Los cubanos en la NPB 2018

26/11/18
01:47 am

 

 

Por el peñista: Abel Zaldívar

 

 

 

Como ciclo que se repite cada 12 meses muchos peloteros en estos momentos valoran lo hecho en la más reciente campaña y proyectan sus planes hacia el futuro. Con este trabajo inicio una serie de cuatro artículos dedicados a detallar y destacar la actuación de nuestros compatriotas este año en las dos principales ligas beisboleras del mundo. Hace unos días finalizó la temporada del 2018 de la Liga Japonesa de Béisbol Profesional (NPB, por sus siglas en inglés), en la que intervinieron 8 cubanos, de los cuales cuatro fueron debutantes. Hoy les propongo reseñar el accionar de cada uno de ellos, de menor a mayor sobre la base de su desempeño en tierras niponas:

 

8- Raidel Martínez (# 97, Dragones de Chunichi):

 

El vueltabajero inició su accionar con la sucursal de los Dragones en la Liga Occidental y rápidamente fue ascendido al primer equipo por su buen rendimiento. Debutó en la NPB el domingo 6 de mayo del 2018, a los 21 años de edad, siendo el cubano número 29 en llegar a ese nivel. En su estreno cargó con la derrota ante los Tigres de Hanshin tras permitir 2 carreras y 5 hits en 5 entradas completas como abridor. Logró su primera victoria en ese circuito el 15 de mayo, cuando toleró 4 carreras y seis imparables en 5 innings pero su equipo lo respaldó ofensivamente para el triunfo 10-4 ante las Carpas de Hiroshima. Luego retornó a la sucursal en las menores, donde registró números de excelencia: 10 salidas, balance de 2-2 con un juego completo, 33 innings, 17 ponches, 12 boletos, 1.06 de WHIP y exorbitante PCL de 0.55. Sin dudas ese nivel ya estaba vencido por él y así fue como, tras participar con el equipo nacional en los JCAC de Barranquilla, le llegó su segundo llamado al equipo grande, actuando esta vez como relevista hasta que una lesión puso fin a su campaña prematuramente. En la NPB lanzó en 7 compromisos, con un éxito, tres descalabro, 21.2 capítulos de trabajo, 16 carreras permitidas, todas limpias, 14 ponches, 8 pasaportes gratis y elevados registros en WHIP (1.70) y PCL (6.65). Pese a ello y por su talento, los Dragones anunciaron que será contratado nuevamente para jugar en el béisbol japonés en el 2019.

Números de por vida en la NPB (2018):

G-P: 1-3, PCL: 6.65, SO: 14.

 

7- Alexander Guerrero (# 5, Gigantes de Yomiuri):

El tunero tuvo un rendimiento regular con su nuevo y mediático elenco. Inició a todo tren, con un average cercano a los 300, pero luego no pudo mantener el ritmo y por ello fue bajado a la sucursal en la Liga Oriental donde bateó solo 238 (20 hits en 84 veces al bate) en 29 desafíos, con cuatro dobles, tres jonrones, seis empujadas, 9 boletos y 19 ponches. Su retorno a la NPB tuvo lugar el 26 de agosto. Ese día, Guerrero, que no veía acción con el primer equipo de Yomiuri desde el 13 de junio, sonó un bambinazo ante los Tigres de Hanshin. Posteriormente levantó un poco sus números de la campaña pero de todos modos quedó muy por debajo de lo hecho un año atrás. En la temporada regular firmó average de 244 (70 imparables en 287 turnos oficiales) en 82 duelos, con 34 carreras anotadas, 17 dobles, 15 jonrones, 40 impulsadas, 29 boletos y 62 ponches, dos bases robadas en cinco intentos, 325 de OBP y 460 de slugging. En la final de la Liga Central, ante las Carpas, su average fue de 000. En el 2019 cumplirá su segundo y último año de contrato con los Gigantes.

Números de por vida en la NPB (2017-2018):

AVE: 266, HR: 50, CI: 126. 

 

6- Ariel Miranda (# 19, Fukuoka SoftBank Hawks):

 

El zurdo mayabequense arribó a este circuito tras ser liberado por los Marineros de Seattle el 4 de julio debido a que no tenían espacio para él en su rotación abridora y así le posibilitaron firmar con el SoftBank, en busca de mejorar su cuerpo de lanzadores debido a las numerosas lesiones que lo habían afectado esta temporada. Tras una breve incursión en las menores de Japón debutó en la NPB el 18 de agosto del 2018, a los 29 años de edad, siendo el cubano número 30 en llegar a ese nivel y el primero en tener acción en un mismo año en las dos principales ligas de béisbol del mundo: la MLB y la NPB. En su estreno se apuntó la victoria en el triunfo 7-2 de los Halcones ante los Búfalos de Orix, permitiendo solo tres hits (incluido un jonrón de dos carreras) en 5.2 innings de labor, en los que ponchó a 5 rivales sin otorgar boletos. Una semana después, el 25 de agosto, logró su segundo éxito en una joya de pitcheo tras soportar solo una carrera y dos imparables en 8.2 entradas, con 8 bateadores retirados por la vía de los strikes, frente a los Leones de Seibu. Rápidamente se convirtió en una de las cartas de triunfo de su poderoso plantel, que contaba con otros tres cubanos en su nómina: Alfredo Despaigne, Yurisbel Gracial y Liván Moinelo. El 8 de septiembre registró su primera salida sin recibir carreras, cuando maniató en seis capítulos a los Búfalos, a ritmo de tres sencillos tolerados y seis ponches firmados, válido para su tercer triunfo. Mantuvo su rendimiento brillante el 23 de septiembre, fecha en que le llegó su cuarta victoria, esta con marcador de 2-0 sobre los Luchadores de Nippon Ham, luego de 6.2 innings de labor, con solo un indiscutible soportado. En la temporada regular finalizó con seis victorias y una derrota en ocho juegos lanzados (siempre como abridor), 47.2 capítulos de actuación, 40 ponches, 27 boletos, 10 carreras permitidas, todas limpias, 1.17 de WHIP y 1.89 de PCL, números muy buenos para alguien que solo jugó la parte final de la campaña. En la final de la Liga del Pacífico, versus los Leones, cargó con el revés en su única salida, tras soportar 6 hits y 7 carreras, con un funesto PCL de 31.50. Se proclamó campeón de la Serie de Japón con el SoftBank tras derrotar 4 juegos a uno (el primer desafío terminó empatado) a las Carpas de Hiroshima. En el segmento decisivo se acreditó el triunfo en el Juego 3, luego de trabajar 5 episodios, con 7 ponches y dos pasaportes gratis, además de tres anotaciones permitidas, para una efectividad de 5.40.

Números de por vida en la NPB (2018):

G-P: 6-1, PCL: 1.89, SO: 40.

 

5- Liván Moinelo (# 35, Fukuoka SoftBank Hawks):

 

El zurdo pinareño tuvo otra buena campaña aunque acusó cierto cansancio en las postrimerías del calendario, que lo llevó a una breve estancia en las menores del circuito nipón. En la temporada regular mantuvo su rol de relevista para una sola entrada como máximo, trabajando en 49 choques, en los que alcanzó 5 victorias y una derrota, con 13 Holds (mérito que se le acredita al lanzador preparador del cerrador en las sonrisas de su plantel), 45.2 episodios de labor, 23 carreras permitidas, todas limpias, 57 ponches, 24 boletos, 1.22 de WHIP y 4.53 de PCL, elevado con respecto al de la contienda del 2017. En la semifinal de la Liga del Pacífico se fue sin decisión en su única actuación (toleró 3 carreras y 5 hits en 3.1 capítulos de labor, en los que ponchó a 5 rivales y otorgó 4 boletos), firmando un PCL de 8.10. En la final de la Liga del Pacífico, ante Seibu, solo actuó en dos encuentros, donde permitió un bambinazo en par de entradas (PCL de 4.50). Por segundo año consecutivo se proclamó campeón de la Serie de Japón, fase en la que escaló cuatro veces al box, con 2.1 innings, una carrera soportada, un hit, 2 ponches, igual número de boletos y un PCL de 3.86. Una jornada curiosa fue la del martes 30 de octubre cuando los cuatro cubanos del SoftBank tuvieron participación en el tercer juego de la Serie de Japón, algo inédito en ese segmento. En el desafío, a la postre éxito 9-8 de los Halcones sobre las Carpas, Despaigne se fue de 3-1 (un cuadrangular y cuatro remolcadas), Gracial de 5-2 (dos anotadas), Ariel Miranda se apuntó la sonrisa y Moinelo retiró a los dos bateadores que enfrentó. Para SoftBank fue su quinto título desde 2011 y su cuarto en las últimas 5 temporadas. En el 2019 se espera que Moinelo se mantenga en la nómina de este prestigioso club.

Números de por vida en la NPB (2017-2018):

G-P: 9-4, PCL: 3.65, Holds: 28, JS: 1, SO: 93.

 

4- Yurisbel Gracial (# 27, Fukuoka SoftBank Hawks):

 

El matancero tuvo un estreno exitoso en el circuito nipón pese a iniciar la campaña en la lista de lesionados. Tras recuperarse incursionó fugazmente en las menores y rápidamente fue ascendido al equipo principal. Debutó en la NPB el jueves 19 de abril del 2018, a los 32 años de edad, siendo el cubano número 28 en llegar a ese nivel. En su estreno falló en un turno como emergente ante las Águilas de Rakuten. En su segundo juego, un día después, ligó 3 indiscutibles en 4 turnos frente a los Luchadores de Nippon Ham. Su comienzo estuvo rodeado de buenas noticias hasta que el 24 de mayo sufrió una fractura del dedo meñique de la mano izquierda cuando intentaba regresar a la inicial tras un viraje del lanzador, en el sexto inning del juego ante los Leones de Seibu. Hasta ese momento compilaba average de 300 en doce partidos. Su recuperación se prolongó por casi dos meses y cuando estuvo disponible se tuvo que incorporar a la selección nacional que participó en los JCAC de Barranquilla. Tras la lid cafetera retornó a las menores donde finalizó su estancia con sobresaliente average de 431 (31 hits en 72 veces al bate) en 21 encuentros, con 19 carreras anotadas, 4 dobles, siete jonrones, 28 impulsadas, tres bases robadas en cuatro intentos, 10 boletos y 10 ponches, exquisito OBP de 488 y un slugging de 778. Sin dudas, nivel vencido con notas excelentes. Así retornó a la NPB el 17 de agosto (se fue de 5-3 versus los Búfalos de Orix), aprovechando la lesión de Alfredo Despaigne, a quien sustituyó ejemplarmente en el rol de bateador designado. El martes 21 de agosto despachó su primer jonrón en la NPB ante los Luchadores, en el  Estadio Kusanagi de Shizuoka y, además, tuvo jornada al bate de 5-2, con tres remolcadas. Una fecha después conectó dos cuadrangulares y remolcó cinco carreras en 5 visitas al plato para darle un dramático triunfo de 9-6 a los Halcones sobre los Luchadores, en el Tokyo Dome. El domingo 26 de ese propio mes firmó actuación de 6-3 madero en ristre, incluyendo espectacular vuelacercas con las bases llenas en el final del inning doce para dejar al campo a los Leones que cayeron 12-8 ante los Halcones, en el Yafuoku Dome, de Fukuoka. De este modo se convirtió en el primer jugador del SoftBank en dejar en el terreno al equipo rival con un Grand Slam en los últimos 19 años. Tras el regreso del granmense a la alineación se trasladó a la custodia del jardín izquierdo y a pesar de ser una posición poco habitual para él mantuvo su ofensiva constante y oportuna. En total, en la temporada regular firmó excelente average de 292 (se mantuvo la mayor parte de la contienda sobre los 300), debido a 54 indiscutibles en 185 veces al bate. En 54 partidos anotó 29 carreras, con 6 dobles, un triple, nueve jonrones, 30 impulsadas, 15 boletos, 34 ponches, una base robada en su único intento, 347 de OBP y slugging de 481. Debut por todo lo alto. En la semifinal de la Liga del Pacífico, frente a Nippon Ham, firmó promedio ofensivo de 300. En la final de la Liga del Pacífico, versus Seibu, se apuntó promedio de 500, con 3 empujadas y seis anotadas, sobresaliendo en los Juegos 4 (3-3, dos dobles y una remolcada) y 6 (de 5-3). Fue uno de los cuatro cubanos que se proclamó campeón de la Serie de Japón con los Halcones de SoftBank, algo histórico para los criollos en ese béisbol. Allí bateó solo 250 pero resaltó en el sexto y último encuentro cuando conectó un jonrón que aseguró la victoria 2-0 sobre las Carpas de Hiroshima y, a la postre, certificó el noveno título de los Halcones en su historia. Todo apunta a que repetirá con este plantel en el próximo año.

Números de por vida en la NPB (2018):

AVE: 292, HR: 9, CI: 30.

 

3- Alfredo Despaigne (# 54, Fukuoka SoftBank Hawks):

 

El granmense comenzó la campaña con un rendimiento muy pobre, incluyendo un average por debajo de los 200, afectado por las lesiones tras un exigente calendario en el último año que incluyó actuación en Japón, con Granma y en la Serie del Caribe sin prácticamente descansar. Poco a poco fue levantando su promedio al bate aunque sus bambinazos nunca dejaron de estar presentes. El viernes 25 de mayo pasó a la historia al conectar su jonrón número 100 en la NPB, ante las Águilas de Rakuten, en el Yafuoku Dome, de Fukuoka, siendo el segundo cubano en conseguir esa hazaña en este circuito, después de Orestes Destrade. En dos ocasiones en la contienda (17 de junio versus Hiroshima y 8 de octubre frente a los Marineros de Chiba Lotte, en el cierre de la etapa regular, cuando además remolcó 5 carreras) logró sacar dos pelotas del parque en un juego. Por segundo año consecutivo participó en la Serie de las Estrellas de la NPB al ser el bateador designado más votado (211) por los atletas de su circuito. En el primer juego conectó dos sencillos en dos turnos y empujó una carrera para contribuir al triunfo de 7-6 de la Liga del Pacífico sobre la Liga Central. En el segundo falló en un turno y recibió un boleto en su siguiente aparición sobre el plato para terminar la Serie con promedio de 667 y una carrera remolcada. A mediados de agosto sufrió una lesión en su rodilla derecha que lo mantuvo apartado del juego hasta las postrimerías de la campaña (del 16 de agosto al 19 de septiembre). En total, en la temporada regular bateó 238 (97 imparables en 407 veces al bate) en 116 encuentros, con 62 carreras anotadas, 15 dobles, un triple, 29 jonrones (entre los cinco punteros de su liga), 74 empujadas, 55 bases por bolas, 93 ponches, 333 de OBP y slugging de 494. Por debajo de lo conseguido en el 2017 pero un desempeño muy decoroso si tenemos en cuenta las múltiples lesiones con las que tuvo que lidiar. En la semifinal de la Liga del Pacífico, firmó average de 545 ante los Luchadores de Nippon Ham, con tres bambinazos (Grand Slam en el primer desafío y dos cuatriesquinazos en el tercer y decisivo encuentro) y seis empujadas. En la final de la Liga del Pacífico frente a Seibu tuvo promedio ofensivo de 273, con cuatro remolcadas y dos anotadas. Se proclamó campeón de la Serie de Japón por segundo año consecutivo y en esa instancia bateó 333 ante Hiroshima, con dos cuadrangulares y seis impulsadas. Destacó su actuación en los Juegos 3 (3-1, un jonrón y cuatro empujadas) y 4 (un bambinazo solitario). El Caballo de los Caballos sigue aumentando su leyenda en el béisbol japonés. En el 2019 cumplirá su tercer y último año de contrato con los Halcones de SoftBank.

Números de por vida en la NPB (2014-2018):

AVE: 265, H: 502, HR: 118, CI: 364.

 

2- Onelkis García (# 70, Dragones de Chunichi):

 

El guantanamero firmó su mejor actuación en el béisbol profesional tras fracasar en sus incursiones en la MLB. El también zurdo debutó en la NPB el 4 de abril del 2018, a los 28 años de edad, siendo el cubano número 27 en llegar a ese nivel. En su estreno se llevó el crédito en el triunfo 4-1 de los Dragones sobre los Gigantes de Yomiuri, con solo una carrera y dos hits permitidos en 6 episodios, en los cuales recetó 7 ponches. Además, conectó un sencillo al bate y empujó una carrera para contribuir a su propia causa. En el primer segmento de la campaña se mostró en una forma envidiable sobre el box, con varias victorias cimentadas en excelentes salidas, incluyendo dos lechadas (12 de mayo frente a los Gigantes, en el mismísimo Tokyo Dome, y 9 de junio vs SoftBank) y llegó a ser el líder en PCL y juegos ganados de la Liga Central. Como justo premio, participó en la Serie de las Estrellas de la NPB al ser elegido por el manager del elenco de su circuito, Koichi Ogata. Fue el pitcher perdedor en el primer juego de esta serie, después de tolerar 2 carreras y 6 hits en 3 episodios de relevo intermedio. En el tramo final del calendario su rendimiento bajó un poco pero, pese a ello, pudo firmar una campaña relevante. En total lanzó en 27 choques, casi todos como abridor, con 13 victorias y 9 derrotas, dos juegos completos (sus lechadas), 168.2 innings, 56 carreras limpias permitidas, 132 ponches, 73 boletos, excelente 1.29 de WHIP y soberbio PCL de 2.99 (cuarto de la Liga Central). Sin dudas la mejor actuación de un pitcher cubano en una campaña de la NPB, con récord, por amplio margen, en triunfos y ponches.    

Números de por vida en la NPB (2018):

G-P: 13-9, PCL: 2.99, SO: 132.

 

1- Dayán Viciedo (# 66, Dragones de Chunichi):

 

El villaclareño firmó su temporada más destacada en el béisbol profesional y una de las mejores, si no la mejor, entre los cubanos en la NPB. Desde el inicio mantuvo una ofensiva respetable que lo convirtió en uno de los bateadores más temidos de toda la liga. El 27 de mayo se fue de 5-3 versus las Carpas de Hiroshima, con dos dobles y 6 empujadas. El 17 de junio sacó dos pelotas del parque y remolcó seis carreras en desafío ante los Leones de Seibu. Pese a tener estadísticas que avalaban su candidatura (hasta ese momento registraba average de 297, con 10 cuadrangulares, 18 dobles, 45 impulsadas y slugging de 487) no fue elegido para participar en la Serie de las Estrellas de la NPB. El 10 de julio nuevamente tuvo jornada de dos vuelacercas (incluido Grand Slam) y seis empujadas, ahora ante el Yokohama DeNA BayStars. Otra vez largó dos batazos de vuelta completa el 26 de agosto, frente a las Carpas de Hiroshima, adornados con cuatro impulsadas. El 31 de agosto conectó un sencillo en cuatro turnos al bate versus los Gigantes de Yomiuri para totalizar 47 en agosto y establecer una nueva marca de hits en un mes para un jugador en la Liga Central. El récord anterior de más hits en un mes en la Liga Central pertenecía a Shuichi Murata, con 46. La marca general de la NPB, 48, se mantiene en manos del legendario Ichiro Suzuki. Una jornada después, en plena lucha por el título de bateo de su liga, ligó de 4-4 frente a los propios Gigantes para aumentar su promedio en ese momento a un increíble 353. Fue elegido el Jugador Más Valioso (MVP) del mes de agosto entre los jugadores de posición de la Liga Central, luego de batear 465 en ese período, con 47 indiscutibles (en 101 turnos oficiales), 7 jonrones, 19 carreras anotadas y 24 impulsadas. El lauro de Viciedo, quien lo recibió por tercera vez en su carrera en Japón, se hizo más simbólico porque vino unido a igual distinción del dominicano Gerónimo Franzua (Carpas de Hiroshima) entre los lanzadores de la Liga Central siendo la primera vez en la historia de la NPB que dos latinos obtenían el premio en la misma liga y el mismo mes, uno como jugador de posición y el otro como lanzador. En total, en la temporada firmó astronómico average de 348 (178 hits en 512 veces al bate) en 135 juegos, con 91 carreras anotadas, 26 dobles, un triple, 26 jonrones (marca personal), 99 impulsadas (cota individual), excelente correlación de 51 boletos y 61 ponches, tres bases robadas en siete intentos, envidiable OBP de 419 y un elevado slugging de 555. Simplemente, espectacular. Fue el líder de los bateadores de la Liga Central (348), siendo el primer cubano en lograr esa hazaña en la NPB y el cuarto latinoamericano después del puertorriqueño Félix Millán (346 en 1979), el venezolano Alex Ramírez (322 en 2009) y el dominicano Tony Blanco (333 en 2013), todos igualmente en la Liga Central. Además, resultó el líder en hits (178) de la Liga Central, segundo criollo en conseguirlo en ese béisbol después de Roberto Barbón en 1955. En los próximos días debe recibir el premio Best Nine (Equipo Ideal) como primera base de la Liga Central y es un candidato de fuerza para el galardón de Jugador Más Valioso (MVP).

Números de por vida en la NPB (2016-2018):

AVE: 298, HR: 66, CI: 216.

 

Además, hubo dos cubanos que solo tuvieron acción en las menores de Japón:

 

Oscar Luis Colás (# 144, Fukuoka SoftBank Hawks):

El joven santiaguero, de solo 20 años de edad, tuvo una discreta actuación en la Liga Occidental. En 55 juegos bateó apenas 212 (31 hits en 146 veces al bate), con 19 carreras anotadas, buena producción de extrabases (cinco dobles, tres triples y siete jonrones), 22 impulsadas, ocho boletos y desproporcionada cifra de 45 ponches, pobre OBP de 259 y slugging de 432.     

 

Ariel Martínez (# 210, Dragones de Chunichi):

El matancero disputó apenas 39 encuentros en la Liga Occidental, bateando 239 (21 indiscutibles en 88 veces al bate), con seis carreras anotadas, un doble, tres triples, ningún vuelacercas, nueve remolcadas, seis bases por bolas, 20 ponches, OBP de 287 y slugging de 318. Por su buen desempeño como receptor, los Dragones anunciaron que será contratado nuevamente para jugar en el béisbol japonés en el 2019.

 

 

 

7 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Gran trabajo Abel este, demostrando tus dotes de buen estadista con este post y otros que te hemos publicado. En estos días voy a publicar la selección de los mejores cubanos del día en la MLB desde la óptica de la MD, es decir los que a diario publicamos y con las menciones, así mismo como la veían con imágenes y todo del ganador por día, así son mas datos para guardar para todos, pueden haber discrepancia o no con las selecciones, pero en sentido general, los que somos viciosos a guardar podrán tener el día a día de los mejores cubanos en la MLB como hicimos el años pasado. Un abrazo.

      • Abel Zaldivar en 26 noviembre, 2018 a las 9:50 am
      • Responder

      Gracias brother por tus palabras y tambien por las fotos para acompañar mi escrito, visualmente quedo impecable.

      1. Es mi deber hacer la edición de los artículos lo mejor posible. Saludos.

    • Dr. Reinaldo en 26 noviembre, 2018 a las 3:57 am
    • Responder

    Abel, excelente trabajo el suyo sobre los nuestro en la NPB y como dice nuestro gran amigo La Potencia, una vez leido dicho artículo, a copiar, pegar y guardar para las estadísticas y para el conocimiento en el futuro de nuestros hijos y nietos, si es que verdaderamente amarán el béisbol como nosotros, un abrazo.

    • Marcial Segura Beltran en 26 noviembre, 2018 a las 10:33 am
    • Responder

    Excelente artículo de Abel, como nos tiene acostumbrado.
    Discretísima la actuación de Oscar Luis Colás, en el Lejano Oriente, de quien mucho se habla por estos dias en Holguin…
    Acá con los Cachorros hasta se encaramó en el montículo, en una situación embarazoza, bases llenas sin outs, y en turno Malleta, Peñalver, y Michael González, y dió el scon, ponchando a los dos últimos….y con el madero compila cómodamente sobre 400 y ocupa unturno de responsabilidad en el centro del line up…
    De los contratados a través de la FCB, tienen asegurados otro año en la NPB, Despaigne (que va a su 3er y último año del actual contrato), y los noveles Raidel y Ariel, pitcher y catcher respectivamente. En cuanto a Moinelo y Gracial, es casi seguro que los japoneses vuelvan por ellos, pero todavía no es oficial…Y Colás, (después de tan pobre actuación allá) que se quede ayudando a Santiago en la 59 SN, para ver si las avispas clasifican a la segunda etapa…
    De los otros criollos, lo mejor estuvo a cargo de Viciedo y Onelkis, el primero empuñando y el segundo lanzando…
    …veo en la NPB un destino alternativo para otros criollos que no triunfen en la MLB…pienso en Yaisel Sierra, Luis Yander Lao, Yadiel Hernandez, entre otros…

      • inedito en 26 noviembre, 2018 a las 12:08 pm
      • Responder

      Es verdad que hasta este minuto la actuación de Colás ha sido dicreta en la Liga japonesa. Habría que ver si sigue el interés de los federativos de la tierra del sol naciente pero como usted dice está rindiendo en la serie nacional tanto al bate como lanzador y eso es debido a que ha cogido algo de Japón. Aún está muy verde y tiene un mundo que aprender. Nos convendría que sigueira aprendiendo hasta alcanzar la madurés deportiva.

    • Rojo de Metro en 28 noviembre, 2018 a las 10:55 am
    • Responder

    !!El Monstruo de nuevo a la carga!!. Se extrañaba tu labor monticular. Cada dia el MANAGER de la MD profundiza mas el staff de pitcheo. Hasta ahora la rotacion ha sido bastante bien balanceada, pero en cualquier momento, va a tener que poner a verdaderos abridores a cerrar, o inventar un juego de cuatro ining. Voy a tener que llevarme TALENTO DE AQUI para INDUSTRIALES, haber si puedo dormir tranquilo algun dia.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.