El San Luis, en sus bodas de oro

7:35 pm

 

Por el profesor y peñista honorifico: Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga

 

 

 

“¡Cómo pasa el tiempo!”,

diría el abuelo Pancho

 

 

Estas bodas no son de plata, sino de un oro que brilla con luz propia desde el 19 de enero de 1969 y carga en sus entrañas la friolera de dieciséis campeonatos conquistados, diez nacionales y seis selectivas, sin contar aquella especial de 1975. ¡Y pensar que en nuestra entrada al gran ruedo, solo ganamos doce partidos!

   Allí hemos disfrutado, llorado de alegría y dolor, confraternizado con quienes no conocíamos y hoy somos amigos. De amores furtivos,allí se conocieron muchos que ya son abuelos.Es la magia de un estadio que llegó en situaciones complejas, con amor y esperanza.

De mejores o menores galas, es la casa grande de los jugadores vueltabajeros, quienes conviven una buena parte del tiempo entre entrenamientos, juegos, reuniones, o las excelencias y vicisitudes del comedor. En fin, un cariño cual si allí hubieran nacido.

 

Estadio Capitán San Luis

 

A partir de la temporada 1967-68, todas las provincias tuvieron dos equipos en las Series Nacionales. En Vueltabajo, que entonces era desde Guanajay hasta Guane, como reza la canción, serían Pinar del Río y Vegueros. Provisionalmente se jugaba en los terrenos del Ateneo Deportivo, sin gradas ni cercas por el jardín central y el izquierdo, solo un muro por el right que era el sueño de los sluggers.

   Para jugar de noche había que trasladarse a Bauta, ciudad próxima a la capital del país, sin aficionados de la zona más occidental. ¿Cuándo tendremos un estadio con luces? Comidilla de minuto a minuto. Ni siquiera se veían los juegos por la tele; éramos sotaneros.

Un buen día las autoridades y el pueblo acogieron la tarea. En el país existían dos terrenos de igual diseño: el Augusto César Sandino de Santa Claray el Cándido González de Camagüey. Más de un año hizo falta para dejar listo el nuestro, que ahora festejamos.

Innumerables recursos se unieron a voluntades de acero: motoniveladoras, buldóceres, toneladas de cabillas, cemento y arena, vidrios para las filtraciones del cuadro y tierra por doquier, convirtieron una finca en fértil campo beisbolero. Dirigentes, obreros, estudiantes, atletas, peloteros. Gente luchando contra el olvido de siglos. Allí, como el primero, estuvo el comandante Julio Camacho Aguilera, impulsor de la obra; un constructor más, quienel martes 16 de diciembre de 2018, en pleno remozamiento del estadio, nos expresó:

   “El inicio lo dicta la necesidad, porque todo team deportivo necesita el respaldo de su público. Pinar del Río tenía que ir a competir a Bauta. Nosotros nos preguntábamos: ¿hasta cuándo nuestro equipo va a tener el respaldo de su público? Yo sabía que existían otros, en Las Villas, La Habana, Camagüey… Entonces hablé con Fidel y nos apoyó en todo, para que el público pudiera venir y respaldar a su equipo. Y se logró. Recuerdo que el pueblo de Pinar del Río venía aquí por las noches a trabajar. Surgieron ideas de distintos nombres para este estadio. Le presenté el proyecto a Fidel y se acordó que fuera Capitán San Luis…”

 

Comandante Julio Camacho Aguilera y el autor de este trabajo

 

Una vez dispuesta la obra, se necesitaban esmeradas atenciones. Fue allí donde el recordado Apolinar Barrios Ríos, junto a otros bajo su égida, lo sintió y acarició, hasta pasadas sus nueve décadas de vida. Testigo vivo y apasionado de las proezas y los tormentos, no se cansaba de estimular a nuestros muchachos con aquel carácter símbolo de su personalidad. Su partida definitiva, conmocionó a todos.

   En el documental Radiografía de un estadio, dispuesto para la ocasión, se pueden escuchar las palabras de su director Tito Osaba:

“Parecía Gulliver en el país de los gigantes.Enormes pasillos, escaleras nunca vistas en la zona, una pizarra impactante, baños espaciosos, parqueo enorme, cabinas de transmisión con múltiples departamentos, cafeterías y miles de personas dentro y a su alrededor.Las torres convidaban a mirar al cielo y las luces convertían la noche en día…”

En este primer medio siglo, ha desfilado lo que más vale y brilla de la pelota cubana y foránea. También encuentros políti­cos y culturales.Siempre lleno, allí cantaron estrellas como Joan Manuel Serrat y Álvaro Torres. Actividades culturales y políticas con pizarras humanas incluidas. Visitas de figuras cimeras de las Grandes Ligas: Hank Aaron, Tony Oliva, Luis Tiant, Joe Carter, Pedro Ramos, Francona y tantos otros. En la actualidad, por sus alrededores se pueden apreciar talentos musicales y de otras manifestaciones.

Espacio aparte para la elección de las Estrellas y Luceros del Carnaval, con asistencias multitudinarias. Recordadas son las elecciones de las esculturales Noemí Roig en 1971, Maritza Noguera Pando (1972), Mabel Romeo (1973) y Cary Armas (1974). Si regresaran esos acontecimientos, el pueblo volvería a llenar la instalación.

   Cuando aquel 19 de enero, a las dos de la tarde,Pinar del Río y La Habana salieron a la grama del San Luis, la gente vibró con ellos. Existía la certeza del recinto, mas no nos conformábamos con semejante regalo. Un día seríamos campeones para arrancar más aplausos que rechiflas. Quizás por eso ahora llevamos sobre los hombros tantos títulos. ¡Y los que faltan!

El estelar Raúl (Polo) Álvarez (f), ídolo de Santa Lucía, no podía lanzar ese día. La responsabilidad recayó en el zurdo Gerardo Hernández (f), de Puerto Esperanza, quien permitió una carrera y explotó en la misma primera entrada. Entonces fue relevado por el minero Raúl Martínez (f), que toleró otras cinco, incluidos jonrones de Armando Capiró y Agustín Marquetti. En el sexto inning comenzó una intensa lluvia que dio fin al partido; victoria de los visitantes. San Pedro se vistió de verde con el agua bautismal.

Bajo las órdenes de Ismael (Gallego) Salgado, a la voz de play ball salieron a la grama: el receptor Efraín Hernández (f), Adalberto Suárez (1b), Felipe Álvarez (camarero), José Shueg (3ra.base), Santiago León (torpedero), Luis Miranda (lf), Tomás Valido (cf) y el jardinero derecho Miguel López (f). Abridor: Gerardo Hernández (f), con Raúl Martínez (f) de relevo.

En la entrega de generaciones marronas y verdes, en el Capitán San Luis se ha formado una pléyade de jugadores estelares (algunos ya no están):De Polo y Salgado (f), brotaron Rogelio, Julio, Guerra (f), Contreras, Juan Carlos Oliva, Costa… convertidos en Lazo, Yosbany Torres, Erlys, el zurdo Moinelo y el supersónico Raydel Martínez. De Valido y Fidel Linares, sus propios hijos. Por tales jardineros llegarían Girardo Iglesias, Casanova, Madera, Fernando y el menor de los Linares… Por Lázaro Cabrera (f) y Adalberto Suárez, emergieron Cano y Saavedra.

   Herederos de Duvalón, Shueg, Juan de Dios e Hiram Fuentes, han sido Omar y Donal Duarte. Con Felipito Álvarez en la intermedia,llegarían Alfonso Urquiola, Carmelo Pedroso y Castillito… De Chago León: Roilán, Felo Iglesias, Giraldo González, Capote,Alexei, Olivera y Valdés. Con Arturo Díaz y Escudero, surgió el genio de Juanito Castro, hacia Lázaro Arturo, Lorencito y Olber Peña.

   Del Gallego y Quicutis, tomaron las riendas Catibo, Charles, Manolo Cortina, Pineda, Jorge, Casanova, Giraldo González, Juanito Castro, Urquiola, Lazo, y de nuevo Alfonso,un triunfador. Pineda, Jorge y Urquiola, acarician la cúspide.

Sin olvidar las voces inconfundibles de Julito Duartes, Sebastián Ferrer (El Pichazo), Kitíny Amayita, llegadas de Ramón Corona, Roberto Pacheco, Rafael (Cao) Fernández, Vivo Cartaya (f), Antolín León (f), Diego Méndez y otros.

   En cinco décadas hemos vivido momentos memorables:

Con el Vegueros campeón de 1978, el zurdo Maximiliano Gutiérrez se cubrió de gloria, al instaurar un récord que perdura: 47,1 entradas lanzadas sin permitir carreras, la mayor parte en el San Luis.El 8 de abril de 1997, Omar Linares disparó 4 jonrones ante Villa Clara, con el Pinar del Río de la Copa Revolución y poco faltó para que fueran 5.La fría noche del 20 de enero del 2000, Faustino Corrales, un zurdo de velocidad y curvas endemoniadas, con el Pinar del Río retiró por la vía de los strikes, nada más y nada menos que a 22 holguineros.

 

 

Pinar en el terreno

 

   Quizás,en las piernas del carismático Tomás Valido,el primer robo de homese haya efectuado en el San Luis. Sucedió ante los Industriales, a inicios de la década del setenta. McDougal, como le decimos sus amigos, llegó al plato como un bólido, chocó contra el receptor Gerardo Egües y le tumbó la pelota. De sangre hirviente, no podía desechar la anotación que permitió una victoria. Días atrás lo había hecho en Las Villas y repitió varias veces.

   Cuatro juegos sin hits ni carreras han visto, hasta el sol de hoy, los graderíos del San Luis, tres de ellos a cargo de pinareños: Porfirio Pérez con Forestales, ante La Habana, el 27 de diciembre de 1977. Julio Romero, con el Pinar del Río de la IX Serie Selectiva, el 9 de marzo de 1983, ante los Camagüeyanos.Y Rogelio García, también con Pinar del Río, a los Serranos de la XIII Selectiva, el 22 de marzo de 1987.El querido recinto sufrió una sola noche, cuando Aniceto Montes de Oca, un espigado zurdo villaclareño,lo alcanzó frente al Pinar del Río, el 21 de enero de 1971.

   Nuestros peloteros, a partir de aquel 19 de enero, cuando tuvieron el Capitán San Luis, miraron al infinito. Causa y consecuencia, siembra de talentos. Pero por sobre todas las cosas, pertenecen a un pueblo en el diamante que los quiso, quiere y querrá, que siempre sabrá aplaudir donde hubo un error, llorar las desgracias de sus ídolos y tomarse una fría en campeonatos a sus pies, que avanzan hacia la veintena.

De ellos y demás troncos crecen semillas al infinito. Alguien escribirá otras letras en su centenario, cargadas de simbolismos, pero hoy tenemos felicidad por la primera media rueda.

   ¡Aleluya por el San Luis! Que del júbilo surjan más victorias.

 

El parqueo del Estadio Capitán San Luis

 

 

 

Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga

Enero de 2019.

 

 

 

13 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Excelente homenaje de su parte profe para el estadio pinareño por su 50 aniversario, lugar de muchos hechos históricos en nuestra pelota y en especial para los seguidores de la tierra del mejor tabaco del mundo. Felicito a todos los seguidores de la más occidental provincia. Saludos.

      • Dr. Reinaldo en 14 enero, 2019 a las 2:55 am
      • Responder

      Gracias Profe por su gran artículo haciendo referencia a los 50 años del Capitán San Luis, ahora a mi mente viene a este guajiro de San Juan y Martínez cuando mi difunto padre me llevó por primera vez a ese estadio en el año 1977, era entonces la III SS, jugaba Pinar del Río y Camagueyanos.
      PD: Gracias Daimir por sus saludos a los seguidores pinareños, quiero decirte que cuando visité por primera vez ese recinto, no me pasó por mi mente que fuera a vivir a casi 2 cuadras del mismo y aunque nunca se menciona soy vecino del (Neno Pacheco), dueño de esas Tierras donde se contruyó el estadio y que el comandante Camacho le entregara una casa para poder comenzar con las obras del estadio, el Neno aún vive y de él me he nutrido de muchos de sus anécdotas cuando era trabajador de mantenimiento junto a su hermano y al gran Aplonar Barrios. Un abrazo hermano desde áfrica. Dr. Reinaldo.

      1. De nada hermano es un placer. Otro abrazo.

        • Amaya en 14 enero, 2019 a las 1:22 pm
        • Responder

        REI otras del Coronel Vázquez tu vecino, dice Casanova que jocosamente le preguntaba “Ven acá Vázquez, por que tu reclutas a los cojos” y el le decía, “Sencillo Capirro, ya esos no pueden salir de la trinchera, tienen que moririse tirando tiro, no peden correr” Y los tuertos le increpa Casanova, “mas facil, Capirro, esos ya no tienen que guiñal el ojo para disparar”, era toda una enciclopedia, muy amigo de todas esas estrellas del beisbol, toda la gloria para el Coronel Vazquez, quien fuera un recio oriental que combatio en la Columna 1 de Fidel y desde principio de la revolución se quedó e hizo su vida en Pinar, equipo al que siempre fue fiel hasta su muerte ocurrida hace varios años, homenaje para él también en este 50 aniversario, quizás Osaba tenga alguna anécdotas más sobre este fan Nro 1 del beisbol pinareño.

          • Dr. Reinaldo en 14 enero, 2019 a las 4:07 pm
          • Responder

          Amaya, excelente tus narraciones, al Coronel también lo conocí en lo personal, hombre lleno de historias, pero quisiera que conozcas al Neno Pacheco, si fuera posible hacerle una minientrevista de sobre cómo fue la entrega de esas Tierras para la construcción del estadio, sería muy importante que llegaras a su casa y conversaras con él, ya casi está ciego, pero sigue ahí luchando y oyendo en la radio a su beisbol. Te invito a que te acerques a él antes del 19 y te hará muchos cuentos e historias de la fundación del Capitán San Luis.

          PD: Si llegas a su casa de mi parte, solo es subir una escalera y estrás en la mía también (el vive en mis bajos), te exhorto a que le hagas un trabajo a ese hombre que hizo mucho por el San Luis, un abrazo hermano para ti y a toda la tropa del Club…te me estas retirando de tus entregas, yo me estoy preparando para próximos días dar un Gran Slam, como dice Daimir.

            • Amaya en 14 enero, 2019 a las 5:02 pm
            • Responder

            Si lo haré REI, es que a finales de Diciembre estuve de vacaciones por Isla Juventud a ver a mi hijo, después estos primeros día de enero han sido muy tensos con informes y visitas de control que empezó hoy y termina el viernes, pero pronto retomaremos los trabajos, preparamos homenaje para Ajete que el 31 de Enero cumple años, proximo cumple el 16 de Enero de Jorge Fuentes, saludos

  2. El San Luis que cada pinareño amante del Béisbol ha visitado. Es un privilegio tener un estadio con tantas victorias contadas y por contar aun. Con tantos peloteros del mas alto calibre tanto nacional como internacional.
    Gracias al profe Osaba por tan buen regalo.

    • Amaya en 14 enero, 2019 a las 1:11 pm
    • Responder

    Tuve el inmenso privilegio de ver la nueva hornada de peloteros pinareños triunfar en este estadio en SN y Selectivas desde 1978, cuando solo tenia 11 años, no me pedía ni un juego, en mi recuerdo está aquel desafio de la IV Copa Intercontinental entre Estados Unidos y Nicaragua, en el que vi muy de cerca a Joe Carter, Terry Francona y aquel receptor que se ascarranchaba para recibir los lanzamientos de sus pitchers, y así mismo tiraba a 2da base, fui testigo también de los 22 ponches de Faustino contra Holguín.
    No puedo olvidar el gran relevo que hizo Jesus Bosmenier en Febrero del 88 en la XXVII SN en la final Vegueros VS Santiago de Cuba, con corredores en 1ra y 2da sin out, vino en el 9no a socorrer a Rogelio García y tras dominar a Pacheco y Kindelán, ambos en fly a 3ra y SS respectivamente poncó a Fausto Álvarez y Vegueros ganó el juego y con ello el campeonato.
    Muchas son las historias como las del Coronel Vázquez (ya fallecido) que en el protocolo cuando venía a batear Linares, le gritaba al lanzador contrario jocosamente “Oye ponchame a este negro, y al otro que viene detrás”, refiriéndose a Casanova, o cuando le decía a Juan Castro “Oye Juanito, ustedes la dinastía de los Castros son los que mas se han ponchado en el mundo” o cuando le decía a su esposa “Cacha, ponme el agua y la comida rápido para irme para el estadio que hoy pitchea Genaro (hermano de Juan Castro) y quiero verlo lanzar, Cacha le responde, “ahi Vazquecito, pero si el juego acaba de empezar” y el Coronel le riposta, “Precisamente por eso Cacha, si llego después del 3er inning, ya no lo veo, porque lo explotan”

    • Ramón en 14 enero, 2019 a las 4:12 pm
    • Responder

    Muchas gracias al profe por esta excelente crónica, muy interesante la historia del San Luis, tambien muy interesantes los comentarios de los foristas sobre todo las anecdotas referidas al Coronel Vázquez de Amaya. Segun tengo entendido allí también se va a instalar una pantalla como la del Latino, creo que muy merecido para Pinar del Rio por las glorias que ha dado a nuestro beisbol. Saludos a los peñistas de la MD.

      • Amaya en 14 enero, 2019 a las 4:35 pm
      • Responder

      Saludo hermano, pronto el 16 de enero cumplirá también año Jorge Fuentes Fleitas, el mas laureado de los mentores en el beisbol cubano, el Coronel Vázquez. fue un apasionado del beisbol, residía muy cerca del estadio y siempre veiamos el juego juntos en el protocolo, muy humilde y sencillo a pesar de sus grandes meritos revolucionarios y de lucha, fue siempre un gran admirador y amigo de toda aquella pleyade de peloteros nuestros, a pesar de ser oriental siempre fue un fiel fanático de nuestros equipos, con él había que reirse mucho era muy ocurrente, a veces cuando venía Casanova a batear, se paraba del asiento y le gritaba “Oye negro, hoy no me vas a dedicar un jonrón”

        • Ramón en 15 enero, 2019 a las 2:40 pm
        • Responder

        Pues como no hermano, puedes felicitar a Jorge Fuentes, pues tienes razón en lo que dices, para mi también fue un gran manager. Gracias por contarnos esas anécdotas interesantísimas. Saludos para Ud y su familia. Un abrazo.

    • Dr. Reinaldo en 15 enero, 2019 a las 1:49 pm
    • Responder

    Vale Amaya. Ya veo que estas en el Buppen calentando. No olvides al Neno Pacheco y que te hable de su otro hermano fallecido. Ambos fueron fundadores del San Luis. Un abrazo. Ya tu Email se estabilizo.jaja. un abrazo.

    • Amaya en 19 enero, 2019 a las 8:51 am
    • Responder

    Voy a un breve descanso a Villa Militar Soroa, hasta el lunes, pero no puedo irme sin dedicar una breves palabras a mi estadio que hoy cumple 50 años exactos desde su inauguración, en mimente el recuerdo de quizás según mi padre mi primera visita a este digno recinto ocurrió según él una tarde dominical cuando yo tenía 5 años en 1972 para ver un juego de la XII SN entre Vegueros y Granjeros, me contó años después que se juego lo lanzaron Jesús Guerra contra Oscar Romero y que al final lo ganó Vegueros 3 x 1, pero para mi el que no puedo olvidar fue el de una noche de finales de 1974, entonces ya de la XIV SN, ya que fue la primera vez que ya tuve conciencia de que venía a ver beisbol y me concentraba en el juego a pesar de tener solo 7 AÑOS, ese lo recuerdo perfectamente eran Vugueros contra Ganaderos, el pitcher de los nuestros era nuevamente Jesús Guerra y por ellos Gaspar Legón, allí vi por primera vez un jonron, que si mi memoria no falla fue de Sandalio Hernández y ese juego lo ganó Ganaderos, fueron después muchos juegos, pero de ello hare una crónica mas adelante, por hoy MUCHAS FELICIDADES A MI CAPITAN SAN LUIS por sus 50 años y a todas las glorias que en él han brillado, nos vemos el lunes con buenas nuevas.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.