Enero es mes de Coppa de Italia, pues con el parón de la Champions League, los clubes transalpinos se disputan su competición del KO. La Juventus de Turín lleva ganando los últimos cuatro torneos, en los que obviamente ha hecho doblete con el torneo de liga, el cual mantienen en sus vitrinas durante los últimos siete años de manera consecutiva.

Por eso, los de Massimiliano Allegri no pierden de vista la Coppa, pues aunque sea el tercer torneo en sus prioridades anuales, es un torneo que gusta ganar en la casa y que además permite darle minutos a los jugadores menos habituales.

Este pasado fin de semana disputó su primer encuentro en la competición, a la que accede en octavos de final en su condición de campeón defensor de la liga, y no tuvo problemas para llevarse por delante al Bolonia con un once inicial alternativo, en el que por supuesto no figuraba Cristiano Ronaldo.

Los planes con el portugués en Turín son claros. A punto de cumplir los 34 años, Allegri quiere que Ronaldo llegue en la mejor forma posible al choque de los octavos de final de la Champions League contra el Atlético de Madrid, a disputarse la última semana de febrero, por lo que difícilmente veremos al 7 como titular en estas primeras dos rondas de la Coppa.

La Juve venció 0-2 al Bologna, con goles de Bernardeschi y Kean, en un partido en el que no estuvieron presentes ni Ronaldo ni Mandzukic ni Dybala de inicio, pero en el que sí participaron el portugués y el argentino como dos de los tres cambios de Allegri.

La decisión de contar con sus dos máximas estrellas, aunque fuera sólo un rato, habla bien a las claras de lo en serio que el equipo se toma este torneo, que no por menor deja de ser más importante para el club.

En cuartos de final los bianconeri se enfrentarán al Atalanta en eliminatoria a partido de único, y de conseguir el pase será en semifinales cuando disputen una eliminatoria a doble partido ante el ganador del cruce entre la Roma y la Fiorentina.

En el otro lado del cuadro, los rivales de la Juventus tienen un camino –a priori– más complicado hacia el título. AC Milan y Napoli se enfrentarán en cuartos de final, mientras que el Inter de Milán se las tendrá que ver la Lazio. Los ganadores de ambos lances se enfrentarán en semis por un puesto en la gran final, presumiblemente ante el actual campeón.

La Juventus tiene ganas de cerrar un año espectacular que ha empezado de la mejor manera posible. El siguiente paso será esta misma semana, en Jeddah, Arabia Saudita, cuando la Vecchia Signora luche por la Supercoppa Italiana ante el AC Milan, pero luego llegará el momento de asegurar el pase a las etapas definitorias de la Coppa, mantener el ritmo en la Liga y, a ser posible, dar el campanazo en la Champions League.

Los tifosi quieren soñar con una campaña para la historia y los hombres de Allegri, liderados por Ronaldo, van a tener que poner toda la carne en el asador para no defraudarles.