SEGREGACIÓN,INTEGRACIÓN Y CALIDAD.

7:55 am

 

 

Por el amigo de la peña: Rolando Ortiz Torres

 

 

Jackie Robinson el hombre que derribó la berrera en 1947,

vistió por primera vez el uniforme de los Dodgers en La

Habana durante la gira de 1947….                             

 

 

 

Seguramente cada vez que ha leído alguna biografía o escrito sobre algún jugador negro anterior a la integración de las Grandes Ligas en 1947 habrá visto repetirse hasta el cansancio frases como: ¨lamentablemente no pudo brillar en la gran carpa¨….¨no pudo demostrar su calidad en las Mayores¨…¨no pudo jugar en las Grandes Ligas¨…y otras similares o con significados parecidos…Indudablemente las Grandes Ligas norteamericanas son el tope en el beisbol, el torneo de mayor calidad sin dudas…¿pero fue siempre así?…¿tuvieron las Mayores siempre el máximo nivel beisbolero, las mejores estrellas o el máximo nivel competitivo como hoy?…¿fueron inferiores las Ligas de Color y por ende hay que dudar de la calidad de los jugadores que tomaron parte en dichos torneos?…¿Es inferior el rendimiento o dudosa la calidad de Josh Gibson, Cristóbal Torriente o Martin Dihigo simplemente por el hecho de que no jugaron en unas Ligas Mayores Blancas?…¿No pudiéramos decir lo mismo de Ruth, Cobb o Ted Williams?…porque ellos enfrentaron a los mejores jugadores claros de su época en su liga, pero nunca midieron en esa misma liga su calidad ante portentos de raza negra…Veámoslo de una forma sencilla.

Imaginemos que la segregación racial no hubiera concluido en 1947 y aun hoy, en pleno 2019 siguiera el reglamento que impedía a los jugadores negros tomar parte en las Mayores. Si fuera así, eso nos obligaría a retirar de esas ligas a todos los peloteros afroamericanos y latinos oscuros, y quizá también asiáticos. Pregunta obvia: ¿sería la misma calidad sin ellos?, creo que los seguidores del beisbol estarían de acuerdo con la respuesta obvia: NO. Evidentemente si retiramos de allí a la inmensa mayoría de jugadores dominicanos, cubanos, boricuas, y de otras nacionalidades así como a todos los afroamericanos la calidad de ese campeonato no sería la misma. Y siguiendo la misma línea de pensamiento, ¿si esos jugadores, que por prejuicios raciales no pudieran jugar allí decidieran crear una liga paralela para ellos esta no tendría calidad sencillamente porque no jugaría ningún jugador blanco? Es posible que usted piense que no, que ese torneo si tendría calidad, más que las Ligas Mayores quizá no, pero tampoco menos que aquellas y en todo caso ambos campeonatos de color perderían calidad con respecto a las Grandes Ligas Integradas pero habría un empate técnico entre ambas por separado en el que nadie pudiera argumentar la superioridad de una con respecto a la otra.

Si la integración no se hubiera producido estrellas en las mayores como Tany Pérez, Hank Aaron, Ricky Henderson, Willie Mays, Roy Campanella, Rod Carew, Sammy Sosa, Papi Ortiz, Barry Bonds, Ken Griffey Jr., Jackie Robinson, Orestes Miñoso, Tony Oliva, Bob Gibson, Ernie Banks, Roberto Clemente, Lou Brock, Ozzie Smith, Pedro Martínez, así como Tony Gwynn, Andre Dawson, Orlando Cepeda, Reggie Jackson, Ferguson Jenkins, JimPuckett, Frank Robinson, Willie Stargel, Mariano Rivera, Vladimir Guerrero, Frank Thomas y muchísimas otras luminarias nunca hubieran pisado un diamante de la Gran Carpa. ¿Hubiera sido la misma historia sin ellos?¿Si esos jugadores afroamericanos y afrolatinos jugaran en una liga para ellos no tendría esta calidad? ¿Sería el nivel de su juego inferior? Siempre he pensado que no. De hecho muchos historiadores coinciden en señalar que desde 1920 con la fundación de la primera Liga Nacional Negra hasta 1947 en los Estados Unidos funcionaron dos sistemas de Grandes Ligas: una blanca y otra negra. El hecho de prohibirse la entrada  a las Mayores a jugadores negros, no puede condicionar bajo ningún concepto la inferioridad de estos o de los torneos en que tomaron parte, incluso, esta situación coyuntural propició el florecimiento de las ligas invernales con el incremento de su calidad al no presentar estas las prohibitivas medidas de las Grandes Ligas. Ejemplo claro de ello fue la Liga Invernal Cubana.

Nuestro país fue el segundo en presentar una liga de beisbol organizado y profesional después de los Estados Unidos desde el mismo siglo XIX, pero ya en el  1900, quizá por las condiciones sociales y la composición étnica de nuestra nación o porque nuestros promotores y hombres de negocio y beisbol supieron ver las ventajas que esto traería, nuestro campeonato se integró racialmente, siendo la primera liga en el mundo donde hombres de cualquier raza pudieron jugar y medir su calidad y cualidades unos frente a otros, lo cual claro está, no significó que los prejuicios raciales y sociales no continuaran imperando fuera del terreno de juego, incluso no todo fue felicidad dentro de este, pero Cuba dio el gran paso en ese sentido y con la apertura desde 1907 a la importación de jugadores foráneos nuestro torneo se convirtió en un paraíso beisbolero para todos los jugadores afroamericanos que encontraron en nuestro país un campeonato, que si bien sufrió altas y bajas, irregularidades o escaseces propias de los tiempos y los vaivenes económicos y políticos, no conoció desde entonces de distinciones raciales para su desarrollo.

Como consecuencia de la segregación racial imperante en el beisbol norteño en aquellos tiempos Cuba fue el país donde en el terreno jugaron blancos y negros, y por las características de aquel beisbol, no solo lo hicieron los talentos del patio sino también los de otros confines, incluso de las Mayores y Menores  y aunque decenas de jugadores nuestros militaron en la Gran Carpa porque su color se los permitió, los monstruos sagrados de aquella época nunca jugaron en las Grandes Ligas. Martín Dihigo, José Méndez y Cristóbal Torriente, no necesitaron jugaran allí para ser reconocidos como los mejores jugadores cubanos de la era profesional, por encima de Luque o Marrero, por ejemplo.  Hoy están en Cooperstown por su desempeño en el beisbol negro e independiente.

 

 

Martin Dihigo, el hombre que da nombre a nuestra peña, ha sido sin dudas el mejor pelotero Allaround de la historia. El cubano tiene bien puesto el mote de ¨El Inmortal¨ al ser el único jugador en el mundo en estar exaltado a los Salones de la Fama de cuatro países distintos. Dihigo fue ídolo en todos los torneos a los que llevó su don beisbolero, jugó todas las posiciones con solvencia y también desde los banquillos quedó vencedor….

 

 Las Series Americanas trajeron a nuestro país a grandes equipos de las Mayores, a selecciones de las Ligas Negras y a equipos de las menores. Cerca de un centenar de miembros del Salón de la Fama jugaron en la isla y no pocos especialistas coinciden que algunas de las temporadas del beisbol invernal en nuestro país tuvieron calidad de Grandes Ligas. Pero no solo Cuba desarrolló torneos de alto nivel. La Segunda Guerra Mundial tuvo un impacto hacia la baja en las Mayores y esto fue aprovechado por los campeonatos caribeños para incrementar notablemente su calidad. El torneo dominicano de 1937 es recordado como uno de los más fuertes jugado en estas regiones, desde fines de los años 30 y hasta los 50 los boricuas vieron florecer su evento domestico con estrellas locales, caribeñas y norteamericanas. Por estos años la Liga Mexicana, surgida en 1925 y de mano de los hermanos Pasquel, vivió un periodo de esplendor, rivalizando incluso con las Grandes Ligas, importando jugadores de ese circuito que vieron en México una vía para evitar el reclutamiento  a las Fuerzas Armadas,así como futuros Salones de la Fama de las Ligas Negras y el Caribe que encontraron un hogar en la tierra azteca. Incluso muchos estelares prestigiaron la Liga Venezolana que operó por esos años.Sin ninguna duda los torneos invernales no midieron a los jugadores por el color de su piel sino por su calidad.

Si bien entre 1900 y 1947 la segregación fue total en las Grandes Ligas, en el siglo XIX aún esta dejó algunas brechas que permitieron por ejemplo que 33 jugadores negros jugaran en equipos de ligas menores y que incluso los hermanos Walker lo hicieran en las mayores con el Toledo en 1884. Durante el cierre total a los negros se desarrollaron más de 400 juegos de exhibición entre  equipos de una raza y otra y los jugadores negros sacaron ventaja, claro, estos partidos se celebraban fuera de la temporada regular y no siempre participaban todos de Grandes Ligas ni siempre eran los mejores pero es algo a tener en consideración.

La integración racial en 1947 no fue borrón y cuenta nueva como algunos pudieran pensar, y la aceptación y extensión de la misma por todos los equipos fue algo que avanzó bastante lento. Para que se tenga una idea baste con señalar que cuando Jackie Robinson se retiró en 1956 aun tres equipos no habían puesto a jugar a ningún pelotero negro. Sin embargo no es menos cierto que la calidad de juego de esos atletas y su estilo de juego se fue imponiendo y para comienzo de los sesenta se estimaba que la presencia afroamericana y latina rondaba el 20 % en las mayores, ya para 1976 la cifra estaba por el 35% y en 2016 había en el Hall de la Fama más de 50 jugadores negros, y si es cierto que por diversas causas la presencia de jugadores afroamericanos en las grandes ligas ha disminuido en los últimos años,se ha ido incrementando la presencia latina.

 

El panameño Rod Carew fue uno de los bateadores más productivos y consistentes de época. Una verdadera máquina de batear. Carew ganó 7 títulos de bateo, un MVP, fue Novato del Año y asistió a cada uno de los Juegos de Estrellas desde su debut hasta el año previo a su retiro…Con más de 3 000 hits, 348 robos y promedio de 328 ingresó al Salón de la Fama en 1991…

 

Seria ciertamente absurdo minimizar la calidad de los jugadores americanos y latinos que por su color oscuro no pudieron participar de las mayores por el simple hecho de que no jugaron allí y tampoco se puede disminuir la calidad de los torneos norteños y latinos en los que sí pudieron exhibir sus dotes y habilidades. Entre 1947 y 1951 de las Ligas de Color surgieron cinco monstruos como Jackie Robinson, Roy Campanella, WillieMays, Hank Aaron y Ernie Banks, todos en Cooperstown. En su lista de los 100 mejores peloteros de la historia recopilados en el libro Historical Baseball Abstract, el padre de la sabermetría moderna, Bill James, incluyó a 12 jugadores de las Ligas Negras anteriores a la integración racial y argumentaba: ¨Si esas Ligas fueron capaces de producir cinco jugadores como esos en 7 años ¿que decir sobre los 40 años previos?¨

Como pincelada: el Juego de Estrellas de la Ligas Negras de 1935 presentó a ocho futuros miembros del  Salón de la Fama: RayDandrige,Leon Day, Martin Dihigo, Papa Bell, Oscar Charleston, Josh Gibson,Buck Leonard y Willie Wells, además de Satchel Paige que no apareció en el choque, mientras en el segundo partido del AllStar de 1948 desarrollado en el YankeeStadium, jugaron el mayor número de jugadores que saltarían a las Grandes Ligas con un total de 14: Joe Black, Bob Boyd, Willard Brown, Vibert Clark, George Crowe,  LukeEaster, Junior Gillian, Sam Hairston, Monte Irvin, Luis Marquez, Orestes Miñoso, Quincy Trouppe, Roberto Vargas y Artie Wilson. La mayor cantidad de futuros lanzadores de las mayores coincidieron en el Juego de Estrellas de 1950 donde lanzaron cuatro pitcher que pronto lo harían en los circuitos mayores, los ya mencionados Joe Black y Vibert Clark además de Connie Johnson y Pat Scanteblury. El partido de 1953 presento al últimoSalón de la Fama en jugar en estos clásicos: Ernie Banks. En total en los Juegos de Estrellas de las Ligas Negras entre 1936 y 1955 hicieron acto de presencia más de 30 jugadores que serían inmortalizados en el Hall de la Fama y 35 llegaron a debutar en las Mayores. Y para merito nuestro más del 90 % de los jugadores exaltados de la época anterior a 1947 jugaron en nuestra Liga Profesional.

 

El estelar Josh Gibson, un jonronero de leyenda,con una fuerza descomunal, es para varios entendidos el mayor slugger de la historia. En sus años de jugador copó los jonroneros de las Ligas Negras por varios años y estableció records de cuadrangulares en su momento en Cuba, Puerto Rico, Mexico y la National Negro League….

 

Tampoco sería justo hablar de la superioridad de un bando sobre el otro o pretender que los de ambas orillas eren extraclases, en ambos circuitos los hubieron buenos y malos, y una razón de peso que esgrimen algunos para afirmar la clara superioridad de la Grandes Ligas es que la población negra en los Estados Unidos se mantuvo entre el 10 y el 15 % del total y es obvio que sacando cuentas sencillas la disponibilidad de jugadores era bastante pequeña para las Ligas Negras comparadas con la gran población que disponía las Mayores para sacar talentos en mayor cantidad, sobre todo en el pitcheo, aunque es claro que eso no puede ser una razón de peso, sino comparemos los casos de Japón, Dominicana o Cuba con respecto a los Estados Unidos, es indudable la calidad que producen los dos caribeños con una población bastante pero bastante inferior con los asiáticos o los norteños y como a pesar del sistema japonés y de la gran población de ese país las pequeñas naciones latinas aportan muchísimos más jugadores a las Mayores y con mayor peso, trascendencia y calidad global. Por esa misma razón no hay porque ensalzar las virtudes de una liga y demeritar otra en esos años, es muy posible que las Ligas Mayores, por el apoyo económico, mediático, por su estabilidad, seriedad y rigor matemático y estadísticos y por otros factores sociales, económicos y políticos de peso hayan tenido una trascendencia, estabilidad y calidad muy sólidas y establecidas. Su calidad debió haber sido superior al beisbol independiente negro norteamericano anterior a 1920 pero entre ese año  y 1950,con la formación de las  Ligas Negras y sobre todo en las décadas del treinta y el cuarenta la brecha se cerró significativamente y durante varios años esas ligas así como las invernales del Caribe ofrecieron un nivel de juego que tal vez no haya estado por encima de las Mayores pero si muy cerca y en ocasiones equiparadas con aquella. Ya para esas fechas la mayoría de los partidos del calendario de Las Ligas Negras se jugaban en estadios de las Grandes Ligas como el Forbes Fields, el Yankee Stadium, el Griffith Stadium, el Comiskey Park…no pensemos en potreros o terrenos desastrosos. El salario de muchos jugadores negros superaba al mínimo de 5 000 dólares de las Mayores porque el beisbol se había convertido en uno de los mayores negocios de la comunidad negra norteamericana y además estos marchaban a México o el Caribe y ganaban mucho más dinero, incluso para la década del 40 más de un tercio de los peloteros de ese circuito asistía a las universidades de color, en fin, no hay que subestimar  a esos jugadores a los que su color no les permitió jugar en las Grandes Ligas, hay que resaltar sus méritos y los de esos campeonatos en los que si desplegaron su talento en una época de bochornoso racismo en la que tomando prestado el título de un libro de Robert Peterson, en el terreno de juego: ¨Solo la pelota fue blanca¨.

Bibliografía: Black Baseball NationalShowcase. Larry Lester/Latinos en el beisbol. James D. Cockcroft/ South of the Color Barrier.John Virtue/Historia de las Ligas Negras de Estados Unidos. Rafael  García-Toledo/planetabeisbol.com/Seamheads.com/Onlytheballwas White. Robert Peterson/ Whoiswho in Cuban Baseball. Jorge S. Figueredo/ baseballhall.org/thisiscooperstown.com/Negro Leagues Baseball Museum en www.nlbm.com/ Negro League Baseball en SABR.org/ Historical Baseball Abstract. Bill James / TheBiographicalEncyclopedia of the Negro Baseball Leagues. James A.Riley/VoicesFromThe Great Black Baseball Leagues. John Holway/baseballguru.com/agatetype.typad.com/The Negro Southern League. Willliam J. Pott/

 

 

3 comentarios

  1. excelente crónica q nos trae a todos recuerdos del pasado y muchas enzeñanzas. saludos

    1. Clase de peloteros porque además de romper la barrera racial, era tremendo bateador, visitarme a mi Bloc de fútbol cubano shodaime.cubava, todo sobre fútbol

    • SIEMPRE NARANJA en 6 febrero, 2019 a las 11:40 am
    • Responder

    Gracias Rolando por este trabajo, muy detallado por cierto y con una bibliografía profesional, que demuestra una vez más que aquellos, con su piel negra, podían haber sentado a muchos en la Gran Carpa.

    Gracias una vez más y saludos……

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.