El sábado pasado el delantero del Real Madrid, Gareth Bale, ingresó al derbi ante el Atlético relevando a Vinicius, y minutos después definiría el partido con el tercer gol del encuentro (1-3); sin embargo, en su celebración realizó un ‘corte de manga’ que podría traerle consecuencias.

Este jueves, La Liga de Futbol Profesional denunció ante el Comité de Competición de la Federación Española de Futbol el festejo del galés, lo que podría generarle una sanción de entre uno y tres partidos, de acuerdo con el reglamento.

En un comunicado, La Liga expuso que el comportamiento del futbolista merengue ante el Atlético de Madrid amerita ser sancionado.

“Dicha conducta se incardina entre las actuaciones prohibidas y sancionadas por el citado ordenamiento jurídico federativo vigente, por lo que, después de los trámites oportunos, deberá ser objeto, en su caso, de imposición de las sanciones allí previstas al sujeto responsable de la misma por parte de las autoridades públicas y federativas competentes”.

 

La Liga fue más allá y explicó a detalle cómo fue la celebración de Bale ante el Atlético de Madrid, para exponer sus argumentos por los cuales llevó a cabo la denuncia.

“En el minuto 73 de partido, y tras anotar el jugador del Real Madrid CF, Gareth Bale, dorsal 11, el tercer gol de su equipo, en la celebración de este, siendo audible en la grabación audiovisual del partido algunos abucheos de parte de los aficionados locales, agita el brazo derecho llevándoselo a la proximidad de su cabeza, en previsible signo de provocación animosa al público, efectuando posteriormente un ademán de posible significado obsceno y despectivo levantando el brazo doblado y golpeándose en la mitad de él con la otra mano”.

Incluso el organismo recordó que hace un año informó de que “cualquier celebración ofensiva de gol que pudiera generar crispación en el público o que se considerara como contraria al buen orden deportivo, aun cuando no fuera reflejada en el acta arbitral, se trasladaría a este Comité, para la depuración de las responsabilidades disciplinarias oportunas”.

De acuerdo con el reglamento, el castigo para Bale podría ser de uno a tres partidos o por tiempo de hasta un mes, aunque esto lo determinará el Comité, si es que considera que la celebración denunciada supone una provocación al público.