58 SNB; Resultados del 10 de diciembre, Posiciones + Estadio Capitán San Luis camino a los 50

11/12/18
02.52 AM

 

Logo de la Serie Nacional de Béisbol
Foto: Serie Nacional de Béisbol

Un duelo a batazos entre holguineros y tuneros mandó a los Cachorros a cuatro juegos del cuarto puesto a falta de diez partidos para el final, mientras el derecho Yander Guevara volvió a ser clave en las aspiraciones de Ciego de Ávila y condujo a esa escuadra a una crucial victoria sobre Industriales. Y en el otro cotejo, Villa Clara le hizo 15 a los espirituanos, con lo cual la jornada cerró con una manifestación de 53 carreras.

En un choque de 29 jits, con 27 anotaciones y en el que solo en un inning el home no fue pisoteado, los tuneros tuvieron un productivo capítulo de la suerte, el séptimo, marcando ocho veces en la pizarra al pegar siete incogibles, incluyendo tres dobles y un jonrón, para doblegar al combativo elenco holguinero que hasta ese momento no se había dejado arrebatar la ventaja en el tenso desafío.

No hubo lanzador que pudiera aguantar la furia tunera en ese episodio, por el que pasaron cuatro de los seis serpentineros empleados por los Cachorros en la porfía. El ataque de los anfitriones fue más letal justo cuando más duele, pues diez de los 17 inatrapables de los punteros de la temporada se produjeron entre ese acto y el octavo, donde fabricaron dos más para clavar la puntilla.

Dato que da la eficiencia de la potencia ofensiva de los ganadores es que del primero al sexto leñador se concentraron 13 de los 17 indiscutibles que pegaron los líderes, con destaque para Jorge E, Aloma (4-3, par de registradas e igual cantidad de remolcadas, un biangular y un cuadrangular) y Andrés Quiala (5-3, dos anotadas, cuatro impulsadas y un tubey).

Aunque fue un duelo de bateo, decisiva fue la labor de Rodolfo Díaz, el cuarto monticulista del mentor Pablo Civil, quien en cuatro entradas completas frenó el ímpetu holguinero. Hasta su entrada el boxlos de casa habían recibido diez jits, pero su labor dejó en solo dos inatrapables el gasto ofensivo adversario, ponchó a dos y regaló dos boletos, con una limpia permitida.

Pese a batirse de tu por tu ante los temidos bates de los Leñadores y dar dos juegos muy peleados, lo cierto es que los Cachorros han sufrido un par de golpes demoledores, si bien todavía conservan remotas posibilidades de clasificarse, en buena medida por esa entrega sin límite.

En el Latinoamericano el otro aspirante al cuarto avileño también sucumbió. Industriales fue dominado por los envíos del derecho Yander Guevara, respaldo por el cuadrangular 26 con las bases llenas, que salió del bate de Orlando Lavandera en la alta de la quinta entrada, que a la postre fue decisivo. El mayabequense refuerzo de Ciego de Ávila tuvo balance de 4-3, empujó cuatro y anotó una.

Guevara lanzó en ocho completos, tolerando dos limpias, con ocho jits, retiró a cinco por la vía de los strikes y otorgó solo un boleto en lo que fue su noveno éxito de la campaña, convirtiéndose en un puntal para su equipo y en el hombre que lo saca de apuros; lo hizo al romper la racha de seis derrotas de sus compañeros y ahora con un triunfo que pudiera ser el que decida al final el anhelo semifinalista de los dirigidos por Roger Machado.

Y es que tras esos dos resultados, ni azules ni Cachorros podrán dar alcance a los Tigres en sus enfrentamientos particulares, lo cual hace aún más engorrosa su tarea de cara a la postemporada, pues no dependerá solo de lo que hagan ellos, sino del desempeño del resto, concretamente de Sancti Spíritus y Villa Clara ante los avileños, en las dos últimas subseries del calendario.

Y en el José A. Huelga, en el pulso por el segundo puesto de la tabla de posiciones, Villa Clara tomó desquite con creces del revés sufrido en la jornada dominical al doblegar inobjetablemente a Sancti Spíritus por 15-2 y un noveno capítulo que parecía no tener fin, en el cual los Azucareros pisaron la goma en ocho oportunidades con solo cuatro imparables.

Cualquiera que vea el marcador y no detalle en las estadísticas del juego pensaría que se trató de una despiadada ofensiva del ganador. Sin embargo, fueron diez jits para la friolera de 15 carreras en lo que mucho pesaron las ocho bases por bolas de los pitchers del Yayabo, unido a tres errores que le costaron registros naranjas en el plato.

Por Villa Clara el mejor bateador fue el jardinero central José Carlos Rodríguez (3-3, jonrón, una anotada y cuatro remolques), pero el hombre grande de los anaranjados responde al nombre de Pablo Luis Guillén, quien desde la tabla de lanzar solo aceptó una limpia, ponchó a seis y transfirió a dos en siete entradas de actuación, de ellas cuatro de manera perfecta en los cuatro primeros innings.

Hoy cierran estas subseries y aunque un nuevo triunfo avileño no cierra la lucha por la cuarta plaza de los play off, lo cierto es que si eso se produce, a falta de nueve partidos, sería casi imposible para azules y Cachorros continuar en competencia.

Julio A. Mella C H E
HOL 411 013 001 11 12 2
LTU 310 011 82X 16 17 4
G: Rodolfo Díaz (2-0). P: Rafael Sánchez (6-4). Jrs: Ariel Sánchez, Alexander Ayala y Jorge Enrique Aloma
José A. Huelga C H E
VCL 022 000308 15 9 1
SSP 000 02000 2 3 4
G: Pablo Guillén (6-3). P: Yariel Rodríguez (4-3): Jr: José C. Rodríguez
Latinoamericano C H E
CAV 000 060 100 7 15 1
IND 020 000 000 2 8 1
G: Yander Guevara (9-4). P: Miguel A. Lastra (0-3). Jrs: Orlando Lavandera y Osvaldo Vázquez
TABLA DE POSICIONES
EQUIPOS G P AVE DIF
LTU 31 19 620
SSP 27 23 540 4
VCL 26 24 520 5
CAV 24 26 480 7
IND 22 28 440 9
HOL 20 30 400 11

 


El terreno del Capitán San Luis figuraba como uno de los peores del país.
El terreno del Capitán San Luis figuraba como uno de los peores del país. Foto: del autor

Cuando Pinar del Río entra en las Series Nacionales en el año 1967, la  provincia no contaba con un estadio beisbolero capaz de acoger juegos oficiales. Entonces, las instalaciones encargadas de acoger los partidos eran el Julito Díaz, de Artemisa, y el Municipal de Bauta.

Con el triunfo de la Revolución y el inicio de la construcción de estadios beisboleros en todo el país, surge la necesidad de edificar en la provincia pinareña uno en la cabecera, como sede de los elencos locales. Así, el 19 de enero de 1969, durante la novena Serie Nacional, surge el Capitán San Luis, el cual ha sido la casa de los equipos Forestales, Vegueros y Pinar del Río en Series Nacionales y Selectivas.

Grandes peloteros como Omar Linares, Alfonso Urquiola, Luis Giraldo Casanova, Rogelio García, Juan Castro, Pedro Luis Lazo y otros muchos se lucieron allí. Sin embargo, próximo a cumplir 50 años de inaugurado, el cuartel general del béisbol en Pinar del Río no pasa por su mejor momento.

Viejos problemas se agudizan con el paso del tiempo y las soluciones que podrían ser simples comienzan a tornarse más complejas. Hoy ya se ejecuta una serie de acciones con vistas al aniversario 50 de la fundación de esta instalación deportiva, que debe estar lista para la próxima Serie Nacional. Con el objetivo de conocer lo que allí acontece, Granma se trasladó a la más occidental de las provincias cubanas.

DESDE EL TERRENO

El terreno del Capitán San Luis figuraba como uno de los peores del país, bastaba que lloviera unos 15 minutos para que no se pudiera jugar, por lo mínimo, en dos días.

«Ahora se ha levantado toda el área de la medialuna, para  solucionar sus problemas de drenaje, además se está trabajando en la sustitución de la arcilla contaminada y en la implantación de las capas necesarias hasta llegar al nivel del césped», comentó Osniel Padrón Álvarez, jefe del equipo de mantenimiento del estadio.
«También haremos lo mismo con la zona de seguridad y delante de los dogaout. Se están reparando los colchones que se encontraban en mal estado y la Empresa de Industrias Locales del territorio es la encargada de restaurar los palcos de la instalación», agregó.

Antes de cada serie el estadio se pinta y embellece. Hace apenas dos años los club-house fueron remodelados y hoy cuentan con las condiciones necesarias para los atletas y entrenadores.

LA NUEVA PIZARRA

Desde la anterior campaña beisbolera, la pizarra, única del país que reflejaba tres colores (verde, anaranjado y rojo), comenzó a presentar problemas técnicos irreparables, por lo que se decidió desmontar sus conexiones electrónicas, y se rehabilitó con operación manual, al estilo antiguo.

Para beneplácito de los amantes del deporte nacional en Vueltabajo, en su cuartel general se instalará una pizarra moderna marca Samsung, que se prevé esté lista para el inicio de la próxima 59 Serie Nacional.
«La pantalla, con características similares a la instalada en el Latinoamericano, se encuentra en la provincia desde el inicio de la presente campaña, y en un primer momento se pensó colocarla detrás del jardín derecho, pero estudios realizados demostraron que ese lugar no posee los requisitos necesarios para la cimentación. Ya se realizó el proyecto para montarla detrás del jardín izquierdo», dio a conocer Mirrey Moreno Neyol, subdirector del Estadio Capitán San Luis.

«Con esta pantalla se brindará un nivel de información mucho mayor a los aficionados,  además de amenizar el espectáculo deportivo. No vamos a deshacernos de la antigua pizarra, pues cuando se juegue de día y haya problemas con la electricidad, se utilizaría, aunque no exista la posibilidad de que vuelva a funcionar de manera electrónica», detalló Moreno Neyol.

LA TORRE AUSENTE

Desde el año 2002, tras el paso del huracán Iván, en el Capitán San Luis se juega con la ausencia de la torre del jardín derecho. Dieciséis años después, solucionar este tema no ha sido una prioridad para los directivos del béisbol en el territorio, según Moreno Neyol.

La realidad es que, tras el reclamo de los directores de equipo por la falta de iluminación en el estadio, en cada contienda se efectúan menos partidos de noche en Pinar del Río, al punto de que en la primera fase de la 58 Serie Nacional, por una causa u otra, el Capitán San Luis solo abrió sus puertas una vez en horario nocturno.

«Tenemos un gran déficit de bombillas en las torres, pero se trabajó duro con los focos que teníamos y se les dio mantenimiento con un alcohol especial. Esto mejoró el alumbrado un 40 % aproximadamente», informó Michel Hernández Almora, metodólogo de la Comisión Nacional de béisbol en Pinar del Río.

Hernández Almora añadió que es posible jugar de noche gracias a la inclinación que se les ha aplicado a las luces del jardín central y a las ubicadas encima de primera base, para apoyar la zona sin torre. A pesar de estos esfuerzos, existen notables partes oscuras en el terreno, por lo que ya está concebido el proyecto de construcción de la ansiada torre.

LA GRADA DE SOL

El estadio pinareño es uno de los que cuenta con menos capacidad, poco más de 10 000 asientos entre palcos y gradas.

Tras la final de la Serie 55, cuando los tigres avileños y los vegueros de Pinar del Río discutieron el campeonato, quedó aprobado un proyecto de ampliación para efectuarlo entre el 2017-2018 en el Capitán San Luis, sin que hasta el momento se haya comenzado. Solo la «lomita» fuera del jardín izquierdo, acoge al público cuando se desborda la instalación.

El próximo 19 de enero el San Luis cumplirá medio siglo de historia. Es muy probable que ese día, debido a las labores de reparación, no jueguen pelota en Pinar del Río, pero lo más importante es que cuando vuelvan a dar la voz de play ball, la casa de los Vegueros sea un  escenario más acogedor para que su equipo regale a su público nuevos éxitos, emociones y alegrías.

Miembros del equipo de mantenimiento reparan todos los colchones de la instalación. Foto: del autor

 

 

Tomado de: Granma

 

 

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.