MADRID — Santiago Solari no quiso hacer rotaciones en el Real Madrid para disputar los partidos clave de la campaña ante Barcelona (por partida doble) y Ajax y acabó perdiendo a tres hombres clave en su gestión para la recta final de la campaña.

Disputó tres encuentros de gran desgaste físico y emocional en un espacio de siete días, ante Barcelona por partida doble y ante el Ajax, con los mismos hombres.

Solo 17 jugadores del primer equipo participaron en los tres partidos; siete fueron titulares en los tres encuentros y otros tres, Ramos, Lucas Vázquez y Courtois, en al menos dos de ellos.

Y acabó con un equipo exhausto, un jugador entre algodones y tres lesionados por problemas musculares, uno de gravedad.

Gareth Bale acabó con molestias en el tobillo después de sufrir una torcedura en la recta final del encuentro; aunque oficialmente no está lesionado, el jugador ha estado trabajando a menor ritmo y a tres días de visitar Valladolid, sigue en duda.

Vinicius Júnior, abandonó el terreno de juego al minuto 33 en la derrota por 1-4 frente al Ajax debido a una “rotura de ligamentos en la articulación tibioperonea” de la pierna derecha que bien pudo haber puesto fin a su temporada. El brasileño había jugado 81 minutos en el clásico de Copa (0-3) y completó los 90 minutos en el de Liga (0-1).

Esto después de tres meses sin descansar. Vinicius no había tenido descanso desde diciembre, cuando fue a la banca en el Mundial de Clubes. Desde entonces había disputado 17 partidos al hilo; 15 de ellos como titular y con un mínimo de una hora de juego.

Lucas Vázquez, el cuarto jugador con más minutos disputados bajo el mando de Solari (1,904 minutos repartidos en 25 partidos), tuvo descanso en el clásico de Liga, en que dejó su lugar a Gareth Bale, pero al igual que el brasileño, acabó tendido en el césped antes de que se cumpliera media hora del encuentro ante el conjunto holandés debido a una “lesión de grado I” en los isquiotibiales de la pierna izquierda.

En tanto, Dani Carvajal, que lo jugó todo los tres encuentros, sufrió una rotura de segundo grado en el recto anterior del muslo derecho y estará fuera de los terrenos de juego entre 20 días y un mes.

Su suplente, Álvaro Odriozola, fichado el verano pasado por 30 millones de euros, precisamente para aligerar la carga de trabajo al lateral diestro titular, lleva dos semanas sin entrar en convocatoria siquiera.

El entrenador Santiago Solari no hizo más de tres modificaciones en el equipo titular entre un partido y otro, mientras los hombres que entraron de cambio en las segundas partes fueron prácticamente los mismos; Marco Asensio, Federico Valverde, Gareth Bale, en dos ocasiones, e Isco, que jugó unos minutos en el clásico de Liga tan solo para ir a la grada tres días después.

Marcelo, Dani Ceballos, aunque en la banca para los tres partidos se quedaron sin jugar un solo minuto, igual que los descartados habituales Brahim, quien llegara como ‘refuerzo’ en el mercado invernal, Odriozola, Jesús Vallejo, Mariano y el tercer arquero Luca Zidane.

Real Madrid ya no aspira a nada más que asegurar la tercera plaza que da acceso directo a Champions League, y ni siquiera puede hacerlo con tranquilidad, pues apenas aventaja al Getafe, cuarto clasificado, en seis unidades.