MLB; La salud financiera no lo es todo y MLB necesita cambios urgentes + Nóminas de MLB cayeron $18 millones en 2018, primera disminución desde 2010

10:30 PM

 

Photo by Rob Tringali/Sportschrome/Getty Images)

 

Las Grandes Ligas gozan de una salud financiera envidiable. Sus ingresos de diez mil 300 millones de dólares en el 2018, según reportó la revista Forbes, son mayores que el Producto Interno Bruto anual de muchos países.

Son ya 16 años de crecimiento económico consecutivo y por segunda ocasión seguida se supera la barrera de los diez mil millones, pero…

No todo lo que brilla es oro y detrás de esas montañas de dinero se esconden cosas que deberían preocupar.

La asistencia a los parques cayó en un cuatro por ciento y allá quien se crea la justificación de que se debió al mal tiempo que hubo en las primeras semanas de la temporada o a que los Miami Marlins y los Toronto Blue Jays dejaron de inflar globos con sus cifras.

Las bajas concurrencias por el mal clima de los primeros días (error comenzar la campaña tan temprano) significarían un número ínfimo en el total 2,430 partidos que componen la temporada regular.

¿Y qué hay de los bajos ratings televisivos de la postemporada, incluida la Serie Mundial que contó con dos de los equipos más emblemáticos y con mayor cantidad de seguidores en el planeta Béisbol?

Lo cierto es que el mundo -y el béisbol como parte del mismo- se encuentra en un punto de quiebre generacional dependiente de las nuevas tecnologías, por lo que se imponen cambios más o menos drásticos para atraer a nuevos fanáticos.

Urge acelerar lo más posible el ritmo del juego y nadie debe tener miedo a ciertos cambios.

El año pasado, cuando se limitó a seis el número de visitas al montículo, hubo quienes pusieron el grito en el cielo y al final se demostró que tantos viajes a la lomita para conferenciar con el lanzador eran realmente innecesarias.

Colocar un reloj para los serpentineros entre pitcheo y pitcheo no es una mala idea, como tampoco lo es establecer en Grandes Ligas la regla conocida internacionalmente como nocaut beisbolero, que pone fin a un partido cuando un equipo termina el séptimo inning con una ventaja de diez o más carreras.

Las probabilidades reales de que un conjunto remonte una desventaja tal a esa altura del juego son prácticamente inexistentes, pues la última vez que ocurrió fue en agosto de 1990, cuando los Philadelphia Phillies le dieron vuelta al marcador ante Los Angeles Dodgers.

Una medida imprescindible sería también recortar la pausa entre innings, que ahora depende exclusivamente de la televisión, pero esa sería más difícil de llevar adelante, pues ello implicaría menos anuncios comerciales y todos sabemos que “billetera mata a galán”.

Y si se quiere atraer a más aficionados, no debe complicarse más un juego de por sí complejo, con cifras y estadísticas incomprensibles para la mayoría de los mortales.

En eso ayudaría el juzgar las actuaciones de los peloteros por los datos tradicionales, pues la gente no va al estadio por el va por el WAR, el BABIP, el OBP o el OPS de tal o más cual jugador, sino a ver jonrones, ponches, carreras y fildeos.


 

Nóminas de MLB cayeron $18 millones en 2018, primera disminución desde 2010

Getty Images

 

NUEVA YORK – El gasto en las nóminas de las Grandes Ligas de Béisbol se redujo la temporada pasada por primera vez desde 2010, una disminución de $18 millones atribuible a las suspensiones por drogas, violencia doméstica y a un jugador que se jubila a mitad de temporada.

Aun así, incluso un año con nóminas planas es inusual para MLB. Las únicas caídas anteriores desde 2002 fueron de $3 millones en 2010 y de $32 millones en 2004.

Los equipos se combinaron para gastar $4.23 mil millones en la nómina de Grandes Ligas el año pasado, según las cifras finales compiladas por la oficina del comisionado y obtenidas por The Associated Press. La disminución siguió a una temporada baja con una clase débil de agentes libres que no logró aumentar el promedio.

El segunda base de Seattle, Robinson Canó, perdió alrededor de $11.7 millones y el receptor de los Chicago White Sox, Welington Castillo, aproximadamente $3.5 millones después de pruebas de drogas positivas. La suspensión por violencia doméstica del cerrador Roberto Osuna le costó a él aproximadamente $2.1 millones de dólares de Toronto y Houston, y el jardinero de Baltimore Colby Rasmus dejó $1.5 millones en lugar de tratar de regresar de una lesión en la cadera.

El campeón de la Serie Mundial, Boston, tuvo la nómina más alta por primera vez desde que la era de la agencia libre comenzó en 1976 con $230 millones. En un signo de paridad creciente, un récord de 24 equipos tenía $100 millones en nóminas, y la cifra de los Red Sox fue la más baja para la nómina de grandes ligas más importante desde 2012. Los recargos fiscales de lujo que comenzaron para la temporada 2017 parecen haber cambiado el comportamiento de los equipos con altos ingresos.

El comisionado adjunto de la MLB, Dan Halem, dijo que la porción de los ingresos para los jugadores de las ligas mayores y menores el año pasado fue de 54.2 por ciento, la misma que en 2012. Citó una cifra de ingresos de $9.4 mil millones para 2018, un aumento de $9.1 mil millones en 2017, y las nóminas de impuestos de lujo, que utilizan valores medios anuales de los contratos e incluyen beneficios. MLB fijó el aumento salarial promedio en 29.1 por ciento desde 2012 y el aumento de la nómina fiscal de lujo promedio desde entonces en 28.4 por ciento.

“Entonces, aunque la nómina más alta en 2018 fue la más baja desde 2012, la nómina promedio ha aumentado significativamente, lo que significa que MLB ha tenido compresión de nómina, lo que es bueno para el equilibrio competitivo”, dijo.

El presidente del sindicato, Tony Clark, no quiso hacer comentarios, dijo el portavoz Chris Dahl.

El agente Scott Boras afirmó que la porción del dinero de los jugadores ha disminuido.

“El impuesto al lujo, los nuevos elementos han sofocado dramáticamente el mercado”, dijo. “La asignación de ingresos a la nómina ha disminuido”.
Ambas partes están de acuerdo en un hecho: el ritmo de los fichajes de agentes libres se ha desacelerado dramáticamente en las últimas temporadas.

Jeff Berry, un agente que co-dirige CAA Baseball, sugirió un llamado a la acción en una nota que circuló el año pasado que incluía sugerencias como boicotear las apariciones de marketing y retrasar la llegada a los entrenamientos de primavera hasta la fecha del informe obligatorio a fines de febrero.

“A pesar de los crecientes ingresos de MLB y las valoraciones de las franquicias, en este nuevo orden mundial de análisis, curvas de envejecimiento, tanking, cambios, aperturas, asistencia decreciente y salarios decrecientes, los jugadores deberían sentirse vulnerables e inseguros”, escribió. “En lugar de un estallido de sable sobre una posible huelga en tres años, el enfoque debería estar en tomar medidas proactivas para abordar los problemas laborales actuales con la esperanza de evitar una huelga en 2021”.

San Francisco tuvo la segunda nómina regular más alta con $210 millones, seguida por los Chicago Cubs con $ 199 millones.

Los equipos con los mayores gastos recortan la nómina para alcanzar el umbral fiscal de lujo para restablecer su tasa impositiva. Sólo los Red Sox y los Washington Nationals pagaron impuestos.

Los Angeles Dodgers cayeron al cuarto con $196 millones después de liderar las ligas mayores durante cuatro años consecutivos. Los Dodgers, que gastaron un récord de $291 millones en 2015, redujeron en $48 millones a partir de 2017 y tuvieron su nómina más pequeña desde 2012, sin embargo, ganaron un segundo banderín consecutivo en la Liga Nacional.

Otros equipos de playoffs incluyen los Colorado Rockies (14º a $148 millones), Cleveland Indians (15º a $146 millones), Atlanta Braves (20º a $127 millones), Milwaukee Brewers (22º a $108 millones, un aumento de $40 millones en comparación con el mínimo de las grandes ligas de 2017) y Oakland Athletics (28 a $78 millones).

Los Tampa Bay Rays tuvieron la nómina más baja por primera vez desde 2007, con $ 5.1 millones que terminaron en $92,526 por debajo de los White Sox.

Las nóminas son para listas de 40 personas e incluyen salarios y acciones prorrateadas de bonos de firma, bonos de incentivos ganados, compensación no en efectivo, compras de opciones no ejercitadas y transacciones en efectivo. En algunos casos, las partes de los salarios que se difieren se descuentan para reflejar los valores actuales.

El salario promedio se redujo por primera vez desde 2004 y solo la cuarta vez desde que se inició el registro hace 50 años, según los cálculos de la asociación de jugadores. El sindicato fijó su promedio en $4,095,686, $1,436 menos que el año pasado.

Desde que el sindicato comenzó a seguir la pista en 1967, las únicas reducciones anteriores habían sido de $66 en 1987, cuando se encontró que los propietarios habían conspirado para mantener bajos los salarios entre los agentes libres; una disminución del 5 por ciento en 1995 luego de una huelga de 7½ meses que aniquiló la Serie Mundial por primera vez desde 1904; y en un 2.5 por ciento en 2004.

MLB determinó que su promedio fue de $4,007,987, en comparación con $3,955,920 en 2017. El promedio se basa en 968 jugadores en las listas de las grandes ligas y en las listas de discapacitados el 31 de agosto, el último día antes de que el límite de jugadores activos se expandiera de 25 a 40. Esa cifra se ve afectada por el número de jugadores en la lista de lesionados porque los reemplazos usualmente se acercan al mínimo.

El sindicato incluye las compras de opciones en su cálculo promedio, mientras que MLB no lo hace.

 

Tomado de: ESPN

 

 

1 comentario

    • Chikungunya en 10 enero, 2019 a las 12:43 pm
    • Responder

    El PIB nuestro ronda esa cifra más o menos.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.