Previa del Barça vs Lyon en la Champions League + Cartas desde Barcelona: No te rías que es peor

8:45 pm

 

 

 

 

BARCELONA — La Liga española se ha vuelto loca y acercándose ya al último tercio del campeonato contempla revoluciones tan extrañas en los puestos de cola como cortocircuitos impensables en la zona noble, donde el Barça, sin brillantez pero con parsimonia, asestó un golpe que se sospecha casi definitivo. Gracias al Girona… Lo que nadie habría imaginado la noche del sábado.

El Barça saludó la renovación de Valverde con un partido triste de solemnidad frente al Valladolid que puso de manifiesto el difícil presente de un equipo que aspira a todo sin fiarse su entorno de nada. Y que recibía toques sarcásticos desde Madrid, con un Real lanzado, recortándole puntos y dispuesto a voltearle en la clasificación.

Con un pie en los cuartos de final de la Champions tras ganar en Amsterdam y lanzado en la Liga habiendo enlazado cinco victorias que le sirvieron para llamar al pánico en Barcelona, alrededor del Bernabéu todo era euforia, instalado en una dinámica ganadora que respondía con dudas y un punto de depresión en el Camp Nou.

Risas sin disimulo, euforia desmedida, cacería dispuesta. Hasta que la realidad volvió a escupir de frente al Madrid. El Barça tiene otra vez la Liga en su mano, siete puntos por encima del Atlético y nueve sobre el Real Madrid, casi diez si se tiene en cuenta un goal-average poco menos que imposible de recuperar para los de Solari.

En el Barça, que este lunes vuelve a mirar a la Champions, la prudencia es absoluta. La impone el discurso alejado de cualquier efusividad Valverde, contrapunto perfecto para que nadie deje volar la imaginación y más aún cuando no hay demasiado a lo que agarrarse, con un equipo que ‘va tirando’ y gracias.

Gracias al Girona, se proclamó el domingo en Barcelona a gritos. El equipo de Eusebio, capaz de arrancar un empate en otoño del Camp Nou, conquistó su primera victoria tras diez jornadas hundiéndose, sumando 4 puntos de 30 y asomándose al precipicio.

¿Quién iba a pensar que este Girona sería capaz de congelar la sonrisa merengue?


Génésio confía en dar el golpe contra el Barcelona

 

 

LYON — Consciente de la grandeza de un rival, el Barça, al que presentó como “uno de los más fuertes de todo el mundo”, Bruno Génésio proclamó que el Olympique de Lyon espera “con gran excitación” el primer asalto de estos octavos de final, avisando que su equipo mantiene “la esperanza” de eliminar al equipo español.

“Debemos mantener la organización en todo momento” solventó el entrenador del OL, avisando que su equipo necesitará “equilibrio en el juego porque enfrentarte a un rival como el Barcelona te obliga a estar siempre atento cuando no tienes el balón… Y, tal como hicimos contra el Manchester City, obligarles a defender porque es una cosa que no les gusta y se sienten incómodos sin la pelota”.

El Manchester City, con el que se enfrentó (una victoria y un empate) el Lyon en la fase de grupos le sirvió a Génésio para explicar las sensaciones que espera en esta eliminatoria. “El City y el Barcelona son parecidos, similares en su apuesta… Tienen una filosofía similar en la manera de jugar, en ir al ataque y querer dominar el ritmo del partido” convino el técnico del Lyon, quien avisó que si ante el cuadro inglés “hicimos dos grandes partidos” contempla a sus jugadores “preparados para enfrentarse al Barça”.

“Vamos a echar de menos a Fekir porque es el líder de nuestro juego ofensivo y en partidos de esta exigencia suele hacer grandes actuaciones” admitió el entrenador francés, para quien el duelo que podría adivinarse entre Mendy y Dembélé o el examen de su lateral frente a Messi será un punto a tener en cuenta: “Mendy y Dembélé son dos jugadores rapidísimos y, desde luego, confío en que Mendy pueda defenderles bien mañana”.

Apodado en un programa de televisión como ‘Pep Génésio’, el técnico del OL se tomó “con humor” la comparación con el entrenador catalán, al que no dudó en elogiar de manera indiscutible, recordando el doble duelo de la fase de grupos y la “personalidad que le ofrece a sus equipos”.

“Para mi Guardiola es uno de los tres mejores entrenadores del mundo. Me encanta su filosofía y su trabajo… Siempre puede inventar factores de juego, mejora a sus futbolistas y desde que empezó en el Barcelona lo ha ganado todo” proclamó el entrenador francés, quien convino que el equipo de Valverde significará en esta eliminatoria “un excelente desafío” porque, a pesar de todo lo que pueda hablarse de él, “tiene a Messi, que es un jugador distinto a todos, y sigue uno de los equipos más poderosos de Europa”.


 

El Lyon se ‘rompe’ a la espera del Barça

 
  •  

 

LYON — Solventada la visita liguera del Valladolid, el Barcelona viajó a Lyon, donde este martes disputará el primer asalto de los octavos de final frente a un Olympique roto por el eje y que mira a la enfermería con preocupación, temeroso que a la baja de Fekir, sancionado, pudieran unirse Denayer y Ndombéle.

El central no pudo acabar el partido del viernes frente al Guingamp por una lesión en la ingle de la que Bruno Genesio, su entrenador, confía recuperarle, tal como al mediocampista, a quien ya no utilizó por las molestias que sufría en el tobillo izquierdo.

“Confío en que esté a punto para el martes” advirtió Genesio al referirse a Denayer, quien junto a Marcelo forma el centro de la defensa de un OL que ha estudiado a fondo los sistemas del Barça, tan consciente del favoritismo del equipo azulgrana como ambicioso y confiado en dar la campanada.

El Barcelona agradeció en diciembre su emparejamiento con el equipo galo. Se libró del siempre incómodo Manchester United (con o sin Mourinho), esquivó el vértigo que suponía cruzarse con el Liverpool de Klopp y también evitó rememorar los fatales cuartos de final del pasado curso con la Roma.

Junto a Schalke y Ajax, el Olympique de Lyon formaba el trío ‘adecuado’ para unos octavos de final que representan la puerta de entrada a la fase caliente y definitoria de la temporada y si el conjunto alemán, que el miércoles recibirá al Manchester City, personalizaba el reto físico, el francés se situaba junto al Ajax como el desafío futbolístico.

No son, en el fondo, tan diferentes el Lyon y el Ajax. Jóvenes, provocadores, peloteros y en crecimiento, los futbolistas dirigidos por Genesio completaron una primera fase más que digna, no perdiendo ningún partido y dándose el gusto de debutar con una excelente victoria en Manchester sobre el City de Guardiola, que a duras penas pudo después igualar (2-2) en el Stade des Lumières.

Clasificado gracias a un dramático empate final (1-1) en Kiev frente al Shakhtar, su cierre en Ucrania tuvo en la amonestación a Fekir la peor de las noticias, siendo como es el mediapunta el verdadero líder futbolístico del equipo, alcanzada la madurez futbolística y siendo relacionado con no pocos equipos europeos de primer nivel en los últimos dos años.

Sin el futbolista de ascendencia argelina, el Barça deberá tomar buena cuenta de Memphis Depay, renacido en Lyon tras el fiasco que significó su paso por el Manchester United, Moussa Dembélé, apadrinado en su día por Blanc en las categorías inferiores del PSG pero que explotó en el Fulham antes de llegar desde el Celtic, y Bertrand Traoré, un poderoso carrilero que pondrá a prueba a Jordi Alba. Además de Cornet, secundario de lujo e impredecible en el terreno de juego por su electricidad.

Son los argumentos ofensivos de un equipo que, a la espera de conocer qué ocurrirá con las molestias de Ndombéle, disfruta con la eclosión del mediocentro Houssem Aouar, la profundidad del lateral zurdo Ferland Mendy, quien está en la agenda del Barça, o el poderío del brasileño Marcelo Antonio Guedes, central clave en los esquemas del Lyon.

Marcelo, para no rebajar alarma, también acabó con calambres el partido del viernes ante el Guingamp aunque su presencia ante el Barça se entiende segura. Lo que suspira Genesio con Ndombélé y Denayer para confeccionar un once con las mínimas garantías de plantar cara al gigante azulgrana.

“Ellos son los favoritos… Pero también lo eran contra la Roma” advirtió en diciembre el entrenador del Lyon, quien reconoció, eso sí, que para ganar al Barça “tenemos que hacer un esfuerzo colectivo y estar al 150 por ciento para tener una opción de victoria”.

Ese es el reto del OL. Y el temor del Barcelona.

 

 

Tomado de: ESPN

 

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.