MLB; Jansen y Roberts confían en un repunte del cerrador, pero con una menor carga de trabajo + Manny Machado anhela ganar un anillo antes de convertirse en agente libre

4/10/18
7:35 PM

 

LasMayores.com

LOS ANGELES — Por más que se trate de darle la vuelta positiva, la temporada del 2018 de Kenley Jansen no fue lo que él mismo hubiera esperado y, definitivamente, lo que querían los Dodgers.

Aunque salvó 38 juegos en 42 oportunidades, el curazoleño tuvo los peores números de su carrera en efectividad (3.01), jonrones permitidos (13), hits concedidos (54), EFE+ (129), FIP (4.03) y ponches por cada nueve entradas (10.3). Es más, perdió un tiempo por una arritmia, algo recurrente en su vida.

En su última presentación de la temporada regular, en el partido del desempate por el título del Oeste el lunes en el Dodger Stadium, Jansen permitió cuadrangular ante los primeros dos bateadores que enfrentó, antes de sellar la victoria por 5-2.

Sin embargo, Jansen, uno de los mejores relevistas de la presente década y autor de 268 salvamentos en su carrera, sigue siendo el hombre indicado para el noveno inning en Los Angeles.

“Mi nivel de confianza es alto y mi expectativa es que él lance bien en esta importante serie, como ha sido el caso los últimos tres años”, dijo el manager de los Dodgers, Dave Roberts. “Sé que Kenley es un jugador con mucha confianza. No creo que esto sea una preocupación para él, ni lo es para mí”.

Muchos señalan la Serie Mundial del 2017 como el principio de los problemas para Jansen. Después de tirar 76.1 capítulos entre la campaña regular y las primeras dos rondas de los playoffs, Jansen pitchaba por segundo día consecutivo en el Juego 2 en el Clásico de Otoño ante los Astros. Un jonrón dramático del venezolano Marwin González frente a Jansen cambió el rumbo de la serie, en la que el cerrador de Los Angeles perdería el Juego 5 también.

En total, Jansen tiró 16.2 entradas en la postemporada del 2017, algo que luce poco probable en esta oportunidad cuando brazos confiables como el japonés Kenta Maeda y el dominicano Pedro Báez estarán disponibles.

“Diría que eso fue bastante intenso el año pasado”, dijo Roberts. “Apostaría que será menos en comparación con el año pasado. Pero cada juego dictará lo que hagamos. Ahora bien, sí veo con buenos ojos a los otros que tenemos rodeándolo en el bullpen. Es difícil que lo vean haciendo lo que hizo el año pasado”.

De su parte, Jansen se vio bien intenso en el clubhouse de los Dodgers el miércoles, hasta el punto de que el veterano Matt Kemp, con su casillero al lado del de Jansen, le preguntó al cerrador por qué no sonreía más.

“Tengo una responsabilidad con este equipo y quiero esa responsabilidad”, dijo Jansen. “Uno construye a base de los fracasos. Ha sido una temporada difícil, pero he aprendido mucho.

“Desde este momento, iré a toda marcha. No hay nada que no esté dispuesto a hacer para conseguirnos un anillo de Serie Mundial”.


Manny Machado anhela ganar un anillo antes de convertirse en agente libre

LasMayores.com

LOS ANGELES — Ante las lesiones de Justin Turner y Corey Seager en el lado izquierdo del cuadro interior de los Dodgers, la adquisición de la superestrella Manny Machado, alguien capaz de jugar tanto en la tercera base como el campo corto, tenía todo el sentido del mundo.

La participación en Los Angeles de Machado, miamense de familia dominicana, ha sido de resultados mixtos. Después de batear .315/.387/.575 con los Orioles en la primera mitad de la temporada, sus números con los Dodgers tras el Juego de Estrellas fueron de .273/.338/.487. Su OPS+ descendió de 164 a 122 después de su llegada a Los Angeles, aunque Machado sí dio 13 jonrones y empujó 42 carreras en 66 juegos con los azules.

Ahora, de cara a su inminente agencia libre que le valdría uno de los mayores contratos en la historia del béisbol, Machado está enfocado en algo que nunca pudo alcanzar en sus seis campañas y media con los Orioles: Un anillo de campeón.

“Simplemente estamos jugando pelota. Estamos emocionados de estar donde estamos y ya queremos ganar”, dijo Machado, de 26 años. “Le doy gracias a Dios (por estar) con el equipo éste. Cuando llegué, nada más traté de ayudar al equipo a seguir adelante. Somos un equipo con mucha garra y que lucha hasta el final. Es nuestra mejor cualidad. Del 1 al 25 (en el roster), somos un equipo bien profundo”.

Efectivamente, ya prácticamente en salud-con la excepción de Seager, cuyo puesto en las paradas cortas lo cubre ahora Machado-los Dodgers se perfilan como fuerte candidato a defender su título de la Liga Nacional. Y Machado, por muchos años la piedra angular de la alineación de los Orioles, se encuentra rodeado de talentosos bateadores como Turner, Cody Bellinger, el cubano Yasiel Puig, Max Muncy y el puertorriqueño Enrique “Kike” Hernández, entre otros.

Ya Machado no tiene que cargar con todo un grupo.

“Se trata de 25 jugadores, un equipo completo y toda una organización en la misma página para ganar una división y un campeonato de Serie Mundial”, dijo el infielder al respecto. “Necesitaremos que todos en el equipo y todos en la organización den la mano para ganar”.

Del 2012 al 2016, Machado tuvo dos participaciones en la postemporada con los Orioles, que al fin y al cabo nunca alcanzaron la tierra prometida. Nadie sabe con cuál equipo jugará el joven desde el 2019, pero por el momento tiene la oportunidad de celebrar en octubre con sus nuevos compañeros.

“Es para esto que jugamos”, comentó Machado, quien batea .174 con un cuadrangular en un total de siete partidos de postemporada de por vida. “Jugamos todo el año para encarar partidos importantes a esta altura del año. La segunda mitad de la temporada fue algo bien emocionante. Pero ya hemos pasado la página y nos preocuparemos por un juego a la vez”.

Y con la mezcla de talento y experiencia en estos Dodgers, la confianza está por las nubes.

“Esa es nuestra mentalidad. Sabemos que cuando pisamos el terreno, somos el mejor equipo”, afirmó Machado. “Esa es la clase de confianza que tenemos que tener”.

 

Tomado de: LasMayores.com

 

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.