LaLiga Española; Vinicius saca del bache al Real Madrid. Dembelé y Luis Suárez salvan al Barcelona + Atlético de Madrid empata (1-1) con el Leganés

3/11/18
11:05 pm

 

 

 

Vinicius saca del bache al Real Madrid

MADRID (Paola Núñez | ESPN Digital) — Tuvo que venir un niño de 18 años a salvar la temporada.

Vinicus Junior se convirtió en el primer jugador nacido en el siglo XXI en marcar un gol con la camiseta del Real Madrid, que ayudó a rescatar a un equipo casi desahuciado. El brasileño abrió el marcador en la tardía, y sufrida, victoria del Real Madrid por 2-0 sobre el Valladolid y con ello lo devolvió a la pelea por la Liga.

Santiago Solari no vino acompañado de una caja de refuerzos. Tampoco podía dejar en manos de gente con poca experiencia la delicada tarea de sacar al equipo de la peor situación en la que se ha visto en más de diez años, o ‘señalar’ a algún peso pesado condenándolo a la banca sin darle el beneficio de la duda.

Salvo los cambios en defensa obligados debido a las lesiones de Raphael Varane, Dani Carvajal o Marcelo, salió con los mismos que han llevado el barco a pique. Y jugaron a lo mismo. Inercia, o tal vez cansancio.

La influencia en la actitud de los jugadores de Santiago Solari, hasta hace nada, técnico del Castilla, se notó solo en los impetuosos Vázquez y Vinicius, a los que tuvo que recurrir en la recta final para intentar salvar la temporada.

Los únicos que respondieron.

Valladolid se pudo llevar el partido, en caso de haber tenido un poco más de fe en sí mismos. Solo un poco más.

La primer llegada de peligro corrió a cuenta de los pucelanos. Fue producto del primer error grave en defensa del Real Madrid y que, en turno, despertó la primera gran rechifla. No fue una intervención milagrosa de Thibaut Courtois la que salvó al equipo de una desventaja tempranera; fue un tiro demasiado elevado. Cinco minutos después, cuando su zaga lo había dejado vendido, lo salvó, de nuevo, la falta de tino del Valladolid.

En 45 minutos, Real Madrid, que solo funcionaba gracias a las descolgadas por banda de Odriozola y Reguilón, apenas había dado sensación de peligro.

La grada ya no sabía a quién recriminar con más coraje. Si a Ramos, casi en cada toque, o a Bale y Asensio, ambos repudiados al salir de cambio en la recta final. Hasta ese momento, Madrid apenas había dado señales de vida con un disparo lejano de Casemiro.

En esas estaban cuando apareció el adolescente al que Solari tuvo que encargar la supervivencia del Madrid. El mismo al que Lopetegui había querido llevar paso a paso. Con hambre. Y el ‘coraje’ que pidió el argentino, Vinicius solo se abrió paso y, solo, intento batir a Masip. Se atravesó Kiko Olivas, para marcar el 1-0 en su propia puerta.

Estalló el Bernabéu. Con cinco minutos por jugarse, el primer jugador nacido en el siglo XXI en marcar con el Real Madrid acababa de salvar la campaña.

Dos minutos después, Benzema aportó su granito de arena al conseguir un penal que con maestría cobró Ramos para el 2-0 que maquilla todos los males crónicos de las ‘vacas sagradas’. Sea debilidad en defensa o falta de gol.

La “gran desproporción entre la calidad de la plantilla del Real Madrid, que cuenta con ocho jugadores nominados al próximo Balón de Oro, algo sin precedentes en la historia del club, y los resultados obtenidos hasta la fecha” que le costó el puesto a Julen Lopetegui todavía “existe”. Lo único que ha cambiado es que se han quedado sin paraguas. Y la lluvia arrecia.


Solari reconoce que no esperaba un marcador más holgado, sino simplemente ganar

 

MADRID — Lo urgente era “ganar” y el Real Madrid lo consiguió. Si acaso por eso, Santiago Solari felicitó a sus jugadores tras cosechar la primer victoria en Liga, por 2-0 sobre Valladolid, después de cinco partidos sin ganar. Por mantener el “orden” y la “paciencia”. Poco más podía hacer en su primera semana al frente. Roma no se construyó en un día, reflexionó.

“Necesitábamos ganar, evidentemente. De un momento delicado no sales holgadamente. Eso es muy raro; es un pensamiento mágico. Hay que dar la enhorabuena a los chicos porque hicieron un partido como debían hacerlo”, dijo en rueda de prensa tras el encuentro disputado este sábado.

“Me gustaría ganar 7-0 con tres goles de media chilena. Pero el futbol es otra cosa; es duro. Hay momentos de alegría y belleza. Hay momentos en que las cosas son más delicadas y hay que tener seriedad, paciencia. También ímpetu y un espíritu competitivo y lo hemos tenido”, dijo el entrenador del Real Madrid.

El Santiago Bernabéu no lo vio así. Real Madrid tuvo mucho que agradecer a la suerte por los tres puntos, cosechados en los últimos diez minutos y gracias al desparpajo de un adolescente prácticamente sin horas de vuelo. Vinicius Júnior. Fue él quien se coló en el área y soltó un disparo que rebotó en un defensa para abrir el marcador. Lo cerró un tiro penal de Ramos.

Por muy poco, su equipo evitó una catástrofe. Y el Bernabéu, que durante 90 minutos ‘juzgó’ a sus hombres con lupa hizo saber su sentir a base de rechiflas a sus hombres, y en especial a Gareth Bale. El delantero al que Solari había dado un voto de confianza 24 horas antes colocándolo “en el spotlight” y a quien defendió de nuevo tras el encuentro.

“La gente expresa (su sentir en) el momento; mañana hace un gol y lo festeja todo mundo. Bale puede jugar por derecha, izquierda, por el centro, de lateral. Es un grandísimo jugador. El trabajo de Bale fue igual de importante, de Isco, Lucas o Vinicius (que entraron en la segunda parte). Es cierto que dieron frescura al final. Pero para eso tenía que haber trabajo previo”, dijo Solari en defensa del atacante. Defensa que hizo extensiva al resto del equipo, pues el galés no es el único ‘señalado’ por la grada.

“Son grandes profesionales con gran experiencia. Hay momentos difíciles. Hay 80 mil personas y el ánimo de los 80 mil se siente. Es importante para el grupo que el público esté y apoye. Tratar de encenderlos y viceversa. Por momentos la gente se pone nerviosa, evidentemente, porque quiere ganar. Pero el grupo lo hizo fantástico. Tuvieron paciencia y no se desordenaron”, insistió.

Y es que, de momento, el orden, “dejar la puerta a cero y marcar” pasan a ser prioridad. Acabar con la crisis antes de componer el juego a fondo.

En cuanto a Vinicius, que a falta de un jugador con ángel, o gol, ha “encandilado” al Bernabéu con apenas un disparo desviado que acabó contando como gol en propia puerta del defensa pucelano Kiko Olivas, Solari recordó que aún tiene mucho por recorrer.

“Que la gente se ilusione es fantástico. Vinicus tiene 18 años y tiene todo por delante. Las valoraciones sobre el tipo de jugador que va a ser se harán en 20 años. Mientras tanto es miembro de la plantilla con sus evidentes virtudes y defectos también evidentes, por su juventud. Lleva poco en Primera”, dijo Solari.


Ronaldo: “Fue un partido de muchos sentimientos”

 

MADRID — Ronaldo Nazario, propietario del Real Valladolid, confesó que vivió un “partido de muchos sentimientos” en su regresó al estadio Santiago Bernabéu y publicó una foto junto al presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, en sus redes sociales.

“Partido de muchos sentimientos y que sólo podía ganar uno”, reconoció.

“El Valladolid ha hecho un gran partido y estamos en el buen camino.

“Gracias Real Madrid por vuestra hospitalidad”, escribió Ronaldo en sus redes sociales junto a varias fotos del partido y una en portada posando con Florentino Pérez.


Dembelé y Luis Suárez salvan al Barcelona de ser partido por un Rayo

Getty

 

(EFE) — El Barcelona, con dos goles en los últimos cinco minutos del francés Ousmané Dembelé y el uruguayo Luis Suárez, remontó para ganar sufriendo un partido que el Rayo tuvo controlado hasta casi el final y en el que superó en intensidad y juego al conjunto catalán.

Reforzado por la contundente victoria en el ‘Clásico’ contra el Real Madrid, el Barcelona se plantó en Vallecas dispuesto a sumar una nueva victoria sin su mejor jugador, el argentino Leo Messi, al que volvió a sustituir en el once el brasileño Rafinha. Lo que no pudieron vaticinar es que tras esa inmensa alegría podía venir un duro revés.

Los primeros minutos de juego fueron del Barcelona y su primer acercamiento con peligro al área rival supuso un gol, obra de Luis Suárez tras un pase desde la línea de fondo del costado izquierdo de Jordi Alba.

Tanto el lateral catalán por el lado izquierdo como Sergi Roberto por el derecho recibieron durante buena parte de la primera mitad totalmente solos y causaron mucho peligro a la defensa rayista, a la que le costó encontrar el ritmo de juego del partido.

El equipo madrileño solo despertó cuando vio realmente posibilidades de marcar con una jugada a los veintiocho minutos que terminó con un centro de Embarba y un remate de Pozo sin oposición de la defensa que falló cuando Ter Stegen estaba vencido.

El mismo protagonista, Pozo, enmendó su error cinco minutos después con un disparo desde fuera del área que se estrelló en el poste izquierdo del portero alemán que se coló en el fondo de las mallas.

El gol animó muchísimo al Rayo, que incluso sometió al Barcelona a un asedio que se reflejó con todo el conjunto catalán defendiendo en su área. Sin embargo, en un destello de calidad Luis Suárez inventó un disparo desde la frontal que no fue gol porque el balón se estrelló en el poste izquierdo de la portería de Alberto.

El descanso relajó los ánimos de ambos equipos pero le vino mejor al Rayo, que volvió a salir con una marcha más que su rival. Ernesto Valverde no debió ver claro lo que estaba pasando sobre el césped y a los seis minutos de la reanudación dio entrada a Dembelé por Rafinha, que estuvo demasiado impreciso toda la noche.

El bajón que estaba sufriendo el Barcelona lo aprovechó el Rayo para, primero avisar con un mano a mano que sacó con acierto Ter Stegen ante Embarba, y después marcar el segundo por medio de Álvaro García, que en su primera acción tras salir del banquillo remachó un balón suelto tras un cabezazo de Raúl de Tomás a un palo.

La misma película que vivió el Barcelona en Leganés la volvió a vivir mes y medio después en Vallecas. Valverde siguió buscando remedio al desaguisado que estaba siendo su equipo y, en una decisión poco habitual en él, hizo un doble cambio para meter músculo con Arturo Vidal y rapidez con Munir.

Ninguno de los dos aportó el protagonismo que se les pedía y estuvieron al mismo nivel plano que sus compañeros. Solo Jordi Alba por el lado izquierdo se mostró desequilibrante con su velocidad y sus desbordes, como uno que, a los 85 minutos, terminó con un centro cabeceado por Suárez a las manos de Alberto.

De hecho, el gol del empate llegó en un balón suelto que cabeceó Piqué y que Dembelé recogió para lanzar sin pensárselo con un zurdazo que pilló desprevenido a Alberto.

La suerte se alió con el Barcelona para que, tres minutos después, Luis Suárez aprovechara un centro buenísimo de treinta metros de Sergi Roberto y, ganando la partida a su defensor, marcara el tercero, ante el desánimo de la afición local.

El Rayo lamentó el gol encajado y en la última jugada del partido, un córner a su favor, subió con todo en busca del empate, el portero Alberto incluido, pero el remate de cabeza de Imbula lo atrapó Ter Stegen.


Luis Suárez: “En partidos así se pierde La Liga”

 

MADRID — Luis Suárez, delantero internacional uruguayo del Barcelona que transformó dos goles en el triunfo de su equipo ante el Rayo Vallecano por 2-3, afirmó que entiende el enfado de su entrenador Ernesto Valverde con lo sucedido durante el choque.

“Es normal que el entrenador esté enfadado con nosotros. En partidos así es cuando se pierde La Liga. No pasó aquí, pero estuvimos muy cerca”, señaló en ‘Movistar Partidazo’ tras el enfrentamiento.

“Son detalles que pasan. Dominamos bien en el arranque, marcamos un gol y nos relajamos. Nos empataron en diez minutos muy buenos y tras el descanso se nos puso todo muy complicado y le pudimos dar la vuelta”, comentó también.

Suárez quiso destacar asimismo el gran trabajo realizado por el contrario: “No hay que quitar méritos al Rayo, pero pudimos revertir la situación. Hay que pensar que ellos ocuparon muy bien los espacios y nos complicaron”.


Ernesto Valverde: “El fantasma de Butarque apareció”

MADRID — Ernesto Valverde, entrenador del Barcelona, declaró este sábado que ganaron por “la tremenda” con dos goles en los últimos cinco minutos y reconoció que “el fantasma de Butarque apareció”, en alusión a la derrota de hace mes y medio en Leganés.

El Barcelona venció en Vallecas un duelo que comenzó ganando, se vio remontado y asediado por el Rayo y en los últimos cinco minutos marcó dos goles por medio de Dembelé y Luis Suárez.

“El partido va en una dirección, comenzamos dominando el juego, con mucho control del balón, pero luego nos metieron atrás y según fue avanzando el partido las posesiones fueron más largas pero no las terminábamos en el área”, dijo Valverde, quien reconoció que su equipo acusó “el golpe” del primer gol del Rayo en la primera mitad.

“Ellos en campo contrario son un buen equipo. Nosotros acusamos el golpe y, a pesar de tener el balón, si no haces ocasiones claras lo pasas mal”, señaló el técnico azulgrana, que vio aparecer el “fantasma de Butarque” como cuando perdieron en Leganés.

“El fantasma aparece por todas partes, pero a base de meterles más atrás y sacar centros conseguimos la victoria. Ellos jugaron un gran partido y empujamos hasta el final. Hemos tenido que ganar por la tremenda y creo que hemos merecido ganar”, confesó.

Para Ernesto Valverde a su equipo le “faltó continuidad y contundencia” y apuntó que, “pese al juego, cuando ganas te vas contento siempre”.

“En el juego, por partes, hemos estado mejor y en otras peor, pero la actitud siempre ha sido ir por la victoria ante un Rayo que es un buen equipo y ha hecho un partido extraordinario. Ellos no han ganado aquí, pero ponen a todos los equipos contra las cuerdas”, manifestó.

“Nosotros hemos ido por el partido desde el primer minuto y hemos merecido ganar, lo que pasa que los del Rayo son muy buenos”, señaló Valverde, que destacó la actuación “decisiva” de Dembelé y reiteró su “confianza” en Coutinho, el sustituido para dar entrada a Munir.


Carrillo frustró el triunfo de Atlético Madrid

LEGANÉS — Un gol del argentino Guido Carrillo en el minuto 82 repitió frustración del Atlético de Madrid en Butarque con el Leganés (1-1), con su tercer empate consecutivo en ese estadio, esta vez cuando dominaba el marcador desde el 69 con un gol de falta directa del francés Antoine Griezmann.

El Atlético, inofensivo en el primer tiempo, había encontrado de esa forma la recompensa al paso adelante que dio en la segunda parte, más ambicioso, pero fue insuficiente para sumar los tres puntos en un estadio en el que aún no ha ganado en la era Simeone. En las dos anteriores visitas, también en la Liga, igualó a cero.

Cuando sentía suyo el triunfo, en el que también había contribuido una parada del esloveno Jan Oblak frente a Youssef En Nesyri, aún con 0-0 en el marcador, una acción a balón parado en el 82 rematada por Rodrigo Tarín contra el larguero e impulsada a gol por Carrilo privó al conjunto rojiblanco del liderato provisional. El Atlético sólo ha ganado en una de sus seis salidas de esta Liga.


Posiciones Primera División de España

POS Team PJ Dif. PTS
1 Barcelona 11 +17 24
2 Atlético Madrid 11 +7 20
3 Alavés 10 +5 20
4 Sevilla FC 10 +9 19
5 Espanyol 10 +6 18
6 Real Madrid 11 +2 17
7 Levante 10 +1 16
8 Real Valladolid 11 0 16
9 Gerona 11 -1 16
10 Getafe 10 +2 15
11 Celta Vigo 10 +4 13
12 Real Sociedad 10 -1 12
13 Real Betis 10 -4 12
14 Valencia 11 -2 11
15 Eibar 10 -7 11
16 Athletic Bilbao 10 -4 10
17 Villarreal 10 -2 9
18 Leganés 11 -7 9
19 Rayo Vallecano 11 -11 6
20 Huesca 10 -14 5

 

Tomado de: ESPN

 

 

1 comentario

    • Chikungunya on 5 noviembre, 2018 at 11:50 am
    • Responder

    Subimos tres escaños, es importante sumar y sumar, no hay de otra.

Deja un comentario

Your email address will not be published.