Neymar etiquetó su amonestación por simulación durante la victoria de Brasil por 5-0 sobre El Salvador como “una falta de respeto”.

El delantero del París Saint-Germain se llevó una tarjeta amarilla en la primera mitad del partido en el FedExField, en Washington, después de un altercado en el área penal. Neymar fue amonestado por tirarse al suelo después del incidente y criticó la decisión arbitral.

“No sé qué hacer para vivir con esto”, le dijo el jugador de 26 años a Globo Esporte. “No debería soportar una falta como ésta.

“Siento que debe terminar, pero no está en mí — tanto que no dije nada, seguí con mi juego. Es una falta de respeto. No sólo para mí, también para mis compañeros”.

Neymar fue crítico con el árbitro Jair Marrufo y explicó que, incluso si el colegiado no pensó que era una patada, la decisión de amonestarlo fue excesiva.

“Jugar con una tarjeta amarilla es complicado”, añadió Neymar. “El hombre (Marrufo) vino a pitar un juego para Brasil, que es un equipo grande, y hace esto. No siento que sea correcto.

“Si no quería dar el penal, no hay problema, pero la tarjeta era innecesaria”.

Neymar abrió el marcador con un penal, al minuto cuatro, antes del doblete de Richarlison; goles de Philippe Coutinho y Marquinhos completaron el marcador.