Principales resultados del fin de semana de LaLiga: Un Barça sin alma gana. La Liga se le escapa al Real Madrid + Griezmann mantiene al Atlético en la pelea

12:22 pm

 

 

Un Barça sin alma gana de penalti al Valladolid

Getty Images

 

BARCELONA (Jordi Blanco | ESPN Digital) — De penalti y gracias. Un penalti, eso sí, clamoroso por empujón de Michel a Piqué. Lo transformó Messi rozándose el descanso y con eso le valió al Barcelona para imponerse al Valladolid en el, para muchos, peor partido del líder en toda la temporada. Ganó el equipo azulgrana por 1-0 sin entenderse, siendo generosos, si ahorró energías pensando en lo que le viene o si, como otros apuntarían, no dio más de sí en una noche para el olvido.

De penalti habría podido aumentar la renta el campeón, en la recta final cuando Quico Olivas trabó a Coutinho… pero esta vez Jordi Masip le atajó el lanzamiento al capitán del Barça. Volvió a demostrarse que el mejor futbolista del mundo no es, para nada, el número uno desde el punto de penalti.

Al Valladolid, bien colocado, ordenado y paciente, le faltó acierto en el remate y un punto de atrevimiento. Quizá su cautela le favoreció en aburrir a un rival, el Barça, que no supo romper su línea defensiva ni tampoco superar su posicionamiento en el centro del campo. Con un Dembélé muy plano y un Boateng invisible, toda la tarea ofensiva se quedaba en pies de Messi.

Y el argentino, huérfano de colaboración, se hartó de intentar levantar a un equipo entre fundido y desalmado. Además de estrellarse ante un fenomenal Jordi Masip. Un remate, inocente y muy tibio, de Boateng a los 9 minutos provocó la única intervención de Jordi Masip hasta la recta final del primer tiempo, cuando Piqué, cansado de ver la inoperancia ofensiva de sus compañeros, se fue al ataque con todo y provocó el empujón, el penalti, el gol y el alivio.
Agradeció el Barça el descanso pero no le sirvió para nada, por cuanto no mejoró en la segunda mitad, donde si acaso se entonó Messi para ser el único con algo de clarividencia. Poco a poco se estiró el Valladolid buscando a Ter Stegen, sin encontrarlo pero provocando que el aburrimiento diera paso a cierto temor, a un punto de desencanto y decepción en la grada.

El líder pudo sentenciar con el penalti a Coutinho pero esta vez le atajó el lanzamiento a Leo Jordi Masip encaminándose al desemboque de un partido en el que el Barça acabó pidiendo la hora.

Y fin. Sin ritmo, sin alma, sin alegría y sin futbol. Pero con gol. Con eso se bastó el Barça para seguir su cabalgada en la Liga.

 


 

La Liga se le escapa al Real Madrid

Getty Images

 

MADRID (Paola Núñez, corresponsal) — Girona se cobró la eliminación en Copa con una victoria por 1-2 sobre el Real Madrid en el encuentro disputado este domingo en el Santiago Bernabéu y que devuelve al conjunto merengue a su realidad: a nueve puntos del líder y prácticamente fuera de la pelea por la Liga.

Real Madrid necesitaba poco para seguir en racha. Orden en el juego, suficiente tino para irse con una victoria por la mínima y seguridad en defensa. Pero para un equipo acostumbrado al golpe de efecto con victorias contundentes y cierres épicos, es demasiado pedir que sepa jugar a cuidar un pírrico 1-0.

Madrid tiene otras mañas. La de jugar al borde del precipicio, no.

El equipo merengue lo tiró todo por la borda al minuto 65 cuando Sergio Ramos regaló un penal por una mano en el área. Fue un mero reflejo, algo de torpeza incluso, pero le pudo haber costado una Liga al Real Madrid.

El central debía saberlo, como también muy a su pesar el arquero Thibaut Courtois. Girona, que ya le plantó cara a los otros dos ‘grandes’ en la Liga, no iba a perdonar.

Chistian Stuani batió al arquero belga desde los once pasos y con ello acabó con cualquier esperanza para el Real Madrid de llegar al clásico del 2 de marzo con opciones reales de dar alcance al Barcelona.

El tanto fue un jarro de agua fría para el Madrid, pero no una sorpresa. Lo había hecho todo para que Girona pusiera el 1-1 en el marcador.

Casemiro había abierto el marcador antes de que cumpliera media hora y no sin un gran esfuerzo por parte del equipo merengue. Sin Modric, descansando en el palco, Vinicius Júnior o Gareth Bale, las opciones del Madrid pasaban por lo que Lucas Vázquez o Marco Asensio pudieran hacer por las bandas para ponerle balones a Benzema. Los españoles daban profundidad por banda, el problema era que enfrente tenían a un equipo que sabe replegarse bien sin encerrarse demasiado y cortaba cada uno de sus avances.

Tampoco Ceballos lograba abrir el cerco y Kroos no podía con todo solo. A la enésima llegada sin haber disparado una sola vez, el alemán optó por poner un balón aéreo al borde del área y que Casemiro, en el salto, hiciera el resto.

Desde ese momento el Madrid se convirtió en ese grupo pequeño que asegurado el 1-0, se dedica a cuidarlo, más que a intentar ampliar el resultado. Y así le fue, porque en cuanto se vio con espacio para recuperar terreno, Girona en pleno se lanzó sobre Courtois.

El bombardeo llego a tal punto en la segunda mitad que Sergio Ramos, en su desesperación, metió la mano sin pensar. Caía el 1-1 en un penal y con él un incomodísimo silencio en las gradas. El empate ya era malo, puesto que devolvía al Madrid al tercer lugar y hacía de la victoria sobre el Atlético una anécdota. Diez minutos después cayó la noche. Portu aprovechó un balón suelto en el área y una mala salida de Courtois para poner el 1-2 con un cabezazo.

Girona, en plan gigante, afrontó el resto del partido con la actitud del ganador. Del que lo intenta todo para ampliar su ventaja y cuando no puede, meter hasta las uñas para evitar el empate. Con una defensa con oficio y pensando con frialdad.

Madrid no encontró como devolver el golpe ni teniendo a Vinicius, Mariano y Bale en la cancha en la recta final. Y no solo eso, acabó por dispararse en el pie cuando más apretaba a Bono en el momento en que al filo del 90′, Sergio Ramos vio su segunda amarilla por juego peligroso al intentar rematar con una chilena en la cara de un defensa.


 

“El desgaste nos pasó factura”: Solari

Solari no tira La Liga, pese al tropiezo

 

MADRID — Real Madrid deja escapar Liga por “desgaste”. La buena racha del conjunto merengue llegó a su fin con una derrota por 1-2 ante Girona en el encuentro disputado este domingo en el Santiago Bernabéu. La ‘remontada’ de enero, esas cinco victorias consecutivas en Liga, alcanzaron para volver a la segunda posición de la tabla.

Y solo eso, puesto que el gusto le duró una semana.

Real Madrid ha vuelto a su dura realidad: a dos jornadas del clásico que debía decidirlo todo, ha caído (de nuevo) a la tercera plaza con 45 unidades. A dos del Atlético (47), y nueve del Barcelona (54), que a estas alturas de la campaña, con solo 13 jornadas por delante, empiezan a sonar insalvables.

Aunque para el entrenador Santiago Solari; que no puede darse el lujo de admitir que la Liga es una quimera.

“En absoluto (dan la Liga por perdida). Para nada. Seguiremos peleando por los tres frentes abiertos. Cualquier equipo es difícil no importa la posición en la tabla y nosotros tenemos que seguir”, dijo el entrenador argentino en rueda de prensa tras el encuentro, luego de lamentar la oportunidad perdida para seguirle el paso a los punteros.

“Es una pena. Se nos escapan puntos. Los rivales directos ganaron y nosotros nos alejamos. Es una pena porque veníamos de una buena racha. Tenemos que seguir esforzándonos pero nos quedan a tres puntos más lejos que ayer”, afirmó.

Solari atribuyó el descalabro en gran parte a la “falta de energía” de su equipo. Al “desgaste” que implicó hacer frente a tres encuentros sumamente complicados – deportiva y emocionalmente – para mantener abiertos eso “tres frentes”; Barcelona en Copa, Atlético en Liga y Ajax en Champions.

“El desgaste no es solamente físico; es mental, de concentración… son muchos los factores. Venimos de un trajín importante y puede ser que haya pasado factura a nivel de energía”, reconoció.

Pero el hecho de que saliera vivo de esos tres partidos de suma dificultad, solo hacen ver peor la derrota de este domingo ante un rival que pelea por la permanencia y que hacía diez jornadas de Liga, desde el 25 de noviembre, que no conocía la victoria.

Solari volvió a remitirse a la “energía”. Y la falta de “lucidez” de los suyos.

“Siempre hay un rival el rival juega y hoy lo ha hecho muy bien. En el segundo salió con mucha energía, fue contundente cuando atacó y a nosotros nos faltó esa lucidez y esa energía para ser más profundos”, dijo Solari.

No quiso entrar a valorar si en esa falta de lucidez y profundidad ha influido el hecho de haber realizado cambios cruciales, principalmente, el haber dado descanso a Reguilón y Modric, dos hombres que habían sido fundamentales en la racha positiva, enviando a Marcelo y Dani Ceballos en su lugar, o dejar a Vinicius Júnior para la segunda parte.

“Esas preguntas son imposibles. Hipótesis pasadas o futuras no es un trabajo que podamos hacer. Tomamos decisiones y competimos. Luego con el resultado puesto siempre se pudo haber hecho otra cosa. También como se gana”, dijo.


Griezmann mantiene al Atlético en la pelea

 

MADRID (Paola Núñez | ESPN Digital) — Antoine Griezmann devolvió a la vida al Atlético. Otra vez. El Atlético sufrió para sacar la victoria por 0-1 ante el Rayo Vallecano y mantener así su esperanza de volver a la pelea por la Liga.

Como pudo, y en una posición por demás incómoda, Morata dejó el balón para que el francés finalizara. El ‘Principito’ tampoco estaba en una posición idónea, pero estaba en el área y con eso bastaba. El golpeo fue hasta torpe, un tanto dubitativo. El balón rebotó y se desvió en un defensa, pero entró y es lo que al Atlético de importa.

 

Para el juego que había dado hasta ese momento, más que un premio era un regalo para asegurar tres puntos.

El cuadro rojiblanco había pasado 75 minutos caminando sobre el alambre. Un equipo gris, casi resignado a la mala fortuna, que muy de vez en cuando daba señas de desesperación.

Álvaro Morata y Antoine Griezmann no terminaban de conectar en ataque. Saúl tuvo una de esas raras tardes en que equivocaba las decisiones y los pases – incluso llegó a arriesgar a su equipo a una derrota que habría desatado un desastre. Más extraño aún fue el partido de Rodrigo Hernández, nervioso en el control y errático en la recuperación.

El Atlético estaba partido por la mitad y funcionaban, a veces, las bandas, pues hasta Santiago Arias parecía la sombra de sí mismo. Ocasiones tuvo pocas, y no por falta de facilidades, sino de conexión. Y cuando las encontraba, perdonaba Morata, o perdonaba Griezmann.

Iban y venían casi a rastras, lo que inevitablemente llevaba al Rayo a probar suerte. Los de Vallecas se jugaban todavía más al ver que el tiempo se acaba y siguen hundidos en el descenso y aprovechaban la mínima ocasión para acercarse.

Pero ahí estaba Jan Oblak parándolo todo. Dejando claro, de nuevo, que es en gran medida gracias a sus intervenciones que el Atlético no ha dado la Liga por perdida; aguantando hasta que la otra estrella decisiva tuviera a bien hacer valer su esfuerzo.

Tardó 75 minutos.

Diego Costa volvió a ver acción, recuperado tras una operación en un pie. El delantero acusó la más que razonable falta de ritmo después de perderse las últimas nueve jornadas de Liga.

Pero aún lento y un tanto pesado, tuvo más influencia en el juego del Atlético de Madrid en la media hora que estuvo en la cancha que Álvaro Morata, que ya sea por la desesperación de no poder conectarse, o la incomodidad, se fue diluyendo hasta casi desaparecer. Entonces se le cruzó la oportunidad de oro para demostrar que puede ser importante, aunque sea de rebote, dejándole en bandeja el 0-1 a Griezmann.

No borró del todo esa hora y cuarto de y juego lento y tortuoso. De desesperación, sobre todo en el banquillo de Diego Simeone. 75 minutos hasta que Griezmann, casi en un golpe de suerte, cumplió con su cuota para llegar a 12 goles en Liga en lo que va de la campaña y asegurar tres puntos cruciales.

Si sirvieron para volver a la pelea definitivamente, o para alargar la agonía solo el Atlético lo sabe.


Posiciones Primera División de España

POS Equipo PJ Dif. PTS
1 Barcelona 24 +38 54
2 Atlético Madrid 24 +17 47
3 Real Madrid 24 +12 45
4 Sevilla FC 23 +13 37
5 Getafe 24 +9 36
6 Alavés 23 -3 35
7 Real Sociedad 24 +5 34
8 Real Betis 23 -3 32
9 Valencia 23 +4 31
10 Eibar 24 -1 31
11 Levante 24 -7 30
12 Leganés 24 -5 29
13 Espanyol 23 -10 28
14 Athletic Bilbao 23 -5 27
15 Gerona 24 -9 27
16 Real Valladolid 24 -10 26
17 Celta Vigo 24 -7 24
18 Rayo Vallecano 24 -14 23
19 Villarreal 23 -8 20
20 Huesca 23 -16 18

 

 

Tomado de: ESPN

 

1 comentario

    • ariel en 17 febrero, 2019 a las 4:36 pm
    • Responder

    Es por eso que ganar la Liga tiene su merito, no es facil mantenerse arriba toda una temporada, son 38 jornadas donde debes ganar casi todo los juegos. Imáginate cuando se habla de triplete.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.