•  

 

Opiniones o comentarios: Vía Twitter/Instagram/Facebook @SebastianMCESPN Por favor lee este aviso legal antes de enviar tu comentario.

MIAMI — Más de 30000 fanáticos se juntaron en Foxborough para despedir a los Patriots antes de su partida a Atlanta.

Allí, el mariscal Tom Brady agradeció el apoyó y arengó a sus simpatizantes al grito de “¡Todavía estamos aquí!”.

No es simplemente que Brady es un competidor tremendo, que anota todo lo negativo que dicen acerca de su equipo y que únicamente está buscando una excusa más para motivarse.

La realidad es que tanto Brady como los Patriots son conscientes, de que la generación joven de mariscales es una realidad. Y que pese a que por momentos parecen desafiar el tiempo, el calendario es implacable para todos.

Sean McVay acaba de cumplir 33 años, y se convertirá en el entrenador en jefe más joven de la historia en dirigir un Super Bowl. Bill Belichick, a mi criterio el mejor entrenador en jefe de la historia, le lleva 33 años y 283 días.

Belichick buscará convertirse en el entrenador más viejo en ganar un Super Bowl.

El mariscal de los Rams, Jared Goff, creció idolatrando a Peyton Manning, se disfrazaba de él en Haloween, aunque también admiraba a Brady y su grandeza.

El domingo se estarán enfrentando, y Goff tiene 17 años y 72 días menos que Brady, quien será el primer mariscal de 41 años en disputar un Super Bowl.

Generalmente, la ventana de éxito de un equipo es mientras su mariscal está en su contrato de novato, aunque a la vez es difícil ganar cuando eres una selección alta de draft.

 

Principalmente, porque en la teoría, cuánto más alto te eligen en el sorteo, a un peor equipo llegas.

Y para ilustrar este ejemplo, Goff es la primera selección general del draft en llegar al Super Bowl en sus primeros tres años de carrera.

Curiosamente, la presente dinastía de los Patriots, que están a punto de jugar en su noveno Super Bowl en 17 años, comenzó en el 2002 cuando New England derrotó a los Rams.

Si nos dejamos llevar por la historia, hay promesa de partido plagado de emociones para este domingo en Atlanta.

En los anteriores ocho Super Bowls en los cuales participó New England, los encuentros han sido definidos por un promedio de 4.3 tantos por partido. Para que se den una idea de la discrepancia con respecto a los otros partidos finales, el margen de victoria promedio en los otros 44 Super Bowls, fue de 15.8 puntos.

Ojalá se mantenga la tendencia, y volvamos a tener un partido vibrante.

Considerado el mejor mariscal de campo de la historia, tiene fortalezas y lados débiles frente a una defensa efectiva. ¿Cómo le irá este domingo? #SBXESPN

Pero más allá de lo que pase este domingo, esta temporada ha sido la confirmación del paso del testamento.

Hay múltiples equipos jóvenes que están en ascenso, y si bien esta semana Tom Brady ratificó que pretende jugar hasta los 45 años de edad, la realidad es que la generación joven es una realidad.

Y si no es Goff y los Rams este año, quizás sea Patrick Mahomes y los Chiefs el siguiente, o Dak Prescott y los Cowboys, o DeShaun Watson y los Texans…

En fin, ustedes entienden la idea. La NFL está en buenas manos, pero por ahora Brady se niega a entregar el batón.

Mucha agua ha pasado por debajo del río desde entonces, pero acá va lo mejor de aquél Super Bowl XXXVI en el cual INICIÓ LA DINASTÍA.

Si los Rams quieren esperanzarse, deben tener en cuenta que los Patriots tienen un récord de 0-2 en “partidos revancha”, dado que perdieron ante los Eagles y los Giants.

Por lo pronto, así llegamos al final de una nueva temporada del Gurú de las Diagonales, y como siempre digo, les agradezco de corazón el haber leído y los veo la próxima temporada para nuestra campaña número 17.

¡A disfrutar de otro Super Bowl!

* Los equipos locales están en segundo término

Estadísticas Playoffs:

Con Línea de Apuesta: 6-4

Sin Línea de Apuesta: 4-6

Altas y Bajas: 4-2