Para los trebejistas cubanos, el mundo se ha convertido en un gran tablero y nuevamente una legión de maestros de la nación caribeña competirá bajo otras banderas en una Olimpiada Mundial de Ajedrez.

En la venidera edición de la justa por países más importante del juego ciencia, que se disputará en Batumi, Georgia, serán 11 los nacidos en la Isla que, como jugadores o capitanes de alguna selección extranjera, contenderán por alcanzar la bendición de Caissa.

La mayoría de los cubanos que asistirán a la lid, prevista del 23 de septiembre al 10 de octubre, integran la llamada diáspora, con excepción del Gran Maestro (GM) holguinero Walter Arencibia (2506 puntos Elo), quien por segunda ocasión consecutiva conducirá el modesto equipo femenino de Emiratos Árabes Unidos, pero aún mantiene sus relaciones con el deporte ciencia caribeño.

Además del otrora capitán de los elencos cubanos y jugador del conjunto masculino en nueve lides olímpicas, otros cinco trebejistas formados en la Mayor de las Antillas llevarán las riendas de otras selecciones.

El veterano Maestro Internacional (MI) granmense Wilfredo Sariego (2318) será el mandamás de los varones de Colombia (puesto 58 del ranking previo); el MI holguinero Héctor Leyva (2319) manejará los destinos de Guatemala (80) y su homólogo tunero Humberto Blanco (2456) tratará de sacar el mejor rendimiento de la inexperta escuadra de Trinidad y Tobago (104).

Otros que dirigirán equipos del Caribe en Batumi son el MI Renier Castellanos (2505), radicado en España, y por segunda ocasión al frente de Barbados (114), así como el GM matancero Renier González (2451), desde hace unas dos décadas en Estados Unidos, y contratado ahora como timonel de Bahamas (138).

 

Neuris Delgado. Foto: Chess24.com.

 

Neuris Delgado, el as de Paraguay

El GM Neuris Delgado, quien sin duda podría ser el primer tablero del elenco cubano que compite en Batumi, es el de mayor pedigrí entre los que compiten por otra nación, avalado por su Elo de 2619 puntos.

Para el granmense, que en octubre cumplirá 37 años, esta será su sexta incursión olímpica, tres con la Isla (2002, 2004 y 2004) y las más recientes (2014, 2016 y 2018) con los guaraníes.

El medallista de plata en el campeonato cubano de 2002 intentará en la cita georgiana repetir la excelente actuación rubricada hace dos años en Bakú, cuando fue el único de su equipo en disputar las 11 rondas, en las que acumuló seis unidades como defensor de la primera mesa.

De hecho, en dos ediciones con los sudamericanos, Delgado suma 11,5 tantos en 20 cotejos, superior a su registro con la Isla, de 12 rayas en 24 partidas.

Para muchos especialistas, Neuris forma parte de la generación dorada del ajedrez cubano, que ocupó el séptimo puesto en Calviá 2006, actuación que solo se ha igualado en Tromso 2014.

Otra estadística que enaltece a Delgado es su condición de actual subcampeón de Paraguay, tierra que lo vio coronarse en 2014 y 2015. Además, desde julio de 2015 se ha mantenido estable sobre 2600 en el coeficiente individual, con récord de 2631 unidades en abril de 2016.

 

 

Roberto Carlos Sánchez. Foto: Perfil de Facebook de Roberto Carlos Sánchez.

Roberto Carlos debuta con Panamá

Aunque desde hace algunos años el Maestro FIDE (MF) avileño Roberto Carlos Sánchez (2391) se ha convertido en un prestigioso entrenador y organizador de torneos de ajedrez en Panamá, no fue hasta ahora que pudo integrar, como jugador, el elenco canalero a la magna cita.

Hace dos años, Sánchez estuvo al frente del combinado centroamericano, en el que ahora, por su rango, debería ser el encargado de asumir el duro reto del primer tablero.

Jennifer Pérez regresa

Una que regresa a las olimpiadas, es la Maestra Internacional (WIM) villaclareña Jennifer Pérez (2159), monarca nacional de Paraguay, quien debe liderar el ordenamiento de su equipo.

Ella estuvo ausente en 2016, luego de lograr un desempeño meritorio en Tromso, con saldo de 7,5 anotaciones de 10 posibles en el segundo puesto del conjunto guaraní.

Antes, asistió a la justa de Turín 2006, en la cual sumó 4,5 tantos en nueve enfrentamientos. Ese año sorprendió al ganar el certamen élite de Cuba.

Dos décadas en olimpiadas

La WIM Yudania Hernández es una leyenda del juego ciencia en España, porque además de ser una multimedallista en los campeonatos nacionales —con títulos en 2001 y 2011— arriba en 2018 a su octava participación en olimpiadas.

La cubana integró el elenco ibérico de 1998 a 2014, se ausentó en 2016, pero retorna en Batumi, esta vez como la de menor Elo, con 2192 puntos.

El palmarés de Hernández en esas justas por naciones incluye la participación con el equipo cubano en 1994, derecho que ganó al proclamarse monarca nacional con solo 21 abriles, dos años después de agenciarse la corona juvenil de la Isla.

A los 45 años de edad, y con nueve certámenes olímpicos a sus espaldas, Yudania quiere seguir escribiendo historias sobre el tablero con el competitivo seleccionado español, decimosegundo del listado precompetencia.

Yudania Hernández. Foto: abc.com.

Como dato de interés, España ha sido el país que mayor número de trebejistas nacidos en Cuba ha llevado a sus elencos élite, porque además de Yudania, la Gran Maestra villaclareña Mairelys Delgado (2207) jugó por esa nación en 2006 y 2008, y la WIM habanera Niala Collazo (2207) lo hizo en Bakú 2016, con discreta actuación de dos puntos en seis rondas.

A esa estela de legionarios en hispano-cubanos su sumó en 2014 y 2016, el GM Reinier Vázquez (2573) —radicado en Europa desde 2002—, quien logró siete unidades de 13 posibles entre ambos torneos.

¿Una cubana en Guyana?

Aunque parezca raro, la Maestra FIDE cubana María Varona-Thomas (1739) encabeza el quinteto de jugadoras de Guyana, país en el cual ostenta el título de campeona nacional y número uno del ranking.

Más llamativo resulta que la antillana debutó en 2014, en Tromso, como cuarto tablero del equipo que compitió en el apartado Abierto, donde estuvo acompañada —como es habitual— por cuatro hombres. En esa oportunidad alcanzó tres tantos en 11 partidas.

En 2016, como parte del elenco de mujeres, conquistó ocho anotaciones de 11.

Flash back

La Habana fue sede, en 1966, de la Olimpiada Mundial de Ajedrez. Hasta esa fecha hay que retroceder en el tiempo para encontrar el primer cubano que compitió por otra nación.

El precursor fue Iván Calero, quien representó a Ecuador, con pobre actuación de un armisticio y tres derrotas.

Esa misma nación contó con los servicios de Jacqueline Bosch (2028) en 2014 y 2016, y con el MI Miguel Medina Paz, asistente a las versiones de 2006 y 2008.

Otro con varias participaciones es el profesor y MI Nelson Pinal (2295), campeón juvenil de la Isla en 1970, protagonista con República Dominicana entre 2012 y 2016, aunque en 2014 fungió como entrenador del equipo femenino.

En cuanto a las mujeres, Yudania Hernández fue quien abrió el camino en 1998, pero apenas dos años más tarde la WIM Maricela Palao (2140) —quien jugó por Cuba en 1986—, movió piezas con Colombia, país con el que intervino en cuatro versiones, antes de radicarse en Estados Unidos.

La historia de los ajedrecistas de Cuba que compiten por otras naciones en eventos de gran envergadura es extensa, y continúa creciendo.

Esa diáspora cubana del deporte de las 64 casillas es, quizás, la más amplia después del béisbol, pues la cifra supera los 200 exponentes en diferentes parajes del planeta, entre ellos árbitros, entrenadores, organizadores de torneos y jugadores.

Por esa razón no sorprende que, como ha ocurrido en las justas olímpicas recientes, más de una decena de maestros y maestras de Cuba invadan la ciudad georgiana de Batumi.