Otro swing al aire del béisbol cubano: En el Salón de la Fama, ¿hay bola escondida?

 

20/11/18
2:34 pm
 

 

El aplazamiento del II Coloquio Museo y Salón de la Fama del Béisbol Cubano abre un mar de dudas sobre la posibilidad de una nueva exaltación

Tras el aplazamiento del II Coloquio Museo y Salón de la Fama del Béisbol Cubano es casi imposible que haya alguna exaltación de peloteros antes que termine el año. Foto: Reynier Batista

 

 

por

 

Como si no fueran pocas las penas de la pelota cubana y del movimiento atlético en sentido general, los organismos rectores del deporte de las bolas y los strikes en el país decidieron aplazar (por tiempo indefinido) el II Coloquio Museo y Salón de la Fama del Béisbol Cubano, y la consiguiente exaltación de jugadores al templo de inmortales.

Quizás llevamos mucho tiempo pensando que este Salón de la Fama no existe, o de que fue tragado por años y años de descuido. Quizás por eso, entonces, algunos obvien la enésima pifia de las autoridades beisboleras, pero, en realidad, estamos ante una situación de enorme gravedad.

La Federación Cubana de Béisbol (FCB) y la Dirección Nacional (DNB), de conjunto, dieron un portazo en las narices de los aficionados.

“Resta trabajo por hacer para lograr la debida institucionalización del Museo y Salón, del Premio Martín Dihigo, de la Comisión de Cronistas e Historiadores del Béisbol, y de otras acciones que este proyecto se propone llevar adelante”, explica la nota.

Horas antes de emitir este comunicado, Yovani Aragón, comisionado nacional, reconoció a Oncuba que el Salón de la Fama es “una asignatura pendiente”. Además, señaló que deben perfeccionarse los mecanismos “desde el punto de vista institucional, de modo que el Salón de la Fama no esté en el aire, sin un orden y sin respaldo jurídico.”

Ciertamente, estos son argumentos a considerar de cara al futuro, en los cuales, no hay dudas, hay que seguir profundizando a fin de lograr un Salón de la Fama con el mínimo de fisuras.

Sin embargo, con las bases sentadas hace cuatro años bien se podía acometer un nuevo y legítimo proceso, tal cual se hizo en el 2014 con la exaltación de diez peloteros y la entrega del Premio Martín Dihigo a Fidel Castro.

¿O acaso se llegará al extremo de decir que por falta de institucionalidad y rigor jurídico todo aquello caerá ahora en un saco roto?

Los argumentos determinados e impuestos por la FCB y la DNB no deberían servir por sí solos para anular de un golpe la inminente exaltación y el necesario debate entre cientos de historiadores, estadísticos y periodistas, enfocados en el objetivo común de rescatar y elevar a un lugar de respeto la ya maltrecha memoria histórica de nuestro béisbol.

Dar continuidad a siete meses de trabajo de la propia Comisión Nacional junto a un grupo de especialistas dedicados en cuerpo y alma a revivir el Salón de la Fama era lo que verdaderamente hacía sentido ahora, porque se podría ahondar mucho más en los aspectos tratados hasta el momento y perfeccionar todas las cuestiones que no se han aclarado.

En cambio, lo que realmente no servirá para nada es el silencio de los próximos días, sin Coloquio y sin las discusiones que el mismo provocaría.

El inmovilismo mata, y eso deberían saberlo, de sobra, los dirigentes del béisbol y del deporte cubano, cuya mano anda detrás de esta decisión.

Otro detalle frustrante ha sido la forma abrupta de comunicar el aplazamiento del Coloquio, a solo tres días del inicio del mismo, cuando ya se había dado forma a un plan de trabajo, cuando ya se habían convocado a cientos de especialistas de todo el país. ¿Cuántos de ellos habrán ocupado su tiempo en moldear ideas y preparar ponencias para ahora quedarse con las maletas hechas?

Desde el punto de vista comunicativo, las autoridades deportivas vuelven a dejar mucho que desear, como ya ha sucedido antes en múltiples ocasiones.

En el Salón de la Fama, ¿hay bola escondida?

Al margen de las “razones” explicadas por la FCB y la DNB, ya se sospecha en algunos círculos que otros motivos han pesado mucho en el aplazamiento del Coloquio, como la decisión de no incluir a peloteros que, en un determinado momento de su vida, decidieron irse de Cuba.

Horas antes de darse a conocer la noticia, Oncuba conversó con el comisionado Yovani Aragón, quien nos aclaró que, de acuerdo a la política de las autoridades beisboleras, un pelotero solo podrá ser exaltado al Salón de la Fama si “cumple con los requisitos deportivos y también con los principios de la Revolución”.

Esta declaración, explícita donde las haya, quizás deje en la cuerda floja a hombres con sobrado historial para ser inducidos al Salón de la Fama en el proceso que se avecinaba o, a lo sumo, en la siguiente exaltación.

¿Hay alguna forma de explicarle al aficionado que el único medallista olímpico cubano como jugador y como manager no puede pasar al templo de los inmortales?

¿Hay alguna forma de explicar que un completísimo bateador de 1 300 empujadas y más de 700 extrabases no sea exaltado?

¿Podremos convencer a miles y miles de fanáticos de que sus ídolos Agustín Marquetti o “El Duque” Hernández, ambos con una rimbombante hoja de ruta nacional e internacional, jamás serán tomados en cuenta para este Salón de la Fama?

Sin dudas, estas son barreras que siempre provocarán una ruptura, porque el Salón de la Fama debería ser un espacio de alto valor que se enfoque en el quehacer de los jugadores única y exclusivamente en el diamante, siempre y cuando no hayan cometido ninguna violación de los principios del juego.

Darle vida estable y legítima a un espacio de este tipo, como bien señalara el colega Joel García, se lo debemos a los jugadores, consagrados por años y años en los terrenos, a la afición, fiel escudera sin importar los tiempos que corran, y a la cultura nacional, porque el béisbol, más que un deporte, es parte inconfundible de nuestra idiosincrasia.

 

Tomado de: Oncubamagazine

 

 

9 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. al menos hay q reconocer q algunos periodistas han salido a reclamar por lo q tanto se ha luchado. es una lástima y para mi es hora de q si no se dan pasos importantes, pues q se haga de manera independiente desligado por completo a la FCB, DNB, INDER y todos aquellos q ponen trabas de por medio en algo q no tiene dueño absoluto y es totalmente de los protagonistas y tambien del pueblo. saludos

    • Amaya en 21 noviembre, 2018 a las 3:57 pm
    • Responder

    Alguien puede dudar Potencia de toda la gloria que nos dieron Marquetti, quien incluso cuando dio el jonrón que decidió frente a los Estados Unidos en el Mundial del 72, Fidel lo llamó para felicitarlo y Marquetti le respondió, “Comandante el jonrón lo dio la revolución”, Gourriel padre quien logró conectar mas de una vez los batazos decisivos que nos dieron títulos mundiales como el jonrón en el mundial del 84 y el famoso del 88, Pacheco que decidió aquel juego contra Puerto Rico en Indianápolis 87 con su jonrón, o el jonrón de Victor en la Copa de Amberes 83 frente a Estados Unidos en el juego final que nos puso al frente, son solo unos ejemplos faltan muchos más, NO eso nunca lo podemos olvidar y hay que defender que esa rica historia no solo perdure, sino que sea reconocida en el salón de la fama.

    • El bombardero en 21 noviembre, 2018 a las 5:18 pm
    • Responder

    Buenas tardes, Alliet Arzola ha sido siempre, por lo menos para mí, un periodista valiente, coincido plenamente con ambos artículos, comienza la ¨resaca¨ pues parte de la prensa empieza a distanciarse de la posición retrógrada y burocrática de los decisores en materia deportiva, es hora de cambiar lo que deba ser cambiado, la burocracia anacrónica y tecnócrata no tiene cabida en este país, a pesar de que siga haciendo lo que le viene en gana, los que amamos esta nación la seguiremos combatiendo y llegará el momento en que se le acabe la suerte y… la impunidad. Saludos

  2. Contundente artículo. Gracias, Arzola.

  3. Valiente articulo asi es aunque hay un proverbio que dice que lo que da resultados no se cambia y hasta ahora ese accionar ha dado muy buenos resultados por lo tanto no lo cambiaran es decir segun aragon pelotero promedio ahora comisionado nacional un pelotero debe ser buen atleta con resultados pero ante todo ser revolucionario , entonces donde queda las miles de oportunidades que tuvieron pacheco , lourdes , marquetti y muchos mas de abandonar el pais en plenitud de forma y no lo hicieron precisamante por no renunnciar a los principios de la revolucion , nada se me antoja marti, el apostol el sol tiene manchas los mal agradecidos hablan de las manchas , los agradecidos de la luz, desgraciadamente los miguelito valdez y compañia han mutado y al final ellos solo cumplen ordenes siempre ha sido asi

    • Messi #1 en 22 noviembre, 2018 a las 9:34 am
    • Responder

    ¡¡Caramba, coño, cara..!!, hasta cuando esta gente va a hacer con nuestra pelota y con sus aficionados lo que les venga en ganas. ¿Acaso no son cuabanos?. Es que no ponen una, todas las decisiones que toman son contrarias al sentir popular, al sentir de los que amamos este deporte. Ya me jode tener que aguantar sus desmanes y que no pase nada. Acaban de dar otro golpe de muerte al Salón de la Fama de la pelota, hasta fecha indeterminada dicen, así se tomarán el tiempo que les dé la gana y nadie podrá exigirles nada. Increíble.
    Desde que era niño vengo oyendo a las autoridades nuestras decir que el deporte es un derecho del pueblo. Me pregunto entonces de qué pueblo me hablaban, de Haití, de Rusia, de Japón, porque estamos cansados (pero no rendidos) de , COMO PUEBLO, emitir opiniones en contras de estas groseras acciones cometidas por las mismas personas que llevan años ACABANDO con el deporte nacional y no se hace nada por las autoridades del país.
    Es hora de que el gobierno tome cartas en el asunto y aplique la máxima de FIDEL en su concepto de Revolución, de cambiar todo lo que deba ser cambiado.
    Nadie puede negar lo que la Revolución ha hecho por el Deporte, pero es hora de que pase a otro nivel, empezando por una buena limpieza en la cabeza pensante de los que dirigen la actividad deportiva, hay que poner cuadros nuevos, con ideas nuevas y que se les permita aplicarlas sin miedo y con autonomía en favor de desarrollar el movimiento deportivo cubano, empezando por el Béisbol.
    ¡¡Es que nos duele demasiado ver el estado en que está nuestro deporte, nos duele que se nos vayan los mejores atletas, los mejores prospectos y sobre todo los resultados que obtenemos en el escenario internacional!!
    ¡¡Hagamos algo pronto que se nos muere el deporte!!

      • El bombardero en 23 noviembre, 2018 a las 5:05 pm
      • Responder

      Buenas tardes, usted tiene toda la razón y apoyo fervientemente en toda su extensión a tan excelente comentario. Saludos

    • Denominador Común en 22 noviembre, 2018 a las 12:52 pm
    • Responder

    Ya lo dijo una vez Fidel, “El deporte, derecho del pueblo”. Yo pienso que tambien se podía haber dicho que el Deporte lo hace el Pueblo y a él pertenece. No pertenece a un grupo de funcionarios ni a un gobierno tan siquiera, escuchen bien: es propiedad del Pueblo !!!!. Por favor, que se respete eso !! No hay mayor fuerza legal, ni institución que supere a un pueblo y por demàs Socialista!!

    • NaviGatoR en 22 noviembre, 2018 a las 10:22 pm
    • Responder

    Ese es un sitio que debería ser YA sagrado para el BÉISBOL y la siempre respetada AFICIÓN que somos los que más sifimos con todo este embrollo y escudiñamiento, la pelota para el cubano no es solo un deporte, es cultura y la sentimos en la sangre, ojalá y todo este problema acabe pronto y todo cubano aquí y en el mundo pueda decir: EN CUBA HAY UN SAGRADO HALL DE LA FAMA.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.