Carlos Kindelán no puede quedar en el olvido

8/10/18
6:52 pm

Por: Esteban Romero

 

 

 

Por esas cosas de la vida, hubo una omisión involuntaria de un pelotero ejemplar, se trata de la figura del desaparecido Carlos Kindelán Limonta, hombre que naciera el 24 de agosto de 1963 en la Güinera, Municipio Arroyo Naranjo, La Habana, y que debutara en series nacionales con el conjunto Industriales en la serie de 1981-82, bajo la guía de Pedro Chávez, donde se mantuvo, no como regular hasta la serie de 1983-84. De los azules pasó a jugar con los Metropolitanos hasta la serie de 1987-88.

Presentes estaban camareros como Juan Padilla y Enrique Díaz en los Industriales y Metros, respectivamente, por lo que la situación se volvía algo difícil para que Carlos jugara regular en los equipos de la capital. Su calidad defensiva y su agresividad al bate le ayudaron a buscar otros horizontes. Fue así, que alentado por Eduardo Cárdenas, quien había tomado similar decisión con anterioridad, Kindelán se trasladó a jugar con los conjuntos de la provincia de Matanzas, donde demostró lo que sabía hacer en cuatro temporadas con los Henequeneros, en las que jugó la segunda base como regular y fue parte de los equipos campeones de 1989-1990 y 1990-1991, además de hacer el equipo Matanzas en las selectivas de esos años. La culminación de este ascenso fue su inclusión en el equipo Cuba que ganara la Copa Intercontinental en Barcelona (1991). La carrera del habanero se vio interrumpida por problemas renales, que obligaron a un retiro breve del pelotero. Rojas Garay (2018) relata que Kindelán, como integrante del Cuba B, comenzó a sentirse mal en una gira por Alemania: piernas hinchadas, falta de aire, orinaba poco y padecía de taquicardia. Al final se vio que sufría de una insuficiencia renal, por lo que se le aplicó hemodiálisis y operación para trasplante de un riñón.

Todo el mundo pensó que la carrera de Kindelán en el béisbol había concluido, pero el único que probablemente no lo pensó así fue el mismo pelotero, el que comenzó a entrenar nuevamente ocho meses después de su operación y regresó a jugar con el equipo Matanzas de 1992 a 1995.

Hay un detalle que recuerdo de Kindelán, jugaban Industriales y Santiago en el Latino, allí estaba el que suscribe, lanzaba el estelar Braudilio Vinent por los orientales y si la memoria no me falla, Kindelán alineaba como noveno al bate de los azules. Era un juego que transcurrió cerradamente, con buen pitcheo de ambas partes, pero Vinent se encontró con un escollo, que fue el mismo Carlos Kindelán. En su primera vez al bate le conectó triple y trajo una para los azules, en su segunda vez le sonó otro cañonazo y en la tercera vino la bronca, Vinent le tiró la pelota por la cabeza, la que, por suerte, Kindelán supo esquivar tirándose al suelo inmediatamente. El manager de los azules era el otrora estelar lanzador Andrés Ayón, el que acto seguido pidió la expulsión de Vinent y produjo una discusión fuerte del mismo Ayón con Vinent. Lo que se dijeron no fueron palabras aptas para escribirlas aquí. Sé esto último detalle, ya que al siguiente día estaba en la heladería-pastelería de la Ward en Santa Catalina, donde se encontraba el lanzador reglano Ramón Tablado, a quien pregunté y me dijo que tanto uno como otro se dijeron lo peor del mundo.

La realidad es que Carlos Kindelán fue un bateador siempre eficaz con los lanzamientos de Vinent. En otros enfrentamientos entre ambos, el meteoro de la Maya sabía que Kindelán no era fácil de dominar, por lo que procuró de lanzarle con cuidado, a veces lo dominaba y a veces le bateaba.

Carlos Kindelán comenzó a sentirse mal en días de la primera quincena de marzo de 1998, por lo que se trasladó a la Habana para hacerse el chequeo de rutina, viajó en una noche fresca, pero desabrigado. Al llegar a su casa en la Güinera, ya Carlos tenía el pulmón afectado y sus piernas muy hinchadas, fue ingresado en el hospital “Hermanos Ameijeiras”, donde se llegó a la conclusión que el organismo de Carlos estaba haciendo rechazo al riñón trasplantado. Mejoró algo después de una hemodiálisis, pero tenía una fuerte neumonía que afectaba sus pulmones. Entre tanta complicación, el organismo de Carlos resistió hasta donde pudo y finalmente falleció el 18 de marzo de 1998. Su velorio tuvo lugar en la funeraria Maulini, ubicada en la calle María Auxiliadora de Víbora Park, adonde asistieron varios compañeros de su deporte, entre ellos Pedro Chávez, Germán Mesa, Rey Vicente Anglada y Wilfredo Sánchez, único matancero presente. El gran pelotero fue enterrado vistiendo uniforme del equipo Cuba, honor bien merecido.

En resumen de su labor como pelotero, Carlos Kindelán jugó un total de 14 series nacionales, en las que bateó para promedio de .283 producto de 768 hits en 2716 veces al bate, incluido 126 dobles, 37 triples, 63 jonrones, con 379 anotadas y 357 empujadas.

Defensivamente jugó para .974, con 98 errores en 3724 lances, 467 dobles matanzas y un triple play. En la Intercontinental de Barcelona bateó de 5-2, con 4 empujadas, una base y 1 ponche, y defensivamente no cometió error en los dos juegos que participó.

Carlos Kindelán es ejemplo de esfuerzo, supo en todo momento ponerse por encima de sus dolencias y demostrar con coraje y determinación lo mucho que se puede hacer cuando uno pone empeño en eso.

 

Tomado de: Pelotacubana

 

 

5 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Chikungunya en 9 octubre, 2018 a las 9:46 am
    • Responder

    Excelente pelotero, lo recuerdo perfectamente defendiendo los colores de su Henequeneros, la vida le jugó una mala pasada, siempre le recordaremos como también a Lázaro Contreras del que se habla muy poco y amenazó con quitarle el puesto a Víctor Mesa, de hecho lo sustituyó en 1985 en la Copa Intercontinental debido a la operación a la que fue sometido el villaclareño y de la que salió con sus famosas botas que luego usaron otros. Ya sabemos que al regreso de ese torneo Contreras, estelar center field, fué víctima de un atercado doméstico (quemado por una mujer) falleciendo pocas horas después de tal incidente y con ello una de las futuras estrellas de nuestro béisbol de los 80’s.

    • Marcial Segura Beltran en 9 octubre, 2018 a las 11:45 am
    • Responder

    Carlos Kindelán fue de esos hombres que dio la vida por el beisbol. Después de recibir un trasplante renal, proceder bien complicado y de pronósticos reservados, no siguió los consejos médicos, y volvió al terreno de juego, derrochando coraje y amor al beisbol.Fue clave en aquellos triunfos del Henequeneros de Sile Junco, quien junto al tambien capitalino Eduardo Cárdenas redondearon un infield de lujo, entonces…
    EPD Carlos Kindelán, fuiste y eres de los que hay que quitarse el sombrero ante tu amor al beisbol…

    • Eduardo Hernandez Rodriguez en 3 diciembre, 2018 a las 2:38 pm
    • Responder

    Tuve la dicha y el honor de ser amigo y compañero de equipo de Carlos Kindelán en la EIDE bajo la dirección de Augusto Fonseca y después con el equipo del Hospital Psychiatrico de La Habana bajo la dirección de René Bello. El Kinde cómo yo lo llamaba era digno de admiración por su total entrega al béisbol. El me decía: Eduardo fíjate cuando bateé y dime que estoy haciendo mal. Siempre buscaba la perfección.

    1. Gracias por compartir sus vivencias junto a ese grande. Saludos.

    • Amaya en 3 diciembre, 2018 a las 4:42 pm
    • Responder

    Ojala hoy mucho tuvieran esa voluntad ferrea que tenía Kindelán, hoy por cualquier cosa que se sientan ya no juegan, y a veces se pasan temporada sin jugar por una “simple” lesión

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.