El Barça pasa a octavos como primero con un golazo del argentino.

Dos acciones de Leo Messi sentenciaron el primer objetivo del Barcelona en esta Champions: pasar a octavos como primeros de grupo. Un golazo del argentino a la hora de juego -cuando estaba rodeado de contrarios dentro del área- enderezó el camino y 10 minutos después el partido quedó sentenciado cuando una falta lanzada por Leo la desvió a Piqué al lado contrario que defendía Zoet. Una jugada que parecía ensayada ya que el lanzamiento del argentino iba muy flojo y sin dirección a portería y más bien buscaba un segundo remate o la continuación de la jugada. Pero no, el propio Messi reconoció que fue un mal tiro que acabó en gol gracias a Piqué. El PSV no jugó mal, pero no está a la altura del Barcelona. El gol final de De Jong hizo justicia a su juego y a las ocasiones que crearon.

El Barcelona necesitaba un punto para ser primero y el PSV quería agradar a su afición en su despedida como local de la Champions. Con este guión comenzó un partido en el que el Barcelona especulaba con el balón en sus pies mientras que los holandeses buscaban con más ahínco el gol. Rakitic y Coutinho regresaban al once de Valverde en un mes en el que las lesiones no le dan un respiro al Txingurri. Luis Suárez cayó tras el partido del Wanda y Umtiti sintió unas molestias en el entrenamiento del martes que le impidieron jugar ante el PSV.

Los holandeses avisaron pronto con dos remates de Gastón Pereiro y de De Jong antes de jugarse el minuto cinco. El uruguayo del PSV tuvo cerca el 1-0 con un remate al poste tras un mal pase de Rakitic a la hora de sacar el balón. Esta jugada puso sobre aviso a los azulgranas que cerraron mejor sus líneas y empezaron a controlar con más criterio el juego. Y el dominio visitante empezó a ser abrumador. Desde el minuto 30 al 41 los de Valverde tuvieron seis ocasiones claras, sobre todo dos remates de Arturo Vidal que sacaron bajo palos Rosario y Angeliño.

Pero quien más cerca estuvo del 1-0 fue el PSV. De Jong cabeceó al larguero una falta cuyo rechace lo envió Dumfries al poste cuando se llegaba al descanso. El marcador al intermedio reflejaba un increíble 0-0 vistas las ocasiones que tuvieron ambos equipos.

La segunda parte arrancó con una ocasión de Dembélé que acabó con un disparo demasiado cruzado y con un disparo de Messi que despejó Zoet con apuros. Una clara declaración de intenciones: el Barcelona salió a por el partido. El PSV no perdió nunca la cara al partido y con una presión alta buscó sorprender a un Ter Stegen poco acertado a la hora de jugar el balón.

Con el cuadro holandés volcado llegó el 0-1 de Messi tras una pared con Dembélé y el partido empezó a decantarse. Y 10 minutos después quedó sentenciado tras el gol de Piqué que remató una falta lanzada por Messi. El PSV, no obstante, no bajó los brazos y De Jong recortó distancias al final. Insuficiente, el Barcelona acaba como primero de grupo.

https://www.marca.com/futbol/champions-league/cronica/2018/11/28/5bfef1fee5fdeab24a8b45ed.html

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.