El Barcelona remonta ante el Rayo y mantiene el paso triunfal: Coutinho se hunde, Messi supera a Iniesta + Lesión de Dembélé causa alarma

8:12 pm
 
 

Pique anota su cuarto gol de la temporada 2018-2019 vs al Rayo Vallecano

 

BARCELONA (Jordi Blanco | ESPN Digital) — El Barcelona descontó una jornada manteniendo sus siete puntos de ventaja sobre el Atlético de Madrid y acercándose un poco más al título de Liga, que vistas las decisiones de Ernesto Valverde es innegociable en sus esquemas. Ganó el líder al Rayo Vallecano por 3-1 respondiendo a la victoria por la mínima, y de penalti, conquistada por el Atlético dos horas antes.

Si se aburrieron quienes acudieron al Wanda Metropolitano, también lo hicieron los que asistieron al Camp Nou, que contemplaron un partido de mínimos, de esos encajados de manera incómoda entre un sprint de encuentros de primer orden y que acabará el miércoles con la visita del Olympique de Lyon en la vuelta de los octavos de final de la Champions.

 

La Champions, puesta en la diana, reto descomunal y gran objetivo del Barça, se diría que no existe aún para Valverde, más ocupado en acelerar por la conquista de la Liga que en pensar, aún, en Europa. Se entendió así a partir de la alineación que decidió, manteniendo en el once a Messi y a Suárez, a Busquets y Piqué y dejando fuera, de los innegociables, solamente a Rakitic y, también a Lenglet, este sancionado.

El descanso, que no existió en ese sentido, sí lo tuvo en la primera mitad Dembélé, devolviendo el mando a Arthur y dando galones a Coutinho… Pero la decisión táctica del entrenador no funcionó como se esperaba y el Rayo, que llegó a adelantarse en el marcador, disfrutó de una extrañamente cómoda primera mitad, solo batido por el cabezazo de Piqué, cerca del descanso y con un Barça que apenas si contó tres ocasiones, una fallada por Coutinho de manera impropia.

SIN CONTINUIDAD, CON RAKITIC
Decidió cambiar piezas y sistema Valverde en la caseta, manteniendo a Cou y dando entrada a Dembélé por Arthur, solventando que Messi fuera el líder y experimentando una evidente mejoría el juego azulgrana, premiado con la fortuna que supuso que Jordi Amat tocara la rodilla de Semedo en el área para darle a Messi la oportunidad de anotar en la tarde de su partido 800.

Marcó Leo, de penalti, para aliviar a la grada y pareció encaminarse el líder a una victoria tranquila, viendo a un Rayo inconsistente, sin ideas y a punto de la sentencia. Nada más lejos de la realidad. Sin saberse cómo el Barça se metió en un lío, convirtió el partido en una carrera de ida y vuelta peligrosa y el equipo de Michel se ganó de alguna manera el derecho a soñar con la igualada.

Roto el partido estaba cantado que debía regresar Rakitic para pausar al líder. Entró el croata en el minuto 80 y solo necesitó 100 segundos para obsequiar a Luis Suárez con una magnífica asistencia que el uruguayo solventó en el 3-1 que ya dejaba sin capacidad de respuesta al animoso Rayo Vallecano.

No le fue sencillo al líder sumar su 13ª victoria consecutiva frente al conjunto franjirrojo, resistente todo lo que pudo y un poco más pero incapaz de frenar a un rival inmensamente superior y que cabalga, parece que sin freno, hacia el título.

A once jornadas para acabar la Liga el Barça suma 63 puntos y aventaja en siete al Atlético, que visitará el Camp Nou en cuatro semanas, en el que ya puede comenzar a considerarse el partido definitivo. Antes, sin embargo, Valverde deberá pensar en la Champions, lo que no quiso hacer este sábado para dar otro empuje en la Liga.


Coutinho se hunde mientras Rakitic sube sus bonos

  •  

 

BARCELONA — Philippe Coutinho no pasó la prueba y evidenció su vuelta al banquillo en el regreso de la Champions al Camp Nou el miércoles frente al Olympique de Lyon. Si se entendió como un descanso la suplencia de Ivan Rakitic y la ausencia de Lenglet por sanción, la alineación de Semedo y de Coutinho podía sospecharse como un examen de Valverde.

Al final se demostró qué tan tocado está por la desgracia el brasileño como tocado por la fortuna Rakitic, a quien acudió Valverde en la recta final del partido, preocupado por el 2-1 y el atrevimiento del Rayo. Recibido con ovación, el croata tardó 100 segundos en regalar el 3-1 a Suárez y finiquitar la tarde, apartando del plano y del pensamiento la actuación de Coutinho.

 

El brasileño, simplemente, pareció otra vez superado por la exigencia. Apocado e incapaz de mostrar galones, apenas si desbordó por banda cuando se situó a la izquierda, combinó sin ninguna idea atrevida cuando se vino al centro para apoyar (es un decir) a Arthur y llegó a fallar un gol cantado que desembocó, curiosamente, en el preocupante 0-1 logrado inmediatamente después por De Tomás.

Un pase diagonal de Arturo Vidal a Lionel Messi lo resolvió el argentino, escorado en el lado izquierdo del área, con un pase matemático, raso, simple y magnífico para Coutinho, que llegando desmarcado desde atrás solamente debía rematar con total comodidad al borde del área pequeña… y que apenas conectó el balón con su pie izquierdo en una suerte de cesión al portero, que atajó sin más problemas.

Lo malo de la jugada fue que la continuación acabó con el gol, golazo, de Raúl de Tomás, el 0-1 que sembró la incomodidad el graderío del Camp Nou y puso aún más la lupa sobre el futbolista brasileño.

Valverde le siguió dando confianza en el segundo tiempo, sacando del campo a Arthur, muy intermitente y poco trascendente en la primera mitad, y manteniéndole junto al ingresado Dembélé. Pero la actuación del brasileño, recolocado en la mediapunta, fue tan triste como lo había sido antes.

PERDIDO
Le costó mucho, demasiado, a Coutinho hacerse ver y comenzó a extenderse, una vez más, por la grada la sensación de que el Barça empieza a ser una prueba insuperable para el jugador más caro de su historia.

Desaparecido en ataque y superado en defensa, donde no acudió en ayuda de sus compañeros para presionar, o intentarlo, la salida de balón del rival, el brasileño va trasladando una imagen recordada en el estadio. La de Vitor Baía, un estupendo portero portugués que llegó dispuesto a marcar una época y fue engullido por la responsabilidad; la de Meho Kodro, excelente goleador en la Real Sociedad y cuyo semblante y rendimiento en el Barça fue decepcionante.

No superaron la prueba del Barça como parece que tampoco vaya a hacerlo un Coutinho, a quien Valverde sacó de escena en la recta final, entrando en su lugar Rakitic y convirtiendo el desenlace en una felicidad no esperada por nadie.

Recibido con ovación, el croata le regaló el 3-1 a Suárez y puso en un brete a la directiva azulgrana, tan poco dispuesta a mejorar un salario que Ivan reclama y más cercana a abrir la puerta a su traspaso como entregada está a él la hinhcada y el entrenador.

“No imagino el Barça sin Rakitic la próxima temporada”, proclamó el viernes el entrenador. Nadie lo imagina. Puestos a imaginar, seguro, muchos incondicionales del club azulgrana preferirían hacerlo sin Coutinho, más intrascendente a cada día que pasa.


Messi supera a Iniesta en partidos de Liga con el Barça y va por Xavi

 

 

Lionel Messi alcanzó un nuevo récord con el FC Barcelona en el partido de Liga frente al Rayo Vallecano.

El argentino se convierte en el segundo futbolista con más partidos disputados en Liga con el conjunto blaugrana, al llegar a 443, superando a Andrés Iniesta, quien quien se quedó en 442.

El jugador que encabeza la lista con más duelos defendiendo la playera blaugrana en LaLiga es Xavi Hernández, con 505, con lo que Messi ya solo estaría por debajo del español, a quien tendría en la mira para también superar en un mediano plazo.

 

Iniesta la da el gafete de capitán a Messi Getty Images

Messi debutó en duelo liguero con el Barça en octubre de 2004, ante el Espanyol, a los 17 años, y es el jugador que más goles ha convertido (408), además del que más partidos ha ganado (331).

Entre los jugadores con más partidos de Liga en el Barcelona, por detrás de Messi, están Carles Puyol (392), Migueli (391) y Víctor Valdés (387), entre otros, además de Sergio Busquets, quien ocupa en estos momentos la séptima posición, con 336 partidos y es un titular indiscutible del equipo.


Lesión de Dembélé causa alarma en el Barcelona

 
  •  

 

BARCELONA — Ousmane Dembélé provoca alarma en el Barcelona. El delantero francés acabó el partido frente (El Barcelona remonta ante el Rayo y mantiene el paso triunfal) al Rayo Vallecano quejándose de sus isquiotibiales de la pierna izquierda y su presencia en el partido de Champions frente al Olympique de Lyon es, más que dudosa, improbable.

 

Imprevisible y capaz de liquidar un partido con su electricidad o de poner de los nervios a sus propios compañeros (no son desconocidas las broncas que acostumbra a dedicarle Suárez), la mala suerte se cebó este sábado con un Dembélé a quien Valverde, de entrada, decidió conceder descanso. Si Arthur no hubiera acusado tanto la inactividad quizá no estaría ahora todo el barcelonismo pendiente de la pierna del francés.

El entrenador, visto el atasco de una primera mitad en la que el Rayo Vallecano sobrevivió con solvencia en el césped, acudió a él para revolucionar el partido. Y lo hizo, con nota. Intervino en los dos goles que sentenciaron la victoria azulgrana, despertó la sonrisa y optimismo del público… Y camino al vestuario, acabado el partido, sembró la inquietud en el club.

Revulsivo, vertical y atrevido, a Dembélé le bastaron cuatro desbordes por la banda para ganarse el favor del aficionado por encima del apático Coutinho, (Coutinho se hunde mientras Rakitic sube sus bonos) quien ocupó su lugar en el once inicial y con quien compartió equipo hasta que el brasileño fue sustituido en el minuto 80.

Y si se marchó Cou dejando esa sensación de tristeza que pretendió, sin suerte, ocultar Valverde en la sala de prensa, la prestancia del joven exterior galo le hizo ganar a ojos de todo el mundo los galones necesarios para aventurarse su titularidad el miércoles, en un partido del cual tendrá mucho a decir su atrevimiento…

O, mejor dicho, tendría mucho que decir. Porque Dembélé notó en la recta final del choque de este sábado molestias en los isquiotibiales y se marchó directamente del Camp Nou a la Ciudad Deportiva del club, donde fue sometido a pruebas médicas para descubrir la gravedad de esas molestias que amenazan muy seriamente su presencia en el duelo de Champions ante el Olympique de Lyon.

Viendo el desempeño, tan triste como intrascendente, de Coutinho, la baja del exterior francés sería una fatal noticia para el Barça, obligando a Valverde, en caso de confirmarse la ausencia de Dembélé, a apostar por la entrada, improbable de un Malcom cuyo papel durante la temporada se ha limitado a 535 minutos repartidos en 15 actuaciones o a retocar el dibujo, con la presencia de cuatro mediocampistas o, quizá, la inclusión de Aleñá en punta, posición que sin ser la suya natural no le es nueva.

Todo depende de los isquiotibiales de Dembélé, que no ofrecen, de entrada, síntomas de optimismo al Barça.


Posiciones Primera División de España

POS Equipo Juegos jugados Dif. PTS
1 Barcelona 27 +43 63
2 Atlético Madrid 27 +22 56
3 Real Madrid 26 +12 48
4 Getafe 27 +12 45
5 Alavés 27 -2 41
6 Sevilla FC 26 +7 37
7 Valencia 26 +6 36
8 Real Betis 26 -2 36
9 Real Sociedad 26 +3 35
10 Eibar 27 -1 35
11 Espanyol 27 -8 34
12 Athletic Bilbao 27 -5 34
13 Leganés 27 -5 33
14 Gerona 26 -7 31
15 Levante 26 -9 30
16 Real Valladolid 26 -14 26
17 Celta Vigo 26 -8 25
18 Villarreal 26 -8 23
19 Rayo Vallecano 27 -19 23
20 Huesca 27 -17 22
 
 
 

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.