•  

 

Si yo fuera el gerente general de los Rays de Tampa Bay me metería la mano en el bolsillo para invertir un poco de dinero como premio al trabajo que hicieron los muchachos bajo el mando del joven manager Kevin Cash.

No es que sobre la plata por Tampa y menos ahora que la prioridad es construir un nuevo estadio en el área de Ybor City, el cual debe estar listo para la temporada del 2023, pero lo que se logró en el 2018 con un equipo sin muchos nombres no será cosa de todos los días.

Cuando todo el mundo apostaba porque los Rays serían últimos en su división, el equipo terminó con 90-72, el mismo récord con el que los Atlanta Braves ganaron la división Este de la Liga Nacional.

Entonces, hay que salir al mercado para cubrir los principales huecos y poder competir en el 2019 frente a los campeones Medias Rojas de Boston y los siempre poderosos Yankees de Nueva York.

1.- Pitcheo abridor

Introdujeron el concepto del “opener” para iniciar partidos con un relevista que trabajara uno o dos innings y disfrutaron de resultados asombrosos.

Ryan Yarbrough y Ryne Stanek fueron los mejores iniciadores en este experimento y ambos superaron sus expectativas en el 2018, por lo que es de suponer que Cash seguirá su misma estrategia en el 2019.

 

Blake Snell será el número uno indiscutido en la rotación, que contará también con Tyler Glasnow y Jake Faria.

Un devorador de entradas sería una adición bienvenida para no abusar del concepto del iniciador y depender cada cinco días de un abridor que camine profundo en el juego.

El veterano James Shields, un producto original de los Rays y que promedia 219 entradas por temporada, sería una buena opción, al igual que Jeremy Hellickson, otro que comenzó su carrera y disfrutó de sus mejores años en Tampa Bay.

No se trata de lanzadores de élite, sino de abridores de categoría B, cuyos precios podrían ajustarse al presupuesto de la franquicia.

2.- Un bate de poder: Nelson Cruz

Los Marineros de Seattle están en modo reconstrucción y no parecen interesados en volver a firmar al dominicano Nelson Cruz.

A sus 38 años, Cruz se ríe del almanaque y sigue siendo un bateador poderosísimo, pero sobre todo, oportuno.´

Añadir a un bateador designado que promedia 37 bambinazos y 104 remolques por temporada sería una movida inteligente para los Rays, sobre todo, porque dada su edad, el dominicano no estaría buscando un pacto a largo plazo.

3.- Un primera base

Inexplicablemente, los Rays colocaron en asignación a C.J. Cron, su máximo jonronero (30) y remolcador (74) del 2018, en control del equipo hasta el 2021.

Matt Adams o Lucas Duda, ambos bateadores zurdos, están disponibles en el mercado y cualquiera de ellos podría ser el complemento de Nelson Cruz en la tarea de producir carreras para los Rays.

Duda ya tuvo una breve estadía en Tampa en el 2017 y conoce la organización, pero es casi tres años mayor que Adams, por lo que sería más factible firmar a este último con un pacto de al menos dos o tres temporadas.