El pelotero hace al bono, no el bono al pelotero.

El pelotero hace al bono, no el bono al pelotero

 

 

 

Colaboración del miembro del Club Vegueros de Pinar del Río Reynaldo Guevara (Dr Reynaldo).

 

 

Por Francy Romero

 

Cuando el beisbolista se presenta ante las cámaras, firma su contrato,
responde a dos o tres preguntas de periodistas insistentes y luego
revisa su cuenta bancaria, un miedo sin igual lo asiste por muchos
días. Es en la confusión del dinero, quien hace y deshace, donde la
mente humana, a veces no logra entender la verdadera finalidad de las
cosas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Es por eso que las firmas millonarias ya no me sorprenden ni me hacen
pensar en nada nuevo. Cuando llegas al terreno, todo se trata sobre
hacer o no hacer las cosas. Muchos beisbolistas que personalmente he
conocido se apenan cuando firman por bajos bonos de compensación.

Incluso uno de ellos me comentó un día algo en lo que nunca había
pensado: “El pelotero es quien hace al bono, no el bono al pelotero”.

Y es cierto. ¿Cuántos casos de jugadores que firmaron entre 10 ó 15
millones han naufragado por el mar de las ligas menores anclando en el
limbo? Podría mencionar incontables ejemplos donde el jugador y su
carrera han sido los principales afectados.

Y no es ningún crimen ganar cantidades millonarias de acuerdo al
talento en un negocio que cada día infla su estructura económica como
el béisbol y la MLB, pero donde casi nadie vale lo que realmente dice
la etiqueta.

El deporte y su evaluación de talento, como la vida misma, es el
centro de operaciones donde irradia y siempre se hace desconcertante
descifrar los límites de la sobreestimación y la subestimación.

Siempre menciono el caso del lanzador de los Astros de Houston,
Rogelio Armenteros. El derecho habanero firmó por un bono de 40 mil
dólares después de salir de Cuba en 2012 con ciudadanía española y
apenas 18 años de edad. En septiembre del 2014, los Astros firmaron a
un lanzador que parecía el relleno de un sistema calibrado de ligas
menores. De haber tenido una sola, una sola temporada regular, hubiera
recibido su released.

Armenteros llegará a Grandes Ligas en 2019.

El dinero hace que no sea siempre el mismo tipo de sacrificio. Cuando
no tienes nada no es igual que cuando, al menos, tienes los billetes
para comprarte el carro del año, la casa de tus sueños o el cuadro de
alguna subasta.

 

 

 

 

 

 

 

Como mismo una firma millonaria te ayuda para sacar a tu familia de la
pobreza, te puede congelar tu futuro como beisbolista porque puede
llevar a creer que has logrado algo. Hace mucho tiempo, un muchacho
llamado José Ramírez firmaba por 50 mil dólares con Cleveland Indians
(2009) y otro con cara de MVP llamado José Altuve aceptó un bono de 15
mil dólares en 2007 con Houston.

No existen muchas enseñanzas en el mensaje. Sólo pensar que nunca has
logrado nada hasta que llegues a la mejor liga del mundo y juegues día
a dia. Allí si no importa qué ganaste antes o después. Al final estás
tú sólo, la pelota, el rival y el terreno.

Como dice una canción de un grupo de rap inglés: “Todo es prestado”.

7 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Dr. Reinaldo en 26 octubre, 2018 a las 6:02 pm
    • Responder

    Mis amigos, este artículo, no es mío en lo personal, es del gran amigo y conocedor del béisbol cubano: Francys Romero. Un abrazo para él, del Dr. Reinaldo.

    • acdc en 27 octubre, 2018 a las 9:57 am
    • Responder

    Los hechos hablan. Muy de acuerdo con el autor.
    Buen artículo; excelente Peña.
    Gracias MD.

    • Ramón García en 27 octubre, 2018 a las 2:28 pm
    • Responder

    Por qué será que relaciono este artículo con los Mesa ?
    Saludod

    • M. García en 28 octubre, 2018 a las 7:44 am
    • Responder

    El caso de Rusney Castillo es elocuente: más de 70 millones pagaron los, ahora casi campeones, Boston Red Sox y el hombre no sale de las menores…saludos

    1. Igual Tomás, 68 millones y no sale de las menores, increible…

    • juan bermudez en 28 octubre, 2018 a las 1:59 pm
    • Responder

    El bono es muchas veces veleidoso, un gran equipo como el Boston puede darse el lujo de botar 70 millones con Rusney, pero a la larga el único perdedor fue el pelotero que de haber firmado por menos en un equipo mas modesto, de seguro estuviese jugando todos los partidos de la temporada regular y con grandes opciones de emigrar a un equipo grande después de demostrar su valía en el terreno. Bien por los Mesa que se quedaron en un equipo en crecimiento.

      • BIGPAPI en 29 octubre, 2018 a las 3:09 pm
      • Responder

      el problema de la mayoria de los peloteros cubanos que legan y firma es ese.. que firman por la cantidad mayor porque se les llenan los ojos. piensan en el dinero y no en la posibilidad de jugar dia a dia. muchos alegan que despues que firman ya tienen el contrato asegurado pero el caso de tomas habla por si solo. puedene tener asegurado algo de dinero pero no todo. es preferible firmar con un equipo que te de la posibilidad de jugar regural por un menudo, que buscar una cantidad de dinero grande y no llegar nunca. esa pelota es muy compleja en todo sentido hermano.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.