Temas beisboleros; Treinta y ocho en las dos ligas (final)

13/12/18
11.56 pm

 

 

Aunque la triple corona de pitcheo es para algunos la más difícil, un total de 27 lanzadores han conseguido 38 lauros desde una fecha tan lejana como 1877

Autor: Sigfredo Barros Segrera | sigfredo@granma.cu

 

Lo prometido es deuda. Aquí tienen los ganadores de la triple corona en las Grandes Ligas, después de revisar los de Cuba, con Martín Dihigo como referencia obligada por sus extraordinarios números. Llama la atención que desde hace más de cien años se contabilizan estadísticas como el promedio de carreras limpias, la cantidad de victorias y de ponches relacionadas entre sí para encontrar al mejor lanzador.

El primero en acreditarse el galardón fue Tommy Bond en 1877. En aquellos tiempos los pitchers trabajaban más por debajo del brazo pero Bond, según una crónica de la época, «comenzó a levantar su modo de lanzar por el lado del brazo ligeramente por encima de su cintura y solo era cuestión de tiempo hasta que se convirtiera en el standard: desde 1880 los lanzadores comenzaron a trabajar a tres cuartos y por encima del hombro».

Hasta ese momento los serpentineros tiraban la pelota desde una caja que primeramente estuvo a 45 pies del plato y más tarde a 56, hasta que en 1893 se eliminó la caja y se colocó un pedazo de goma a 60 pies y seis pulgadas. Había nacido el béisbol moderno.

Pero no sería justo dejar de mencionar a los cinco primeros lanzadores ganadores de la triple corona. No tuvieron la culpa de jugar en un béisbol incipiente donde las reglas especialmente del pitcheo cambiaban constantemente y con una pelota construida casi artesanalmente, de baja calidad, lo que dio lugar a la era de la «bola» muerta.

Así, cuando las aguas cogieron su nivel, en la Liga Nacional los ganadores de 30 o más partidos terminaron en 1917 con un fenómeno, Glove Cleveland Alexander, el único serpentinero con cuatro triples coronas a su haber. En la Liga Americana fue aún peor y ya después de ver a otro «monstruo» llamado Walter Jhonson llevarse la corona ganando 36 juegos y promediando un minúsculo 1,09, nadie volvió a exhibir esa cifra de triunfos y ese PCL de leyenda.

Sin más vamos a entrar en materia en esta categoría tan importante en el béisbol.

Grover Cleveland Alexander, uno de los más grandes lanzadores de la historia. Foto: Tomada de Internet

 

LIGA NACIONAL

Ya nos referimos a los primeros ganadores antes de 1900. No resultaría ocioso referirnos brevemente a un hombre cuyas 60 victorias y 441 ponches resultan marcas prácticamente imborrables, así como sus 4 527,1 entradas en solo 11 temporadas, un promedio de 411 capítulos por año.

Semejante ritmo le provocó que su brazo se resintiera, además de que James Radbourn entrenaba más que nadie, lanzaba pelotas desde diferentes distancias hasta tirar desde lo corto del jardín central. Falleció a los 42 años.

Establecido ya el «béisbol moderno» dos fenómenos dominaron los primeros 20 años. Uno de ellos fue Grover Cleveland Alexander, el otro Cristy Mathewson.

Cualquiera que haya leído, aunque sea someramente, la vida de Alexander, no acertará a entender muy bien cómo este hombre con tantos detalles en contra haya sido lo que fue. Alexander resultó el menor de 13 hermanos. Su vida adulta transcurrió entre dos guerras mundiales, la primera de ellas sirviendo como sargento en Francia. Vivió la turbulenta era de la Prohibición, dos matrimonios y dos divorcios con la misma mujer y su salud batallando con epilepsia, alcoholismo y finalmente padeció cáncer.

Trabajó como liniero y en sus ratos libres jugaba con equipos locales por cinco dólares de plata. Recibió un casi fatal pelotazo que lo dejó con la visión afectada durante meses, pero en su temporada de novato en Grandes Ligas estableció un récord de 28 victorias que permaneció durante 60 años. Según su padre, Alexander desarrolló sus habilidades como pitcher desgranando maíz, lo cual le dio unas muñecas poderosas, y su control lanzándole piedras a las gallinas de su madre. Su recta en las esquinas y su letal curva, unidas a su control extraordinario, hicieron de él –junto a Ty Cobb y Matthewson–, los peloteros más completos de la «era de la bola muerta».

Justin Verlander. Foto: Getty Images

 

LIGA AMERICANA

Si fenómenos hubo en la Liga Nacional, también los hubo en la Liga Americana. Uno de ellos fue Walter Johnson, de quien se dice –y se dice con bastante frecuencia–, que fue el primer pitcher en tirar duro de verdad, al extremo de hacer exclamar al gran Ty Cob: «el único lanzador que me ha hecho encogerme de miedo con su bola rápida». Sus números son asombrosos: 417 victorias, 3 509 ponches, 110 blanqueadas, 12 temporadas de 20 triunfos o más, 11 temporadas con PCL de menos de 2,00 y, lo más asombroso, 531 juegos completos de los 666 que abrió.

Johnson describe de esta manera su habilidad para lanzar: «desde la primera vez que sentí la bola en mi mano yo pensé que la pelota siempre había pertenecido allí y cuando la lancé, la palma de la mano, muñeca, brazo, hombro y espalda parecían que trabajaban juntos». Hasta 1913 no desarrolló una buena curva, sus primeros años fueron a recta nada más.

Después de Johnson hubo una década de dominio zurdo con dos Lefty, Grove y Gómez, este último hijo de padre nacido en California  y madre portuguesa. Para después llegar a las dos coronas de un astro, Roger Clemens, único en la historia con siete premios Cy Young y, finalmente, a dos lanzadores latinoamericanos, el dominicano Pedro Martínez y el venezolano Johan Santana.

De Martínez escribimos recientemente sobre sus extraordinarias cualidades. No así de Santana, uno de los zurdos más efectivos de la historia, ganador de dos premios Cy Young con un cero jit, cero carreras entre otros muchos logros en sus 19 años de carrera. Santana llegó a poseer el mejor cambio de velocidad de las Grandes Ligas, combinado con recta y curva.

El zurdo venezolano nacido en 1979 fue el abridor vs. Cuba en el primer Clásico Mundial de Béisbol-2006, pero solo duró tres entradas y nunca olvidaré el sencillo del inicialista villaclareño Ariel Borrero al jardín izquierdo para remolcar la primera de las siete carreras cubanas en el encuentro, ganado por nuestra selección.

Como podrán ver, en la mayoría de los casos los ganadores de una triple corona han sido lanzadores de renombre, desde Mathewson y Alexander hasta Koufax y Clemens, sin olvidar a los ganadores del 2011, el zurdo Clayton Kershaw y el derecho Justin Verlander. Nada fácil liderar tres departamentos tan importantes.

TRIPLE CORONA de PITCHEO

GRANDES LIGAS
 

LIGA NACIONAL

Nombres PCL G K
Tommy Bond 1877 2,11 40 170
James Radbourn 1884 1,36 59 441
Tim Keefe 1888 1,74 35 333
John Clarkson 1889 2,73 49 284
Amos Rusie 1894 2,78 36 195
Christie Matheson 1905 1,37 31 206
Christie Matheson 1908 1,43 37 259
Grover Alexander 1915 1,22 31 241
Grover Alexander 1916 1,55 33 167
Grover Alexander 1917 1,86 30 201
Hippo Vaughn 1918 1,74 22 148
Grover Alexander 1920 1,91 27 173
Dazzy Vance 1924 2,16 28 262
Bucky Walters 1939 2,29 27 137
Sandy Koufax 1963 1,88 25 306
Sandy Koufax 1965 2,04 26 382
Sandy Koufax 1966 1,73 27 317
Steve Carlton 1972 1,97 27 310
Dwight Gooden 1985 1,53 24 268
Randy Johnson 2002 2,32 24 334
Jake Peavy 2007 2,54 19 240
Clayton Kershaw 2011 2,28 21 248
LIGA AMERICANA
Cy Young 1901 1,62 33 158
Rube Waddel 1905 1,48 26 247
Walter Johnson 1913 1,09 36 246
Walter Johnson 1918 1,27 23 162
Walter Johnson 1924 2,72 23 158
Lefty Grove 1930 2,54 28 209
Lefty Grove 1931 2,06 31 175
Lefty Gómez 1934 2,33 26 158
Lefty Gómez 1937 2,33 21 194
Hal Newhouser 1945 1,81 25 212
Roger Clemens 1997 2,05 21 292
Roger Clemens 1998 2,65 20 271
Pedro Martínez 1999 2,07 24 313
Johan Santana 2006 2,77 19 245
Justin Verlander 2011 2,40 24 250
AMERICAN ASSOCIATION
Guy Hecker 1884 1,80 52 385

Tomado de: Granma

 

2 comentarios

    • Dr. Reinaldo en 14 diciembre, 2018 a las 7:19 am
    • Responder

    Para la Potencia y Daimir: Honor a quien honor merece y eso es lo que ha hecho Sigfredo Barros a nuestra página, reconocer el trabajo que hacemos a diario por esta pasión. El 7 de Diciembre cuando se publicó aquí la I Parte de estos trabajos (Triple Corona de Picheo), enseguida La Potencia descubrió unos errores e hizo unas aclaraciones con mucho respeto en su comentario, a continuación quien les escribe opinó también con mucho respeto y comenté que confirmaba lo dicho por La Potencia e hice alguna que otra corrección, todo sin el más mínimo de criticar el trabajo de ese gran periodista, el cual considero una Enciclopedia del béisbol cubano e internacional. Mil gracias Sigfredo por poner bien alto el nombre de esta peña y del cual estamos muy orgulloso todos sus integrantes y amigos en general, un abrazo desde áfrica. Dr. Reinaldo.

    1. Si hermano, Sigfredo incluso hasta ha comentado en nuestra web, nuestra pagina es respetada ya hasta por los periodistas oficiales y eso se debe a la seriedad y esfuerzo con el cual hacemos nuestro trabajo que como bien dices nos da mucho orgullo a todos. Otro abrazo.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.