City, Juventus y Bayern imponen su ley; Real Madrid regresa al triunfo

23/10/18
8:48 pm

 

 

Manchester City, Juventus y Bayern Múnich impusieron la ley del más fuerte ante Shakhtar Donetsk, Manchester United y AEK Atenas, respectivamente, mientras que el Real Madrid, aunque se reencontró con el triunfo, lo hizo de forma agónica ante un Viktoria Plzen al que teóricamente debería haber superado con facilidad.

El Valencia comprometió más su futuro en la Liga de Campeones al empatar en Berna con el Young Boys (1-1), el Ajax afianzó su sueño con un apurado triunfo contra el Benfica (1-0) en un duelo de históricos y el Roma no dio la más mínima opción al CSKA Moscú (3-0).

El Manchester City llega a este ecuador de esta fase en cabeza del grupo F lanzado. Ya ha olvidado el tropiezo inicial ante el Lyon y en el estadio OSK Metalist de Kharkiv pasó por encima del Shakhtar Donetsk (0-3).

Fue muy superior el equipo de Pep Guardiola, que mandó con autoridad y disfrutó de muchas y grandes ocasiones para haber goleado. Sentenció el partido en el primer tiempo con los goles de David Silva (m.30) y Aymeric Laporte (m.35) y puso la puntilla en el segundo tiempo con un tanto a la contra de Bernardo Silva (m.71), que acababa de reemplazar a Kevin de Bruyne, titular por primera vez esta temporada tras recuperarse de su lesión.

El City domina el grupo con seis puntos, uno más que el Lyon, que dejó escapar dos puntos en el campo del Hoffenheim en un partido loco que concluyó con empate a tres.

El burkinés Bertrand Traore adelantó al cuadro francés (m.27), el croata Kramaric remontó (m.33 y 47), pero Tanguy Ndomble (m.59) y el holandés Memphis Depay (m.67) situaron de nuevo al equipo galo por delante. El brasileño Joelinton, en la prolongación evitó su victoria y mantiene al Hoffenheim y al propio Shakhtar, que tienen dos puntos, en la pugna.

El Juventus asaltó Old Trafford en la vuelta de Cristiano Ronaldo, esta vez con la camiseta blanquinegra del cuadro turinés, y se impuso por 0-1.

El exjugador portugués del Real Madrid propició el único tanto de la contienda con un centro desde la derecha que acabó en la bota del argentino Paulo Dybala, que no perdonó.

El Juventus comanda la tabla del grupo H con pleno y nueve puntos, cinco más que el Manchester United, y el Valencia queda tercero con dos tras sacar un sufrido empate ante el Young Boys.

Estrenó su cuenta anotadora en el torneo con una diana del belga Michy Batshuayi (m.26), pero el cuadro de Marcelino García Toral sigue sin arrancar. El Young Boys, un equipo muy inferior, se creció, igualó al transformar el francés Guillaume Hoarau un penalti (m.55) e incluso estuvo cerca de la victoria.

El Bayern se impuso sin alardes en el Spiros Louis ateniense al AEK (0-2) merced a dos tantos casi seguidos del español Javi Martínez (m.61) y del polaco Robert Lewandowski (m.63).

Aunque parece haber salido de su delicada situación, el equipo que dirige el croata Niko Kovac aún dista mucho de ser el gran aspirante de casi todos los años, pero le vale para estar empatado en la cabeza del grupo E junto al Ajax, que superó al Benfica con un gol en la prolongación de Noussair Mazraoui.

El Real Madrid, campeón las tres últimas ediciones, se reencontró con la victoria después de cinco partidos sin lograrlo, aunque lo hizo al final casi de forma agónica, lo que no calma los ánimos y mantiene a Julen Lopetegui en una situación más que complicada.

Debió haber goleado el conjunto blanco en el Santiago Bernabéu, pero falló numerosas ocasiones y, lo que es peor, permitió también que el modesto Viktoria Plzen tuviera las suyas, y muy claras.

Para su fortuna, los goles del francés Karim Benzema (m.11) y del brasileño Marcelo (m.55) dejaron los puntos en casa pese a los apuros finales después de que el eslovaco Patrik Hrosovsky acortara distancias (m.79).

Lo peor, al margen de la falta de confianza de un equipo que no mejoró en las puertas del clásico del domingo en el Camp Nou ante el Barcelona, fue la lesión en el último momento de Marcelo, que podría perderse tan significado partido.

El Real Madrid encabeza el grupo G con seis puntos, los mismos que el Roma, que goleó al CSKA Moscú por 3-0 con un doblete del bosnio Edin Dzeko (m.30 y 43) y un tanto del turco Cengiz Under (m.50).


Real Madrid gana con muchos apuros

 

MADRID — (Paola Núñez, corresponsal) — Real Madrid cumplió (a secas) con una victoria por 2-1 ante el Viktoria Plzen. Suficiente para mantenerse en la pelea por el boleto a octavos, pero que no ha convencido a nadie.

Real Madrid ya no sabe cómo tapar sus miserias. Su pobreza de juego y espíritu. Ha llegado al punto en que cualquier cosa que no sea hacer un ridículo monumental es ganancia. Ante el rival más débil posible, probablemente el más limitado al que se ha enfrentado en toda la campaña, particularmente en defensa, el Real Madrid acabó agradeciendo los golpes de suerte que le permitieron salvar la noche.

Fueron las carencias del cuadro checo y no las virtudes merengues las que decidieron el encuentro, alargando la agonía de Julen Lopetegui, no se sabe si para angustia de la directiva – que se debate entre ejecutar la sentencia y dinamitarlo todo de una buena vez, o postergarla una vez que pase el clásico – o un grupo de jugadores que ha perdido el norte, la ambición y la fe en su líder.

No supieron cómo llegaron al medio tiempo con el 1-0 en el marcador. Hacía un mes, desde la victoria por la mínima sobre el Espanyol, que el conjunto merengue no se ponía en ventaja; cinco partidos en que no habían logrado marcar más que un tanto y con mucho sufrimiento. Esta vez llegó por pura inercia. Un cabezazo de Karim Benzema a los diez minutos de juego en el enésimo centro largo desde la derecha de Lucas Vázquez.

El gol le quitó un peso de encima al conjunto merengue, sometido a juicio por una grada que ha perdido la paciencia con su dejadez y pobreza de juego. En particular a Lucas, que a pesar de sus muchísimas limitaciones defensivas jugaba de lateral ante la necesidad de reservar a Odriozola para el clásico, y para Benzema, chivo expiatorio de cajón en cuanto las cosas empiezan a torcerse.

Y si no llegaron a ese punto fue porque el rival no daba para mucho más. Se pudo ir al descanso 1-2, pero desperdició dos oportunidades clarísimas (y regaladas por la defensa merengue) pues resulta que algo tiene en común con el ‘gigante’ blanco. Tampoco tiene un goleador de referencia.

La fragilidad defensiva del rival invitaba a una goleada. Evidente para el estadio entero, menos para los once merengues en la cancha. Al correr de los minutos sin que se les viera la menor intención de sorprender, el Bernabéu empezó a dar señas de exasperación. Hasta el ‘bienamado’ Isco se llevó una recriminación a modo de rechifla después de regalar un balón tras otro.

En esas estaba el Madrid, empezando a sucumbir a los nervios al saberse enjuiciado por su propia afición, cuando Marcelo compró algo de tranquilidad con el 2-0 después de que Bale se avivara al pescar un rechace y le pusiera el balón.

Hasta ahí la contribución del galés, que a 15 del final dejó su lugar a Marco Asensio, después de trotar prácticamente todo el tiempo que estuvo en la cancha. No por mala actitud, si no por cauto pues le bastó el primer sprint para empezar a cojear.

Lo justo dio también la defensa, habitualmente endeble y frecuentemente exhibida por confiada. Durante casi 80 minutos se le había exigido poco (y de todas formas se había estado salvando casi de milagro) hasta que llegó el contragolpe fulminante para que los checos descontaran por conducto de Hrosovsky.

De los males, el menos. Madrid acabó con diez después de que Marcelo se llevar un duro golpe en un tobillo.

Tan triste resulta el juego merengue, que acabó agradeciendo que un rival pequeñito, que visitaba por primera vez en su historia el Bernabéu después de comerse cinco goles en Roma, no le hiciera más daño.


Benzema se convierte en cuarto máximo goleador de la Champions

 

MADRID – El delantero del Real Madrid, Karim Benzema, con su tanto al Viktoria Plzen con el que abrió el marcador del partido que ambos equipos disputan en el Santiago Bernabéu, marcó su gol número 57 en la Liga de Campeones y superó al holandés Ruud van Nistelrooy, con quien estaba empatado.

Benzema cabeceó un centro de Lucas Vázquez desde la banda derecha en el minuto 11 del choque y sumó un tanto que le sitúa en la cuarta posición de la tabla histórica de goleadores del torneo continental.

Ese gol le acerca a Raúl González, el tercero en la lista con 71 dianas por detrás del argentino Lionel Messi (105) y del portugués Cristiano Ronaldo (120).

El delantero francés comenzó muy bien la temporada con cuatro tantos consecutivos al Girona y al Leganés en Liga. Después, sumó ocho encuentros (Athletic, Roma, Espanyol, Sevilla, Atlético, CSKA Moscú, Alavés y Levante) sin ver portería.

Al final, Benzema ha roto una sequía que duraba desde el pasado 1 de septiembre, cuando marcó un doblete al Leganés en el estadio Santiago Bernabéu. En total, sumaba casi dos meses sin marcar un gol en competición oficial.

 


Julen Lopetegui afirma sentir alivio tras victoria en Champions

 

El triunfo del Real Madrid sobre el Viktoria Plzen puso fin a la racha de cinco partidos sin ganar y ha “salvado” el puesto del técnico Julen Lopetegui, al menos hasta el próximo domingo, cuando el conjunto merengue visite al Barcelona en el Clásico del futbol español.

Sin embargo, la victoria por 2-1 tuvo un sabor amargo, pues el triunfo no ha logrado convencer a la afición, que nuevamente dedicó sonoras rechiflas al equipo, en especial a Isco y a Karmi Benzema, pese al gol con el que abrió el marcador, o levantar el ánimo del equipo. Y si nos apuramos, ni siquiera del técnico.

“Todo lo que me hablas me queda lejos”, señaló Lopetegui en rueda de prensa tras ser ratificado en el puesto por Emilio Butragueño, director de relaciones institucionales del club –que no presidente o director general.

Para el entrenador vasco, “la importancia del partido de hoy era conseguir los tres puntos y comenzar a cambiar la dinámica” negativa en la que había caído su equipo luego de tres derrotas consecutivas dentro de una racha de cinco partidos sin ganar y haber atravesado la peor sequía goleadora en su historia, 481 minutos sin ver puerta.

“Los chicos tenían mucha necesidad de un triunfo que debía haber llegado mucho antes. Las dinámicas no se cambian de un día para otro. Hoy ha sido un punto de inflexión”, afirmó Lopetegui.

El entrenador reconoció que la victoria tenía que ser más holgada y no un mero 2-1 ante el equipo más débil de su grupo y también que aún queda un largo camino por delante para recuperar cierta regularidad. Su equipo, insistió, debe “jugar mejor” y hacer efectivas sus oportunidades de gol para recuperar la sensación de seguridad.

“Es cierto que, cuando hay un momento de debilidad porque no ganas, cualquier equipo es más susceptible a cualquier situación. Por eso es importante ganar”, indicó.

Esa “tranquilidad” que dice empezar a recuperar aún no se refleja en el rostro de sus jugadores ni en el discurso de la directiva, que de momento no tiene más remedio que esperar a los acontecimientos del domingo para tomar una decisión.

El técnico, aún bajo intensa presión, dice estar “contento”. Si se le nota poco ojeroso es porque, afirma, sonreír no es su fuerte.

“Estoy contento. Yo sonrío poco. Estoy bien. Lo segundo, estoy mucho más contento porque hemos conseguido ganar. Era importante romper la dinámica. Nos hubiera gustado que fuera de una forma más contundente. El futbol nos está retrasando los premios”, insistió.

En cuanto a las rechiflas, Lopetegui prefirió no echar más leña al fuego.

“No he sentido nada. El público es soberano y nos trata fantásticamente bien. Hoy querrían, como nosotros, conseguir un triunfo de una manera más holgada como había merecido el equipo”, señaló Lopetegui.

“Al final, podemos interpretar, pero entiendo, el público es soberano. Lo importante de hoy han sido los tres puntos y romper una dinámica compleja. Me quedo con lo positivo”, sentenció.


Marcelo acusa a la prensa de ‘envidiosa’ al criticar al Real Madrid

Marcelo culpa al sector crítico de la prensa de los problemas merengues y niega la “crisis” institucional.

Para el lateral brasileño, las críticas al Real Madrid y el mal momento que han desembocado en una racha de malos resultados son producto de la “envidia” y no de la pobreza del juego del conjunto merengue, que le que le ha costado ya siete partidos sin ganar en lo que va de la campaña (cinco en Liga, uno en Champions y uno más en Supercopa de Europa) y crecientes rechiflas de la grada del Santiago Bernabéu.

“(Aquí) le han pitado a Iker, a Raúl, a Cristiano. Si te pitan, pasa algo y hay que mejorar”, reconoció Marcelo, autor del segundo tanto en la victoria por 2-1 sobre el Viktoria Plzen del miércoles

Sin embargo, el zaguero no dudó en señalar a sus críticos.

“Es duro cuando no ganas, pero de crisis (las ocho horas efectivas de juego sin marcar) habláis vosotros, que intentan hacer daño a este vestuario. Muchos periodistas intentáis hacer daño. Igual es envidia, porque no sabéis jugar al futbol”, dijo el jugador.

La victoria sobre el Viktoria Plzen puso fin a una racha de cinco partidos sin ganar del Real Madrid –incluidas tres derrotas en fila.

Es la segunda vez en una semana que Marcelo culpa a la prensa de los problemas de algo que responde directamente al mal momento del Real Madrid.

Ya el sábado pasado echó en cara a los medios de comunicación el haber propiciado la salida de Rafa Benítez hace dos años. Nada más lejos de la realidad.

La salida del técnico español, en enero de 2016, respondió a su probada mala relación con el plantel y una cadena de malos resultados agravada por la alineación indebida de Dennis Cheryshev, que costó al Real Madrid la eliminación en la Copa del Rey.

En esta ocasión, Marcelo puso en duda la existencia de una crisis institucional evidente, aunque él no quiera reconocerla.

Desde hace varias semanas es un secreto a voces que la directiva encabezada por Florentino Pérez medita la destitución de Julen Lopetegui, quien ha logrado mantenerse a flote, en gran parte, debido al calendario.

Tras la victoria en la Champions, el director técnico fue ratificado por Emilio Butragueño para sentarse en el banquillo en el Camp Nou, pero nada le asegura llegar a noviembre.

“Maravilloso. Para mí está haciendo un trabajo estupendo”, dijo sobre la permanencia de Loepetegui.

En situaciones relacionadas al campo, Marcelo dio un gran susto al cuadro merengue al abandonar el terreno de juego minutos antes de que terminara el encuentro, tras recibir un “duro golpe” en un lance con un rival.

El lateral, quien espera estar recuperado para jugar el domingo en el Camp Nou el Clásico ante el Barcelona, mostró su enfado ante la pasividad del árbitro, ya que la jugada pudo provocarle una lesión más grave.

“Ahora me encuentro bien, pero tuve un golpe duro. Ese tipo de entradas no se pueden dar”, apuntó el zaguero.

 

 

Tomado de: ESPN

 

2 comentarios

    • Chikungunya en 24 octubre, 2018 a las 8:10 am
    • Responder

    Se tensa aún más la cuerda sobre el cuello de Lopetegui, victoria pírrica.

  1. forza italia!!!!, forza el calcio!!!!, sigue la liga italiana con su buen paso en esta Champions, a la victoria de la Juve se le une un contundente 3×0 de la Roma al CSKA en el Olimpico, hoy napoli a ganar y el Inter a intentar sorprender para seguir el renacer de la SerieA en europa

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.