De Serie Nacionales a la MLB: Danys Báez, el 1er gran cerrador cubano

13/12/18
6:28 pm

 

 

Báez se retiró como el único cubano con 100 salvados en las Mayores, al lograr 114 de por vida. En esa lista desde hace unos pocos años ocupa el segundo lugar, al ser desplazado por Aroldis Chapman, quien finalizó 2018 con 236 tapones

 

Por Juan Páez / @jmanupz

 

Antes de Aroldis Chapman y luego del intermitente y circunstancial Diego Seguí en el puesto de cerrador, existió Danys Báez como el primer gran encargado del noveno inning entre todos los cubanos en las Grandes Ligas. Aquel derecho de Pinar del Río, cuya última aparición en la Gran Carpa ocurrió con los Filis de Filadelfia en 2011, fue el primero en tener éxito en ese rol, asumirlo a tiempo completo y sumar salvados por montón en el mejor béisbol del mundo.

Báez participó en dos Series Nacionales con los Vegueros de Pinar del Río y sus números no fueron precisamente encantadores: dejó récord de 6-5 y 4.70 de efectividad a lo largo de 122.2 episodios lanzados. Los contrarios le batearon para un elevado .271 de promedio con el madero, ponchó a 92 y dio 58 bases por bolas en 41 apariciones, en las que apenas salvó un compromiso.

El camino del diestro hacia las Mayores inició en 1999, cuando abandonó la representación nacional en los Juegos Panamericanos en Winnipeg, Canadá. 

Ese mismo año firmó contrato con los Indios de Cleveland. Finalmente, debutó en 2001 como relevista a tiempo completo, a los 23 años de edad. Impresionó a todo el mundo con sus buenos números: 5-3, 2.50 de efectividad en 50.1 episodios en 43 presentaciones, con 52 ponches.

Llegó el momento

El año 2002 llegó con novedades para Báez, pues los aborígenes lo incluyeron en su rotación de abridores y a decir verdad, no le fue del todo bien. En 26 aperturas tuvo balance negativo de 9-10 y 4.44 de PCL, en 154.0 entradas de trabajo. En agosto, la tribu le dio el puesto de apagafuegos y terminó con seis salvados, sus primeros rescates en las Grandes Ligas.

En 2003 se alternó entre ese rol y el de preparador. La parte buena fue que acumuló 25 tapones, la parte mala fue que registró 10 oportunidades desperdiciadas y empató la máxima marca ese año en las Mayores. 

De hecho, tuvo récord de 2-9 y con una efectividad de 3.81, elevada para un relevista de los últimos innings. Fue lo último del isleño con los Indios antes de entrar a la agencia libre.

Su firma con los entonces llamados Devil Rays de Tampa Bay le dio el papel de cerrador a tiempo completo en 2004 y se convirtió en el primer cubano con una temporada de, como mínimo, 30 salvados.

Pero esa ni siquiera fue su mejor versión con su nuevo club, pues al año siguiente fue su consolidación y estrellato como apagafuegos. 

En 2005, campaña en la que disfrutó de su único Juego de Estrellas, obtuvo 41 salvamentos y terminó con efectividad de 2.86 en 72.1 tramos. Era apenas la segunda vez que un taponero lograba 40 o más rescates en la breve historia de ese conjunto, el primero fue Roberto Hernández (43, en 1999).

Cambios de aire

Luego de su gran actuación en 2005, los Devil Rays lo enviaron en enero de 2006 a los Dodgers de Los Ángeles en compañía de otro pelotero a cambio de Edwin Jackson y Chuck Tiffany. Los californianos intentaron convertir provisionalmente a Báez en su cerrador mientras el lesionado Eric Gagne se recuperaba, pero tuvo cuatro blown saves en igual cantidad de oportunidades y lo removieron del rol, aunque en toda la campaña salvó nueve desafíos.

Ese mismo año volvió a verse involucrado en un canje, al pasar a los Bravos de Atlanta para ser el set-up del cerrador Bob Wickman. Fue bateado a placer y entró a la agencia libre después de vivir una de sus peores zafras. 

Poco tiempo después, en noviembre, firmó contrato de tres temporadas con los Orioles de Baltimore y terminó el 2007 con tres rescates, sin victorias, seis derrotas y un PCL altísimo de 6.44. Pero todo se puso peor para el nacido en Pinar del Río, pues se sometió a una cirugía Tommy John y perdió todo el 2008.

Después del procedimiento médico, regresó para lanzar una campaña más con los oropéndolas y terminar su carrera en la Gran Carpa con dos años con los Filis de Filadelfia.

Báez se retiró como el único cubano con 100 salvados en las Mayores, al lograr 114 de por vida. En esa lista desde hace unos pocos años ocupa el segundo lugar, al ser desplazado por Aroldis Chapman, quien finalizó 2018 con 236 tapones.

 

 

Estadísticas de Danys Báez de por vida en las Grandes Ligas:

 

Año
Edad
Equipo
G
P
ERA
J
SV
IP
H
BB
SO
WHIP
2001
23
CLE
5
3
2.50
43
0
50.1
34
20
52
1.073
2002
24
CLE
10
11
4.41
39
6
165.1
160
82
130
1.464
2003
25
CLE
2
9
3.81
73
25
75.2
65
23
66
1.163
2004
26
TBD
4
4
3.57
62
30
68.0
60
29
52
1.309
2005
27
TBD
5
4
2.86
67
41
72.1
66
30
51
1.327
2006
28
TOT
5
6
4.53
57
9
59.2
60
17
39
1.291
2006
28
LAD
5
5
4.35
46
9
49.2
53
11
29
1.289
2006
28
ATL
0
1
5.40
11
0
10.0
7
6
10
1.300
2007
29
BAL
0
6
6.44
53
3
50.1
50
29
29
1.570
2009
31
BAL
4
6
4.02
59
0
71.2
59
22
40
1.130
2010
32
PHI
3
4
5.48
51
0
47.2
55
23
28
1.636
2011
33
PHI
2
4
6.25
29
0
36.0
43
13
18
1.556
Total:
   
40
57
4.25
533
114
697.0
652
288
505
1.349
 

Tomado de: Swingcompleto

 

5 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Chucho en 13 diciembre, 2018 a las 7:26 pm
    • Responder

    Recuerdo que con su juventud y sin tantos números hizo aquel equipo de los Panamericanos de Winnipep, aunque si tenia excelente velocidad desde que empezó.
    En la MLB recuerdo en su año estelar con orgullo muchos hablábamos de él.
    Los Salvados le salvaron su carrera porque por lo demás no fueron números muy buenos.

    • Abel Zaldivar en 14 diciembre, 2018 a las 9:00 am
    • Responder

    Decir que a pesar de la estabilidad de Chapman, el record en salvados para un cubano en una temporada lo tiene el con esos 41.

    • ESTEBAN E. YERO PLA en 14 diciembre, 2018 a las 11:06 am
    • Responder

    LO RECUERDO PERFECTAMENTE EN ESA SERIE NACIONAL QUE DIRIGIÓ URQUIOLA A LOS VEGUEROS FUE AL CUBA DE LOS PANAMERICANOS Y LA GANO AHÍ MISMO.

    SALUDOS

    • Chikungunya en 14 diciembre, 2018 a las 2:57 pm
    • Responder

    Claro que lo recordamos, el tipo nos la dejó en las manos en aquellos panamericanos.

    1. Salió corriendo y brinco la cerca….

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.