Real Madrid… suicidio colectivo de la arrogancia

Real Madrid… suicidio colectivo de la arrogancia

Los principales periódicos de la península ibérica reaccionaron ante la victoria del Barcelona. (0:27)

Tomado de http://espndeportes.espn.com/blogs/index?nombre=rafa_ramos&entryID=4922406

LOS ÁNGELES — Lo más grave, en el naufragio madridista, es que no todos entienden que la playa está tan lejos y tan cerca, para todos. Prefieren ahogarse arrogantemente por separado, que salvarse juntos.

Con la resignación mansa y bobalicona del que es atropellado por un tráiler, y tiene fracturadas hasta las meninges, el capitán del hundimiento, más que del rescate, Sergio Ramos, asegura que “de esto (el holocausto del 5-1 ante el Barcelona), se puede sacar provecho”.

Con la misma precisión quirúrgica para sanguinariamente descogotar un adversario sin recibir amarilla, Casemiro lo resalta como un suicidio: “Esto (5-1) refleja lo que ha sido la temporada”.

Dos referentes. Uno, el prófugo de la UFC, Ramos, héroe de tantas jornadas, reza ante el cadáver madridista, pide abnegación y ofrece la otra mejilla. Ora pro nobis.

El otro, el de los estiletes en cada taquete, enciende la hoguera inútil del mea culpa. Las confesiones después de un 5-1 son un acto de escapismo. Un suicidio indoloro, incoloro e inodoro.

¿Y la redención? Florentino Pérez encadena este lunes a Julen Lopetegui a marchas forzadas en la Siberia de Valdebebas. Y Lopetegui dirige con su traje de sarcófago. Su carrera está muerta, pero no le han oficiado el acta de defunción.

Y Florentino busca nuevos mártires. Antonio Conte especula con la cartera del madridismo, mientras Santiago Solari fantasea con ser el nuevo Zidane.

El esclavista del Real Madrid elucubra la fechoría. Mató a España antes del Mundial al saquearle a un incauto Lopetegui, quien a su vez, según versiones, habría sido aniquilado por los mundialistas de la Roja, por su acto de traición. Así, Judas es un rufián de kindergarten.

Barcelona tuvo un gesto de grandeza, porque la piedad y la compasión sobre el enemigo histórico, es un desliz filantrópico. Por eso fueron sólo 5-1. Y Lionel Messi estaba en la tribuna. Ni el destino es tan desalmado, por eso lo dejó fuera de esta masacre.

Aunque goza de cabal salud, porque ha secuestrado las finanzas y hasta el cocinero de la Casa Blanca de Madrid, Florentino recibe una reprimenda y una recriminación más. Y llega de quien más la esperaba, pero cuando menos lo esperaba.

Ronaldo se quita la misericordia de Cristiano, y ante medios franceses, deshoja los pocos pétalos de dignidad de Florentino. “Me fui (del Real Madrid) porque me dijo que ya no era indispensable”.

Mientras Real Madrid desfila desnuda y vejado por este via crucis infinito, CR7 se pavonea por la Via Veneto. Italia y el pasadizo de la elegancia, son suyos.

Hace sólo cinco meses, el Real Madrid se proclamaba señor feudal del futbol desde la corte suprema de la Champions, pero en el futbol las grandes tragedias borronean las grandes conquistas.

Hoy, el madridismo, el genuino y el de los villamelones de temporada, sienten más vergüenza por el presente, y ese futuro incierto en manos de Florentino, que por el sabor magnífico de las tres orejonas en fila. La angustia engorda hasta a las reinas de la belleza.

Al final, lo más triste, en este naufragio eventual -y suponemos temporal–, de este Titanic merengue, es que Jack, Rose, el capitán y hasta la orquesta, han elegido rumbos distintos… hacia una misma playa.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.