58 SNB; Desde el sábado duelo por la corona de la pelota cubana: ¡Leñadores de Las Tunas vs Azucareros de Villa Clara!

01:35 AM

 

 

Yoanni Yera, pitcher zurdo, refuerzo de Las Tunas en la postemporada de la 58 Serie Nacional
El zurdo Yoanni Yera ganó su segundo juego en la semifinal entre Las Tunas y Ciego de Ávila y con ese triunfo le dio a los Leñadores su segunda presencia consecutiva en la final de la pelota cubana. Foto: István Ojeda Bello

Oscar Sánchez Serra

A las 8 y 15 de la noche de este miércoles, Las Tunas, el primer lugar de la etapa regular, se convirtió en el primer clasificado a la final de la temporada cubana de pelota y tres horas y 55 minutos después, Villa Clara hacía lo mismo en su patio para dejar instalada la disputa por el título más ansiado del deporte en el país.

Desde el inicio de la postemporada de la 58 Serie Nacional ambos planteles hicieron cristalizar con aplastante realidad su condición de favoritos al arrancar con tres triunfos consecutivos, dejando prácticamente sin posibilidades a sus oponentes.

Ahora el sábado los villaclareños serán visitantes en el tenebroso bosque de los Leñadores, donde los tuneros han construido una montaña de triunfos en las dos últimas temporadas.

LAS HACHAS DE DOBLE FILO CORTARON A LOS TIGRES

Los tuneros superaron en otro cerrado duelo a un equipo de Ciego de Ávila, que si bien fue superado en todos los órdenes por los Leñadores, dio una excelente semifinal. No se trata de un cumplido o consuelo para el derrotado, porque en ese reconocimiento también van sus rivales, sobre quienes vuelvo a repetir que no veo cómo se le puedan ganar cuatro partidos de siete. Y es que el cotejo entre tuneros y avileños se vivió con mucha intensidad, baste decir que tres de los cinco desafíos encontraron decisión por la mínima y uno de ellos en 14 entradas. Otro, el 6-3 del tercer choque, prácticamente encontró desenlace en la novena, cuando los ya finalistas marcaron dos en la novena, en el momento que ganaban por 4-3. Solo el segundo choque tuvo una pizarra abierta de 9-2.

En el juego que mandó a Las Tunas a esperar por el ganador de la otra serie entre espirituanos y villaclareños, los ganadores no esperaron nada para inaugurar el pizarrón. Yosvani Alarcón se tomó cuatro ponches ante el pitcheo avileño en el cuarto partido, pero en el quinto, frente al que es considerado uno de los mejores lanzadores de la pelota cubana, Lázaro Blanco, disparó tempranero cuadrangular en la escena de apertura con dos hombres en base, con el cual los tuneros ponían distancia en el marcador.

Los Tigres estaban obligados a responder con furia y lo hicieron para marcar dos veces en el sótano del segundo acto, con cuatro imparables, entre ellos el triple de Yorbis Borroto, que cuando uno ve la hoja de anotaciones parecía para más, pero tras el primero de los incogibles su autor, Yordanis Samón, fue puesto out en intento de robo. Sin embargo, en la tercera volvieron a registrar en la pizarra, con solo un jit, el doble de Orlando Lavandera, que se combinó con un error de la defensa tunera, y negociaron el empate.

A partir de ese momento, tanto Blanco como el zurdo Yoannis Yera desde la lomita de los Leñadores fueron dueños y señores de todo lo que ocurría en el terreno de juego. Sin embargo, aunque la alta de la séptima debió reflejar otro cero en la registradora, Las Tunas clavó la que a la postre sería la decisiva y la anotación que la lleva por segundo año consecutivo a disputar el título cubano de béisbol. Un error del talentosísimo Oscar L. Colas le abrió las puertas de home a Andrés Quiala y con él todo el Balcón del Oriente cubano se metió en la final.

Hay que decir que por segunda ocasión en este playoff, el refuerzo yumurino de los tuneros, el zurdo Yoanni Yera, fue clave en la victoria. El mejor lanzador de esa mano en Cuba tiró ocho capítulos completos, espaciando una ofensiva de 10 inatrapables, con tres carreras admitidas, una de ellas inmerecida; durante su labor retiró por la vía de los strikes a seis adversarios y a solo uno lo envió por bolas para la inicial. Blanco estuvo la misma cantidad de episodios encima del montículo, tolerando 11 jits, cuatro carreras (tres de ellas limpias) y también ponchó a seis con un solo boleto.

Y otra vez el mentor de los Leñadores trajo en el noveno a Yoalkis Cruz para garantizar el éxito y como en las salidas anteriores el espigado serpentinero no lo hizo quedar mal para apuntarse su segundo juego salvado de la postemporada. Cruz estuvo involucrado en tres de las cuatro victorias de su equipo, pues había conseguido el triunfo en el kilométrico primer partido de 14 capítulos, con un largo y efectivo trabajo de relevo en seis y dos tercios.

Son muchos los detalles que hacen a este deporte grande y que cuando se le pasan revista a los cinco partidos jugados, hay pasajes en los que los resultados pasan por las huellas de excelentes jugadas. ¿Cuál hubiera sido el curso de este playoff si Andrés Quiala no le roba el jonrón de tres carreras a Colás en el primer choque, ya en extrainning? Fildeos también de altura dejaron los otros dos jardineros de los Leñadores, Yuniekis Larduet, en el jardín central, también sobre batazo de Colás, o la línea que atrapó Jorge Johnson en el cuarto juego.

El derecho Freddy Asiel Álvarez fue la figura grande del montículo villaclareño al vencer en dos de los cuatro partidos de la senifinal ante Sancti Spíritus. Foto: Ricardo López Hevia

AZUCAREROS A LA FINAL CON MOLIENDA DE KO

En Santa Clara, los Azucareros se soltaron a batear y no hubo lanzador espirituano que los detuviera. En siete entradas despacharon 14 inatrapables y en solo dos entradas de las siete pudieron colgarle ceros. Mientras Freddy Asiel Alvarez lanzaba siete completo en una nueva faena, que sin los destellos de la anterior en predios espirituanos, si volvió a ser efectiva. Se sabía que esta era una porfía en la que un equipo, el de los villaclareños lucia muy superior a sus rivales y el resultado de los partidos así lo confirmó.

Villa Clara tuvo en su pitcheo un valladar infranqueable para los bateadores del Yayabo con cinco actuaciones de lujo, pues incluso el juego perdido por Yosvani Torres estaba siendo una obra maestra del derecho pinareño refuerzo de los dirigidos por Eduardo Partet, hasta que en la novena entrada Yordan Manduley, en calidad de emergente le sacó la bola del parque con dos a bordo. Fue este el partido, en el cual Pedro Álvarez consumó la hazaña de silenciar a sus oponentes cuando era obligado, pues no había mañana. Clave en la victoria en este playoff fue que Villa Clara volvió a contar su astro, con su primer hombre en la lomita, Freddy Asiel Álvarez, ganador de dos de los cuatro partidos para hacer regresar a su equipo a una final de temporada beisbolera.

A diferencia del otro match en busca de la final, los marcadores de este sustentaron la condición de amplios favoritos de los villaclareños: 4-0; 8-1; 5-1; 1-3 y la despedida en fiesta de batazos de 12-2, hablan por sí solos.

Sancti Spíritus se retira con el mérito de haber sido uno de los grandes inspiradores de la campaña y con la recompensa de que el esfuerzo no fue en vano, pues no solo retornaron a la postemporada, sino que se van de la 58 Serie Nacional con un merecidísimo tercer puesto.

De esta semifinal quedan también las huellas de ese Pedro Álvarez que expuso sobre el terreno el coraje del pelotero cubano y de una galería de joyas defensivas, de lo cual fue vitrina de excelencia el último choque en el Augusto César Sandino.

Con la final ya planteada, ambos mentores, el leñador Pablo Civil, y el azucarero y debutante, Eduardo Paret, tendrán que hacer sus ajustes, pues sus primeros abridores, ambos con dos victorias en las semifinales, vieron actuación en la última jornada, por lo cual no iniciarían el primer encuentro por el cetro, algo que no le permitirá a ninguno de los dos darles la mayor cantidad de aperturas. Es muy probable que esos brazos, los de Yoannis Yera y Freddy Asiel Álvarez vuelvan a entrar en acción el próximo martes, en el tercer desafío, y si tuvieran una segunda salida es porque habría un séptimo encuentro el domingo 20 de enero.

De tal manera todo parece indicar que el duelo abridor de la final correrá bajo la responsabilidad monticular de dos derechos: Erlis Casanova, por los que cortan con las hachas, y Alain Sánchez, por los que le han puesto azúcar a la pelota.

JOSÉ R. CEPERO C H E
LTU 300 000 100 4 12 1
CAV 021 000 000 3 10 2
G: Yoanni Yera (2-0). P: Lázaro Blanco (0-2). JS: Yoalkis Cruz (2). Jr: Yosvani Alarcón
AUGUSTO C. SANDINO C H E
SSP  020 000 0 2 8 0
VCL  103 250 1 12 14 0
 G: Freddy Asiel Álvarez (2-0). P: Frank Luis Medina (0-2)

 

Tomado de: Granma


 

 
 

 

Las Tunas, primer clasificado a final beisbolera

Derrotaron hoy a los Tigres avileños con pizarra de 4-3.
PL  
 
miércoles, 09 de enero de 2019 09:58 PM
 


Foto: Roberto Morejón

Ciego de Ávila.- LAS TUNAS doblegó hoy por 4-3 a Ciego de Ávila en el quinto juego del play off semifinal y se convirtió en el primer equipo clasificado al match por el trono del campeonato cubano de béisbol.

Los Leñadores tuneros, vigente subcampeones nacionales, ganaron los partidos uno (5-4), dos (9-2), tres (6-3) y cinco (4-3) de la serie, pactada al mejor de siete, y solo perdieron el cuarto (3-4).

Este miércoles, el duelo estuvo empatado hasta las postrimerías, cuando un error del jardinero Oscar Colás permitió que los tuneros marcaran la carrera de la victoria y lograran la clasificación.

En el mismo primer capítulo, Las Tunas tomó el mando del choque con un rally de tres carreras, coronado por cuadrangular con dos hombres en bases del receptor Yosvani Alarcón, ante el derecho Lázaro Blanco, considerado por muchos como el mejor lanzador del país.

Los avileños descontaron dos rayas en el segundo capítulo, impulsadas por triple de Yorbis Borroto, y un inning más tarde lograron empatar el duelo a tres anotaciones por bando.

A partir de ahí, Blanco y el abridor zurdo de los tuneros Yoanni Yera se enfrascaron en un duelo sin admitir libertades hasta el séptimo episodio, cuando Colás, el superprospecto cubano, cometió el fallo y provocó la ruptura de la paridad en el pizarrón del estadio José Ramón Cepero de esta ciudad.

Ciego de Ávila fue incapaz de marcar carreras en el último tercio del partido y finalmente claudicó ante sus adversarios.

Yera, quien cubrió los primeros ocho innings del choque con seis ponches, 10 hits permitidos y tres carreras soportadas, se acreditó el triunfo, mientras el diestro Yoelkis Cruz sacó los tres outs en la novena entrada sin permitir libertad alguna y se llevó el punto por juego salvado. Blanco cargó con el revés.

De esta manera, Las Tunas se metió por segundo año consecutivo en la gran final del campeonato. Vale recordar que en la campaña pasada discutió el título de Cuba, pero cayó ante Granma en siete desafíos.

En esta ocasión, su rival en la serie por la corona saldrá de la otra semifinal entre los anaranjados de Villa Clara y los gallos de Sancti Spíritus, que lideran los primeros por 3-1.

Estadio José Ramón Cepero, Ciego de Ávila, Cuba.

Las Tunas         300 000 100   4 12 1

Ciego de Ávila   021 000 000   3 10 2

Ganó: Yoanni Yera (1-0).

Perdió: Lázaro Blanco (0-1, 7-3).
Salvó: Yoelkis Cruz (2).
Hr: Yosvani Alarcón.

 

Tomado de: JIT

18 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • ManuelMartinez en 10 enero, 2019 a las 7:10 am
    • Responder

    Colas, contigo empeso todo

      • polémico en 10 enero, 2019 a las 9:23 am
      • Responder

      Pagó la novatada y salio bien caro. Villa Clara Campeón, al Mella a sacar un juego.

    1. Sera que terminó lo que el equipo avileño entero empezó desde el primer juego…

        • ManuelMartinez en 10 enero, 2019 a las 11:21 am
        • Responder

        Lo digo recondando aquello que decia Pique de kevin Roldan

      • JJ en 10 enero, 2019 a las 9:39 am
      • Responder

      Leñadores a la finalisima y después para Barquisimeto, hay una confianza en ese equipo de Las Tunas abismal, Yoelkis ni pa’que, la tanda baja que te cuento, no existe es 1ro 2do 3ro 4to 4to 4to 5to 6to 1ro, ahora en la final se verán hachas derribar el bosque que esconde leopardos azucarados!!!!!

    • Marcial Segura Beltran en 10 enero, 2019 a las 9:02 am
    • Responder

    Final inédita, pero están quienes lo conquistaron por derecho propio. Desde ya me froto las manos y espero con ansias el sábado, se enfrentan la mejor ofensiva y el mejor pitcheo del campeonato, aunque los que se caracterizan por la ofensiva reforzaron su cuerpo de lanzadores (Yera, Casanova, Yadian), y los que se destacan por la profundidad de su cuerpo de lanzadores mejoraron su bateo (Stayler, Banitez, Saavedra y Paumier), en resumen, ambas novenas lucen balanceadas y muy parejas, así que esperemos una final reñida y peleada en extremo. El del sábado pudiera ser un duelo de lanzadores: Casanova vs Alaín Sanchez, pero en materia de béisbol solo el terreno tiene la verdad absoluta.
    Admiro y respeto a la tropa ¨naranja¨, pero esta vez mi corazón es puro Leñador…
    Y que GANE EL BÉISBOL CUBANO….

      • Amaya en 10 enero, 2019 a las 9:50 am
      • Responder

      Me adhiero a tu comentario Marcial, realmente el pareo va a ser bien difícil, estan en igualdad de condiciones han dominado, sobre todo Las Tunas de punta a cabo, yo también aunque simpatizo con Villa Clara, quisiera que ganara Las Tunas su primer título, saludos.

    • tony en 10 enero, 2019 a las 9:04 am
    • Responder

    Creo que Machado peco de falsa modestia al decir que nadie nunca habia ganado 4 juegos seguidos , pero que ellos lo podian hacer.

    • Tiro al blanco en 10 enero, 2019 a las 10:11 am
    • Responder

    Este comentario es de Elsa Ramos periodista de SS
    Contra todo pronóstico los Gallos regresaron al podio de la pelota cubana después de doce años. Además es su tercer mejor resultado en la historia de las Series Nacionales de Béisbol

    Primero que todo los Gallos protagonizaron tremenda actuación en la actual Serie Nacional de Béisbol con una muy honrosa medalla de bronce, cuyo valor debemos aprender a aquilatar, al margen del pálido cierre en el play off.

    Y lo digo sin ningún hálito de conformismo, ni falso pavoneo. Apenas trato de sopesar el color de una medalla que se logró contra todo pronóstico en una campaña muy reñida en sus dos fases. Con una guerrilla, Sancti Spíritus acaba de igualar el tercer mejor resultado en la historia de las 58 campañas en las que ha logrado solo cuatro medallas: el título de 1979 bajo la égida de Cándido Andrade, y una plata y dos bronces de la mano de Lourdes Gourriel.

    Así regresamos al podio de la pelota cubana donde subimos por última vez hace 12 años, en la campaña 44 cuando teníamos un “trabuco”, si se compara con la nómina actual cuajada de jóvenes figuras. Valdría ubicarnos en el inicio de esta lid cuando los Gallos comenzaron sin dos bateadores que eran su columna vertebral: Frederich Cepeda y Eriel Sánchez, y un cuerpo de lanzadores que, fuera de Angel Peña y Noelvis Hernández, es un staff veinteañero.

    Así fueron capaces de resistir la tensión de una primera fase reñidísima, desbancar a Santiago de Cuba en el comodín y quedar entre los seis. Y si este pueblo, les dispensó, con justicia, un recibimiento apoteósico por un sexto lugar impensado, debe festejar, con la misma justicia, esta medalla de bronce. Digo más, incluirse en el cuarteto finalista es ya una gran actuación.

    ¿Que el cierre pudo ser mejor? Sí. Emociones a un lado, la tajante realidad dice que, en papeles, en el terreno, en juego y en historia, es Villa Clara un equipo superior y por ello le concedí el favor en los pronósticos. Solo que, como pensó la mayoría, la derrota pudo ser diferente, al menos con otro sabor y no solo por el 4-1 que pocos vaticinaron, sino por los marcadores de cada partido y una despedida aún peor con un nocaut aplastante tras un encuentro vibrante.

    Mas al parecer los Gallos llegaron sin la fuerza, el empuje y la vibra que se necesita para una exigencia de este tipo, algo que venían anunciando cuando perdieron siete subseries al hilo en los finales y cedieron en todas las áreas de juego.

    ¿Cansancio? ¿Presión? José Raúl responderá después. Pero algo de ello le pasó factura a un equipo que lució pálido y desencajado al final. No se puede aspirar a ganar sin batear. La improductividad resultó manifiesta al punto que la diferencia en hits con los naranjas no fue tanta (36×44), pero mientras a los nuestros solo les dio para siete carreras en cinco partidos, ellos produjeron 30 anotaciones. Un detalle influyó sobremanera: en 16 entradas los hits espirituanos llegaban después de dos outs, lo cual limitó las posibilidades de anotación en un equipo que pidió impulsadores a gritos. Todo lo contrario a Villa Clara que en 18 innings embasó a su primer hombre y logró tocar el home en doce ocasiones, al menos para anotar una.

    Fue un slumg colectivo, mucho peor al padecerlo los primeros de la alineación. Luego de liderar los hits en la campaña, Orlando Acebey solo conectó uno en 14 turnos, la más mala de sus postemporadas. Excepto el oportuno jonrón que ayudó a la única victoria de los espirituanos, Yordan Manduley, de 17-3, tampoco cumplió las expectativas, mientras los turnos tercero, cuarto y quinto: Yunier Mendoza, de 20-5, Frederich Cepeda, de 16-3 y Dayán García, de 10-3, antes de lesionarse, no impulsaron ninguna carrera. Es muy difícil entonces aspirar a que el resto, con menor carretera competitiva, responda.

    En favor de José Raúl hay que decir que aun contra el tiempo, buscó variantes como cambiar la alineación, encargar emergentes y hasta fue valiente al aplicar bancoterapia a “sembrados” como Acebey y Manduley, una opción que pudo aplicar a otros también.

    Justo es decir también que el equipo lució mejor cuando echó mano a sus hombres de “segunda” en el cuarto partido en el que Geysel Cepeda enseñó madera al igual que en la serie.

    Sin embargo, nada evitó el letargo, porque desde el box tampoco respondieron, con la excepción de Pedro Álvarez. Es muy difícil aspirar a triunfos cuando falla el pitcheo abridor, empeorado porque su líder del staff Yuen Socarrás, no pudo salir en el tercer partido por indisposición, según relató el manager. El pitcheo fue castigado, sobre todo por Yurien Viscaíno que bateó de 16-8, con siete empujadas.

    Entramos así al cubículo de los refuerzos. Aunque para muchos José Raúl Delgado dejó pasar mejores opciones en su primera vez y pudo escoger un bateador más fogueado que Sergio Barthelemí cuando no pudo contar con Guillermo Avilés, lo cierto es que no fueron eficientes del todo, ni siquiera porque al final se inclinó por el mejor lanzador de la temporada y el mejor siol del país.

    Fran Luis Medina estuvo lejos de ser quien se esperaba tras su 2.76 pcl de la etapa regular, y de Manduley ya hablamos. Oscar Valdés, aunque bateó bien (15-7), resultó ineficaz detrás de home, quizás porque su posición amerite más tiempo para el acople.

    Desde la segunda fase Yariel Rodríguez, fue intermitente, sobre todo por su descontrol, y Alberto Bicet al parecer la campaña le pasó factura y no pudo aportar. Excluyo a los artemiseños Dayán García, líder impulsador del conjunto desde su llegada y útil en segunda y a José Ángel García, eficiente en los cierres con siete salvados y tres victorias.

    Mi opinión es que al margen de la superioridad de Villa Clara, faltó actitud en los finales. Para aspirar a más hubiese hecho falta clonar a Pedro Álvarez, quien merece un monumento por su lección de coraje y de cómo se juega con el corazón cuando la tensión aprieta, tanto por su victoria como por la manera de conseguirla.

    Para después quedarán otras miradas. Recalco que en el imaginario colectivo lo más importante es preservar esa medalla de bronce bien ganada por lo que se hizo durante una extensa campaña de noventa partidos y el juego de un equipo que hizo soñar de nuevo a Sancti Spíritus y le inoculó la pelota en las venas.

    Tampoco Ciego de Ávila pudo rebasar el quinto juego y aunque luchó más en cada encuentro, no logró ni acercarse al vaticinio que auguraba un desenlace diferente. Cuba seguirá conectada al béisbol con la finalísima que se inicia este sábado entre Villa Clara y Las Tunas, los dos equipos que, definitivamente, lo hicieron mejor.
    Compartir

  1. roger perdiò ese play offs desde el primer dìa con ese invento de malgastar todos sus abridores los dos primeros dias, ya luego esos dias no se recuperan y el pitcheo avileño estuvo de lagrimas, ademas q apagados al bate….

    respecto a vcl.
    dio la sensacion que VCL ganò porq fue muy supeiror a SSP, los gallos no parecian el equipo que con garra llegaron a estas instancias y VCL se aprovechò de cada error del rival, pero viendo friamente los partidos y analizandoles muchas carreras fueron forzadas por BB, errores del rival. VCL tiene un hueco en 6to,7mo y 8vo turno al bate q necesita sanearlo ya. LTU lo veo muy superior a VCL y cualquier cosa puede pasr en la Final, pero mis Leopardos necesitan afinar de cara a estos duelos varias cosas.

    • Chikungunya en 10 enero, 2019 a las 11:05 am
    • Responder

    La experiencia de los leopardos villareños contra el empuje de los leñadores, este puede ser el año de Las Tunas, se lo merecen, pero cuidado con las huestes naranjas, tienen la sapiencia y calidad de sobras, que gane el mejor.

    • Ariel en 10 enero, 2019 a las 11:06 am
    • Responder

    Buenos días., un saludo para todos.
    Mi opinión es que muy justo que a la final de la Serie Nacional vayan los dos mejores equipos LTU y VCL, son los equipos que mejor han jugado y que mas estables han sido en todos los aspectos de juego. Muy contento porque a pesar de que nuestro beisbol no esta pasando por un buen momento, he podido apreciar una gran disciplina en los estadios que se han llenado de bote en bote, gran dsifrute de la afición, no hay público que se lanza al terreno, este es de los deportistas, los peloteros se han entregado al máximo, hemos visto muchas buenas jugadas excelentes diría yo, también hemos visto algunas de las deficiencias de nuestros atletas. (caso de Colas anoche), Hemos visto joyas de pitcheo, la actuación de los árbitros, por lo menos para mi, ha sido bastante buena las jugadas que se han reclamado y en las que se han equivocado, hasta por la cámara lenta han sido difíciles de apreciar. Lo más importante de todo es que el pueblo cubano está disfrutando de lo lindo con las actuaciones de sus equipos, SSP de aplausos DISFRUTEN Y RECIBAN A SUS PELOTEROS COMO HEROES!!!!!. CAV bastante bien en este caso le tocó bailar con la mas fea, LTU está para Campeón (aunque mi favorito es VCL) los veo muy compactos en todos los aspectos, juego alegre, dinámico, sin tantos errores mentales que cuestan y mucho, ya muchos tienen experiencia en play off y no se ven presionados. En fin amigos gracias a ustedes MD que nos mantienen informados de toda la actualidad, los aplaudo y los exhorto a continuar así.
    El año que viene mi equipo PRI con una locomotora de las buenas trataremos de tener de nuevo la alegría que tuvimos en la Serie 50 y 53, volveremos a planos estelares.
    Buenos días, un abrazo.

    • Ariel en 10 enero, 2019 a las 1:34 pm
    • Responder

    Una cosa que se me olvidó en el comentario anterior. Muy lindo y que para mi gusto debería hacerse un hábito es que al final del juego (en las dos semifinales) los equipos se saludaron y se abrazaron, eso demuestra el respeto del contrario que el que ganó lo hizo en buena lid. Tenemos experiencias muy desagradables en series anteriores de equipos que no saludaron al contrario. Esperemos que las “RUEDAS DE PRENSA” este año sean un poco mas serias que en años anteriores.
    Buenas tardes.

    • Rojo de Metro en 10 enero, 2019 a las 3:16 pm
    • Responder

    A no ser que el pitcheo naranja demuestre que tiene tres maestrias en repertorio y un doctorado en control, veo la serie a favor de los bombarderos espinosos. Y si no llevan a que le inyecten un coctel de vitaminas a La Rosa, Paumier y Benitez, no veo mas de cinco carreras por juego,,,,y asi,,,,,no le ganamos a los Mulos con Hacha. Lo unico que se puede comer a La Tunas es …LA PRESION…. y por supuesto, las locuras del velocista Alarcon. Si Civil logra ponerle esta vez bien los frenos, para que no haga la misma gracia del año pasado, tiene casi la serie en la mano. !! LO QUE HACE FALTA ES QUE LA BRONCA SEA BONITA, DE LAS BUENAS, DE LAS DE 3 X 4 CON JUEGOS PAREJOS. !!

    • Hector en 10 enero, 2019 a las 9:36 pm
    • Responder

    He escuchado muchos comentarios en la calle en contra de Colas y creo que no es justo para mi su unico error es tener 20 años son cosas de la edad, pero aparte Ciego no perdio por eso, se perdio porque no batearon, porque Roger en varias ocasiones dejo cosas que desear como director, porque nunca vi en ningun momento de juego a Ciego superior a las Tunas,porque no se veia fuerza y motivacion dentro del dogaout, etc etc.Mis felicitaciones para los clasificados al final creo que llegaron los 2 mejores equipos de la temporada que gane el mejor y que disfrutemos de una digna final de nuestra sere nacional.

    1. Te felicito, este es un comentario totalmente imparcial y lo creo así mismo, perdieron porque nunca le iban a ganar a los Tuneros, se vieron inferior siempre, otra cosa es llorar o justificar lo que no tiene justificación..

  2. Samon…contigo empezo todo!!!

    • Marcial Segura Beltran en 13 enero, 2019 a las 10:40 am
    • Responder

    Las Tunas acaba de dar un Golpe de autoridad. Victoria categórica e inobjetable…
    Si Villa Clara no iguala la Serie ( 1-1), que a la postre sería un buen resultado como visitante, llegar al Sandino con un 0-2 en contra los pone contra la pared, pues los obligaría a ganar 4 de 5, y eso frente al potente equipo tunero es casi Imposible…
    El juego de ayer tuvo varios momentos…al ampliarse el marcador, Casanova que había estado en extremo dominante se fue de concentración, y apenas sin batear, los del centro descontaron 5, debido fundamentalmente al descontrol del pinareño…Al refuerzo mayabequense Yadían Martínez hay que darle el mismo ansiolítico que a Alarcón, ese muchacho se pone tan eufórico, y con ganas de hacerlo tan bien, que sus nervios se convierten en su propios enemigos…. Y aunque no tuvo consecuencias, Alarcón volvió a ser presa de su desespero, cuando en la jugada polémica del 1er inning, salió con la conexión injustificadamente, y propició un doble play que mató un rally mayor, cualquier jugador se percata que con solo un out, de picar esa contundente línea, como mínimo avanzaba hasta 3ra, y sus veloces piernas hasta podían anotar, y de fildearse. como sucedió, quedaba safe en 2B y la entrada continuaba, faltó bien poco para que él mismo impidiera la 2da anotación del inning, pues estuvo a punto de sobrepasar a Johnson…
    De todos modos, Las Tunas ratificó su condición de favorito para llevarse por primera vez en SN el banderín de Campeón Nacional…tienen un equipo bien balanceado, y cuando no es Alarcón es Danel, cuando no es Ayala es Alomá, y cuando no son Larduet y Johnson, es Quiala, pero siempre hay quien haga el trabajo empuñando el madero….y desde el box, parece haber garantías con Yera, Gongora, Casanova y el nuevo roll de Yoalkis Cruz y Yuidiel Rodriguez…
    Parece que la exclamación de los peñistas de la MD en mayo del 2018 en las afueras del Mella es cuestión de tiempo, y yo la repito ahora: LAS TUNAS CAMPEÓN…..

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.