura.  El lanzador que logre hacer esto se convierte en un seguro ganador.

Hace unos días un serpentinero zurdo de la Major League Baseball le dio cero hit cero carrera al Boston, uno de los equipos más bateadores de esa liga, y lo alcanzó apenas con tres lanzamientos: recta, cambio y slider, pero mantuvo un excelente control y combinó muy bien sus velocidades.

Finalmente, si un niño para aprender matemática debe practicar mucho, para colocar la bola donde se quiere en el béisbol solo hay que tirar mucho y tener el bateador siempre delante. Si no es así estamos perdiendo el tiempo. Con práctica, perfeccionamiento y dedicación obtendremos la palabra mágica: control.

Fuente Oficial: Trabajadores.cu

8 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Jose Acosta en 27 agosto, 2018 a las 6:46 pm
    • Responder

    Con práctica, perfeccionamiento y dedicación obtendremos la palabra mágica: CONTROL.
    Con la Serie Nacional actual, con la dirección de la FCB actual: DESCONTROL.
    Ayer IND vs SCU 19 bases por bolas y 3 desball.

    • Carlos Mario en 28 agosto, 2018 a las 9:04 am
    • Responder

    Hola a todos:
    Sin dudas hay un sin número de problemas generados por la direccion de la FCB, el CNB y otra pila de siglas. Pero hay algo que no tiene por que ser culpa de estos. El trabajo del control depende muchisimo de la preparación recibida por el cuerpo técnico de cada equipo pero recordando palabraqs de unos cuantos de los grandes de nuestro beisbol hay que darle a cada quien su parte de responsabilidad. En palabras de 2 de los más grandes, Alarcón y Vinent, el principal entrenamiento de un pitcher depende de 3 factores:
    1-correr
    2-correr
    3-y correr.
    Es verdad que hay muchísimos factores objetivos y subjetivos que afectan la preparación de nuestros atletas, pero también es cierto que falta sacrificio y entrega. hace un par de años Vinent decía en una entrevista que los muchachos hacían en el entrenamiento todo lo que se les indicaba, y lo hacían bien, pero al entrar al juego todo lo hacían mal. En otros tiempos había buena preparación y conciones para el entrenamiento de los atletas pero el propio Vinent, de la Torre, Alarcón, Carlos LLanes fueron peloteros que continuaban su entrenamiento individual lo cual entrañaba un sacrificio extra. Eso está faltando, se que el incentivo es pobre, que las condiciones son pésimas, pero todos sabemos que el deporte, cualquiera de ellos, entraña sacrificar muchísimas cosas.
    Esa preparación individual la debe poner el ateta pensando en su desarrollo y su futuro, ya sea en la SNB, en la CANAM, Japón , México, MLB. Deben esforzarse por alcanzar sus sueños.
    No estoy exonerando de culpas a los responsables de tantísimas cosas, pero es indudable que falta sacrificio, entrega y dedicación por parte de muchos atletas.
    Estoy listo para las descargas.JJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJ

      • inedito en 28 agosto, 2018 a las 11:59 am
      • Responder

      Yo recuerdo een Confesiones de Grandes o un programa similar una entrevista a Vinent donde él decía que es cierto que él en plena campaña nacional se daba sus traguitos y se iba de parranda pero al día siguiente quemaba todo el alcohol y entraba en forma. Tati Valdés, Vinent, Llanes y De La Torre tenían condiciones naturales que les permitió llegar adonde pocos lo han hecho en cuanto a sus resultados históricos, pero eso va acompañado de un férreo entrenamiento y preparación física.

        • Amaya en 28 agosto, 2018 a las 12:46 pm
        • Responder

        Del sacrificio, la entereza y la gran responsabilidad individual que es lo que les falta a todos Inedito, esa es la verdad, hoy todos o casi todos están para la boberia del telefonito, la inmadurez, la novia, eso lo vez cuando entras a los dogauts, antes los Guerra, Los Félix Pino, los Casanovas también tenian novias, pero la preparación y el momento del juego era para ellos sagrados y los mentores se los exigian, eso no tiene nada que ver con los recursos materiales, es falta de interés.

      • Squeeze Play en 28 agosto, 2018 a las 1:34 pm
      • Responder

      Correr es fundamental, pero también fortalecer las piernas con ejercicios específicos para buscar la estabilidad. En los equipos de béisbol de nuestro país 4 o 5 pitchers lanzan con regularidad, los otros solo están para viajar y comer. No es posible que en un staff de lanzadores compuestos por 13 o 14 pitchers muy pocos se destaquen, que termine la campaña y haya quien no lance un juego completo. Salen, regalan una base por bolas, le conectan 2 o 3 hits, les hacen 3 o 4 carreras en un santiamén y para el banco a gozar del sudor de otro. Le doy toda la razón: la efectividad de un pitcher, el llegar a ser bueno o excelente depende en gran medida de la gestión personal, el sacrificio y la entrega. Saludos.

      • Amaya en 28 agosto, 2018 a las 2:31 pm
      • Responder

      Si Carlos Mario siempre admiré a Jesús Guerra, porque cada vez que iba con mi padre a ver los juegos, cuando el no lanzaba, siempre lo veia corriendo mucho, duro antes de empezar los juegos, también a Julio Romero, por eso tanta consistencia y control tenían ambos, que sacrificados eran, y Julio llegó a estudiar combinado con su entrega al deporte 2, nada menos que 2 carreras universitarias, a la de Cultura Física agregó la de Agronomía, todo eso en medio de su vida deportista de alto rendimiento, que EJEMPLO.

    • Fran en 28 agosto, 2018 a las 10:12 am
    • Responder

    Falta rigor y profesionalidad en los entrenamientos, fíjense cuando termina un partido y se quedan entrenando para que vean como todos los lanzadores hacen pesas con el mismo peso, pero unos pesan 170 libras y otros más de 220. El entrenamiento no puede ser igual para todos sencillamente porque todos no son iguales. Hay que constituir equipos de trabajo con entrenadores como Cortina y otros más jóvenes que aporten frescura y sabiduría. Emplearlos para trabajar a nombre de la comisión y buscar talentos. Pensar a nivel de pais y no de provincias. Siempre se nos iran algunos pero quedaran otros que daran la cara por nuestro beisbol. Ya es hora de concentrar los mejores entrenadores que nos quedan y motivarlos a trabajar antes que los perdamos a todos y sus conocimientos.

  1. Hay algo muy claro y es que cuando usted va al campo y se para debajo de una mata de mango (digo al campo porque en el pueblo no se puede tirar piedras, sabemos que en el pueblo tambien hay matas de mangos), puede que necesite 200 piedras para tumbar un mango, en cambio uno de los campesinos viene y con una o dos piedras tumba el mango que está en lo último de la mata y sabe porque es eso porque todos los años tira alrededor de 2 000 000 de piedras a los mangos solamente, sin contar a los demás frutos y eso es puntería que es lo mismo que el control, pero si usted cree que con el entrenamientico que le da el entrenador que es general para que aprendan y p[ara preparar al equipo para el evento, va a resolver lo del descontrol está perdido, tiene que hacerse la idea de que ese es su centro laboral (que no es falso esto) y llegar hasta las 8 horas diarias. Yo vi una ves una entrevista de Marquetti en la que decía que el picher mas descontrolado que había conocido era Changa Mederos y que eso provocó que Changa al terminar Industriales de jugar cada día se ponía con un cubo o un tanque a tirar solo pelotas para el home y ya el resto del equipo se bañaba, comía, etc (en esos tiempos dormían en el mismo estadio los peloteros) y el estaba tirando pelotas y al final (dice el mismo Marquetti) fue el picher de mejor control que el conoció, esto debido a las repeticiones que este hacía diariamente en busca de la puntería al mango.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.