El béisbol y sus mascotas

El béisbol y sus mascotas

Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga

Para el amigo Jesús Arencibia

Son interesantes y a la vez atractivas, las denominaciones de los equipos de béisbol en todos los confines. Claro, como ese deporte nació en los Estados Unidos, sirvió de base para continuarlo en las demás latitudes donde se practica. Por lo general, encabezan los patronímicos con la ciudad, el estado o una zona importante. A su vez les incorporan apelativos que, por lo general, suelen atraer a los aficionados con animalitos amaestrados o no, con preponderancia por los más agresivos.

   A mediados del siglo XIX, en los Estados Unidos de América, aparecieron las primeras formas del béisbol. Desde entonces, a los equipos no les bastaron los nombres de las localidades y apelaron a diferentes calificativos, que van desde medias rojas y blancas: Boston Red Sox y Chicago White Sox. Los indígenas del Cleveland Indians, sus majestades del Kansas City Royals, unos jimaguas en Minnesota Twins, así como estrellas que surcan el firmamento del Houston Astros, que se ofrecen al show.

También está la representación de navegantes en el Seattle Mariners y tropas de asalto en la tierra de los tejanos: Texas Rangers. Algunos hasta se han declarado los más valientes en el decursar de los años: Boston Braves (1876-1952), Milwaukee Braves (1953-1965) y Atlanta Braves (1997…) En fin, una amalgama de denominaciones.

Mas la fauna no queda detrás en el empeño. Varios equipos asumen el propósito de diferenciarse y, a su vez, endilgarles apodos hasta peligrosos. Otros, de bellísimos colores, y también aquellos que se llevan a la mesa.

Los vecinos del norte no tuvieron, como ha sucedido en Cuba, temor alguno por seleccionar pájaros bellísimos para sus conjuntos, cual la oropéndola, de plumaje amarillo con alas y cola negras, un toque de distinción, que de forma curiosa hace su nido en colgadizos de las ramas de los árboles. Y con ella el oriol, un bello pájaro color oro. Al parecer, quienes decidieron por el Baltimore Orioles, fundado en la Liga Americana desde 1901, consiguieron una llamativa forma de expresión. Quizás pensaron que los movimientos huidizos de los orioles, aguzarían la rivalidad y despegarían pronto en la tabla de posiciones. Destacan esos animalitos con sus vuelos en las amplias praderas, sobre todo en el verano y la primavera.

Tantos campeonatos y Series Mundiales han ganado los New York Yankees, también fundados en 1901 en la zona del norte, que se acogieron al sobrenombre de Mulos de Manhattan, esos fortísimos animales que suelen ser nobles y llevan pesadas cargas. Eso sí, malhumorados, pueden golpear con severas coces.

El Florida Marlins se fundó en 1993, hoy actúa como Miami Marlins, ciudad donde radica un estadio fabuloso: Marlins Park. Es la principal ciudad del sureño estado, que tiene a Tallahassee como capital histórica. Marlin es una aguja femenina que surca (preferentemente) los mares al sur de América. Es difícil de pescar. El célebre escritor Ernst Hemingway solía pasar días y semanas tras ellas por los mares. Hoy en Cuba se celebra un torneo de pesca de esos animales acuáticos, con el nombre del laureado escritor de Premio Nobel.

Desde 1876 existe uno de los equipos más antiguos, el Chicago Cubs, de la Liga Nacional, o lo que es lo mismo: Cachorros de Chicago. La mayoría de las personas los refieren vinculados a los perros en tempranas edades, pero no es propiedad absoluta de los canes, también se crían tigres, leones, lobos y hasta osos, preferentemente en los zoológicos. Al parecer, quienes fundaron ese equipo querían intimidar a los demás.

El St. Louis Cadinals, de San Luis, Missouri, existe desde 1882 y ha conquistado varias Series Mundiales. Sus fundadores se decidieron como mascota, por un pájaro de color ceniciento de penacho rojo en la cabeza, que por lo general vive en cautiverio. Al parecer los jugadores son esquivos y recelosos, pues así se comportan los animalitos que llevan en las camisetas.

El Tampa Bay Rays es el equipo más joven de las Major League Baseball (MLB), fundado en 1998. Su nombre aduce a un pez marino aplastado, del orden de los selacios, que surca los mares templados. Por su forma despectiva, quizás los creadores del equipo quisieron ahuyentar a los rivales, aunque en realidad está entre los de menor desempeño.

Desde 1977, el Toronto Blue Jay decidió por un pájaro parecido al cuervo de color ceniciento pardo con una mancha azul en las alas. Así también es llamado un ave americana de color negro, de un cantar hermoso que imita la voz de otros animales. El colorido de los trajes de los jugadores luce llamativo. Canadá tuvo otro equipo: Expos de Montreal, ya fuera de ese circuito.

Quienes fundaron el Detroit Tigers debieron escoger al peligroso felino debido a la fiereza que le caracteriza. Fundado en 1901 en la Liga Americana, cinco temporadas después se alzó por vez primera en una Serie Mundial. Es una aureola de los tiempos, que lleva los fanáticos al terreno.

En 1998 se creó el Arizona Diamondbacks, representado por una serpiente femenina de cascabel, más una tortuga también femenina. Ambos se deslizan lentamente, peligrosísimo el primero. Mezcla rara que convence.

En la actualidad, en todos los circuitos donde se juega béisbol, la descripción de las zonas geográficas suelen acompañarse por sustantivos regionales y hasta universales. Sucede en América, África, Asia, Europa y Oceanía.

Quien estas palabras suscribe no conoce el porqué de echar a un lado al “Rey de la Selva” en las Grandes Ligas, como es el león. Los cubanos sí supieron darle el lugar que merecen, cuando lo adoptó el primer equipo oficial de la isla: Leones del Habana.

Desde su llegada a Cuba (1864), tales costumbres fueron y son bendecidas por los fanáticos. Un tema que trataremos en detalles.

 

Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga.

Diciembre de 2018.

4 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Por que no hablamos de las mascotas en cuba, que de hecho van mejorando en sus diseños y me refiero a esas mascotas que entretienen a los niños y hacen que estos se enamoren de sus equipos, excepto el espantapajaros de Las Tunas, que lejo de enamorar asusta, creo que es la mas horrible de todas, adopten al Castor, quitandole el uniforme del EJT que tiene y ponganle un cuerpo inflado con un traje de Las Tunas u otra cosa y sería mas dinamica que el susodicho leñador con capa verde que lo que hace es espantar a la gente que lo rodea, y acabemos de realizar un diseño en los Uniformes de HC Blancos , bonito, con rotulos bien conformados, donde aparezca el nombre del seudónimo que han acogido y en la camisa de Visitador que se mantenga el nombre de la provincia, pero bien hecho y en las medidas geometricas establecidas al buen ver, no como el nombre de los Leñadores que se puso en la serie del Caribe que algunos lo tenian en el hombligo o barriga en vez de en el centro de la camisa, estaba Horroroso, Debate abierto

      • Marcial Segura Beltran en 2 marzo, 2019 a las 9:18 am
      • Responder

      HACE años que los uniformes en CUBA dejaron de ser vistosos y por tanto de aportar positivamente al espectáculo…
      Para mi gusto, este uniforme de Las Tunas, el de Home Club especificamente, lo consideré de los ¨menos feos¨ del campeonato, (junto al de Holguin y Santiago), pero al añadir el ¨Leñadores¨, que como bien dice Caso, unos lo tenían en el ombligo, otros casi en el pubis y en cualquier lugar, menos el conocido como a ´la altura de las letras¨, en un tamaño casi ilegible, además de la tonalidad ¨verdeamarella¨, fuera de toda combinación con los colores originales, terminaron por romper la uniformidad que se persigue con los uniformes, ( valga la redundancia), y acabaron con el diseño original…
      Ese es otro elemento (el de los uniformes), que BIEN EMPLEADO, contribuye al espectáculo, Aprovechemoslo pues…

    • Ramón en 27 febrero, 2019 a las 1:57 pm
    • Responder

    Excelente por el profe Osaba, muy bueno para elevar la cultura beisbolística, esperamos por las siguientes entregas, y como no, estoy de acuerdo con Caso, es verdad que el uniforme del Cuba-Las Tunas era cualquier cosa menos eso, esperamos que para la próxima serie nuestros diseñadores se apliquen un poco más y aparezcan al fin vestuarios más modernos y llamativos. Saludos a la peña.

    • Rojo de Metro en 27 febrero, 2019 a las 2:31 pm
    • Responder

    Excelente escrito. Solo una duda…..¿que mascota representa a Los Padres de SD?. ¿Un cura pederasta?. Y al amigo caso le digo que lo unico que van a hacer nuestras autoridades deportivas respecto a las mascotas del patio, en no hacer nigun ….caso…..

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.