BARCELONA — Sergio Busquets jugará el sábado en Madrid su partido oficial número 500 con el FC Barcelona, solo por detrás de Lionel Messi en la plantilla actual y alcanzando ese medio millar de encuentros que, además del argentino, superaron en el pasado únicamente Xavi Hernández, Iniesta, Puyol, Migueli y Víctor Valdés.

Al hoy segundo capitán azulgrana le dio la alternativa Pep Guardiola el 13 de septiembre de 2008, en la segunda jornada liguera de la temporada 2008-09 que desembocó en un decepcionante empate en el Camp Nou frente al Racing de Santander (1-1) que, sin embargo, no afectó en los planes que tenía el hoy entrenador del Manchester United con el entonces joven y desconocido mediocampista.

Tal es así que Busquets, quien una semana antes había jugado con el filial frente a la Gramenet, volvió a ser titular la siguiente jornada (1-6 en Gijón frente al Sporting) y ya no volvió al segundo equipo, cerrando la temporada con 41 partidos, 31 de ellos titular, para convertirse en uno de los imprescindibles del recordado como mejor Barça de la historia.

Su trascendencia se explica brevemente con la decisión que tomó Yaya Touré en la primavera de 2010, solventando su marcha del Camp Nou tras comprobar cómo el joven canterano le robaba todo el protagonismo en el equipo. 37 partidos jugados por el marfileño frente a los 52 de Busquets fueron definitivos, tanto en la venta del primero al Manchester City como en el poderío del segundo en el Barça… Y en la selección, convirtiéndose en uno de los puntales para Vicente del Bosque en la España que conquistó el Mundial de Sudáfrica.

Primordial en los tripletes de la temporada 2008-09 y 2014-15, el mediocentro ha acabado por convertirse, a la sombra de Messi y junto a Piqué (quienes permanecen desde entonces con él en el Barça), en el hilo conductor de un equipo que renovándose paulatinamente mantiene en la medida de lo necesario la personalidad que convirtió en inmortal al conjunto azulgrana durante esta última década.

Con 28 títulos a sus espaldas (solamente Messi le supera en la plantilla actual) y contrato hasta junio de 2023 no es osado pensar, a la vista de sus números en cada temporada, que pudiera alcanzar los 675 encuentros que alcanzó Iniesta para quedar, al final, solo por detrás de Xavi y, claro, de Leo Messi, quien en el Metropolitano, el mismo día que Busquets cumpla 500 partidos, alcanzará los 651.