•  
  •  

 

El Barcelona recibe este domingo en el Camp Nou al Leganés obligado a cumplir la lógica tras la goleada del Atlético de Madrid en Huesca, que coloca a los de Simeone a dos puntos en un comienzo de segunda vuelta que el entrenador azulgrana, Ernesto Valverde, consideró ‘vital’ en el carrusel de partidos continuados que alumbran en el calendario inmediato.

El entrenador azulgrana recordó que el equipo madrileño “nos sorprendió” en el encuentro de Butarque y puso el acento en la necesidad de mantener una buena imagen cuando comenzada la segunda vuelta la situación ya cambia “porque empiezas a descontar partidos y es importante no ceder ventaja”.

El Leganés, derrotado en sus dos anteriores visitas al Camp Nou y que hasta el triunfo de la primera vuelta contaba por derrotas sus cuatro enfrentamientos con el Barça, llega al estadio azulgrana con un optimista bagaje en la Liga, habiendo perdido solamente uno de sus últimos nueve partidos, en los que solamente encajó seis goles.

Los de Pellegrino, capaces de dejar su portería a cero en seis jornadas desde que comenzó el campeonato, se presentan ante un Barça en el que Valverde, lo reconoció en la sala de prensa, deberá empezar a meter mano en su alineación, teniendo en cuenta que el miércoles visitará al Sevilla en Copa, el próximo domingo visitará al Girona, al siguiente miércoles recibirá a los andaluces, recibirá al Valencia… Un calendario que no le da tregua y obligará a remover el once con rotaciones más obligadas que deseadas.

“¿Messi? Es posible que descanse, como pasa con otros jugadores. Nos viene un seguido de partidos importantes y tendremos que estudiar esa posibilidad” aceptó el entrenador del Barça, que de entrada podría dejar en el banquillo este domingo a Lenglet para formar con Murillo junto a Piqué, teniendo en cuenta que el colombiano, sancionado en la Copa, no podrá jugar en el Sánchez Pizjuán.

El regreso, ya recuperado, de Vermaelen coincidió con la ausencia, llamativa, de Denis Suárez en la lista de convocados del equipo azulgrana, lo que podría dar a pensar en que el gallego sí estaría cercano a abandonar el club en este mercado de invierno, llamado por un Unai Emery que ya le tuvo a sus órdenes en el Sevilla y quiere reclutarle en el Arsenal.