Tottenham logró este martes el pase a cuartos de final de la Champions al derrotar a domicilio por 1-0, con gol de Harry Kane, a un Borussia Dortmund que estuvo lejos del milagro pese a que lo hizo todo para tratar de remontar el 3-0 de la ida.

El Dortmund se apropió de la pelota ante un Tottenham que pareció depositar toda su confianza en la ventaja que traía del partido de ida y se dedicó a defenderse y ya prácticamente desde el comienzo a tratar de quitarle ritmo al partido, demorándose en los saques de banda a favor y en otras situaciones similares.

El partido se jugaba en la mitad del Tottenham, que se replegó casi totalmente, se encerró en el área y reventaba la pelota sin mayor criterio.

El Dortmund, pese a su claro dominio territorial y a ser el dueño casi absoluto de la pelota, se demoró en generar llegadas claras.

La primera llegada limpia se produjo en el minuto 21 con un remate dentro del área de Marco Reus ante el que el arquero Hugo Lloris, bien colocado, no tuvo mayores problemas.

Más tarde, Lloris tendría algo más de trabajo en varias ocasiones claras del Dortmund en las que reaccionó con buenas tapadas.

A los el 33′ Julian Weigl estuvo cerca con un remate de cabeza, y luego otra vez con un segundo rebote, pero ambas veces se estrelló con Lloris.

Un minuto más tarde, Lloris desvió al córner un buen remate de Mario Götze y a los 37′ se interpuso en un disparo de Jadon Sancho.

Una mirada a las estadísticas, con 70 por ciento de posesión de pelota y 10-1 en lo relativo a disparos al arco, mostraba la superioridad del Dortmund al terminar la primera parte pero el partido seguía 0-0.

Sin embargo, en la primera llegada del Tottenham del segundo tiempo, la segunda de todo el partido, Kane, de quien hasta ese momento no había noticias, abrió el marcador con un remate dentro del área a media altura tras pase de Sissoko en el minuto 49.

El gol dejaba al Dortmund ante el reto casi imposible de marcar cinco goles en lo que quedaba de partido y eso fue algo que pareció repercutir psicológicamente en ambos equipos ya que el partido cambió.

El Tottenham ganó seguridad mientras que el Dortmund empezó a perder precisión en la circulación de pelota.

El entrenador del Dortmund, hizo dos cambios ofensivos en plan de buscar el milagro cada vez más improbable. Christian Pulisic y Jakob Bruun Larsen entraron por Raphael Guerreiro y Marius Wolf

Más tarde, sin embargo, pareció haber abandonado toda esperanza al sustituir a Reus por Thomas Delaney.

Con el 1-0 definitivo, los Spurs de Pochettino lograron un global de 4-0 para clasificar a cuartos de final de la Champions.