Comenzamos esta serie para analizar tres movidas que debería hacer el gerente general de cada equipo de cara a la temporada de Grandes Ligas del 2019.

Empezamos con los Boston Red Sox, campeones de la Serie Mundial.

Si yo fuera el gerente general de los Medias Rojas…

1.- Buscaría a DJ LeMahieu para la segunda base

LeMahieu tiene 30 años y sería factible firmarlo por cuatro o cinco campañas y entre 50 o 60 millones de dólares, un precio relativamente bajo para un tres veces ganador del Guante de Oro.

 

No es un bateador de fuerza, pero sí hace contacto con la pelota y negocia cerca de 50 pasaportes por temporada. Batea de por vida para average de .298 y tiene promedio de embasamiento de .350.

A la hora de negociar con él y tratar de conseguir un descuento en su precio puede alegarse el hecho de que sus números ofensivos podrían bajar, pues los anteriores se considerarían un tanto inflados por la altura de Colorado.

2.- Trataría de firmar de regreso a Nathan Eovaldi.

El derecho Eovaldi llegó a Boston en canje con los Tampa Bay Rays y resultó ser una pieza fundamental en la corona del equipo.

Luego de perderse el 2017 por una cirugía, en el 2018 afloró finalmente aquel serpentinero prometedor que debutó en el 2011 con Los Angeles Dodgers, pero nunca consiguió cumplir sus expectativas, ni con ese equipo, ni con los Miami Marlins o los New York Yankees.

Con 28 años se ve maduro y recuperado, pero sobre todo, en cuatro actuaciones con el uniforme de los Medias Rojas frente a sus archirrivales Yankees, incluida una apertura en postemporada, trabajó 23 innings y permitió solamente dos carreras limpias (0.78), con 18 ponches y tres boletos.

3.- Buscaría un cerrador

Craig Kimbrel se fue a la agencia libre después de salvar 108 juegos en tres temporadas en Boston.

Pero por un lado, se sabe que traerlo de vuelta costará mucho dinero, pues estamos hablando de un hombre que si la salud lo acompaña podría terminar su carrera como el mejor cerrador de la historia (o al menos el número uno en cantidad de rescates).

Y por otro lado, su actuación en la postemporada fue tambaleante, con siete limpias permitidas en diez entradas y dos tercios y seis salvados siempre con el agua al cuello, demasiado mediocre para un equipo que se espera esté cada año en los playoffs.

Entonces hay que buscar un reemplazo en el mercado, donde hay varias piezas interesantes y bastante baratas.
El zurdoAndrew Miller es una de ellas. Miller ya estuvo con los Medias Rojas entre el 2011 y 2014 y fue en Boston donde hizo la transición de abridor a relevista.

No tuvo un buen 2018, pues la salud no lo acompañó y se perdió dos meses de trabajo.

Eso podría abaratar su contrato, aunque saludable es uno de los relevistas más dominantes e intimidantes del juego.
Otra opción podría ser Adam Ottavino, quien entrará a la temporada del 2019 con 33 años y solamente ha salvado 17 juegos en su carrera.

Por lo general ha sido un set-up man, un preparador de octavo inning para el cerrador, pero a juzgar por sus números y efectividad, bien merece una oportunidad poco riesgosa, económicamente hablando.