MADRID — Real Madrid tiene la esperanza de que la denuncia en contra de Gareth Bale sea archivada.

La denuncia la Liga ante el Comité de Competición Profesional por el “corte de mangas” que Gareth Bale dedicó a la afición del Atlético de Madrid tras marcar el tercer tato en la victoria por 1-3 del Real Madrid en el derbi de la jornada 23 causó cierta alarma en Madrid debido a que podría acarrearle una dura sanción, que podría alejarlo del terreno de juego en la recta final del torneo de Liga.

Según el código disciplinario, las conductas contrarias al buen orden deportivo de carácter leve contempla multas de hasta 602 euros y suspensiones de hasta cuatro partidos. Para las graves, el castigo puede llegar a los 12 encuentros con multas de hasta 3,000 euros.

Pero para que esto suceda, el Comité de Competición deberá, primero, tomar la decisión de entrar de oficio, ya sea “por inicia del órgano”, o bien, “en virtud de una denuncia”, como recoge en la normativa del Código Disciplinario. Esto siempre y cuando considere que el gesto denunciado constituye una provocación al público.

De ser así tendrá que designar a un Juez Instructor para investigar el caso y quien contará con un plazo de un mes para recabar pruebas. O bien, abrir un expediente informativo.

En ese sentido hay cierta tranquilidad en el Real Madrid en torno al caso. Aunque ya se han puesto manos a la obra en preparar la defensa al jugador para acudir hasta la última instancia en caso de que sea sancionado, la directiva merengue confía en que la denuncia sea finalmente archivada por la Jueza Única de Competición, Carmen Pérez, o en caso de abrir un expediente, que acabe en una multa al jugador.

 

Molestia por el trato ‘desigual’

La denuncia de la Liga ha aumentado la tensión en las relaciones entre el club y la Liga tan solo dos días después de que el presidente de la Liga, Javier Tebas, señalara al Real Madrid como responsable de las múltiples quejas en torno a las decisiones del VAR.

Después de que el Real Madrid acudiera a la Federación Española de Futbol con una queja formal por un penal a Vinicius Júnior no pitado en la derrota frente a la Real Sociedad (0-2), Tebas expresó su malestar ante lo que consideró una “campaña mediática” contra el VAR orquestada.

“No puede ser que 20 minutos después de un partido Florentino (Pérez) llame al presidente (Luis) Rubiales y que se haga público. Me parece mal. Y que todo eso vaya acompañado de una campaña mediática sobre si uno es independentista, antimadridista”, dijo en n encuentro con los medios de comunicación el pasado 30 de enero.

Dos semanas después, al tiempo que el organismo que preside denunciaba a Gareth Bale, volvió a arremeter contra el dirigente merengue.

El contacto, afirmó, “abrió la veda por parte del presidente del Real Madrid con el de la Federación, pues ahora todo el mundo habla. Me sorprende que además el presidente (Rubiales) hable de proteger a los árbitros cuando él fue el primero que filtró su llamada de Florentino. Se abrió la veda a comentarlo todo y ahora es excesivo; todos hablan sobre el VAR” dijo.

Aunque esta vez no han tomado una postura oficial, en el Real Madrid hay molestia. Según ha trascendido, en el club no se entiende la razón por la que La Liga decidió denuncir a Gareth Bale y no a la afición del Atlético de Madrid, como suele hacerlo, luego de que lanzaran ratas de peluche a Thibaut Courtois, una acción que considera aún más ofensiva.