Si de hecho Carmelo Anthony ha jugado su último partido con los Houston Rockets, tal como informó Tim MacMahon de ESPN el pasado domingo que muchos de sus compañeros y entrenadores creían que era el caso, ¿que podría aportar Anthony a otro equipo?

Los representantes de Anthony pasaron la jornada del lunes recopilando información por parte de otros equipos de la NBA con respecto a un posible nuevo destino para Anthony, según un informe publicado por Adrian Wojnarowski de ESPN. Con la posibilidad que se abre ante la duda del futuro de Melo en Houston, los equipos van a pasar por un proceso similar de revisión y evaluación como posible adición a mediados de temporada.

Entonces, ¿cuánto podría aportar Anthony a sus 33 años tras haber sido desestimado por dos equipos en los últimos cuatro meses? Y, ¿dónde podrían servir sus destrezas? Revisemos.

Ofensiva: Melo necesita mejorar su precisión con los triples

La esperanza de que Anthony sería más eficiente en un rol menor fue motivo clave para que surgiera el optimismo cuando el Oklahoma City Thunder lo negocio hace 13 meses. Por el contrario, Anthony sumó un porcentaje verdadero de enceste de .503, el peor de su carrera y éste no ha mejorado mucho esta temporada en Houston (.513). El mayor problema ha sido la inhabilidad de Melo para mantener su fuerte habilidad encestadora con los triples de “atrapar y disparar” que mostró con los New York Knicks. Durante sus cuatro últimas temporadas en Nueva York, Anthony convirtió el 40.6 por ciento de sus intentos de triples de “atrapar y disparar”, según los rastreos hechos por Second Spectrum para NBA Advanced States, incluyendo el 42.3 por ciento en 2016-17. Sin embargo, decayó al 37.8 por ciento con el Thunder y apenas muestra 31.4 por ciento en lo que va de la joven temporada 2018-19. Inevitablemente, se debe esperar que Anthony enceste mejor desde la larga distancia en comparación con lo hecho en la actual campaña, lo cual representa su peor registro en cestas de 3 puntos desde 2009-10. (La data recopilada por Second Spectrum se inició en 2013-14). Sin embargo, tendrá que volver al nivel mostrado con los Knicks para así ser mejor que el promedio de la liga en triples de “atrapar y disparar” (el cual es de 37.2 por ciento durante las últimas dos temporadas, según la data de Second Spectrum).

Eso es crucial porque, en esta etapa de su carrera, Anthony ya no puede encestar con eficiencia razonable en disparos creados por sí mismo. Con las jugadas de aislamiento hechas por Melo durante sus últimas cuatro campañas con los Knicks, Nueva York promedió 0.99 puntos por oportunidad, según la data de Second Spectrum; superando así el promedio de la liga de 0.92 puntos por oportunidad en jugadas de aislamiento. Esa cifra decayó a 0.92 puntos por oportunidad en Oklahoma City (dentro del promedio de la liga) y en lo que va de campaña, Houston tiene promedio de 0.73 puntos por oportunidad con 22 aislamientos de Anthony.

Con el enfrentamiento apropiado, Anthony podría seguir siendo un jugador efectivo en jugadas de marcación personal. Los Rockets promediaron 1.07 puntos por oportunidad en sus 24 jugadas post-up hechas esta temporada, según la data de Second Spectrum y un asombroso registro de 1.17 puntos por oportunidad en las 12 ocasiones en las cuales Melo fue marcado por un base. Sin embargo, su capacidad para aprovechar los enfrentamientos desiguales debería ser considerado como bono contra defensivas que se apoyan fuertemente en los cambios de posición en vez de ser parte fundamental de una dieta ofensiva sana.

Defensa: El puesto de suplente minimiza las debilidades de Melo

Luego que Anthony llegara a burlarse de la sugerencia de convertirse en suplente con el Thunder, hizo dicha transición con Houston, jugando como ficha de reserva en ocho de los 10 primeros encuentros de la campaña. Eso es importante porque jugar contra titulares rivales de forma regular quizás sea demasiado pedir a Anthony en esta etapa de su carrera, defensivamente hablando.

Tal como están las cosas, los Rockets permitieron 9.6 puntos más por cada 100 posesiones con Anthony en la cancha, según las estadísticas de Cleaning The Glass. Me di cuenta, a la hora de analizar en qué estuvo mal la estadía de Melo en Houston que la diferencia realmente no puede ser atribuida a la dificultad en la defensiva con cambios de posición de Houston, sino en que el equipo termina forzando una menor cantidad de balones perdidos, comete faltas más frecuentemente y tolera más rebotes defensivos con Anthony en acción.

Si bien Houston defendió mejor con Anthony en la posición de alero en comparación a Melo como ala-pívot según la data de alineaciones manejada por Cleaning The Glass, probablemente se deba más al hecho de jugar al lado de la pieza clave a la defensiva que es P.J. Tucker en alineaciones de mayor tamaño. En este momento, considero que Anthony está mejor posicionado para marcar a alas-pívot o esconderse tras jugadores puesto 3 y defensores que raramente crean su propia ofensiva.

¿Es Filadelfia un buen destino para Melo?

Aparte de los Rockets, los otros posibles destinos considerados como posibles para Anthony durante el verano ya no parecen tener mucho sentido. Los Lakers están dando un promedio de 32 minutos por partido a un Kyle Kuzma que es similar, pero más joven y eficiente que Anthony. Además, no han podido conseguirle un puesto a Michael Beasley, quien podría decirse que actualmente es mejor encestador que Melo (el porcentaje real de enceste de .556 ostentado por Beasley en su aporte a reemplazar a Anthony en la pasada temporada con los Knicks fue mejor que los promedios mostrados por Anthony desde 2013-14, la última campaña en la cual recibió votos para el premio al Jugador Más Valioso).

Mientras tanto, la rotación del Miami Heat ya se desborda gracias a jugadores capaces de contribuir. Wayne Ellington, mejor encestador de Miami, tenía problemas para conseguir minutos de juego antes de la partida de Dwyane Wade debido al nacimiento de su hija. Por ello, Erik Spoelstra ha estado maniobrando para dar minutos en la pista delantera a Kelly Olynyk, quien se caracteriza por crear espacios en la cancha, y el prometedor pívot Bam Adebayo, quien juega su segundo año en la liga.

Eso podría dejar a los Philadelphia 76ers como mejor destino posible para Anthony. Tras haber despachado a tres jugadores a cambio de dos en su negociación por Jimmy Butler, formalizada este lunes, los Sixers cuentan con un espacio vacante en su roster y necesitan llenar los minutos antes jugados por los ahora ausentes Robert Covington y Dario Saric. Filadelfia, además, es relativamente discreto en sus cifras de enceste y cuenta con suficiente versatilidad defensiva para así esconder a Anthony con otros jugadores que no se caracterizan por anotación prolífica.

Vale la pena indicar que Brett Brown, entrenador de los 76ers, ya tendrá bastante trabajo en su haber tratando de integrar a Butler en pleno transcurso de la campaña y el reto adicional de incorporar a Anthony y conseguirle un puesto que lo mantenga contento podría ser demasiado pedir. Aunque, si Anthony va a ayudar a un equipo contendor esta temporada, los 76ers parecen ser la mejor posibilidad para él.