OPINIÓN; Los botones del caos en el béisbol cubano

22/11/18
1:56 pm

 

Una colaboración del miembro del Club Vegueros de la MD:
El Dr. Reinaldo Guevara
 

 

 

Por, Michel Contreras

 

 

 

Entre la desidia, la rigidez mental, la incapacidad y el miedo a la verdad, la pelota cubana agoniza sin que en el horizonte aparezcan las luces de una resurrección futura. Aquí le dejo cuatro botones de muestra extraídos de la temporada en curso, suficientes para convencer al más incrédulo de que el Dios Caos es quien dicta el camino en los diamantes nacionales.

Botón 1: A estas alturas, después de un montón de campeonatos domésticos celebrados, aún no están definidos los límites para que un jugador pueda ser considerado o no como novato. Da pena escuchar cómo los narradores televisivos se desgastan en la incertidumbre en torno a si el cienfueguero César Prieto está en condiciones de aspirar al premio al mejor debutante de la temporada. Por Dios, en una fecha tan lejana como 1971, las Grandes Ligas establecieron que, allí, un novato es un jugador con menos de 130 turnos al bate, un pitcher con menos de 50 entradas lanzadas en el máximo nivel, o cualquier jugador con menos de 45 días en la lista activa de la MLB. ¿Es imposible que alcancemos acá semejantes niveles de claridad para definir las cosas?

Botón 2: A esto me referí hace poco en otro comentario, pero pasarlo por alto me dejaría un inefable cargo de conciencia. Se trata del reordenamiento de los equipos en la tabla de posiciones, una vez concluida la primera mitad del calendario. Así, lo que cada conjunto había hecho ante las diez selecciones eliminadas era descartado de golpe y porrazo, en un truco que habría envidiado el mismísimo David Copperfield. Sin dudas, una idea de retrete que colocó a Holguín –líder de la fase inicial- en el último lugar de la clasificación.

Botón 3: Horas antes del programa de selección de los refuerzos, Alguien (sabrá Dios quién) decidió que los seis jugadores contratados en Japón debían incorporarse a las escuadras que los solicitaran. Nadie contó con ellos, como si fueran marionetas con uniforme de pelota. Pocas horas después, Alfredo Despaigne calentó las redes con una enérgica protesta que todos aplaudieron. Todos, excepto Alguien.

Botón 4: La mentira, uno de los procedimientos más utilizados en el béisbol insular, entró en escena cuando hace unos días se escamoteó la causa de la ausencia de Maikel Cáceres en las filas de los Cachorros holguineros. “Está indispuesto”, se dijo, y el fanático inocente pensó en algún dolor estomacal o una migraña. En cambio, el fanático astuto salió enseguida hacia la Wifi, sospechando que había gato encerrado en la indisposición. Y halló al minino: Cáceres había sido llamado para reforzar a los Indios del Bóer en el torneo de Nicaragua. Miau!

 

 

 

Fuente: CiberCuba

 

 

15 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Dr. Reinaldo en 22 noviembre, 2018 a las 4:08 pm
    • Responder

    Esta es la verdadera realidad de nuestro béisbol, sino levantamos el Climax del mismo, seguiremos suspenso. Seguiremos esperando con PACIENCIA para esperar el momento adecuado y el CORAJE para no decepcionarnos con lo que veremos. SALUD PARA EL BÉISBOL CUBANO, esperemos por un próximo año 2019 mejor

    • Amaya en 23 noviembre, 2018 a las 8:27 am
    • Responder

    Michel saludos desde Pinar usted ha dicho 4 irrebatibles verdades, ah y tu bien sabes que no son las únicas que laceran nuestro beisbol, pero estas son bien contundentes, por esa misma razón Tony Oliva que se inició en la MLB en el año 1962, y también jugó en 1963, fue sin embargo en el año 1964 el Novato del año.

    • Luis Gustavo en 23 noviembre, 2018 a las 8:30 am
    • Responder

    Hace falta poner a Michel Contreras de Comisionado Nacional de Beisbol.
    Por qué protestan ahora la reglamentación de solo tomar los juegos entre los clasificados para la tabla de posiciones y no lo hicieron cuando se tomó la decisión: oportunismo o falta de visión?

    1. Pues estoy seguro que Michel lo haría mucho mejor que los que están, es mas, cualquiera con mucho amor a nuestro beisbol lo haría mejor…

    • Marcial Segura Beltran en 23 noviembre, 2018 a las 9:21 am
    • Responder

    Michel citó 4 botones, pero se pueden enumerar tantos, como los que lleva una Guayabera criolla, nuestra más autóctona prenda de vestir…

    • manuel en 23 noviembre, 2018 a las 10:20 am
    • Responder

    Michel como siempre muy certero y valiente con sus artículos y criterios.

    • Chikungunya en 23 noviembre, 2018 a las 12:20 pm
    • Responder

    Botones, hojales, zípers, trabillas, etc., hay de todo como en botica.

      • Dr. Reinaldo en 23 noviembre, 2018 a las 5:32 pm
      • Responder

      Chikungunya, de veras apretate hermano, que bien te quedó eso…ah y dobladillos también y millones de bolsillos para guardar lo mal hecho por la FCB-CNB-INDER. Un abrazo y buen fín de semana…

    • El bombardero en 23 noviembre, 2018 a las 6:26 pm
    • Responder

    Excelente la crónica u opinión de Michel Contreras, pero me voy a atrever a ir un poco más allá que él, las dolencias que aquejan a nuestro beisbol solo tienen cuatro culpables determinantes, que emulan con los monos del dicho de nada veo, nada oigo, nada digo ¿Oiga que esos son solo tres? Sí, es verdad, pero usted amigo lector no sabía que ya se inventó al cuarto mono, que resume en uno solo a los otros tres, a ver reflexionemos…
    El primer mono que nada ve, es nada menos que la alta dirigencia del Instituto Nacional de Recreación y Deporte, comúnmente conocido como el INDER, y léase que digo comúnmente y no cariñosamente, por razones que a lo largo de los últimos 15 años han quedado más que evidenciadas ¿Y por qué no ve? Porque padece de un síndrome aparentemente incurable… Sencillamente no quiere hacerlo, pero lo peor no es eso, sino que quiere e insiste en contagiarnos a todos con esa misma penosa enfermedad, realmente compadezco a las personas de bien que laboran en esa misma institución y que a pesar de no estar de acuerdo con la re-circulación de esa enfermedad, de esa ceguera espontánea, se ven obligados por razones obvias a mantener sus puestos laborales y a soportar con estoicismo, las críticas de la gran mayoría de la población (que es en definitiva donde radica la verdadera afición cubana, a la que se deben) por la gestión ciega e inefectiva de los que los dirigen. Pero como dice Buena Fé, cada país (y el INDER parece ser uno independiente) por los pasos que anda, refleja quien manda, pero por lo que entristece, nos cuenta quien obedece…
    El segundo mono, que nada dice está fundamentalmente empotrado en la persona que dirige la Federación Cubana de Béisbol, alguien con resultados como mánager de equipos de beisbol, pues a pesar de sus deficiencias en esa actividad, fue capaz de lograr varios títulos nacionales y un subtitulo con la selección nacional en el primer clásico de beisbol… ¿O fueron los peloteros que él dirigía? Bueno, para no desviarnos del tema, esa persona y aparentemente el equipo que le rodea, dicen que van a hacer, pero en definitiva no hacen y tras resultados negativos y deplorables en su gestión, sencillamente esconden la cabeza en la tierra como el avestruz y cuando se dignan a reaparecer para querer decir algo, si abren la boca es definitivamente, para no decir nada, ni tan siquiera una simple disculpa o si alguna vez eso fuera posible, una sola y definitoria RENUNCIA…
    El tercer mono, que nada oye, gobierna las mentes de la alta dirigencia de la Comisión Nacional de Béisbol, y no oye porque no quiere o porque sencillamente no le conviene, o por lo menos eso es lo que piensa, porque mira que le gritan justo en su oído, pero insiste en taparse ambas orejonas, con sus ojos más que abiertos, apretando con tanta presión su cabeza que puede que un día la cabeza le reviente… EHHH… ¿…? ¡CARAMBOLA! ¿Por qué no gritamos más alto? Sí, sí, gritar un poquito más alto, pero con auto-parlante y todo, con bocinas de esas de las que andan por ahí, a ver si ¨matamos¨ dos pájaros, digo monos, de un tiro o de un gritico, un gritico que podría sonar así – Oiga mono quería decirle algo justo en su oído ¡¡INCOMPETENTE!! ¿Quién sabe? A lo mejor nos oye…
    El cuarto mono es una combinación de los otros tres, ese no se tapa los ojos, no se tapa la boca, no se tapa los oídos, no necesita hacer eso, es nueva factura, de nueva conformación aparentemente adecuado a las nuevas tecnologías, pero con la misma mentalidad, se mantiene entretenido chateando con su celular, dándole órdenes a los otros tres, eso le basta para sencillamente no ver, no oír, ni hablar sobre la realidad, porque sencillamente no la percibe, no la acepta y no porque no pueda, él es perfectamente capaz de hacerlo, sino porque definitivamente, no le da la re-puñetera gana… Ese mono como bien lo describió o identificó Michel Contreras de forma genial, no es más que ALGUIEN, ese mismo ALGUIEN que se niega a reconocer al beisbol como parte de nuestra idiosincrasia, como parte de nuestra cultura, como esencia que circula las venas de la nación, así ha sido, así es, pero estoy seguro, que a la larga, algún día dejará de ser…
    De hecho creo que para contrarrestar a esos… ¿Monos? Debíamos rezar creyentes y no creyentes, un BÉISBOL NUESTRO BIEN CUBANO que más o menos sería así:
    ¡Ay beisbol, ay deporte cubano! ¿EN MANOS DE QUIÉNES TE HEMOS DEJADO? ¡¡Perdónanos por favor, si te es posible, por caer en la tentación de no hacer nada!! ¡¡¡Perdónanos por dejar que te sepulten bajo tierra, por dejar que te desaparezcan en cementerios, bosques, páramos!!! ¡¡¡¡Perdónanos por defenderte con toda la fuerza de la que somos capaces, considerando siempre que aún no es suficiente!!!! ¡¡¡¡¡Líbranos de todo mal y no nos dejes caer en la tentación de perdonar a los que hoy te agreden de forma tan solapada, pasándole la cuenta a los deseos y sueños de los aficionados, de los verdaderos aficionados!!!!! ¡¡¡¡¡¡AMÉN!!!!!!

    1. ¡¡Genial y recontra genial!! Un abrazo.

    2. !!!AMEN!!!

      • Rojo de Metro en 24 noviembre, 2018 a las 12:58 pm
      • Responder

      !!!AMEN!!!. Todavia no se como pudimos salir vivos de Adolfo Luque el otro dia. ¿Nos estarian apuntando?
      PD..Gracias Daimir por la darme la pista.

  1. Duniesky.

    A raiz de tu comentario, me recordaste un Strike! q escribí hace un tiempo atrás (cuando tenía lugar el último Clasico).

    Aca te los reproduzco.

    LOS TRES MONOS DEL CUENTO…O UN DÍA MALO

    Un saludo tengan todos, en especial para mis buenos amigos Valenzuela y MARIO BROSS…

    NO VEO…

    ¿Qué cosa es peor que ser ciego?…No querer ver.

    Conozco casos extraordinarios en que ciegos andan por nuestras calles con una “visión” aún mejor que la de los videntes. Muchos invidentes hasta son capaces de leer y manipular ordenadores, y hasta de impartir clases como Profesores Titulares en la Universidad de La Habana…Así que ser ciego no nos impide interactuar de manera satisfactoria y exitosa con nuestro medio circundante.

    Ahora, cuando no se quiere ver, ¡ni modo!…Y citemos lo concreto: ni el INDER ni la FCB quieren ver lo obvio, es decir, que se impone una revolución dentro de las instituciones deportivas cubanas que nos lleve de nuevo a estadios decorosos en la modalidad que mas ama y con la que más disfruta y sufren los cubanos: el beisbol. Y sin que los demás federativos se me pongan bravos y sin querer demeritar sus modalidades, no importa lo bien que estén o no ellas, nada importa si el beisbol anda de capa caída. Es por eso que cuando se conquistaban cantidades significativas de medallas de oro en eventos múltiples como Panamericanos y Olimpiadas, si no conquistábamos la de oro en beisbol, era como si no hubiéramos tenido un desempeño satisfactorio en ellos…Así de grande era (ya ni sé si continúa siéndolo) nuestro amor por lo que los cubanos llamamos pelota…Y es comprensible, porque esa modalidad deportiva está incrustada en nuestro ADN, desde los ya lejanos tiempos de luchas independentistas y que se expresa en el habla, la vestimenta, la culinaria y la cultura de los cubanos.

    Entonces, este problema de la calidad (más bien de la falta de calidad) del beisbol trasciende las oficinas y las agendas de trabajo de los dirigentes deportivos criollos, y pasa a ser un asunto de seguridad nacional para los cubanos. Y no exagero, porque si este pueblo demostró que fue capaz de sobrevivir sin comida, sin ropa, sin aseo personal, sin electricidad y sin los más elementales medios de subsistencia, nadie puede asegurar que pueda vivir sin su “pasatiempo nacional”…Y si para algunos países el beisbol no es más que una modalidad más de deporte, para los cubanos es como aquel disco imperecedero de los Blood, Sweat & Tears: sangre, sudor y lágrimas…Y literalmente es lo que estamos haciendo en los últimos tiempos: desangrándonos hasta quedar sin recursos humanos y materiales; sudando hasta la evaporación bajo el infernal sol del mediodía de los días de temporada beisbolera; y llorando a lágrimas vivas, no de alegría, sino de frustración al ver hasta donde hemos descendido…

    Así que abramos los ojos, todos: directivos, deportistas y aficionados, para poder encontrar el camino que nos haga volver a la vía de, si no de los éxitos, al menos a la del decoro y la esperanza…

    NO OIGO…

    Peor que no oír, es no querer escuchar….Nuestro medios de difusión masiva tienen que ser receptivos a las opiniones y el sentir del pueblo. Es necesario que abandonen esa postura de cátcher, en que solo recepcionan los criterios como si recibieran pelotas lanzadas por los pitchers…Se impone que esos criterios sean recibidos, procesados, estudiados y tenidos en cuenta. Por muy “estudiados” que sean los periodistas y especialistas de los medios, por muy licenciados que sean de prestigiosas universidades, nunca llegarán a ser tan sabios como el pueblo. De aquí es de donde emanarán las soluciones y, en última instancia, será el pueblo quien decida qué es lo que se quiere o no, y si lo que se alcance, lo satisface o no…

    Decidir por el pueblo, suplantarlo en sus aspiraciones, es como traicionarlo…Si el pueblo quiere un equipo inclusivo, donde quepan todos los cubanos que se encuentran desperdigados por el mundo ¿qué lo impide?…Si el pueblo quiere disfrutar del mejor beisbol del mundo y ver a sus ídolos deportivos, aunque estén radicados en otros países…¿quién lo impide?…Somos un país democrático, con una democracia sui géneris, inclusiva, participativa, como debe ser ¿entonces por qué la mayoría tiene que subordinarse a la minoría?…!qué digo la minoría!…A una escasa cúpula que desgraciadamente decide por todos…

    Oigan bien: eso tiene que cambiar y deben ser escuchados quienes sustentan, financian y consumen los medios de información masiva, incluidos todos los soportes: radio, TV y prensa plana.

    NO HABLO…

    Peor que ser mudo, es no querer hablar…Peor aún: es intentar que nadie hable para no escuchar lo que no se quiere oir. Pero hay que debatir, hay que enfrentar criterios, hay que ponderar todos los intereses, hay que tener en cuenta todas las opiniones, aunque ellas nos molesten por superficiales, críticas o que vayan en contra nuestras ideologías…Solo de ese crisol pueden surgir las soluciones a nuestra actual crisis beisbolera. No basta con invitar a especialistas a una Mesa Redonda con guiones prestablecidos para los participantes, donde para nada cuentan los criterios más incómodos o que ponen sin tapujos las dedos en las llagas…Hacen falta programas novedosos donde la premisa fundamental es que sean en vivo, sin cortes ni ediciones ni guiones, y desechar al menos por un tiempo, a los ya cansinos y depauperados “Al duro y sin guante” , “Deportivamente”, y otros de igual corte en que el meollo de los debates sea establecido por los propios teleradioreceptores…

    Me perdonan por el autobombo, pero son necesarias más MD, que por cierto, es un ejemplo vivo de que hay quienes no quieren oir lo que ella dice; no quieren ver que existe para beneplácito de muchos y molestia de unos pocos; y mucho menos quieren hablar de un medio alternativo que, con sus logros y deficiencias, intenta desde su trinchera aportar al desarrollo del deporte en nuestro país. Y cuando hablo de la MD, incluyo a su administración, a sus peñistas, a los colaboradores y a los valiosísimos foristas, que con sus opiniones y valoraciones hacen engrandecerla desde el quehacer mancomunado. En ella todo se ve, todo se oye y todo se habla…aunque unos pocos no quieran reconocerlo.

    UN DÍA MALO…

    No, Carlos Martí, ayer en la derrota ignominiosa y aplastante que sufrimos contra Holanda no tuvimos solo un mal día: lo tuvimos en el anterior, y en el anterior, y en el anterior…hasta sumar semanas malas, meses malos, años malos y Clásicos malos… Sabemos que tú eres una víctima más en este drama inacabable (ahora mismo no quisiera estar en tu piel), pero hermano, ¡no me trates de ocultar el sol con un dedo!

    ¡Si fuera solo un día malo!…Pero por desgracia, es algo peor que eso.

      • El bombardero en 27 noviembre, 2018 a las 11:44 am
      • Responder

      Buenos días, hermano pues parece que andamos en cuadro apretado, pues su artículo fue genial y estoy de acuerdo con el mismo en toda su extensión. Gracias por brindarnos cosas así. Saludos y un abrazo.

    • El Loko en 23 noviembre, 2018 a las 9:49 pm
    • Responder

    Oyeeee, esa pelota está sin costura y sucia, será la imagen de la FCB y la DNB, sí, es idéntica….amigo Dr. excelente trabajo y es que en el béisbol cubano no hay nada escrito, no hay nada legislado, no hay nada organizado, no hay nada planificado, no hay nada colegiado, es todo a base de improvisación y lo peor es que todo les sale mal, ya no habrá más Salón de la Fama con colaboración “exterior”, eso de ahora en adelante se cocinará en la “casa”, con los de “casa”…….

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.