MLB; Kershaw brinda el mejor rendimiento en playoffs de su carrera

6/10/18
4:40 PM

 

 

LOS ÁNGELES – A última hora de la noche del viernes, después de una obra maestra única en el Juego 2 de esta Serie de División de la Liga Nacional, se le preguntó a Clayton Kershaw, con sus hijos en las rodillas, si su triunfo más reciente le proporcionaba una dosis extra de satisfacción, dadas las circunstancias que lo condujeron.

“Sí, tal vez”, dijo Kershaw detrás de una sonrisa.

Kershaw, notablemente más limitado en estos días, fue empujado al segundo juego de estos playoffs, marcando la primera vez desde que tenía 21 años, que no estaba en el montículo cuando sus Dodgers de Los Angeles comenzaron el postemporada.

Absorbió la noticia durante una conferencia telefónica el lunes con el gerente, Dave Roberts y el entrenador de pitcheo Rick Honeycutt, quien predicó los beneficios de un día adicional de descanso en octubre. Kershaw dijo todas las cosas correctas cuando se reunió con los medios de comunicación tres días después, sin dejar de hablar de los sentimientos de dolor que tenía, y observó a Hyun-Jin Ryu dominar a los Bravos de Atlanta en el Juego 1.

Luego Kershaw salió y lanzó más tiempo, mejor y más eficientemente que nunca en este escenario.

El viejo as de los Dodgers giró ocho entradas sin anotaciones en la victoria por 3-0 sobre los Bravos de Atlanta el viernes, permitiendo solo a dos corredores de base en una apertura que marcó la primera vez que retiró a más de 21 bateadores en la postemporada. Registró solo tres ponches, uno de ellos en las primeras siete entradas, pero indujo una variedad de contactos tempranos y suaves para mantener su cuenta de lanzamientos de 85 a ocho tiros, cinco más de lo que su oponente, Anibal Sánchez, requirió para 10 menos outs

“Lanzó”, dijo Roberts sobre Kershaw. “Para mí, una de las mejores salidas que he visto que puedo recordar, en el sentido de que utilizó su repertorio completo de lanzamientos. Utilizó ambos lados del plato, cambió los niveles de los ojos de manera efectiva y realmente lanzó”. ”

Kershaw aprendió a sobrevivir con una bola rápida de menos de 90 esta temporada, un producto de una carga de trabajo inusualmente alta y enfermedades de la espalda persistentes. Confió más en su control deslizante, vivió en los bordes exteriores de la zona de strike e indujo muchos contactos tempranos, características que mostró en su inicio más importante de la temporada.

“Creo que definitivamente ha evolucionado como lanzador”, dijo el receptor de los Dodgers Yasmani Grandal. “Todos llegamos a un punto en el que tenemos que cambiar algunas cosas, y creo que sí. Él ha podido usar su comando para lanzar cada lanzamiento que tiene en cualquier esquina y hacer que los muchachos falten y obtengan salidas rápidas cuando las necesite”. Él entiende que va a profundizar en los juegos “.

Los Dodgers, ganadores de seis partidos consecutivos que regresaron a los juegos de vida o muerte que terminaron su temporada regular, se unieron a los Yankees de Nueva York de 1921 como los únicos equipos con bajas en sus primeros dos juegos de una sola postemporada, según Stats LLC.

Ryu se apoyó en gran medida en su cambio para lanzar siete entradas sin anotaciones el jueves, luego Kershaw mezcló su bola rápida, su control deslizante y su curva para entregar el que probablemente fue el mejor inicio de postemporada de su carrera.

“Fue bastante especial verlo”, dijo el paracorto de los Dodgers, Manny Machado, quien anotó un jonrón de primera entrada y dos carreras que demostró ser la diferencia en la competencia. “Fue especial jugar detrás”.

El primer lanzamiento de Kershaw fue atado al hueco en el jardín central izquierdo por el jardinero estrella Ronald Acuna Jr., pero retiró a los siguientes 14 bateadores que enfrentó. Ponchó a Nick Markakis mirando con una bola curva bien ubicada fuera de la esquina para terminar la primera entrada y registró 13 de sus outs en las bolas de tierra.

Kershaw salió para el noveno, pero fue solo para que Roberts pudiera forzar al manager de los Bravos, Brian Snitker, a quemar un bateador emergente. Kershaw tuvo una fuerte aclamación de los 54,452 fanáticos en el Dodger Stadium, allanando el camino para que Kenley Jansen registre el salvamento.

Roberts dijo que no había “mucha atención” por dejar que Kershaw terminara el juego, a pesar de que había registrado ocho de sus 24 outs en los primeros dos lanzamientos de un turno al bate. Una gran razón surgió de la dura patada por la que se quitó el tendón de la corva derecha en la quinta entrada, que se tensó a medida que avanzaba el juego.

En el estrado, Kershaw le preguntó a su hija, Cali, si debería haber lanzado la novena entrada.

Ella asintió en desacuerdo.

“Ella lo sabe”, dijo Kershaw. “Ella sabe.”

Kershaw ha hablado antes sobre cómo se ha suavizado a lo largo de los años: un producto, piensa, de convertirse en padre. El juego también está empezando a humillarlo. Por tercera temporada consecutiva, Kershaw pasó un tiempo en la lista de lesionados con una lesión en la espalda. Terminó con una efectividad de 2.73, pero la tasa de ponches (8.6), hits por nueve entradas (7.8) y el porcentaje de golpes de swing (11.0) sufrieron.

Se le preguntó si esto comenzaba, muy efectivo, pero de ninguna manera era abrumador, encapsulado quién es ahora.

“Eso es un montón de pensamiento allí”, dijo Kershaw. “No lo sé. Creo que lo más importante es el contacto suave. Obviamente, habrá ciertas situaciones en las que necesitarás ponches pero saldrás lo más rápido posible. Eso es lo más importante para mí”.

 

 

Tomado de: ESPN


La versatilidad de Kike Hernández le da un valor único en los Dodgers

LasMayores.com @DavidVennMLB

LOS ANGELES — Entre el 2016 y el 2017, Enrique “Kike” Hernández bateó apenas .205/.297/.380 por los Dodgers, un equipo que aspiraba al título de la Serie Mundial en ambas ocasiones, al igual que ahora.

Sin embargo, el valor del puertorriqueño en el roster de Los Angeles no era simplemente lo que podía hacer con el madero, sino su impresionante versatilidad defensiva. Además de ser capaz de defender las esquinas del cuadro y los jardines, también puede jugar posiciones exigentes como el campo corto y el bosque central.

Y ahora que ha subido su rendimiento al bate, el boricua es parte más importante que nunca de unos Dodgers que han ganado seis títulos divisionales en forma consecutiva.

“Al principio era, ‘Lo que sea para llegar a Grandes Ligas’. Después fue, ‘Lo que sea para ayudar a establecerme’ y ahora, ‘acostumbrado al rol'”, dijo Hernández en medio de la Serie Divisional de la Liga Nacional entre los Dodgers y los Bravos.

Jugando mayormente como segunda base en el sistema de liga menor de los Astros en la primera mitad de la presente década, Hernández se veía “bloqueado” en la intermedia a nivel de Grandes Ligas por nada más y nada menos que el venezolano José Altuve. A su vuelta a Triple-A tras una “tacita de café” en las Mayores con Houston, Hernández empezó a jugar varias posiciones. Eran “seis en siete días”, según él mismo.

Luego de una parada en Miami con los Marlins, llegó Hernández a los Dodgers en el invierno del 2014-15. Ahí empezó su historia de verdad en las Mayores.

“Seguimos en lo mismo, moviéndonos de una posición en otra”, recordó Hernández. “Me ha ayudado a establecerme en Grandes Ligas, definitivamente, porque los últimos dos años no produje como yo puedo producir en el plato. Si no fuera por la defensa y la versatilidad, me hubiera visto en liga menor de nuevo. Pero por esa versatilidad, tampoco me he podido establecer en una sola posición”.

De hecho, en esta postemporada, Hernández se perfila como el segunda base fijo de los azules. Es una designación bien ganada de parte del oriundo de Toa Baja, quien durante la temporada regular puso sus mejores números en jonrones (21), empujadas (52), bases por bolas negociadas (50) y extrabases (41). En total, tuvo una línea de .256/.336/.470 en 145 juegos, que también fueron la mayor cantidad en su carrera.

“Es más común ahora contar con la versatilidad que hace unos cinco o siete años, pero no tan común con la calidad defensiva (de Hernández)”, comentó el manager de los Dodgers, Dave Roberts. “Obviamente, valoramos mucho su versatilidad y la producción ofensiva ha sido mucho más consistente este año. Se ha ganado la oportunidad de jugar más”.

En lo que va de estos playoffs, Hernández lleva de 6-1 en los primeros dos partidos ante los Bravos, con un cuadrangular, una base por bolas y una base robada.

“Yo quiero jugar todos los días, ya sea jugando una sola posición o jugando en unas cuantas posiciones”, dijo Hernández. “Yo no tengo problema con eso, siempre y cuando esté en el lineup todos los días”.

 

Tomado de: LasMayores.com

 

1 comentario

  1. Kershaw se vio dominante, no poncho mucho pero ahorro lanzamientos y estuve siempre por arriba
    excelente su trabajo en 8 entradas.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.