A fin de cuentas, el béisbol es un negocio, en el que los jugadores se mueven como piezas de ajedrez, según mejor le convenga a las finanzas del equipo.

A menos que un conjunto esté metido de lleno en la carrera por la postemporada, los gerentes prefieren deshacerse de sus estrellas que estén a las puertas de la agencia libre y obtener a cambio prospectos que ayuden a largo plazo…hasta que se conviertan en agentes libres y así, el ciclo se repite una y otra vez.

He aquí seis peloteros que deberán cambiar de equipo, ya sea en el invierno o a mitad de la temporada del 2019.

Félix Hernández, Marineros de Seattle

¿Creíamos que el venezolano Félix Hernández se retiraría con el uniforme de los Marineros, equipo para el cual ha jugado desde su debut en el 2005?

Pues estábamos equivocados. El Rey Félix, en franco declive a pesar de que apenas tiene 32 años ya no es un puntal dentro de la organización de Seattle.

En dependencia de cómo le vaya en la primera mitad del 2019, la gerencia puede intentar moverlo para que vaya a reforzar, ya el pitcheo abridor, ya el bullpen, de algún equipo con aspiraciones de ir a la postemporada.

Todd Frazier, Mets de Nueva York

La división Este de la Liga Nacional será tan competitiva en el 2019, que los Mets no aparecen entre los aspirantes a ir a los playoffs. Simplemente las cosas no le están funcionando al otro equipo de Nueva York. El tercera base Todd Frazier será agente libre después de la próxima campaña y el equipo necesita una reconstrucción radical, que les permita planificar para la próxima década.

Tampoco es que por Frazier se puedan obtener prospectos demasiado valiosos o prometedores, pero definitivamente, este antesalista próximo a cumplir 33 años no forma parte del futuro.

José Abreu, Medias Blancas de Chicago

El cubano Abreu es uno de los mejores bateadores derechos que hay en las Grandes Ligas, pero a punto de cumplir 32 años comienzan a aparecer achaques que pueden limitar su tiempo de juego. Si los Medias Blancas pueden encontrar un comprador, no deben pensarlo dos veces.

Cualquier equipo estaría feliz de recibir a un hombre que en sus primeras cinco temporadas en las Mayores promedia 32 jonrones y 107 carreras impulsadas. Será agente libre después de la próxima temporada y difícilmente haya interés mutuo en continuar la relación laboral.

Sonny Gray, Yankees de Nueva York

Los Yankees buscarán lanzadores abridores en la agencia libre y entonces Sonny Gray no cabrá en el equipo. Además, ya demostró que el ilustre uniforme de rayas le quedó demasiado grande.

Quizás en un mercado más pequeño pueda retomar su carrera al nivel de cuando estaba con los Atléticos de Oakland
Puede conseguirse buen acuerdo por un hombre que es joven (29 años) y en seis temporadas en las Mayores tiene un buen récord de 59-52 y efectividad de 3.66.

Madison Bumgarner, Gigantes de San Francisco

Los Gigantes no van a ningún lado por ahora, incluso si consiguen firmar a Bryce Harper.
Es un equipo que se ha vuelto viejo y necesita un cambio drástico, prácticamente a partir de cero. A menos que San Francisco haga varias adiciones inesperadas, el intercambio de Bumgarner después de ejercer su opción por el último año de su contrato, es lo mejor para los negocios y para el futuro de la franquicia.

Luego de promediar 32.5 aperturas entre 2011 y 2016, el zurdo ha iniciado apenas 36 partidos entre el 2017 y 2018, pero la pasada campaña mostró estar recuperado y tiene apenas 29 años.

J.T. Realmuto, Marlins de Miami

Este es un caso diferente, pues no será agente libre hasta el 2021. Pero todo el mundo quiere hacerse de los servicios de quien posiblemente sea el cátcher más completo de todo el béisbol, bueno defensivamente, excelente bateador y una rareza como corredor veloz.

Realmuto no quiere seguir con el equipo, a pesar de que la gerencia le ha ofrecido una extensión contractual de entre 80 y 100 millones de dólares. No es fácil tener a un pelotero, por estelar que sea, disgustado dentro del clubhouse y a la larga, Derek Jeter y compañía terminarán cediendo a la tentación, pues es posiblemente el hombre por el que mejores piezas se puedan conseguir a cambio.