Un año en 6 párrafos

22/12/18
8:00 am
 

 

Por el miembro del Club: “Leones de la MD”
Rubén Darío García Caballero

 

 

 

 

Poco a poco se van marchitando las hojas del calendario del 2018. Las fiestas por fin de año se van acercando, la comida del 31 se prioriza, la nube de aroma de nuestro mamífero nacional se huele en el horizonte. Y va llegando entonces la hora de resumir lo mejor y lo peor que le ha ocurrido a Cuba en materia deportiva en este histórico año 2018. Pero como medir en apenas unas líneas un año, si cada día trae emociones, esperanzas, sorpresas, alegrías, tristezas. La tarea es difícil, pero no imposible. Estos fueron, a mi entender, los 6 momentos que marcaron, para bien o para mal, al deporte cubano en el 2018

 

 

Regalo navideño anticipado

En un año histórico para Cuba, donde el internet en los móviles se convirtió por fin en una realidad, en que los hijos de Guillermo Tell acabaron de tomar el arco en sus manos para tirar flechas, en que Gilberto Santa Rosa secó el Malecón habanero y que Gente de Zona y Laura Pausini dejaron pequeña la ciudad deportiva bajo un inmenso aguacero y que el fenómeno Cimafunk y su exitazo ´´Me voyyyyyyyypa mi casa´´ se apoderó de las pistas cubana, la noticia del año a nivel deportivo y quizás en todos los ámbitos fue el convenio firmado entre las Grandes Ligas y la Federación Cubana de Béisbol que permitirá que a partir del próximo año los peloteros cubanos jueguen en el mejor béisbol del Mundo sin tener que abandonar la mayor en las Antillas. Es el pacto que los amantes del pasatiempo nacional hemos esperado desde hace años, que haga renacer de sus cenizas a la pelota cubana, que devuelva la pasión a las calles del país y haga competir en igualdad de condiciones al deporte de las bolas y los strikes con el más hermoso del mundo. Ese 19 de diciembre jamás lo olvidaremos, pues iniciaba así una nueva era en la rica historia del béisbol cubano, llena de oportunidades y puertas abiertas para nuestros futuros héroes.

Vergüenza centro-caribeña

Muchos lo alertaron desde tiempo atrás. Los pronósticos y análisis se intensificaron. El seguimiento se hacía mayor. La corona que poseíamos desde hace más de 40 años estaba en peligro de cambiar de dueño. Y así ocurrió. La puerta de oro vio como la delegación cubana perdía en el camino importantes medallas que al final le pasaron factura en la lucha por el cetro contra México. Los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla significaron el fin del dominio de la mayor de las Antillas en estas lides y  fueron una bofetada en la cara para todos aquellos que no se acaban de dar cuenta de cuanta falta hace mejorar las condiciones de los deportistas en la base, de cuanta falta hace emplear nuevos métodos de entrenamiento, de cuanta necesidad hay de perfeccionar disimiles cosas en nuestro movimiento deportivo, de que Cuba se quedó anclada en el pasado en materia deportiva. Fue una derrota dolorosa en toda la extensión de la palabra y de la cual es necesario sacar conclusiones. Parafraseando al Maestro, a Cuba no le arrebataron la corona, Cuba dejó caer la corona de su cabeza.

Nace un nuevo saltamontes

El atletismo cubano pasa actualmente por un periodo de crisis. La falta de resultados importantes, el vacío existente en algunas especialidades clásicas de nuestro campo y pista como el lanzamiento de jabalina y el del martillo y el grotesco nivel de nuestro principal estadio ha provocado un bajón brutal en nuestro deporte rey. Pero en este 2018, un adolescente de piernas largas y rostro de niño nos ha hecho tener esperanzas de aún hay talento en nuestras nuevas generaciones. El Campeonato Mundial bajo techo celebrado en Londres en el pasado mes de marzo fue su bautizo de fuego y su mostrador al mundo. Allí, junto a lo que más vale y brilla del salto largo en el mundo, el adolescente de piernas largas y cara de niño de nombre Juan Miguel y de apellido Echevarría sorprendió a propios y extraños mostrando excelentes saltos y gran competividad, colgándose al cuello el merecido pergamino dorado en una batalla de las más reñidas y disfrutadas de los últimos años. Juan Miguel empezaba a granjearse un nombre en el mundillo del atletismo y su salto en la Liga del Diamante de Estocolmo, donde el foso de arena le quedó pequeño, terminó por erigirlo como una de las mayores promesas del atletismo cubano y mundial en general. Iván Pedroso puede estar tranquilo, pues un nuevo saltamontes ha aparecido en el horizonte de nuestro deporte dispuesto a emular sus hazañas.

Doblete alazán

Granma había conseguido de forma espectacular (con barrida incluida en la finalísima) su primer título nacional en la pelota cubana en el año 2017. Pero, como si con una no le fuera suficiente, al año siguiente volvieron a salir con la batería al máximo para intentar volver a tomar por asalto el trono de campeones nacionales. Por si fuera casualidad la historia se volvía a repetir, pues su primer rival otra vez eran los cocodrilos de Matanzas, a quienes volvieron a dejar con los deseos de romper una sequía de ya casi 30 años. En la final los esperaba el eléctrico de la temporada, Las Tunas, quienes anteriormente eliminaron a los leones de Industriales en una serie que los dirigidos en aquel entonces por Víctor Mesa tuvieron en el bolsillo pero dejaron ir debido a controversiales decisiones de su entrenador. En una final que tuvo de todo, los alazanes se quedaron con la mejor parte, venciendo en un séptimo juego que pudieron haber ganado los leñadores si no le hubieran traicionado los nervios a Yosvani Alarcón, pero eso es otra historia. Granma volvía a tocar la gloria y de esa manera grababa su nombre en la rica historia de nuestras series nacionales.

El derrumbe del muro ajedrecístico

El ajedrez cubano gozaba de cierto nivel en los últimos años. Nuestro plantel masculino había alcanzado lugares importantes en las últimas olimpiadas del deporte e incluso Leinier Domínguez, el mejor ajedrecista cubano en lo que va de siglo, había conseguido una histórica medalla de plata como primer tablero. El ídolo de Güines formaba junto a Lázaro Bruzón y Yuniesky Quesada un excelente trío de trebejistas que encabezaran las representaciones cubanas en torneos internacionales. Pero, de la noche a la mañana, los tres tomaron diferentes rumbos y causaron un gran vacío en el equipo nacional. Tan duro fue el golpe que en la última Olimpiada Mundial de Ajedrez el equipo masculino acabó en un número del cual no quiero acordarme que constituyó la peor posición de plantel varonil en la historia de estas citas. Y tras los sucesos de los últimos días, a la novela del derrumbe del muro ajedrecístico aún le quedan muchos capítulos.

El más universal vuelve a casa

Desde septiembre de 2016, cuando la selección de los Estados Unidos visitó el Pedro Marrero para disputar un partido amistoso, los leones del Caribe no efectuaban un partido en la casa del futbol cubano. Pero gracias a la Concacaf y su nueva Liga de Naciones los juegos contra selecciones nacionales de mayor o menor calidad regresaban a nuestra ciudad maravilla. Y, para beneplácito de los aficionados, volvió por partida doble. En octubre una selección de Islas Turcas y Caicos (un país con menos población que Arroyo Naranjo) visitó la capital de todos los cubanos para iniciar su andadura por este nuevo torneo y regresó a su paradisíaca isla con 11 goles a sus espaldas en lo que constituyó la mayor goleada en la historia de la Selección Nacional de Futbol de Cuba. Y luego, en noviembre, un equipo de mucho mayor nivel como República Dominicana también visitó la isla en un choque más que importante para ambos equipos. Aquel sábado nublado vio como los aficionados cubanos repletaban el estadio Pedro Marrero para apoyar a su selección, la cual los retribuyó con una victoria in extremis gracias a un gol de Yordan Santa Cruz que significó mucho más que 3 puntos. El deporte más hermoso del mundo volvió a casa por la puerta grande y si a esto le sumamos que un paisano forma parte del conjunto líder de la Segunda División Inglesa siendo pieza fundamental en su equipo, que otro oriundo de la perla del caribe fue líder goleador de la Liga de Costa Rica, que un avileño apodado Keko alzó el Balón de Oro en la Liga Premier de Antigua y Barbuda y que cada vez son más los cubanos que se suman a clubes del caribe, el futbol cubano, entre polémicas decisiones, documentos engavetados y convocatorias incompletas, ha tomado un segundo aire en el año en que Francia alzó por primera vez en 20 años la Copa Mundial de Futbol.

Estos fueron, en mi opinión, los hechos que marcaron al deporte en la mayor de las Antillas en este año que se nos va. Es increíble lo rápido que el tiempo pasa, es increíble como nuestros ídolos, esos con los que crecimos y nos enamoramos del deporte, le dan paso a una nueva generación que nos hace recordar que lo mejor está por venir. El 2019 nos espera con más emociones, con más jonrones y goles, con más salto y enroques. Y ahí nos veremos, en las buenas y en las malas, en las duras y en las maduras, dondequiera que esté el deporte.

 

 

 

 

6 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Excelente tus seis momentos mas importante del año deportivo Rubén. Muy buen resumen. Un abrazo.

    • Jose Acosta en 22 diciembre, 2018 a las 10:42 am
    • Responder

    Y el SALON DE LA FAMA
    Créalo o no lo crea en esta entrevista el Dtor jurídico del INDER dice que nunca lo invitaron al grupo de trabajo del salon y leer, se explica solo, del cay compa.
    http://www.juventudrebelde.cu/deportes/2018-12-17/de-tensiones-y-fama
    Y mientras siguen las tensiones por los cupos a la postemporada, JR conversó recientemente con el director jurídico del Inder, Ramiro Domínguez, quien aseguró que para principios del próximo año ya deben estar listos todos los ajustes legales al reglamento y demás cuestiones referidas al Salón de la Fama y Museo del Béisbol de nuestro país.

    El funcionario lamentó no haber sido invitado a las sesiones del Grupo de Trabajo y Desarrollo de ese proyecto, el cual laboró durante siete meses. Eso hubiera evitado que unas horas antes del inicio del Coloquio Museo y Salón de la Fama del Béisbol cubano: Nación y Cultura, previsto para noviembre pasado —cuando llegó a sus manos el texto— se detectaran irregularidades y fuera prudente suspender la reunión nacional en la que se reanudaría el proceso de Exaltación al Pabellón insular, que tampoco cuenta con un local definido aún.

    Ramiro Domínguez aseguró que la Dirección Jurídica del Inder entregará en los primeros meses de 2019 los documentos del proyecto para que pueda desarrollarse con absoluta legalidad. Confirmó que en lo que a su especialidad respecta, Cuba podrá contar próximamente con su Salón de la Fama y Museo del Béisbol.

    En 1939 nuestro país comenzó las exaltaciones de figuras vinculadas con el béisbol (atletas, árbitros, mentores…) y su pabellón llegó a tener un gran linaje en la región donde más se practica este deporte.

    Después de la ceremonia de 1961 hubo una larga pausa hasta 2014 cuando se intentó rescatar un proyecto tan necesario para el patrimonio deportivo y cultural cubano, pero tras una exaltación volvió a interrumpirse. El 2019 resultaría una fecha ideal para reanudarlo, pues se cumplirán 80 años de la fundación del Salón de la Fama en La Habana.

    Esperemos que con todo «en regla», renazca y tenga, al fin, vida eterna.

  2. Bueno el artículo Rubén, hace un muy buen resumen deportivo del año y lo mejor es la parte crítica que es la que nos sirve para mejorar las deficiencias.

    • Rojo de Metro en 25 diciembre, 2018 a las 11:59 am
    • Responder

    !!Perfecto Benjamin!!. Muy buena entrega. Claro que faltan cosas, pero queda claro que querias resaltar solo esto.

  3. tremendo resumen Ruben, la verdad que por ahi esta la cosa en este año, una cosa mas por ahí pero con un sabor agridulce sobretodo al final nos despedimos este año con el deseo de que el ¨acuerdo¨ se lleve como deseamos, esa es la bomba del año….

    • El bombardero en 27 diciembre, 2018 a las 12:17 pm
    • Responder

    Buenas tardes, Rubén como siempre tu prosa es más que elocuente y digna de ser leída, me gustó tu resumen, de hecho me encantó, aunque concuerdo con el amigo José en que faltó quizás hacer referencia a lo del Salón de la Fama, sin embargo y acudiendo en tu defensa, quisiera decir que lo del Coloquio no clasifica ni entre lo mejor, ni entre lo peor del deporte cubano, durante este año que termina, que es en definitiva el material fundamental de tu ensayo. La frustración del coloquio por parte de las autoridades deportivas, en la persona del director jurídico del INDER clasifica más bien como lo más despreciable y horrendo cometido en contra de las aspiraciones de la afición cubana y por supuesto del deporte en general, pero bueno ya eso es material de otro trabajo, porque por lo menos este que he podido leer está muy, pero muy bueno. Felicidades hermano!!!!!!

Responder a Rojo de Metro Cancelar respuesta

Tu email nunca se publicará.