1. ARRANCARON LAS SERIES DE CAMPEONATO y ya muchos se arriesgan a vaticinar no solo a los protagonistas de la Serie Mundial, sino al futuro campeón. Y me parece bien, soy devoto a los pronósticos. ¿Dodgers o Cerveceros? ¿Astros o Medias Rojas? Pero en esta ocasión me “paso con ficha” como si fuera dominó. Respondan ustedes, no me atrevo, al menos al instante de escribir estas líneas. Una breve reflexión. El equipo de Los Ángeles ha ganado seis veces, desde 2013, la División Oeste de la Liga Nacional y luce favorito ante los representantes de Milwaukee. Pero ojo a la inspiración de estos últimos, que vienen enrachados 12 victorias en fila (sumando temporada regular y playoffs) y tienen la ciudad inundada de hamburguesas gratis. El plato fuerte sin duda está en la Liga Americana. Houston tendrá que librar una difícil tarea ante Boston si pretende revalidar su título. Ofensiva pareja y calidad individual sobra en cada equipo. Quizá la diferencia radica en la profundidad del pitcheo de los vigentes campeones, algo superior a sus rivales, en el papel. Pero estos son los playoffs y acá estadísticas y sabermetría (con la anuencia de los sabermétricos), sobra. La mesa está servida. Astros y Dodgers discutirán el anillo de 2018 y los primeros alzarán el galardón, por segundo año consecutivo. ¿Pensaban que no me lanzaría? Sí es así, pues los engañé. Parafraseando a Maluma, el “filósofo de la lírica y la melodía”: ‘Mala mía’.

2. ¿QUÉ FUERA DEL BÉISBOL sin jonrones? Sería como tomarse un mojito sin yerbabuena o ir a Bayamo -cuna de la nacionalidad cubana y de paso, mi ciudad natal- y no montarse en un coche tirado por caballos. Por eso hay que hablar de ellos de vez en vez, como para no perder la costumbre. Si bien en la finalizada temporada regular se conectaron 5 585, 520 menos que en 2017, la cifra de carreras producidas por batazos de este tipo ascendió al 40.3 por ciento del total, unas 21 630 rayas por jonrones. Punto aparte, la ofensiva estuvo siete puntos (248) por debajo a la edición precedente; también disminuyeron los hits (41 019) y dobles (8 265), con diferencias de 1 106 y 132, por ese orden. Solo los triples (847), superaron en 52 al año anterior. Pero regresemos a los ‘palos’ de vuelta completa. Esta postemporada, por ejemplo, va para cifras históricas. De las 123 carreras anotadas en 16 partidos, el 43.09 por ciento ha sido por jonrones, en total, 35 antes de iniciarse las Series de Campeonato. ¿Referentes? George Springer y Aaron Judge, con tres bambianzos cada uno, aunque es imposible no recordar el aporte del novato de los Bravos Ronald Acuña Jr., autor de un grand slam. De los mencionados, solo el jardinero de los Astros podrá contribuir, desde hoy, a estas estadísticas.

3. UNA FANÁTICA DE LOS BRAVOS prometió hacerse un tatuaje del rostro de Ronald Acuña Jr. si este conectaba un grand slam. Christian Fuentes, de Cut4, nos reseña cómo Caitlin Pannell cumplió su promesa. La imagen del novato venezolano se refleja en uno de sus antebrazos. ¿Iniciativas para imitarla? Me ha motivado Caitlin, solo que…

4. EL TIEMPO ES ORO PARA LOS YANKEES, o al menos eso quieren demostrar luego de su reciente eliminación de los playoffs. La franquicia neoyorquina tiene prioridades y una de ellas es consolidar su rotación abridora. Un reporte de Fancred Sports señala al lanzador de los Diamondbacks, Patrick Corbin, como de ‘interés especial’. No es la primera vez que se relaciona al conjunto de Arizona y los Yankees. Este mismo año, en la pretemporada, según algunos informes, se llevaron a cabo conversaciones para lograr un intercambio con el jugador de cuadro, Brandon Drury. El trato con el tercera base se materializó -jugó 18 partidos-, pero el de Corbin quedó en la mesa de negociaciones. Hoy se justifican las tempranas gestiones de Los Bombarderos, eso está claro. Con la aparente salida de CC Sabathia, J.A. Happ y Sonny Gray a la agencia libre, solo Luis Severino y Masahiro Tanaka se proyectan como los únicos seguros del staff abridor. Urgen alternativas, nuevos contratos… porque dinero hay ¿o no?

5. Y HABLANDO DE FIRMAS. Precisamente los Yankees insisten una vez más en Manny Machado, como pieza de refuerzo para la próxima temporada. El dueño de la franquicia, Hal Steinbrenner, ha dicho que ‘explorará todas las opciones que se presentan en su escritorio … ‘Sabemos qué tipo de equipo esperan los fanáticos el Día Inaugural’, recalcó. Si finalmente llega Manny ¿cuál sería el destino de Miguel Andújar? Esa es la disyuntiva. Dos opciones: figura para un buen canje o trasladarlo a otra posición, como la primera base. Esperemos que esta historia, nada nueva, tenga el mejor cierre.

 

6. NO SIEMPRE SABEMOS cómo o dónde haremos un amigo. Si bien esperamos tener algunos socios en el trabajo, la escuela o el vecindario, nunca se conoce con quién pudiéramos encontrarnos en un viaje en autobús, la cafetería … o en un estadio, y más si la relación tiene como pie forzado un vaso de cerveza. ¿Recuerdan la edición de La Novena la pasada semana? Ahí resumimos un incidente que ocurrió durante el juego de comodines de la Liga Americana, entre los Atléticos y Yankees. En esa ocasión un fanático de Oakland tuvo la desafortunada experiencia de quedar empapado de alcohol, mientras animaba a su equipo. El incidente, que involucró a dos jóvenes, no trajo malas consecuencias, reseña un reporte de MLB. Las partes se pusieron de acuerdo perfectamente e incluso, se reunieron para pasar un rato. Pero todo no terminó ahí. Chris, el que arrojó la bebida, tuvo la cortesía de comprar un boleto a su nuevo amigo para el juego del martes por la noche, entre Medias Rojas y Bombarderos. Así nació esta amistad, una de las más inverosímiles de todos los tiempos. Lo que logra el béisbol ¡Enhorabuena para Chris y John! Ah, por cierto, ya los equipos de sus respectivos amores… se fueron a casa.

7. CONOCE EL AYER Un 8 de octubre, pero de 1961, el lanzador de Nueva York, Whitey Ford, estableció un récord de Serie Mundial: 32 entradas sin permitr carreras. Ese día derrotó 7-0 a los Rojos de Cincinnati. La marca anterior pertenecía a un tal Babe Ruth. El 12 de octubre de 2012, los Gigantes completan una de las remontadas más recordadas del nuevo siglo, al derrotar a los Rojos, 6-4, en el Juego 5 de la Serie Divisional de la Liga Nacional. Los Gigantes derrotaron a los Rojos en Cincinnati después de perder los dos primeros juegos en casa. Un jonrón de Buster Posey, frente a Mat Latos, fue el batazo clave que decoró el racimo de seis carreras que inclinó la balanza en una serie que en sus inicios parecía sentenciada a favor de los Rojos.

8. YA SE HACE NORMAL QUE EL BIG PAPI encienda las redes sociales con sus comentarios, la mayoría de las veces recreados en un ambiente de jocosidad. ‘Les voy a dar la verdadera luz a los a los “yankistas”, dijo el carismático expelotero caribeño. ‘Ustedes son de mi propiedad…con tantos palos que les di, funda tras funda…no puedo odiar a la gente que me pusieron ‘bacano’ (expresión usada en algunos países como República Dominicana y Colombia para referirse a algo extremadamente bueno), añadió entre risas. El mensaje se hizo viral un día después de la eliminación del equipo del Bronx. Dentro y fuera del terreno, activo o retirado, David Ortiz es un crack.

9. ECOS DE LA POSTEMPORADA. Aparecen víctimas y victimarios, como siempre, y también conformes e insatisfechos. Por ejemplo, el lanzador de los Yankees CC Sabathia habló y no precisamente con la intención de felicitar a sus rivales. El zurdo criticó al árbitro cubano Ángel Hernández, a quien valoró de ‘terrible, absolutamente terrible y de ‘no tener calibre para los playoffs’. El umpire trabajó detrás del home plate en el cuarto juego de la serie entre Yankees y Medias Rojas, ocasión en la que Sabathia cargó con el revés, luego de tres inefectivas entradas. Pero todo tiene un precedente. El día antes, en el primero de los compromisos en New York, tres decisiones en la primera base cambiaron, tras someterse al video. Allí estaba Hernández, que se había equivocado. ¿Tendrá que responder CC ante la MLB, por sus duros señalamientos? Puede suceder, hay historias similares. En un terreno las decisiones arbitrales deben respetarse; soy consciente de esto, pero también abogo, fuera de él, por un espacio a la crítica -lejos de ser ofensiva o denigrante-, por dura que parezca. Es asunto complejo y ponerse de acuerdo parece una quimera. Coincido con el pelotero de 38 años. Si Ángel Hernández tuvo una mala jornada en su trabajo en el Bronx, no merecía el puesto como principal en el siguiente partido. Era muy sencilla la decisión. Así las Grandes Ligas hubieran evitado un lugar entre la espada y la pared. A propósito, no podían faltar los memes, acá les dejo uno y los invito a vernos la próxima semana.