Becky Lynch quedó fuera de su lucha pautada ante Ronda Rousey luego de sufrir una fractura de la nariz y una conmoción cerebral severa durante la grabación el lunes del programa Monday Night Raw.

El anuncio fue hecho durante la transmisión de Smackdown Live al inicio del mismo en donde los comentaristas oficializaron lo que se conocía en voz baja desde temprano en la tarde. Más tarde, se dio a conocer en el programa que Charlotte Flair sería la sustituta de Lynch, en un ángulo en donde ella fue quién la escogió.

Aunque Lynch representa a la marca Smackdwon Live, la lesión ocurrió durante el ángulo de cierre del programa televisado en donde la campeona de la marca azul colocó una llave al brazo en los vestidores a Rousey, campeona femenina de Raw y luego se unió a otras luchadoras de Smackdown para atacar a varias que estaban en el ring, que integrarán el equipo de la marca roja para el enfrentamiento tradicional del PPV el domingo en Staples Center.

Lynch comenzó intercambio de golpes con Nia Jax, quien accidentalmente golpeó directo a la nariz de la escocesa y la ensangrentó.
Rousey se recuperó y entró al cuarilátero, en donde fue atacada por sillazos de parte de Lynch ante la enardecida multitud en Kansas City. Ambas estaban pautadas a luchar en lo que la WWE define como encuentro entre las campeonas de ambas marcas.

Lynch había cambiado recientemente al bando rudo durante el PPV Summer Slam cuando perdió ante Flair. Sin embargo, los fans se fueron en contra de la decisión creativa de cambio de bando y se había convertido en una de las favoritas del público.

Se desconoce hasta cuándo estará fuera de acción la luchadora y si Rousey tendrá un oponente en el evento en Los Ángeles.