(EFE) — Milan pasó más apuros de los previstos, pese al 3-1 final, para derrotar en San Siro a un Olympiakos, que llegó a los últimos veinte minutos de juego por delante en el marcador gracias a un gol (0-1) del español Miguel Ángel Guerrero.

Una delicada situación de la que se encargo de rescatar al conjunto italiano el joven delantero Patrick Cutrone, que dio la vuelta al marcador (3-1) con un doblete en los poco más de treinta minutos que estuvo en el terreno de juego, además del tanto de Gonzalo Higuaín.

Triunfo que permitirá al Milan afrontar como líder destacado del grupo F el encuentro que le medirá en la próxima jornada con un Betis.