MLB; ¿Es Boston el gran candidato a ganarlo todo en el 2018?

30/08/18
10:06 pm

 

 

Luego de haber perdido seis de sus últimos ocho juegos, los Medias Rojas de Boston aprovecharon la visita de los débiles Marlins de Miami al Fenway Park para sacudirse la mala racha y reencontrar el paso hacia la mejor temporada en la historia de la franquicia.

A falta de 28 partidos para que concluya el calendario regular, Boston exhibe récord de 92-42, con una proyección para terminar la campaña con 111 victorias.

Solamente tres veces desde su nacimiento en 1901, los Medias Rojas han conseguido superar el centenar de triunfos en una temporada: en 1912 (105), 1915 (101) y 1946 (104).

En las dos primeras ocasiones terminaron ganando la Serie Mundial, mientras que en la última cayeron en siete juegos ante los Cardenales de San Luis, cuando pesaba sobre el equipo la Maldición del Bambino, que les impidió conseguir un cetro por 86 años.

A menos que se produzca una debacle de proporciones bíblicas, Boston sobrepasará no sólo las 100 victorias, sino las 105 de 1912, cuando eran dirigidos por su primera base Jake Stahl, en la era de los managers-jugadores, con el jardinero Tris Speaker y el serpentinero Smoky Joe Wood como sus principales figuras.

Ahora bien, la pregunta es si después de dominar el calendario regular de la manera en que lo han hecho, están listos estos Medias Rojas para enfrentar con éxito la aventura de la postemporada y ganar el Clásico de Octubre por octava vez en su existencia y primera en la era post Big Papi.

Yo no me apuraría en afirmarlo. De hecho, ni siquiera los considero favoritos, por encima de los campeones defensores Astros de Houston.

Es cierto que Boston tiene una toletería que mete miedo, única hasta ahora con más de 700 carreras producidas, 1,200 hits y 300 dobles en lo que va de campaña.

Pero el historial de sus principales jugadores ofensivos en postemporada deja bastante que desear.

Sí, ya sé que agua pasada no mueve molino, como dice el refrán, pero la historia está ahí y bastante reciente, para ayudarnos a establecer de alguna manera una línea hacia el futuro.

Por ejemplo, J.D. Martínez, el principal motor en el ataque de los Medias Rojas, lleva en playoffs de 27-7 (.259), con tres jonrones y seis impulsadas, en tanto se ha ponchado diez veces, que equivalen al 37 por cierto de sus turnos.

Mookie Betts, el otro pistón de la maquinaria, va de 26-7 (.269) y nunca hasta ahora ha remolcado una carrera en postemporadas.

Mitch Moreland, también entre los puntales ofensivos del equipo, va de 110-26 (.236), con apenas tres bambinazos y 13 remolques, al tiempo que ha abanicado 24 veces.

El curazaleño Xander Bogaerts, pieza importante dentro del ataque, suma apenas 12 imparables en 56 oportunidades (214) y 17 ponches.

A Eduardo Nuñez (15-3, .200) y Steve Pearce (27-4, .148) tampoco les ha ido bien en posteporadas, mientras que el veterano Ian Kinsler es el que mejores números exhibe, con 39 cohetes en 134 turnos (.291), cuatro bambinazos, 20 empujadas y 24 pasaportes, con un promedio de embasamiento de .400.

Pero si los bateadores no han sobresalido en playoffs, las mayores interrogantes están en su pitcheo abridor.

En su única participación hasta ahora en psotemporada (2017), el estelar zurdo Chris Sale ha sido un desastre, con dos derrotas en igual número de juegos, con 13 hits y nueve limpias en 9.2 innings y efectividad de 8.38.

Peor ha sido David Price, que ya suma 17 partidos de playoffs, nueve de ellos como abridor.

En total ha sido castigado con 73 cohetes, 12 de ellos jonrones, en 73 entradas y un tercio, en las que ha permitido 43 carreras, 41 de ellas inmaculadas, con una efectividad de 5.03.

Tiene dos victorias como relevista, en tanto acumula ocho fracasos.

El derecho Rick Porcello, otro veterano de postemporadas, ha perdido tres, sin victorias, en 11 partidos, cuatro como iniciador.

En 24.2 episodios aceptó 29 hits y 17 anotaciones, 15 de ellas limpias, con una efectividad de 5.47.

El zurdo venezolano Eduardo Rodríguez, actualmente en la lista de lesionados, pero próximo a volver a la rotación, tuvo una única aparición en los playoffs del año pasado, con dos bateadores enfrentados solamente.

A uno lo golpeó y el otro le pegó hit. Ambos anotaron y su efectividad es infinita, al no sacar outs.

Drew Pomeranz tampoco ha sido efectivo en octubre, con promedio de limpias de 9.53 en tres apariciones, una como abridor. En total ha trabajado 5.2 capítulos, con nueve hits, tres de ellos vuelacercas, seis limpias y una derrota sin victoria a su haber personal.

Los otros probable abridores que pudiera utilizar el manager Joey Cora, Nathan Eovaldi y Brian Johnson, nunca han lanzado en playoffs.

A simple vista, el pasado reciente le juega en contra. Hay que ver si el debutante Cora, principal aspirante al premio Manager del Año de la Liga Americana, logra revertir la historia.

 

Tomado de: ESPN

 

2 comentarios

    • el señor de los cielos en 31 agosto, 2018 a las 1:46 pm
    • Responder

    Vamos a ver si al Boston no se le acaba la gasolina, se quedan sin frenos, porque casi nunca gana la serie mundial quién más victorias obtiene.

    • BIGPAPI en 1 septiembre, 2018 a las 10:26 am
    • Responder

    el problema de boston es que lleva como 3 o 4 años ganando la division pero en la divisional se van por el tragante!!
    pueden clonar a JD y Mookie 10 veces que si el pitcheo no aguanta…. se van..

    mis astros no han estado produciendo como el año pasado pero los play off son otra cosa… y los del bronx tienen la espinita clavada con boston.. todo parece indicar que van a chocar entre si. y yankees viene a por todas. yo digo que boston se queda en la serie divisional ante los yankees!!!

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.